Relato de un naúfrago; Gabriel García Márquez

Literatura hispanoamericana contemporánea. Escritores hispanoamericanos. Realismo mágico. Argumento. Aspecto político. Personajes

  • Enviado por: Soniki
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 12 páginas

publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información


ARGUMENTO

“Luis Alejandro Velasco, natural de Bogotá, se encontraba en la ciudad norteamericana de Mobile, en el condado de Alabama. Debían esperar allí cerca de ocho meses mientras que el A.R.C. Caldas, destructor de la armada colombiana, era sometido a diversas reparaciones. En Mobile pasaba el tiempo libre con sus compañeros de buque y con su novia llamada Mary Address en el cine y en una taberna del puerto llamada Joe Palooka.

Apenas faltaba algo menos de 24 horas para llegar a su destino cuando empezó a levantarse un fuerte oleaje. Esto propició que el 28 de Febrero de 1955, un brutal golpe de oleaje tiró a Luis Alejandro junto con ocho compañeros al mar. “Diez días duró la travesía en la balsa

. En la primera noche trató de orientarse por medio de la puesta del sol y por la localización de la Osa Menor supervivientes.

En el segundo día vio un punto negro en el horizonte que se acercaba a gran velocidad hacia la balsa. Poco a poco ese punto negro se convertía en un avión, pero debido a la velocidad del aparato y de la gran altura a la que se encontraba resultó imposible el divisar al náufrago y volvió por donde vino.

El tercer día fue el más desesperante de todos. A parte de no ocurrir nada en particular empezaba a tener visiones. Veía a su mejor amigo de la marina en la balsa, Jaime Manjares.

Al cuarto día perdió la noción de los días y no estaba seguro de sí la balsa avanzaba o retrocedía.

'Relato de un naúfrago; Gabriel García Márquez'
En la noche del cuarto al 4rt día, mientras conversaba con su amigo Jaime, vio las luces de un barco pero al rato desapareció. Lo más importante de ese día fue la visita de 7 gaviotas. Pensó que se encontraba muy cerca de la costa y eso le dio fuerzas. De repente una de las gaviotas descendió su vuelo y se posó sobre la balsa. . Luis Alejandro permaneció inmóvil y la gaviota se confió en exceso. No es digno de un marino matar una gaviota pero el hambre lo puede todo y con dos vueltas de pescuezo sintió la sangre caliente chorreándole los dedos. La repugnancia ante tal amasijo de huesos, carne y sangre le hizo desperdiciar el manjar y lo desechó por la borda después de desestimar la idea de usarlo como carnaza.

. Al sexto día, debido al hambre, recordó que tenía varias tarjetas de Mobile en el bolsillo y no dudó en echárselas a la boca.

En el séptimo día pensó, al ver tantos peces alrededor de la balsa, que podía coger uno con facilidad, pero los peces le respondieron mordiéndole y desgarrándole las yemas de los dedos. . La mezcla de la sangre con la gran cantidad de peces hizo de imán para los tiburones que aparecieron en gran número. De repente uno de los tiburones dio un aletazo y apareció en la balsa. Desesperadamente el marinero agarró uno de los remos y se lió a remazos con el animal hasta que se dio cuenta de la situación: uno de los peces, perseguido por los tiburones había logrado introducirse dentro de la balsa junto con medio cuerpo de un tiburón que desistió de su presa y regresó al mar. Despedazó al pez de medio metro. . Mientras iba a limpiar su presa ingenuamente al mar, un tiburón envistió contra la presa y se la arrebató al náufrago. En un ataque de rabia asestó un duro golpe contra el tiburón y éste respondió tragándose medio remo. 

En la noche del una gigantesca ola dio una fuerte sacudida y despidió al náufrago fuera de la balsa. Al salir la balsa ya no se encontraba, había desaparecido, pero a un metro de distancia apareció de las profundidades como por arte de magia y volvió a incorporarse a ella. Una segunda ola volvió a destronar al rey de su trono y mandó de nuevo al náufrago al agua como si ya formara parte de ella. Luis Alejandro se encontraba debajo de la embarcación, ya que la ola la había volteado. El oleaje logró darle la vuelta de nuevo a la balsa y como esfuerzo sobrehumano nuestro protagonista logró introducirse de nuevo en la balsa, exhausto por el esfuerzo.

