Relaciones Laborales

Actividad. Trabajo. Etapa Moderna, Postmoderna

  • Enviado por: Gerardo Borges
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 4 páginas
publicidad
publicidad

1-) Teniendo en cuenta los conceptos de actividad, trabajo y empleo ¿ Porque cree usted que ha cobrado auge el concepto de actividad en los últimos años?

ACTIVIDAD: “...es algo que tiene sentido para quien la realiza y que se hace ya sea para expresar un dinamismo propio de la vida humana, o más frecuentemente para obtener de manera directa o indirecta un bien o para acceder a un servicio, con el objeto de satisfacer una necesidad material o inmaterial” - Julio C. Neffa

Desde dos puntos de vista podemos analizar el auge de la actividad, el primero analizando el campo laboral y el segundo el social. Desde el primer punto de vista debemos considerar lo que al respecto dice Dominique Méda “...la lógica de nuestras sociedades se encamina ahora a dar realmente a cualquier actividad la forma de trabajo...” es así que la flexibilización y precariedad del trabajo que se viene observando desde los años noventa, obligó a la gente a desempeñar diversas actividades debido a las condiciones de exclusión laboral de muchos trabajadores y con el único fin de obtener un salario de subsistencia Es reciente la aparición de una figura que en tiempos anteriores no conocíamos, la del cartonero acompañada por otras que nos son mas familiares pero que han cobrado auge, el remisero, el quiosquero, el pequeño almacenero, el verdulero. Al mismo tiempo y con el mismo motivo hemos visto desarrollarse actividades callejeras, al respecto dice Osvaldo R. Battistini “...la informalidad abrió sus puertas para recepcionar a La gran masa de quienes ve

nían en busca de sustento. Pero ese lugar era principalmente “la calle”. Para quienes ya estaban en ese lugar, fue comenzar a cruzarse con más gente...”. Así hemos visto proliferar a los vendedores ambulantes en trenes, colectivos y el surgimiento de puestitos callejeros donde se ofrecen distintos tipos de mercaderías, ubicados generalmente donde se produce aglomeramiento de personas.

Siguiendo en el mismo campo no se puede dejar de lado el hecho de la inserción femenina en este campo, originado en la necesidad de realizarse profesionalmente pero más aún en tener que reforzar un ingreso familiar que le asegure la subsistencia económica, es así que la mujer pasó a desarrollar actividades laborales que otrora fueron desempeñadas por jefes de familia.

Dos medidas impulsadas durante el gobierno Menemista tuvieron una real repercusión en el incremento de la actividad laboral, la primera fue la eliminación del servicio militar obligatorio, lo que permitió levantar las restricciones laborales que existían para muchos jóvenes, (no en el plano legal pero si en la práctica), la segunda fue el incremento de la edad jubilatoria tanto en el hombre como en la mujer y atado a esto la disminución en las contribuciones patronales que tienen las empresas por contratar a personal jubilado. Por último en este plano también debemos destacar el aumento de la actividad a domicilio que se viene desarrollando, tanto profesionales(Contadores, abogados, médicos) como personas no profesionales (Costureras, peluqueras, enfermeras)

En el campo social se pueden destacar diversas actividades que acompañaron a la situación de desamparo y necesidad en que se encontró la mayoría de las personas durante el gobierno de Fernando De la Rúa, así por ejemplo hemos visto el surgimiento de comedores escolares, donde a los chicos se les da de comer o simplemente una copa de leche, al frente de ellos están por lo general

mujeres cuyo único fin es desarrollar una actividad sin fines de lucro, emparentado con esta situación en el ámbito de Capital Federal encontramos personas que por las noches recorren la ciudad para asistir a la gente que duerme y vive en la calle.

Otros fenómenos sociales han sido generadores de actividades, como ser el trueque, las ferias, los micro emprendimientos y las huertas comunitarias..

Para finalizar es para destacar el auge que ha tomado una actividad en los últimos años, los gimnasios, este hecho puede explicarse por la necesidad de las personas de desarrollar una actividad sana y que muchas veces por carencia de lugares y tiempo estaba vedada

2-) Caracterice los elementos del concepto de trabajo que predominaron o se desarrollaron en la etapa moderna y compárelos con la etapa posmoderna

El lugar seguro de la empresa se reforzaba con el acceso a una vivienda y la seguridad de la propia familia. La experiencia de los noventa significó para la gran mayoría de los Argentinos, la posibilidad cierta de “quedarse en la calle”. En los primeros tiempos esa calle fue inhóspita y amenazante, representaba la caída de todos los valores construidos hasta entonces...” Con las palabras de Osvaldo R. Battistini podemos ejemplificar claramente el significado del concepto trabajo en cada una de las épocas solicitadas. Encontramos grandes cambios entre la época moderna y la época postmoderna, manifestadas especialmente en distintos contextos sociales, culturales, políticos y económicos en la cual cada una se desarrolló, así entonces podemos analizar y diferenciar:

CONTRATACIÓN: En la época moderna encontramos trabajos efectivos, en los cuales el personal desarrollaba toda su actividad laboral, y llegaba a una jubilación. No existía la rotación constante, aunque en un principio no fue así- Esta seguridad laboral permitía alcanzar un alto grado de vida digna, como por ejemplo el acceso a préstamos hipotecarios para la obtención de la vivienda propia.

La época posmoderna se va a caracterizar por el trabajo informal y la precariedad en los tipos de contratación, nadie se siente seguro en su puesto de trabajo, hay una sensación de vivir el presente, sin planes a largo plazo.

