Relaciones de pareja

Encuentros personales. Sentimientos. Amor. Amistad. Interés. Compromiso personal. Felicidad

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

publicidad

Introducción

El presente informe tiene como objetivo realizar un breve resumen sobre el encuentro hacia una pareja, con el fin de que podamos conocer más en relación al tema.

Como sabemos, el amor es un sentimiento hacia otra persona, un amigo, pariente o quizás hacia una pareja. Y una relación, implica a una pareja, por lo que para unir a dos personas, éstas necesitan tener algo en común. Pero, ¿qué es lo que necesitan tener en común?, ¿Será que sólo necesitan sentir una atracción? O, ¿Será por interés?

Muchas son las preguntas que uno se hace a menudo, cuando reflexionamos o tal vez cuando vemos o recordamos a una pareja que camina feliz por la calle. Pero lo más probable es que nunca nos imaginemos que hay detrás de esa pantalla. ¿Serán felices realmente? ¿Habrá algún motivo por el cual algunas parejas sean más felices que otras? Y probablemente, nadie se imagina la cantidad de factores que determinan una relación, una elección de pareja. ¿Qué es lo que nos motiva a elegir una pareja? ¿Influirán muchos factores?

Estas y otras preguntas serán respondidas a continuación.

En el documento leído, el principal tema era el amor y el encuentro con la pareja. De éste se logra depender que el amor es una profunda necesidad de ser uno con el todo, una profunda necesidad de disolver en una unidad el tú y el yo, debido a que debemos compartir con otra persona y no sólo pensar en el bien nuestro, por lo que al momento de escoger una pareja debemos pensar en que compartiremos el resto de la vida con aquella persona y que por lo tanto estamos optando por otra forma de vida. Esta elección, también permitirá la creación de un núcleo familiar alrededor y mientras menos discusiones exista entre la pareja, o sea, mientras más estable sea la relación, se podrá construir de una mejor manera posible.

Pero para esto, debe existir una preparación previa, necesitamos desarrollarnos de manera individual, para poder afrontar mejor una vida compartida. La primera unión de amor, la tenemos con nuestras madres, en la cual somos dependientes de ella, pero a la vez estamos separados, con esto logramos una formación única y nos diferenciamos de los demás. Luego, está el desarrollo de la intimidad de la pareja, donde, al contrario de lo anterior, se logra una unificación.

Para decidir con quien compartir una vida, se atraviesan varias etapas. En la edad juvenil, el individuo cambiará de pareja con mucha frecuencia, debido a que lo que realmente le importa en está etapa, es demostrar su éxito de conquista, además es en esta etapa en donde se definen los gustos, y madura sicológicamente, reconoce que es capaz de entregar afectos, sentimientos y reconoce sus límites. El joven se conoce a sí mismo más objetivamente, gracias a lo que puede tomas dediciones vocacionales y elegir de forma adecuada, para sus posibilidades. Es en esta etapa donde logra una solidificación de su personalidad, con lo cual se separa sicológicamente de la familia.

Pero también existe la posibilidad de que la relación no comience de muy buena forma, y sea más bien endeble, y esto se debe a que uno de los individuos no concretó la definición de su identidad. Aunque esta situación puede mejorar con el tiempo, la relación siempre queda marcada por el comienzo.

Tipos de Amor

Existen dos tipos de amor: el romántico y el maduro. El primer tipo de amor, es pasional y no se puede evitar. Es una atracción tan intensa entre dos personas, que sienten que no pueden vivir sin el otro. Esto se da en personas que se sienten incompletas y que buscan en el otro lo que a ellos les falta, de manera que pasan a ser dependientes de su pareja y desaparece el “tu y yo”, surgiendo el concepto de “nosotros”.

En la sociedad, existe una cultura que el único amor que nos enseña como verdadero, es el romántico, ya que si no hay pasión o el deseo de poseer o estar con la otra persona desaparece, entonces se dice que no hay amor y que la relación no tiene sentido.

En cambio, el amor maduro no es algo que se de solo, sino que se crea. Las relaciones que poseen este tipo de amor, son aquellas, en las que el mundo no sólo se dirija a la pareja, sino que también integren a otras personas, con las cuales sociabilizan. Los individuos se acompañan, se dan consejos y comparten sus problemas. Es un amor responsable, tierno, que se va nutriendo con el tiempo.

¿Por qué se elige?

Existen diversas motivaciones que nos llevan a elegir una pareja. Una de ellas es porque estamos enamorados y otra puede ser por conveniencia. Pero podemos elegir una pareja porque existe una atracción física, o debido a que realmente tenemos sentimientos hacia la otra persona. Pero cualquiera sea el motivo, existe al principio un proceso inconciente, pero luego aparece el proceso racional y conciente, que nos permite evaluar la relación y situación en la que estamos viviendo.

El proceso inconciente, es aquel en el cual, el individuo comienza a buscar en la otra persona, lo que él carece y se ve muy afectado por lo que ha vivido, los traumas que ha adquirido, sufrimientos y por deseos insatisfechos. Además, busca una persona que acepte, aunque sea parcialmente, lo que el individuo desea proyectar.

Otro motivo por el cual se elige, es la complementariedad. La complementariedad positiva es aquella que nos permite observar rasgos de nosotros que no conocíamos, además el individuo encuentra aspectos en la otra persona que ni el mismo ha desarrollado. Pero también existe la complementariedad negativa, en la cual, el individuo crítica a su pareja resaltando los aspectos negativos de ésta, para que se le parezca. Lo cual no permite que el individuo experimente un cambio y queda atrapado en su forma de ser.

Sin embargo, en las relaciones, por lo general, siempre hay una mezcla de ambas complementaciones. Mientras más desarrollado esté el conocimiento de sí mismo y mayor sea la madurez emocional, el individuo tenderá a entregar más que a recibir de la otra persona, y al contrario, existirá una complementación negativa, cuando el individuo no tenga claro el concepto de sí mismo y posea una inmadurez emocional.

El elegir a la pareja se ve influenciado por la sociedad, ya que ésta señala un determinado tipo de hombre o mujer, que es atractivo para cada grupo. También influye la familia, que es la que determina que es lo que se debe o no se debe elegir.

Pasos hacia el verdadero compromiso

Antes de elegir a la pareja definitiva, el individuo pasa por muchas relaciones efímeras, que al final de éstas dan paso a la desilusión. Y más tarde logra establecer relaciones más duraderas.

También hay etapas dentro de la relación definitiva, lo primero es sentirse atraídos y descubrirse, luego comienzan a compartir actividades, entrevén su intimidad, y finalmente llegan al noviazgo, aquella etapa en la que deciden compartir sus vidas y formar una familia.

Conclusión

El encontrar una pareja estable no es nada simple, hay que pasar por varias etapas para lograr un crecimiento interno en cada uno de nosotros para que la relación pueda ser estable, ya que, por el contrario, la relación resultaría bastante compleja, y la idea no es esa, sino que tener a alguien con quien compartir, a quien ayudar y de quien recibir ayuda. Encontrar una pareja, significa que debe desaparecer el concepto de “yo y sólo yo”, el egocentrismo, ahora debemos compartir nuestras vidas con otra persona, en la cual debemos confiar e integrarla a nuestras actividades. Pero por sobre todo, debemos complementarnos con nuestra pareja, de esta forma resultará más agradable la relación y más fácil de controlar.

Debemos superar muchos obstáculos y decidir por lo que realmente queremos. Sin embargo, no podemos elegir a una pareja sin tener una visión clara de lo que pretendemos para nuestro futuro y menos si no hemos tenido relaciones previas que permitan fortalecernos internamente, para tomar una buena decisión, ya que es muy difícil tomarla si es que no se ha vivido alguna situación semejante y podemos equivocarnos.