Al amanecer del octavo día una gran gaviota revoloteaba en las inmediaciones de la balsa, estaba cerca de tierra firme. Por la noche la gaviota se acercó y empezó a picotear la cabeza del náufrago, entonces, sin saber si lo hacía por un acto de cariño o por la hambruna, agarró la gaviota con fuerza.

. Por la tarde fue sorprendido por una extraña raíz oscura que sobresalía por la superficie de la mar enredada a los cabos sueltos de la balsa. Sin pensárselo dos veces hincó el diente a la misteriosa raíz de medio metro. Le supo a veneno pero ya le daba igual. . La novena noche resultó ser la más larga de cuantas había estado a la deriva. Fue una noche reflexionar sobre los últimos acontecimientos ocurridos en los últimos días y le llevó toda la noche sin pegar ojo.

Se despertó al amanecer con estado de locura avanzado. Se lo pensó mucho antes de arrojarse al agua y nadar hacia la costa. Calculando que se encontraba a unos 2 kilómetros y medio de la costa, pero decidió que el esfuerzo sería recompensado y se tiró al agua, eran las 10 de la mañana del 9 de Marzo.”

Al volver a pisar tierra bajo sus pies, se tumbó en un tronco cercano y escuchó el ladrido de un perro y apareció una joven. La segunda persona que se topó con el náufrago fue un hombre con un burro y con un perro y le descubrió que había llegado a la población de Urabá, en Colombia. Que le condujeron el hombre y su mujer en el burro hasta su casa en dónde fue atendido sorprendido al saber que no tenía ningún tipo de noticia del naufragio en una radio.

El doctor Humberto Gómez fue quien reconoció al náufrago. Se llevaron en avioneta hasta Cartagena de Indias. Una vez allí lo trasladaron al Hospital Naval en donde no se le permitió la entrada más que a su padre, los médicos y los guardias

La historia del náufrago le proporcionó riquezas por derechos de publicidad y relatado su historia por televisión y radio. Hoy en día es un héroe olvidado por su país.

ORIGEN DE LA HISTORIA

El origen de la cual es esta historia es, que el protagonista, requiere llegar a su ciudad natal, en Cartagena (Colombia) y en Mobile, Alabama (EEUU) y desalistarse de la marina.

ASPECTO POLÍTICO

El párrafo que encabeza el libro, "relato de un náufrago que estuvo diez días a la deriva en una balsa sin comer ni beber, que fue proclamado héroe de la patria, besado por las reinas de la belleza y hecho rico por la publicidad y luego aborrecido por el Gobierno y olvidado para siempre", es casi verdad, salvo el olvido.

El diario bogotano El Espectador, el mismo matutino que desde abril de 1955 comenzó a publicar el relato escrito entonces por Gabriel García Márquez quien, en 1982, recibió el Premio Nobel de Literatura, publicó ayer una entrevista con Velasco, el náufrago, quien lleva más de diez meses postrado en una cama a causa de un cáncer terminal, “donde los recuerdos le mecen un arrepentimiento marino”, asegura el matutino. El relato de 1955 se llamó La verdad sobre mi aventura y fue escrita por García Márquez, entonces reportero de El Espectador de acuerdo a lo que le contó Velasco. En 1970, el escritor decidió editar un libro con los relatos y posteriormente cedió a Velasco los derechos de autor del libro, pero después el marinero exigió también los de las traducciones. Para Velasco, esos derechos representaron durante trece años un ingreso promedio anual de dos mil dólares. Tras pedir los derechos de las traducciones, en cartas fechadas desde 1983, Velasco resolvió demandar a García Márquez, pero el escritor ganó el pleito y Velasco se quedó sin los derechos que le habían sido cedidos en principio. "Quiero dejar muy claro: estoy arrepentido. Le pido perdón a 'Gabo' porque considero que perjudiqué su imagen. Fue por eso que me quitó los derechos", declara ahora el ex marinero, quien, en las cartas que ha enviado en los últimos años al escritor, le pide ayuda para solventar los gastos de su enfermedad. "Considero que yo merezco algo de esas regalías, en el momento más crítico de mi vida", agrega siempre Velasco en sus misivas. Velasco sobrevivió al naufragio del "ARC Caldas", una embarcación de la Armada de Colombia la noche del 28 de febrero de 1955.

Hoy, 45 años después, recuerda cómo alcanzó una playa diez días después. "Hace cinco años rescribí el relato de mi propia historia. Creo que en el texto final de García Márquez se quedaron cosas por fuera. Así que decidí ponerlas sobre papel", revela en el reportaje publicado el domingo. Por ejemplo, indica, "yo nunca aceptaré la palabra contrabando que se usó, ni tampoco el recorte de la historia que se debió, según dijeron en esa época, a una exigencia del Gobierno". Velasco quiere hablar con Gabo, "que nos perdonemos", dice, "que olvidemos ese pleito que se armó en 1983 a causa de las regalías, que yo creo que tengo derecho en las traducciones, y que me ayude, que me colabore en este trance final", señala en EL Espectador desde su lecho. Por ese pleito, el náufrago siente hoy vergüenza.

"Nunca debí meterme a eso. Quiero que me perdone por haberle hecho daño a su imagen pública, y quiero perdonarlo por no haber pensado en estos años que yo existía", dice el ahora moribundo protagonista de Relato de un náufrago.

Cuando el náufrago Luis Alejandro Velasco y el escritor Gabriel García Márquez se pusieron manos a la obra para realizar este relato ninguno de los dos podría imaginarse las consecuencias que iba a suceder esta novela en su país. Colombia estaba entonces bajo la dictadura militar y folclórica del general Gustavo Rojas Pinilla. La prensa estaba censurada y el problema diario con el que se encontraban las imprentas era el de publicar noticias sin gérmenes políticos. El periódico “El Espectador” era sacado adelante por Guillermo Cano, director, José Salgar, jefe de prensa, y Gabriel García Márquez que era el reportero de planta.

El relato había sido contado a trozos en muchas ocasiones a veces, con pocas verdades, estaba toqueada y pervertido y los lectores estaban ya hartos de verle en multitud de anuncios publicitarios. La dirección del periódico pensó que acudió a su medio para tratar de sacar tajada de la situación y lo mandaron por donde vino, pero en una corazonada del director, aceptó su propuesta y lo puso en manos de García Márquez. Fueron veinte sesiones de seis horas diarias, durante las cuales García Márquez tomaba nota y soltaba preguntas tramposas para detectar las contradicciones del náufrago. Al final lograron reconstruir el relato compacto y verídico de sus diez días en el mar. El único problema al que ahora se enfrentaban era el de conseguir que el lector lo creyera.

 La historia, dividida en catorce episodios, se publicó en catorce días consecutivos. El periódico dobló sus ventas y la gente se agolpaba en la rotativa por conseguir números atrasados para completar su serie. Más tarde se publicó el relato completo en un suplemento pero esta vez venía decorado con fotos de los marineros. En las fotos se podía apreciar el sello de las fábricas en las cajas de las mercancías, lo que supuso el acabóse de la paciencia de la dictadura y como consecuencia de ello, el cierre del periódico.

Como ya he dicho antes la historia estaba masticada por trozos y cachos y nunca muy reales, así que supongo que Luis decidió contarla entera a pesar de lo que ello suponía y ya de paso sacando un dinero extra más, que más tarde conseguía con la corazonada que tuvo el director del periódico.

No tendría que volver a repetirlo, pero al Luis le quitaron todas sus condecoraciones y fue olvidado por el gobierno y todos los medios de comunicación, y Gabriel García Márquez tuvo que exiliarse a París. También el periódico “El Espectador” le costo su censura.

PERSONAJES DE LA HISTORIA

Por orden de aparición :

  • Luis Alejandro Velasco

 Protagonista del relato. Joven marinero macizo de apenas 20 años de edad. Natural de Bogotá provenía de familia humilde como la que imperaba entonces en aquella época. Tenía un instinto excepcional del arte de narrar (de echo la obra está firmada en primera persona), una capacidad de síntesis y una memoria asombrosas y de bastante dignidad silvestre como para sonreírse de su propio heroísmo.

  • Mary Ardes

Era la novia que tenía Luis Alejandro en Mobile. Tenía gran facilidad para aprender el castellano y entre el medio inglés de Luis Alejandro y su medio castellano, se entendían bastante bien. Los amigos de Luis la llamaban María Dirección y ella no entendía el porque. Yo me la imagino con muy buen tipo, rubia y con ojos azules, pero un poco peripuesta.

  • Diego Velásquez

 Compañero del buque de Luis Alejandro que, tras ver una película en el cine con sus compañeros, tuvo el presentimiento de la catástrofe.

  • Luis Rengifo

Era el marinero primero y uno de los ocho marineros que perecieron durante el accidente. Era un marino completo, nacido en la población de Chocó y llevaba el mar en la sangre. Hombre serio y estudioso y hablaba el inglés perfectamente. Graduado de ingeniero civil en Washington, esteba casado con una dama dominicana

  • Ramón Herrera

Amigo íntimo de Luis Alejandro, hombre siempre alegre y de singular habilidad que consistía en imitar a todos los cantantes de moda. Fue otro de los marineros muertos en el naufragio

  • Miguel Ortega

Cabo primero, artillero y, sobretodo, muy juicioso. No paraba de hablar de su mujer y sus hijos y no desperdició ni un dólar en su estancia en Norteamérica para comprar regalos a su familia. Acabó ahogado en el fondo del mar.

  • Jaime Martínez Diago

Teniente de fragata y segundo oficial de operaciones y único oficial muerto en la catástrofe. Era un hombre alto, fornido y silencioso, nacido en Tolima y excelente persona.

  • Julio Amador Caraballo

Suboficial primero y segundo contramaestre del buque, hombre alto y bien plantado. Ahogado tras el accidente.

  • Elías Sabogal

Suboficial y jefe de maquinistas, fue quien más estrepitosamente manifestó su alegría de volver a casa. Era un lobo de mar de unos 40 años de edad, pequeño, de piel curtida, robusto y conversador.

  • Guillermo Rozo

Suboficial de guardia.

  • Eduardo Castillo

Almacenista, bogotano, soltero y muy reservado. Otro de los muertos en el accidente.

  • Dámaso Imítela

Hombre blanco, pálido, con sombrero de caña y con pantalones enrollados hasta las rodillas y con una carabina terciada a la espalda. Fue el primer hombre que prestó ayuda al náufrago tras pisar tierra firme.

  • Inspector de policía

Inspector de policía de la población de Mulatos. Fue la primera persona que prestó protección para el superviviente del naufragio.

  • Humberto Gómez

Primer médico que realizó un examen detenido del estado de Luis Alejandro.

Estado de ánimo del protagonista a lo largo del suceso:

Los siguientes estados de ánimo por los que paso durante su “travesía” en el mar de Luis Alejandro Velasco.

  • Resignación

Siente resignación después del naufragio, por que se podía haber salvado, si no hubiera estado en la borda.

  • Desesperación

No vienen a buscarle después del accidente; abandono, siguen sin rescatarle a pesar de los aviones; siente desesperación al no poderse comer las gaviotas; hay demasiada distancia de la barca a la orilla y siente desesperación por llegar a ella.

  • Miedo

Siente miedo la primera noche solo en el mar.

  • Desesperanza

No vienen los aviones a buscarle mientras siguen pasando los días.

  • Terror

Siente terror unos instantes antes de tirar el reloj al mar pero recapacita un momento, y se lo queda; ya le da igual todo en su décima noche y le resulta más difícil morir que seguir viviendo.

  • Angustia

Siente angustia por la mala suerte que tuvo.

  • Serenidad

Siente una serenidad extraordinaria al ver el avión creyendo que le iban a rescatar.

  • Emoción

Ve más aviones alrededor de él.

  • Tensión

No le rescatan ni vienen a por él a pesar de que le han visto.

  • Imaginación

Tiene un compañero a bordo de la balsa, a base de su imaginación, un compañero suyo Jaime Manjares aparece por la noche y habla con él.

  • Deseos de morir

Sin comida ni bebida y bajo un sol abrasador y sin esperanza alguna siente deseos de morir.

  • Alegría

Siente una terrible alegría al ver una bandada de gaviotas; también siente una alegría desbordante de todos los días anteriores al llegar a tierra; vuelve a sentirla el día antes de llegar a tierra por la gran cantidad de gaviotas que hay a su alrededor.