Al respecto cita Bauman Zygmunt en Modernidad Líquida “...La flexibilidad es el slogan de la época, que cuando es aplicado al mercado de trabajo presagia el fin del empleo tal y como lo conocemos y anuncia en cambio el advenimiento del trabajo regido por contratos breves, renovables o directamente sin contratos...”

Hay un fuerte surgimiento del personal autónomo y monotributista, figuras que incluso son acaparadas por las empresas para eludir una relación de dependencia con el consiguiente no pago de contribuciones patronales.

SALARIOS: la época moderna se caracteriza por el hecho de percibir un salario fijo, el riego empresario era asumido por el mismo. Los salarios permitían al trabajador alcanzar objetivos a través del ahorro. En la época posmoderna se incorpora el concepto de remuneración variable, atada a la producción, lo que determina que el riesgo sea compartido entre el empresario y el trabajador.

Los salarios en su mayoría van a permitir al trabajador la subsistencia con muy pocas posibilidades de ahorro.

ACTIVIDAD LABORAL: Encontramos en la época moderna un fuerte predominio de la actividad industrial. Las grandes empresas con una alta dotación de empleados caracterizan a este período. La actividad productiva recae en el trabajador.

En la época posmoderna va a encontrar el auge, el sector de servicios, así caracterizado por empresas generalmente Pymes, este sector va a absorber a gran parte del personal desocupado. La tecnología reemplaza al hombre no solamente en la utilización de brazos y piernas, sino también en lo mental a través de ordenadores que realizan el trabajo humano.

SINDICATOS: En la época moderna encontramos organizaciones sindicales muy fuertes y combativas, de hecho en esa época se lograron conquistas sociales muy importantes como por ejemplo el pago del aguinaldo.

En la época posmoderna vamos a encontrar organizaciones débiles y desmembradas, caracterizadas por numerosas luchas internas, (CGT-RA, CGT-AZOPARDO) (CGT, MTA, CTA)

SISTEMA JUBILATORIO: En la época moderna encontramos un sistema jubilatorio dependiente del estado benefactor con prestaciones que variaban según la inflación, las mismas estaban ligadas a los incrementos salariales, pudiéndose alcanzar hasta un máximo del 82 % de los salarios en actividad. Se trataba de un régimen de reparto puro donde las prestaciones eran financiadas exclusivamente por los aportes individuales de trabajadores dependientes y autónomos y las contribuciones patronales.

En la época posmoderna, encontramos un régimen mixto constituido por un sistema jubilatorio de capitalización individual, a cargo de administradoras de fondos de Jubilaciones y Pensiones y un régimen de reparto

El bien del trabajo-empleo, en el período de 30 años gloriosos de post-guerra, estaba sustentado por el pleno empleo sobre la base del consumo de masas que proponía una creciente incorporación de las clases trabajadoras al mercado de bienes con acceso a la educación, por la masificación de la escuela pública, la salud a través del sistema de obras sociales, y la protección a la invalidez y la vejez como consecuencia del sistema de seguridad social...”

ENRIQUE DEIBE

Según Andrés Gorz, el 90 % de los empleos creados en 1994 por las 500 mayores empresas americanas, eran empleos a tiempo parcial, poco calificados y escasamente remunerados y, lo mismo estaría ocurriendo con el 70 % de los empleos creados en Europa.

En consecuencia, precarización y flexibilización son las políticas reguladoras que se ofrecen por los líderes del sistema de poder mundial.

Gorz sostiene que debemos luchar, no por la destrucción del trabajo en si mismo (en el sentido de un empleo estable), sino contra los esfuerzos del nuevo sistema por perpetuar la ideología del trabajo como una fuente de derechos. Debemos saludar la reducción de las horas de trabajo que se requieren para satisfacer nuestras necesidades materiales y darnos cuenta del potencial creativo que esta reducción puede liberar. A la vez propone la creación de una asignación o un ingreso de existencia y que la percepción de èste no deberìa estar sujeto o atado a la realización de determinados trabajos, aunque sean sin fines de lucro. La duración de la jornada de trabajo deberá ser establecida por leyes. Esto se debe realizar con tiempo

Dominique Méda plantea una de las propuestas que mejor resume la era del fin del trabajo. Afirma que hay que “desencantar el trabajo”, sustraerle su protagonismo en la vida de las personas y en cómo las personas lo cargan de sentido. Desencanto no significa aquí decepción, sino desmitificación del concepto del trabajo. No se trata de hacerlo negativo, sino de restarle esa sobresignificación que la modernidad le ha dado durante más de dos siglos.

Según Méda, nos aferramos a la centralidad del trabajo en nuestra vida como si ésa fuese una ley de la naturaleza, cuando tal idea es un invento de la economía política moderna. La cuestión, tras dos siglos en que el trabajo ha sido puesto en el centro de la vida humana, es: “¿Qué representación del trabajo prevalece de entre las recibidas: trabajo-factor de producción, trabajo-libertad creadora, trabajo-empleo como sistema de distribución de riqueza y de colocaciones? (...) Confundimos esencias con fenómenos históricos, fingimos creer que el ejercicio generalizado de una actividad remunerada es una constante humana o que la carencia de trabajo es una suerte de castigo”.

En tanto Dominique Méda propone olvidarrnos del concepto trabajo, y se pregunta que otros caminos pueden llevar a los individuos hacia la sociabilidad, la utilidad social y la integración, cosas que el trabajo ha podido y puede proporcionar, pero no ya de manera exclusiva.

4