Relato de un náufrago; Gabriel García Márquez

Literatura hispanoamericana contemporánea. Realismo mágico. Novela de supervivencia. Soledad. Naufragio. Resumen por capítulos

  • Enviado por: Dani
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 4 páginas
publicidad

Resumen por capítulos:

Prólogo:

El 28 de febrero de 1955, el diario El espectador publica la verdadera historia del naufragio de Luís Alejandro Velasco, el náufrago que estuvo 10 días a la deriva.

La historia no se dio a conocer antes por que el gobierno colombiano que estaba bajo el poder de la dictadura militar y folclórica del general Gustavo Rojas Pinilla (conocido por una matanza de estudiantes y otra de taurófilos dominicales) amenazó a Luís con exilio, sobornos y presión… por que no querían que el pueblo se enterara de las condiciones en que iban o el clima… pero ni él, ni el reportero ceden ante las presiones.

Actualmente (en la época) el reportero fue exiliado y Luís a aumentado de edad y de peso, trabaja de oficinista en una agencia de buses)… al contar la verdadera historia dinamita su propias estatua al dar datos como la carga clandestina que llevaba la embarcación como estufas y refrigeradores lo que produjo una sobrecarga que impidió la maniobra de rescate y mas encima en un destructor era ilegal llevar carga sin importar de que tipo fuera. Otro dato es que jamás hubo una gran tormenta, sólo olas medias.

Luís va a la agencia del diario el espectador, al principio lo rechazan pero Guillermo Cano, el director acepta publicar la historia.

Las sesiones constaban de 6 hrs. Diarias, fueron 20 sesiones en total.

La historia se iba publicando masivamente por tomos o boletines… que la gente compraba en serie para tener la historia completa.

Inicio: Capítulo 1

La historia se escribe en presente, y relatada por el propio protagonista, sólo en el prólogo se menciona al reportero.

** Mary Address es la novia de Luís y vive en Colombia, la conoce por medio de la novia de un amigo durante su estancia en tierra de 8 meses. Siempre iban a tomar helado.

** Luís va con los otros marinos al cine y ven: “el motín del Caine” en la cual ocurría una tempestad la que produce un poco de temor en Luís y otros marinos.

Zarpan el 24 de febrero del puerto de Mobile hacia Cartagena. La embarcación era un destructor, el Caldas. En el viajaban: Ramón Herrera: al cual Luís confiesa sus temores y ambos quedan de dejar la marina, cabos, tenientes, marinos y suboficiales.

Capítulo 2:

Cuando quedaban pocas horas de viaje (2 aprox.) el destructor se inclinó hacia estribor por lo que se da la orden de que el personal haga contrapeso a babor, esto ocurre dos veces pero al final el sobrepeso hace que la embarcación se ladee considerablemente y las olas arrastren al personal al mar.

** Jamás se da la orden de soltar la carga para aliviar peso. **

Capítulo 3: 1º día.

Al caer en el agua, ve como el Caldas se aleja y luego ve a cuatro de sus compañeros en las aguas tratando de alcanzar las balsas que flotaban vacías por lo que deja la caja de la cual se aferraba para flotar y se lanza a la balsa logrando alcanzarla..

Alienta a sus compañeros para que naden hacia la balsa pero era casi imposible y los cuatro se ahogan (Julio Amador: suboficial primero, Eduardo Castillo: almacenista, Luís Rengifo: era su compañero de litera y amigo, Ramón Herrera: su gran amigo).

Cuando toda acaba sólo habían pasado 10 largos minutos. Cree que pronto lo rescatarán, las horas pasan lentas hasta caer la noche.

Capítulo 4:

Es su primera noche en el mar, conserva la calma y la esperanza, no deja de mirar el horizonte en busca de aviones hasta que ve pasar un avión, vuela cerca de él y se va.

Capítulo 5: 2º día.

Otro avión pasa tres veces en total, con la camisa hace señas pero es inútil. Se da cuenta que por el lado de donde sale el avión esta Cartagena, pero no sabe a que lado se mueve la balsa.

Son las 5 de la tarde y llegan los tiburones, puntuales durante los siguientes 9 días.

Al otro extremo de la balsa ve a Jaime Martínez un marinero del Caldas que le apunta con el dedo la dirección del puerto y algunas veces le habla. (Alucinación)

Capítulo 6: 3º día.

Con su llave comienza a marcar los días que llevaba de naufragio.

