Relato de un náufrago; Gabriel García Márquez

Literatura hispanoamericana contemporánea siglo XX. Narrativa y novela del Realismo Mágico. Autores y novelistas latinoamericanos. Naufragio. Isla desierta

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas

publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información


Trabajo sobre el Relato de un náufrago

1. Narrador (coméntese).

El narrador principal de esta historia es Luís Alejandro Velasco, el protagonista. Al ser un relato, cuenta todo lo que le pasa cada día, como si fuese un diario. Es por eso que la historia está en primera persona. Pienso que esta manera de contar las cosas consigue un efecto llevadero para el lector, además de un aspecto más real. Cabe destacar también la introducción, “La historia de esta historia”. En este caso el narrador es el autor del texto. Por lógica, tiene que ser él, porque si fuese el protagonista ya no sería una introducción en la que se explica el sentido de por qué razón se ha escrito el libro, sino una parte más del relato. Esta introducción está contada en tercera persona. Gracias a ella se sabe de qué argumento va a tratar el libro. Me parece bien, porque esos datos no encajarían en la historia, puesto que todo lo bueno que tiene, se perdería sabiendo toda la verdad nada más empezar la lectura.

2. Marco narrativo (coméntese).

Esta narración, en forma de relato periodístico, sucede en el año 1955. La historia empieza el 22 de febrero, cuando están en Mobile y anuncian que van a regresar, ya por fin, a Colombia, a su hogar. En Mobile habían pasado ocho meses saliendo con los amigos, las novias, comprando regalos para la familia, etc. En ese momento no sabían lo que iba a suceder. Zarparon el 24 de febrero a las tres de la mañana y el 28 fue cuando el barco se hundió a la deriva. Es ahí donde comienza el relato del náufrago, puesto que hasta ahora no lo había sido. El 10 de marzo llega a una isla desconocida. Es ahí donde lo rescatan. A continuación ya empiezan las ruedas periodísticas.

En el comienzo de la historia, Luís Alejandro Velasco, se encuentra en Mobile. Pero eso no constituye un apartado, puesto que va seguido de la aventura en el barco, que tiene más importancia, puesto que allí se conocen muchos de los personajes de la historia, que aunque no sean principales, tienen algo de importancia, y también es allí donde sucede la catástrofe que hace que esta novela tenga sentido. Después viene el principal lugar de desarrollo de la historia: la balsa, que está evidentemente a la deriva en un mar que se puede imaginar que es el mar Caribe, aunque no se puede saber con exactitud ya que el narrador sólo nos lo indica con vagas alusiones. Otro lugar en el que transcurre la historia, más importante que Mobile, pero menos que la balsa, es Uraba, lugar donde desembarca después de diez días a la deriva.

Las entrevistas y todo lo que hizo a la vuelta en Colombia, no se puede contar como lugar exacto en el que ha podido estar el náufrago durante la historia, puesto que se sabe pero no se hace demasiada mención a ello.

El tiempo que se utiliza para narrar la historia es el pasado, a excepción de los diálogos, en los que utiliza el presente. Usa el pasado porque lo que se cuenta es en un momento posterior a la acción. LA HISTORIA DE ESTA HISTORIA

3. Retrato del personaje protagonista y comentario de la función de los demás personajes.

El personaje protagonista es Luís Alejandro Velasco, marinero de la armada colombiana. En la página 12 de la introducción, “La historia de esta historia” el autor del texto hace una pequeña descripción física del protagonista: <<Aquel muchacho de veinte años, macizo, con más cara de trompetista que de héroe de la patria, tenía un instinto excepcional del arte de narrar, una capacidad de síntesis y una memoria asombrosas, y bastante dignidad silvestre como para sonreírse de su propio heroísmo.>> También hace una mención a él en esa misma introducción en la página 14, en la que dice: <<se nota que la vida le ha pasado por dentro, pero le ha dejado el aura serena del héroe que tuvo el valor de dinamitar su propia estatua.>>. Pienso que el autor tiene razón al hacer esta referencia al protagonista. Por mi parte, he subrayado algunos hechos que en mi opinión ayudan a marcar su personalidad. Demuestra ser un buen marinero, ya que en casos de duda, siempre recordaba lo que le habían dicho mientras que estaba en la armada. También lo demuestra siendo fiel a ella, rechazando una gaviota que podría haberla comido y reteniendo el hambre que casi no le dejaba dormir. Este pasaje se encuentra en la página 88: << Pero cuando ya la tuve entre las manos, (…) tuve un momento de vacilación. Cierta vez estaba yo en cubierta con una carabina, tratando de cazar una de las gaviotas que seguían el barco. El jefe de armas del destructor, un marinero experimentado, me dijo: “No seas infame. La gaviota para el marinero es como ver tierra. No es digno de un marinero matar una gaviota”. >> En ciertos momentos demuestra ser supersticioso al ver la gaviota negra ya que, dicen, que para un marinero trae mala suerte ya que es signo de que no hay tierra firme a los alrededores. Pienso que se preocupa por sus compañeros, pero más de él mismo.

En esta historia, intervienen personajes de distintas clases.

Se conoce su existencia, pero no hacen mucha mención a ellos:

*Mary Address, es la novia de Luís Alejandro Velasco y en el libro, página 18 se hace una mención a ella, pero lo más importante de todo lo que dicen es que eran novios, que ella tenía capacidad para aprender inglés y que se entendían en su medio español y el medio inglés del protagonista.

*Diego Velázquez, marino y compañero del buque de Luís AV., que también queda impresionado y asustado por la película que habían visto en el cine, titulada El motín del Caine, una buena película sobre la vida en un barreminas. Este queda destrozado en una tempestad.

*Luís Rengifo, marinero primero. Ha nacido en Chocó, lejos del mar, pero lo lleva en la sangre. Es serio, estudioso y habla inglés tan correctamente como el castellano. Este fue uno de los que murió ahogado durante el accidente.

*Ramón Herrera, amigo íntimo de Luís AV. y marinero segundo de la armada, ellos dos querían quitar el ejército tan pronto como llegara a Cartagena. Siempre estaba alegre.

*Miguel Ortega, cabo primero, artillero. Era muy juicioso. En sus ocho meses en Mobile no despilfarró un dólar. Este fue otro de los marineros ahogados en el desastre.

*Jaime Martínez Diago, segundo oficial de operaciones. El único oficial muerto en la catástrofe. Era un hombre alto, fornido y silencioso. Era natural del Tolima y una excelente persona.

*Julio Amador Caraballo, suboficial primero, segundo contramaestre, alto y bien plantado.

*Elías Sabogal, suboficial y jefe de maquinistas que expresaba estrepitosamente más que ninguno su alegría por volver a casa. Era un lobo de mar. Tenía alrededor de cuarenta años. Hablaba mucho.

(Toda la información que se pueda ver aquí la he sacado del primer capítulo del libro, en el que presenta a todos sus compañeros).

Los que acompañaron al náufrago durante sus diez días de soledad:

*Los peces, los tiburones y las gaviotas, le han ido acompañando gran parte del viaje. Con esto su soledad disminuía. Aunque la presencia de los tiburones a las cinco en punto no era muy grata, al menos le servía para medir el tiempo, ya que el reloj podría llegar a volverle loco y era preferible no mirarlo ni tenerlo al alcance. Las gaviotas le indicaban si había tierra en las proximidades del lugar en el cual se encontraba o no. Si el hambre en un momento le hubiese invadido de manera que ni el asco le hubiera parado, tenía a su lado peces y gaviotas. Por tanto la presencia de estos animales no era en vano.

*Los aviones y la tierra firme, dan al protagonista una sensación de alivio y placidez, porque piensa que por fin va a poder salir de esa soledad.

*Los recuerdos de su familia y la aparición de Jaime Manjares, amigo y marino de la armada. Aunque sólo son alucinaciones, la presencia de Jaime Manjares cada noche, le aliviaba, ya que en esos momentos de soledad y de desesperación, hablar con alguien, aunque sea con la imaginación, reconforta; al igual que los recuerdos de su familia. Algo que no le hacía sentirse del todo bien, era que pensaba que todos estarían lamentando o celebrando su muerte y acudiendo a un entierro en vano. Lo que sí le llenaba de alegría era pensar que si salía de aquella mala aventura, les contaría todo lo que había vivido esos días (que evidentemente, él no sabía que iban a ser diez).

Los que le recibieron en Uraba:

*Una mujer, fue la primera persona que le vio. Esta fue a avisar a otro hombre.

*Un hombre, fue el que llegó, fue al puerto a avisar de que había un hombre moribundo en la playa y luego lo llevó a su casa.

*Los seiscientos hombres que le acompañaron a Cartagena.

*El reportero que se coló en la habitación del hospital para sacarle datos al protagonista.

4. Comenta los episodios que, de acuerdo con tu criterio, contribuyen al desencadenamiento, progresión y desenlace de la acción.

El desencadenamiento de la acción en este relato, en mi opinión empieza en el primer capítulo y termina en la mitad del segundo. Pienso que ya cuando están en Mobile y ven la película en la que hay una tempestad, todos sienten miedo y tienen malos presentimientos. El protagonista, nos repite lo angustiado que está y los presentimientos que tiene de que va a pasar algo. Esto nos dice algo sobre lo que puede y va a suceder. En la primera mitad del segundo capítulo, empiezan a notarse más los miedos, y ya empieza a pasar algo. Dan las alertas, piden que todo el mundo se reúna en la cubierta, etc. En ese pasaje, el lector ya sabe lo que esta ocurriendo.

La progresión de la acción empieza en la mitad del capítulo dos y prosigue hasta el duodécimo, que es cuando llega a tierra firme. En la mitad del capítulo dos, el barco empieza a hundirse, y seguido, su alejamiento en la balsa, del barco y de sus compañeros prácticamente ahogados. Todos los capítulos que siguen son las anécdotas de sus diez días a la deriva. Creo que hay detalles que ayudan a que la progresión de esos días aparente ser lenta y monótona en algunos casos. Por ejemplo la presencia de los tiburones siempre a las cinco, dan una sensación de repetición, y esto hace que parezca aburrido.

El desenlace de la historia empieza en el duodécimo capítulo y termina, pues evidentemente con el final de la novela. Esto empieza con su llegada a tierra firme. El lector, al ver que el náufrago llega ya por fin a su objetivo, intuye que el final de la historia se acerca. También al observar que todo va bien, todos le tratan bien y cumple con su deseo, ya no piensa que puede haber una continuación de la historia más allá. Y lógicamente, es así como ocurre. Después de llegar a Cartagena, la historia retoma su fin, diciendo lo que ha hecho después de su tremenda aventura.

5. Valoración razonada del relato.

Este relato en mi opinión se merece un 9/10.

Para mí la lectura de este libro ha sido muy placentera. Al ser un libro de aventuras de un náufrago, hay de todo un poco. Al principio empieza diciendo todo lo que hacía en Mobile, y presentando a sus compañeros. Esto me parece que está muy bien, porque si no, a mi gusto, el lector se acabaría hartando de estar leyendo sin parar todo sobre una sola y única persona.

Gabriel García Márquez ha tratado de describir la sensación del protagonista cuando tenía el presentimiento de que iba a suceder algo en el barco y en mi opinión pienso que lo ha conseguido.

En muchas partes del libro no se sabe lo que va a pasar. Cuando el barco se hunde, no se sabe quienes van a caer al agua, y cuando está en el agua no se sabe quien va a salir vivo y si alguien le va a poder ayudar. Esta sensación se repite a lo largo del relato. En muchas ocasiones, por ejemplo en la de la pelea con los tiburones, no se sabe si los tiburones van a acabar definitivamente con el protagonista o no.

Otra sensación que nos transmite el autor, es la sensación de engaño: estás seguro/a de que va a ocurrir algo y en el último momento pasa lo contrario. Por ejemplo, cuando cogió la gaviota, y la mató, yo estaba casi segura de que se la iba a comer aunque le diese mucha repugnancia, porque cualquier persona, en esa situación lo hubiese hecho. Sin embargo, y pese al hambre que le invadía, no se la comió. Igual pasa cuando desembarca en aquella isla que aparentemente estaba desierta. En ese momento de la lectura, el lector cree que va a quedar ahí tirado. Pero es entonces cuando aparece la mujer y, aunque no sea de sus propias manos, lo salva.

Hay momentos en los que compartía la misma sensación que la del protagonista. Cuando aparecieron los aviones, yo me puse contenta al igual que él, ya que pensé que le iban a salvar, pero me llevé una decepción al ver que no pasó nada, todo al igual que él.

Lo que sin embargo no me ha gustado de este libro es que había pasajes que se parecían mucho a otros anteriores. Eso es lo que hacía que me diese pereza leer uno u otro capítulo.

Por lo demás pienso que el autor ha conseguido transmitir unas sensaciones al lector que son por lo general bastante difíciles de transmitir.

Pienso que “La historia de esta historia” es algo original, porque no en todos los libros explican de donde proviene la historia. También me parece que sirve para orientar al lector, porque si leyese el final del libro sin haber leído esa introducción, me parecería muy escaso, ya que en el final no hacen más que repetir en resumen y en forma de relato lo que se dice al principio.

Creo que al ser algo que ha pasado de verdad, atrae más, porque el lector sabe que lo que está leyendo no es ninguna historia de aventuras inventada por el autor. Por ese motivo esta historia me deja estupefacta, ya que los actos del protagonista a lo largo del relato son tan mentalmente bien pensados que es casi inimaginable que haya podido pasar de verdad.