Relato de un náufrago; Gabriel García Márquez

Literatura hispanoamericana contemporánea. Escritores hispanoamericanos. Argumento de la novela. Personajes

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 9 páginas

publicidad
publicidad

Reporte de Lectura

Relato de un Naufrago

Gabriel García Márquez

Grupo 33

Mayo 9 2002

Justificación

Este trabajo nos fue asignado para que pudiéramos expandir nuestro vocabulario así como nuestra lectura y entender otro tipo de redacción con otro tipo de autores. También aprender acerca de el tiempo en el que esta escrito, 1955. Leer es importante ya que podemos practicar los errores de lectura oral que tenemos.

Introducción

Gabriel García Márquez nació en Aracataca en la casa de sus papa: Gabriel Eligio García, telegrafista; Luisa Santiago Marquez Iguaran. Cuando el era muy niño lo dejaron al cuidado de sus abuelos: el Coronel Nicolás Márquez Iguaran, su ídolo de toda la vida; y su abuela, Tranquilina Iguaran Cortes. Por haber vivido lejos de su padre en su niñez, pensaba que su papa lo rechazaba porque era muy silencioso


Su abuelo murió en 1936 y se fue a estudiar a Barranquilla. En 1940 se fue a Zipaquirá, donde lo becaron para estudiar el bachillerato. En 1946 termino el bachillerato y se metió a la Facultad de Ciencias Políticas en la Universidad Nacional y edito el periódico “El espectador”. En 1950, escribió una columna en el periódico “El Heraldo” de Barranquilla bajo el seudónimo de Septimus.


En 1958, se casó con Mercedes Barcha. Y tuvieron dos hijos, Rodrigo y Gonzalo.

Gabriel Gracia Márquez vive en México en una casa restaurada por el, y ha sido amigos de grandes personas, como Fidel Castro, Carlos Andrés Pérez, Francois Miterrand y los presidentes de México.

El 11 de diciembre del '82 fue galardonado con el premio Nóbel de Literatura por su obra.

En 1961 recibió el premio Esso; en 1977 fue homenajeado en el XIII Congreso Internacional de Literatura Iberoamericana; en 1971 fue declarado “Doctor Honorias Causa' por la Universidad de Columbia en Nueva Cork; En 1981 obtuvo el Premio Romulo Gallegos por su obra “La Cándida Erendira y su abuela desalmada”. En 1981, el gobierno francés le concedió la condecoración “Legión de Honor” en el grado de Gran Comendador. En 1992 fue nombrado jurado del Festival de Cine de Cannes.

Otras de sus obras son: “Del Amor y Otros Demonios”, “Cien Años de Soledad”, “Crónica de una muerte anunciada”, etc.


Desarrollo

El narrador es de tipo primera persona y esto lo hace interesante porque es como si estuvieras ahí. Es protagonista porque el es el que lo ve todo.

Personajes

Principales

Luis Alejandro Velasco

Secundarios

Mary Address

Jaime Manjares

Argumento

Esta historia se trata de un marinero, Luis Alejandro Velasco que se cae de su barco y es el único sobreviviente de los ocho que cayeron. Se tarda diez días en llegar a tierra firme y pasa por muchas cosas porque tiene que comer. Toma agua de mar, mata a una gaviota, vive muy cerca de los tiburones, los peces se comen sus yemas de los dedos, etc.

Comentario

La parte que mas me gusto fue cuando el ve a los tiburones e intenta pelear con ellos pero se comen la mitad de su remo. Esta parte me gusto ya que da un momento de tension en la historia, en ese momento no podía dejar de leer la historia pensando en que le iba a pasar. Si se iba a morir o viviría para contar su historia.

La fortuna llega en algunos barcos que no son guiados.”

William Shakespeare

Resumen de la Historia

Luis Alejandro Velasco, originario de Bogotá, se encontraba en Mobile, Alabama. Tenían que esperar ocho meses a que el A.R.C. Caldas, su barco, lo arreglaran. En Mobile pasaba el tiempo libre con sus compañeros del barco y con su novia, Mary Address. Iban al cine y a un bar llamado Joe Palooka.