Cuando sólo quería morir Jaime le avisa que se divisa un barco, pero por mas que lo intentan no lo alcanzan. Luego de esto se da cuenta de que la ruta que la balsa sigue no es ruta de barcos y comienza a temer de su rumbo ya que puede ir a parar a una isla de caníbales (como en un libro que lee llamado “El marino renegado”: es un marino que naufraga y va a parar a una isla, allí se alimenta de frutas y al pasar 24 horas lo encuentran los caníbales los que lo hierven vivo para comérselo). Solo quiere morir por lo que decide amarrarse a la balsa, pero el dolor de una herida en la rodilla y garganta (por la sed) lo hacen sentirse vivo otra vez.

** llega el 4º día…solo tiene un remo para defenderse… ve volar a 7 gaviotas, lo cual significa que esta a dos o tres día de la costa.

Capítulo 7:

Una pequeña gaviota se posa sobre la balsa y este se las ingenia para atraparla, cuando esta a punto de matarla recuerda que no es digno matar a una gaviota, pero el hambre es mayor por lo que la mata, pero le es imposible comerla.

Llega el 6º día y vuelve a ver a las gaviotas pero ya no tiene fuerzas ni esperanzas, su dolor es insoportable… tras varios días sin dormir, duerme hasta el amanecer.

Día 7: trata de comer de su camisa, cinturón y zapatos, pero es imposible.

Luego se da cuenta de que las gaviotas están perdidas y vuelan sin rumbo.

Capítulo 8:

Intenta atrapar un pez con las manos… pero todo intento era inútil ya que se resbalaban y le mordían los dedos (les dejan los dedos despedazados)

De pronto un gran pez de color medio verde salta a la balsa, y detrás de el un tiburón… Luís le pega con un remo pero el tiburón se come medio remo y se retira.

El pez de unos 50 centímetros tenia un caparazón muy duro imposible de romper con solo una llave… pero busca las partes blandas para masticar, le saca dos pedazos y el tiburón regresa y se lo quita de las manos Luís tomo el remo para luchar, pero ya no estaba el tiburón.

Capítulo 9: día 8

El oleaje sube y las olas quebraban contra la balsa hasta volcarla y Luís cae al mar, mas tarde se incorpora otra vez, pero el mar no cesaba por lo que decide amarrarse al bote con el cinturón (en tiempos de guerra muchos cuerpos picoteados por las aves fueron encontrados fuertemente amarrados a las embarcaciones). El oleaje aumentó y volcó la balsa quedando Luís bajo de ella… con algo de esfuerzo logra soltarse pero perdió los remos y sólo alcanza a rescatar el medio remo comido por el tiburón.

El cansancio psicológico y físico ya era insoportable por lo que se sintió preparado para morir.

Capítulo 10: día 9

Cuando de pronto ve a una gaviota vieja de color café que volaba cerca de la balsa y se posa en ella pero por nada del mundo Luís la mataría… era una gaviota amiga que le picoteaba la cabeza en forma de juego… Luís se da cuenta que esta cerca de la costa, pues la gaviota era vieja por lo que no era posible que volara más de dos días.

La gaviota alzó el vuelo y Luís volvió a quedar completamente solo hasta que ve a una gran tortuga amarilla (no sabe si fue un sueño o realidad). A esta altura ya casi nada lo sorprende, solo quiere morir y le da rabia el seguir vivo, incluso se gana de cara a la balsa y así morir asfixiado (ya que los rayos solares atacarían los pulmones de Luís). A las horas después ve una extraña raíz roja en la balsa, no sabe como llego hay, sólo estaba. Con varios días ya sin comer un pedazo de palo no estaría mal por lo que se come toda la aceitosa raíz sin importarle si era venenosa o no. Luego comienza a sacar la cuenta y se da cuenta de que es su ultimo día de velatorio en Cartagena (ya que lo declarado muerto).

Capítulo 11:

Ya llegando casi a su décimo día en el mar comienza a tener alucinaciones (se ve en el almacén, en su casa, colegio, Caldas, etc.) pero su dolor de rodilla (por una herida que se hizo al caer del Caldas) le hizo entrar en sí.