  • Amargura

Piensa en su funeral y en lo mal que lo tiene que estar pasando su familia, amigos y Mary Ardes, su novia.

  • Desánimo

Se le derrumba el ánimo cuando las gaviotas que había visto en días anteriores, vuelve a verlas y se da cuenta de que es una bandada perdida.

  • Soledad

A partir de su sexta noche en el mar, ya no viene su amigo Jaime Manjares por la noche a visitarle, y se encuentra en la más absoluta soledad.

  • Silencio

Siente un absoluto, completo y terrible silencio al llegar a la orilla.

Evolución del estado de ánimo del protagonista :

El protagonista empieza a tener visiones al tercer día cuando ve a su amigo Jaime Manjares, ya fallecido, en la balsa hablando con él.

Al cuarto día empieza a perder la noción del tiempo.

Al quinto día, ve las luces de un barco posiblemente fuera de su imaginación.

En el sexto día, al comerse las tarjetas de Mobile, supone un aumento en su imaginación de buscar comida.

En el octavo día desiste de todas sus precauciones y recuerda lo ocurrido en Mobile la noche antes de zarpar, como si lo estuviera viviendo en ese mismo instante. Al atardecer el del octavo día, ya puede que fuera la fuerte insolación o puede que fuera realidad, vio una enorme tortuga amarilla con una cabeza atigrada y ojos como bolas de cristal de unos cuatro metros de largo. Esa visión le produjo miedo y le reconforto, estando un poco más despierto.

En su décimo día tiene un estado de locura avanzado. El amanecer del mismo día, vio la silueta de la costa. Pensaba que era una alucinación, pero no, lo cual se tiro al agua a nadar. Dentro del agua no vio tierra y creyó que era otra de sus alucinaciones, hasta el momento en que se percató de que estaba a sus espaldas.

TIEMPO

La duración de los hechos no está alterada por resumen de partes de la historia o partes q no se narren porque el protagonista y el escritor lo que en realidad pretendían con esta novela, era contar todos los detalles de lo que le ocurrió al personaje en el mar. Hay escasas descripciones que además no son excesivamente detalladas que afecte al ritmo de la narración. Tal vez podríamos decir que la continua explicación de lo que siente el protagonista hace más lenta la historia, pero en los días que pasó náufrago en el mar no ocurrían suficientes cosas como para escribir una novela sin usar tanto la explicación de lo que siente.

La acción podemos decir que transcurre en un periodo corto, los diez días que dura la “travesía” de Luis Alejandro Velasco.

La época en la que se sitúa la acción es a mediados del siglo XX, 1955, en Cartagena (Colombia) y en Mobile, Alabama (EEUU.).

La historia empieza en el 22 de febrero de 1955, que es cuando se anuncia a los marineros que regresarían a Colombia. Pero no es hasta el día 28 de febrero que empieza la verdadera historia, es el día en que el destructor sufre el accidente.

El marinero pasa 10 días a la deriva en una balsa, por lo tanto, no es hasta el día 9 de marzo de 1955 que el naufrago no toca tierra firme, pero al llegar a tierra firme, al naufrago aún le pasan cosas, cuenta su historia, hace publicidad y después es olvidado. Pero más que nada podríamos decir que esta historia sucede durante los días 22 de febrero y 9 de marzo de 1955.

OPONIÓN PERSONAL

Este libro el Relato de un naufrago es un libro lleno de angustia y de fuertes tensiones. Es realmente increíble porque en algunas ocasiones puedes llegar a trasmitirte lo narrado por el autor.

Lo mejor de la lectura es que puedes seguir, porque en cada instante esta lleno de pequeñas aventuras y en las que el protagonista se ve luchador con una gran fuerza de voluntad.

INDICE

  • Argumento …………………………… ………...Pág 1 y 2

  • Origen De La historia ………………………….…Pág 3

  • Aspecto Político ……………………………….…Pág 4 y 5

  • Personajes De La historia ……………………….. Pág 6 y 7

- Estados de Ánimos ……………………….. Pág 8 y 9

- Evolucion Del Estado De Ánimo ………....Pág 10

  • Tiempo …………………………………………...Pág 11

  • Opinión Personal …… ………………………….Pág 12

12

- -