 

Ya a bordo del barco fue difícil para algunos acostumbrarse a todo el movimiento. Todos los regalos que habían comprado en Estados Unidos estaban amarrados muy fuerte. Cuando faltaban 24 horas para llegar a su destino, empezó a haber fuertes olas. Esto causo que el 28 de Febrero de 1955, a las 11:50am, y 2 horas para llegar a su destino, una ola muy fuerte tiro al mar a Luis Alejandro junto con sus ocho compañeros. Luis Alejandro veía, sin poder hacer nada cómo cuatro de ellos se ahogaban. Vio dos balsas y nadó hacia ellas, salvando su vida.

 

Diez días duró el viaje en la balsa. En la primera noche trató de orientarse por medio de la puesta del sol y por la localización de la Osa Menor. El náufrago no paraba de pensar que el barco ya había llegado, y que seguramente ya habían empezado a buscarlos. Pero esta esperanza desaparecía poco a poco. En el segundo día vio un punto negro en el horizonte que se acercaba a gran velocidad hacia la balsa. Poco a poco ese punto negro se convertía en un avión, pero por la velocidad del aparato y de lo alto que se encontraba, el avión no vio al. A los cinco minutos apareció de nuevo y Alejandro pensó que lo habían visto y por eso había regresado, pero paso igual que el primero. Luis Alejandro, desde ese día se dio cuenta de que los aviones salían y regresaban desde Cartagena de Indias, y que todos los días a las cinco de la tarde los tiburones merodeaban la balsa. El tercer día fue el más desesperante de todos, a parte de no ocurrir nada en especial, empezaba a tener visiones. Veía a su mejor amigo en la marina, Jaime Manjares.

 

Al cuarto día perdió la noción de los días y no estaba segura de si la balsa avanzaba o retrocedía. También fue el primer día que tomo agua salada. En la noche del cuarto al quinto día, mientras platicaba con su amigo Jaime, vio las luces de un barco, pero a los 20 minutos desapareció. Al amanecer comenzó a pensar en una historia que había leído, en el que hablaba de un náufrago que en una balsa llegaba a una isla desierta en la que era devorado por caníbales. A lo largo del día tenia una molestia física y pensó que ya había llegado el momento de morir, pero se dio cuenta que desabrochándose el pantalón y mojando su panza con el agua le regresaba sus fuerzas. Lo más importante de ese día fue que vio a siete gaviotas, eso le decía que había tierra cerca. De repente una de las gaviotas se paro encima de la balsa. Luis Alejandro permaneció inmóvil y la gaviota no se movió. No es digno de un marino matar una gaviota, pero el hambre lo puede todo y con dos vueltas del cuello la mato y sintió la sangre caliente chorreándole los dedos. Le dio asco y la tiro por la borda.

 

El sexto día, debido al hambre, recordó que tenía varias tarjetas de Mobile en la bolsa y se las comió. En el séptimo día pensó, al ver tantos peces alrededor de la balsa, que podía coger uno con facilidad, pero los peces lo mordieron y le desgarraron las yemas de los dedos. La mezcla de sangre con tantos peces atrajo a muchos tiburones. De repente uno de los tiburones dio un aletazo y apareció en la balsa. Desesperadamente el marinero agarró uno de los remos y le pego al tiburón hasta que se dio cuenta de que uno de los peses que perseguía el tiburón se subió al barco ye so causo que el tiburón se subiera. Despedazó al pez de medio metro y después de limpiarlo como pudo se comió dos bocados que le quitaron el hambre. Mientras iba a limpiar su presa, un tiburón le arrebato el pescado al naufrago y este le pego con el remo, pero el tiburón se comió la mitad.

 

En la noche del séptimo al octavo día hubo muchas olas aún más fuertes que el del día del naufragio. Una gigantesca ola dio una fuerte sacudida y aventó a Luis Alejandro fuera de la balsa. Al salir a la superficie volteo horrorizado buscando la balsa y pensó que la había perdido pero salio del mar y se volvió a subir. Aquí no acabaron sus problemas con el oleaje, otra ola volvió a sacarlo del barco. Luis Alejandro se encontraba debajo de la balsa, ya que la ola la había volteado. El oleaje logró darle la vuelta de nuevo a la balsa y se subió. Al amanecer del octavo día una gran gaviota revoloteaba por la balsa, no había duda, estaba cerca de tierra firme. Por la noche la gaviota se acercó y comenzó a picotear suavemente la cabeza del náufrago, entonces, agarró la gaviota con fuerza. Así despertó la mañana del noveno día. Después de liberar a la gaviota se dio cuenta de que estaba muy mal. Tenía pensamientos de dejarlo todo y esperar a que la muerte lo viniera a buscar. Por la tarde fue sorprendido por una extraña raíz oscura que sobresalía por la superficie del mar enredada a la balsa. Sin pensárselo dos veces la mordió, aunque sabia veneno se la comió.