Ve tierra, pero no sabía si era otra de sus alucinaciones, pero la imagen de la tierra seguía hay y el color del agua era más verde que antes y se da cuenta que era algo real por lo que comienza a remar con el pedazo de remo que le quedaba pero no avanzaba nada por lo que se lanza al mar para llegar nadando, una vez en el agua se amarra bien los zapatos, se saca la camisa y con ella se aprieta los pantalones y se dispone a nadar 2 kilómetros.

Capítulo 12:

Al llegar a la playa (con gran dificultad ya que las olas lo arrastraban por lo que debe enterrar sus dedos a carne viva en la arena y con su rodilla herida caminar en cuatro patas) se da cuenta de que habían cocoteros (palmeras con cocos) y restos de cocos recientes por lo que alguien debía vivir cerca de hay intenta romper un coco, pero le fue imposible por lo que se resigna a apoyarse en un tronco a recuperar un poco de fuerzas, cuando de pronto ve a una mujer negra que se acercaba con una ollita y para no asustarla le dice ¡help me¡ (ya que no sabía en que lugar se encontraba) y la mujer sólo empieza a correr y alejarse, Luís se encontraba devastado, pues su esperanza se iba corriendo por el sendero.

Mas tarde ve a un hombre que iba detrás de una carreta y lo queda mirando, Luís sólo reacciona a decirle soy el marino Luís Alejandro Velasco caído del destructor Caldas, pero el hombre seguía mirándolo (pues no sabía nada sobre el accidente ya que no habían TV ni radionoticieros) y le dice: ¿necesita ayuda? Y Luís le dice que si ,y que no puede caminar, el hombre le dice que volverá pronto pues debe ir a dejar un alambre, cuando se alejaba Luis le pregunta en donde estaban y el hombre le dice: ¡Colombia!..

A los 15 min. El hombre regreso con la mujer negra (era su esposa) y lo suben a la carreta, Luís pude al hombre que le de agua de coco, pero le dice que no, hasta que lo vea un médico (el único médico que había quedaba a dos días de viaje).

Capítulo 13:

Lo llevan a la casa de ellos, en Mulatos, ahí le dan agua de canela y de azúcar.

**El campesino se llamaba Dámaso.

Fuera de la casa había una gran multitud que quería ver al náufrago, hacían una gran cola y pasaban a la pieza a verlo y se retiraban. (Recuerda cuando fue a ver al fakir que llevaba 9 días sin comer) (Un fakir es una persona que haces cosas peligrosas sin hacerse daño, como caminar en vidrios molidos o llamas, etc.) Cuando logra dormir unas cuantas horas luego de varios días, lo despiertan y lo llevan en una hamaca camino a San Juan, junto a el viajaba todo el pueblo, unas 600 personas.

Al llegar a San Juan lo revisa un médico y le dice que hay una avioneta lista para que regrese a Cartagena en donde lo esperaría su familia.

Capítulo 14:

Al llegar a Cartagena es considerado un héroe (el cree que su heroísmo fue no dejarse morir), los condecoran con honores y lo ascienden de cargo en la marina a cadete).

Lo dejan en el hospital naval hasta que se recupere totalmente, pero nadie podía hablar con él, sólo su familia y el guardia que dejaron para que impidiera el paso de extraños y periodistas.

Unos de esos días llega un doctor nuevo que deseaba revisarlo (decía ser siquiatra) pero no llevaba su identificación por lo que guardia lo envía donde el director del hospital. Mientras el doctor iba a solicitar el permiso el guardia le dice que tenga cuidado porque no le parecía que fuera un doctor por que estaba muy nervioso y por que los siquiatras no usan fonendoscopio. Cuando el médico llega con un permiso de 15 min. Pero no puede hablar con Luís. El médico dice al guardia (para alejarlo) que le traiga un papel, pero este con la orden de no dejarlo solo grita al pasillo para que le traigan un papel, cuando llega el papel el médico le dice que dibuje un barco y Luego una casa en el campo y que los firme, Luís lo hace y el médico se retira muy rápido. Al día siguiente los dibujos salen en primera plana en diario “el tiempo” (pues el médico era un reportero disfrazado) (Luís lo toma con gran humor).

Al paso de los días Luis sale del hospital naval y se mete en el negocio de la publicidad con lo que logra una pequeña fortuna con anuncios y comerciales de: reloj, chicles, zapatos, y entrevistas en diarios y periódicos… pero sin contar la absoluta verdad.

Algunas personas le decían a Luis que esto es solo una fantasía… y Luis les responde: entonces, ¿Qué hice durante mis diez días en el mar?