 

La novena noche fue la mas larga ya que se puso a pensar en todo lo que había pasado los últimos días y no durmió en toda la. Se despertó como loco y vio una sombra que parecía tierra firme, pero pensó que era una alucinación. Se asomo bien y vio que si era la tierra firma así que se aventó al agua, eran solo 2 kilómetros, pensando que su esfuerzo seria recompensado. Eran las 10 de la mañana del 9 de Marzo. Se despertó al amanecer con estado de locura avanzado a su entender y vio una sombra que le hacía suponer tierra firme, pero pensó que se trataba de otra alucinación.

Sintió rara la tierra bajo sus pies. Completamente cansado se acostó junto a un tronco cercano y oyó el ladrillo de un perro, depuse vio a una joven, intento hablarle, pero ella salio huyendo. Cuando llego la segunda persona con un burro y un perro se entero que había llegado al pueblo de Uruba, Colombia. Este lo condujo a su casa, pero se sorprendió ya que nadie sabia acerca de el naufragio. Cuando se enteraron por la radio toda la gente fue a la casa del seños para ver si podían prestar algún tipo de ayuda. Le llevaron al pueblo de Mulatos. 

El doctor Humberto Gómez fue el primer médico que reconoció al náufrago y después lo llevaron en avioneta hasta Cartagena de Indias en donde lo esperaba su familia. Una vez allí lo trasladaron al Hospital Naval en donde no se le permitió la entrada más que a su padre, los médicos y los guardias. La historia del náufrago le dio riquezas por derechos de publicidad y relato su historia por televisión y radio. Hoy en día es un héroe olvidado por su país.

Opinión Personal

Este libro puede ser muy pesado para la gente que nunca ha leído algo de García Márquez, pero desde que nosotros leímos “Del Amor y Otros Demonios” ya teníamos idea del tipo de lectura que es, el tipo de palabras y la manera como esta redactada. La forma en que esta contada la historia es un poco pesada ya que lo único que hace Luis Alejandro es estar en el mar, puede llegar a ser un poco aburrida. A la mitad de la historia puedes llegar a pensar que como es que esta vivo, que si yo me encontrara en sus mismas situaciones, posiblemente no sobreviviría. Yo sinceramente no me atrevería a comer un pescado crudo, ni tomar agua de sal. Si se me apareciera un tiburón en esa pequeña balsa me paralizaría.

Nunca te imaginas que una persona tan fuerte como el pueda llegar a ser olvidada por su pueblo, siendo que, algunas personas deberían de ser tan fuertes y con ganas de vivir como el. Tampoco me extraña que, como mucha gente que se hace famosa de la noche a la mañana, se haya vuelto pedante y sangrón, y ya nadie haya querido estar con el.

No me quedo claro si el estaba casado o no, si sí estaba, que mala onda que tuviera una novia en Alabama. También, a veces puede ser un poco ficticia, seguramente el señor le agrego algo de su imaginación.

Glosario

  • Caridad Limosna que se da o auxilio que se presta a los necesitados. 

  • Diáfanos: adj. [cuerpo] A través del cual pasa la luz casi en su totalidad. 

  • Enjaretado: m. Tablero formado de tabloncitos que forman enrejado. 

  • Escrutaba: tr. Indagar, explorar, examinar cuidadosamente [una cosa]. 

  • Esternón: m. Hueso plano, impar y simétrico, formado por varias piezas soldadas, situadas en la parte media y anterior del tórax, con el cual se sueldan las siete primeras costillas de cada lado. 

  • Impotente: adj. Que no tiene potencia: ~ contra la mala fortuna; ~ para el bien. - 

  • Infundir:   tr. FARM. Poner [un simple o medicamento] en un licor por cierto tiempo. 

  • Insaciables: adj. Que no se puede saciar: ~ de dinero; ~ en sus apetitos.

  • Sartal:   m. Sarta.

  • Vícera: