Relaciones de amistad

Interacción social. Actividad lúdica. Conocimiento de la historia. Desarrollo psicológico. Juego. Adolescentes. Personalidad. Sistema educativo. Aleatoriedad

  • Enviado por: YSG
  • Idioma: castellano
  • País: Cuba Cuba
  • 21 páginas
publicidad

Título: Potencialización de las Relaciones de Amistad y el Conocimiento de la Historia, a partir de la Actividad Lúdica.

Autores:

Lic. Yorkys Santana González. Universidad de Oriente. Cuba Email:

Lic. Maria del Pilar Soteras del Toro. Universidad de Oriente. Cuba Email.

Dr. Barry Schneider. Universidad de Ottawa. Canadá Email.

Resumen.

En el proceso de interacción social de los seres humanos, surgen las relaciones de amistad, que se erigen sobre la base del intercambio de afectos, emociones, motivos, necesidades, experiencias y acuerdos de comportamiento o normas de conductas a seguir, que permitan lograr una integración a cada situación o fenómeno que se presente en el devenir histórico social de las generaciones que susciten en la sociedad. Estas relaciones de amistad son fomentadas en muchas ocasiones por acciones per-se que se generan sobre la base de la actividad empírica, lo cual requiere de la necesidad de crear estrategias que permitan su consolidación a través de diligencias vinculadas a lograr estos objetivos, lo cual en ocasiones son logradas a través de los sistemas educacionales, donde también se requiere del estudio del conocimiento de la historia, y su determinación a nivel de aplicación en la sociedad actual. Lo que nos precisó trazarnos como objetivo presentar una estrategia de intervención lúdica para potenciar el desarrollo de las relaciones de amistad y el conocimiento de la Historia, en niños y adolescentes jóvenes, como sujetos de los sistemas educacionales. Partiendo del criterio que el niño y adolescente requieren de la actividad lúdica para el desarrollo adecuado de sus acciones volitivas y cognitivas, las cuales son transversalizadas por los afectos, que notifican la medida del desarrollo de su personalidad y los fenómenos, procesos y estados psicológicos que se generan en esta interacción humana, empero, imprescindible para la formación del hombre de la nueva generación que un proyecto social y educacional justo quiere formar. Algunas conclusiones nos permiten afirmar que esta actividad lúdica contribuye a potenciar el desarrollo de la formación de la personalidad de niños y adolescentes, fundamentalmente en las relaciones interpersonales y de amistad en los sistemas educativos; promueve el estudio de la historia en la sociedad, elemento esencial para la formación cultural, social de cada nación, el desarrollo ideológico, la identidad, pertenencia y el conocimiento político en la misma u otras.

Palabras claves: Relaciones de amistad. Actividad lúdica. Conocimiento de la historia.

Introducción.

En la vida del ser humano las relaciones interpersonales han sido el vínculo directo para lograr la mejor adaptación al medio ambiente, desarrollando grandes habilidades, perfiles de orientación, acciones en grupo e individualmente y permitiendo que el hombre y la mujer se acondicionen al sistema de vida existente en cada etapa de su desarrollo evolutivo e histórico.

En el proceso de interacción social de los seres humanos, surgen las relaciones de amistad, que se erigen sobre la base del intercambio de afectos, emociones, motivos, necesidades, experiencias y acuerdos de comportamiento o normas de conductas a seguir, que permitan lograr una integración a cada situación o fenómeno que se presente en el devenir histórico social de las generaciones que susciten en la sociedad.

Se puede apreciar como las sociedades justas tratan de condicionar un sistema educacional basado en el logro del establecimiento de relaciones interpersonales adecuadas, fraternales, conciliadas bajo la esquela de atención al prójimo, intercambio cultural y motivacional, esmero con el amigo, cuidado de los valores positivos que se generan y contribución al desenvolvimiento de una sociedad protectora, potenciadora de proyectos de vida y atención al ser humano, desde la base familiar, lo cual propicia la necesidad de incrementar el desarrollo de las relaciones de amistad que pueden considerarse movilizadoras de acciones en conjunto, influyentes en el estilo de vida de las personas y modificadoras de su conducta a favor del cumplimiento de determinadas normas y leyes sociales (Santana González, Yorkys y Del Pilar Soteras del Toro, Maria, 2001).

Así mismo estas relaciones de amistad potencian la formación de valores que se relacionan directamente con la educación que ofrece la sociedad, generando, esta última, medios de enseñanza que se preocupen por fomentar los mismos a través de actividades lúdicas, fundamentalmente en los niños y adolescentes jóvenes y que condicionen la estabilidad de los valores positivos que necesitan los agentes socializadores para incrementar la autoestima, la orientación y una calidad de vida física y psicológicamente saludable, en sus miembros.

No obstante todavía las estructuras y funciones que generan los planes educativos en las sociedades no han implementado específica y suficientemente acciones que potencien directamente el desarrollo de la amistad a partir de la actividad lúdica y viceversa, en el transcurso de los proyectos de enseñanza-aprendizaje u otros espacios que potencializan el sistema de formación, desempeño y seguimiento docente metodológico en el sistema educativo, así como la formación a partir del incremento del conocimiento necesario de las tradiciones históricas que constituyen la base de cualquier sistema político ideológico, cultural y económico-social de la sociedad en desarrollo.

Entonces será posible pensar, cuán necesaria sería potenciar acciones concretas que coadyuven al aumento de las relaciones de amistad en los niños y adolescentes; cuán necesario sería implementar acciones lúdicas concretas que incrementen en los niños y adolescentes el conocimiento acerca de nuestra historia. Elementos propicios y determinantes en cada formación y conservación de la situación política e ideológica de cada país en el mundo.

Muchos maestros y profesores se han dado a la tarea de buscar alternativas que puedan lograr enfrentar retos sobre incorporar en el aprendizaje, la coherencia, en cuanto a la forma de trasmitirlo a los niveles de enseñanza primaria y secundaria, como cualidad de todo el proceso educativo posterior del hombre.

En nuestra época se ha privilegiado la resolución de conciliar estrategias de aprendizaje que permitan a los estudiantes y/o alumnos incrementar su potencial cognitivo, a partir del análisis, síntesis y generalización del pensamiento.

Con este artículo nos proponemos presentar una estrategia de intervención lúdica para potenciar el desarrollo de las relaciones de amistad y el conocimiento de la Historia, en niños y adolescentes jóvenes, como sujetos de los sistemas educacionales.

Partimos de los presupuestos de que en cada escuela de enseñanza primaria y secundaria están creadas las posibilidades de crecimiento a partir de la interacción entre los alumnos y los mismos con los maestros, lo cual repercute positivamente en la implementación de la estrategia de intervención y se cumplimenta la materialización del proyecto.

En segundo lugar el niño y adolescente requieren de la actividad lúdica para el desarrollo adecuado de sus acciones volitivas y cognitivas, las cuales son transversalizadas por los afectos, que notifican la medida del desarrollo de su personalidad y los fenómenos, procesos y estados psicológicos que se generan en esta interacción humana, empero, imprescindible para la formación del hombre de la nueva generación que un proyecto social y educacional justo quiere formar.

En tercer lugar reconocemos que la actividad lúdica posibilita acciones que como factor movilizador, modificador, transformador y descubridor, genera nuevas expectativas en niños y adolescentes, que inciden en su apertura a los demás y socialización adecuada para el logro de la adaptación al medio en el cual establecen sus vínculos confraternales.

Por lo antes expuesto valoramos que para la materialización y objetivación de esta estrategia debemos trazarnos un conjunto de objetivos específicos a cumplir, los cuales versan sobre las siguientes ideas:

  • Determinar y explicar la importancia de la actividad lúdica para el desarrollo psicológico del niño y el adolescente.

  • Determinar y explicar la importancia de las relaciones de amistad en el desarrollo psicológico del niño y el adolescente, a partir de la actividad lúdica.

  • Diseñar acciones concretas que potencien las actividades lúdicas para el conocimiento de la Historia del País, en los niños y adolescentes.

La influencia del juego en el desarrollo psicológico de los niños y adolescentes.

El juego ha significado para el hombre una estrategia de socialización, por ello podemos decir que es inherente al desarrollo de la personalidad. Uno de los más practicados por los niños es el “juego de roles” (Rolplay Game), este le permite adentrarse en otras realidades y asimilar normas de conductas particulares de determinados grupos. Así como interactuar con personajes reales y ficticios de determinadas regiones o períodos históricos.

A partir de los años 60 aparece en la escena un tipo de juego de tablero en los que se desarrollaban acciones de simulación estratégica, la búsqueda detectivesca, el análisis de los amigos y enemigos y el combate. En estos juegos podían participar de 5 a 6 jugadores generalmente estudiantes y cada uno de ellos debería construir un personaje de acuerdo a un conjunto de reglas planteadas en una historia principal.

Uno de estos tipos de juegos denominados “Calabozos y Dragones”, aún hoy en día uno de los más conocidos, está inspirado en la cosmogonía planteada en los libros de J.R Tolkien. “El señor de los anillos”, “El Hobit” u otros. Esta experiencia inicial se tradujo en aportes a la promoción de lectura de la literatura de temática medieval, las historias de aventuras, la magia, el rescate u otras.

Actualmente existen algunas experiencias en la escuela europea y norteamericana en referencia a la educación en valores usando como herramienta los juegos de roles y reglas. La esencia es tratar de recrear la historia introduciendo elementos como la improvisación, la narración oral, el intercambio y apoyo mutuo, el trabajo en colectivo y la dramatización. Muchos aspectos del desarrollo de la cultura europea y norteamericana han sido mostrados a través de estos juegos y muchos ejércitos han sido enaltecidos en batallas simuladas en su afán de dominación y expansión territorial.

Hoy en día en el mercado encontramos tres tipos de temas en los juegos.

  • Los juegos de ficción.

  • Los juegos futuristas.

  • Los juegos de Historia.

Los primeros hacen referencia a los juegos que potencializan la ciencia ficción en el conocimiento de otros planetas irreales, la actuación de seres extraterrestres que llegan y aspiran dominar la Tierra y exhorta los ánimos de lucha por conservar la especie humana.

Los segundos nos transmiten el criterio sobre el futuro cercano o lejano y las cuales despiertan las ansías de conocimiento y pronostico sobre ese futuro que se juega.

Los terceros complementan más el desarrollo de la personalidad de los niños y adolescentes porque generan conocimiento de las raíces, de las costumbres e idiosincrasias y la conformación de los valores de identidad y pertenencia con la sociedad y su sistema imperante.

Estos juegos han logrado penetrar en la mente de los niños y adolescentes a través de la comercialización de las computadoras, y los programas de multimedia. Dejando un espacio para la preparación de los mismos en el manejo de las nuevas tecnologías de avanzada y el avance en la calidad de su utilidad.

Encontramos también juegos como la “Era de los Imperios” y “Conquistadores” que consisten en la creación de imperios a partir de la conquista y devastación de civilizaciones enteras en los que se estimulan antivalores tales como la traición, y la acumulación de riquezas, aspectos que deterioran la proyección futura de estos niños y adolescentes y actúan como un bumerán en las conformación y asimilación de los valores que se educan en los sistemas educativos de los diferentes países.

Lo ideal constituiría la promoción de la lectura de la Historia, de cualquier país, como respuesta a una cultura de conquista, emancipación y explotación por más de cinco siglos, lo cual enaltecería, en el juego, las batallas de nuestros ejércitos, la resistencia de la patria y las luchas que se sucedieron para lograr la libertad y la creación de una sociedad más justa, noble y soberana. También desarrollaría la destreza de la lectura y el acercamiento a una cultura de la investigación histórica, el conocimiento de las actividades políticas, sociales y culturales que transcendieron a nuestros antepasados y sus batallas por el logro de la independencia.

Cuando hablamos de conocer la historia hacemos referencia a fortalecer el sentido de pertenencia de la nueva generación, aspecto que permitirá identificar una historia propia llena de acontecimientos, valores y personajes que nos determinan como nación, como pueblo, con una identidad constituida y creada bajo los preceptos de la lucha y la conquista rebelde y soberana.

En los juegos de historia, que se transmiten a nivel internacional, siempre hemos sido víctimas de variados métodos en el intento de dominación de las masas, estos métodos van desde la conquista violenta, hasta las sofisticadas estrategias de manipulación en las que se ponen en práctica elementos de las más avanzadas tecnología como el cine, la televisión y los videojuegos.

Estos últimos han ganado proliferación en la población mundial, y aunque no representan en nada los valores universales de la convivencia social y mucho menos los históricos que sostienen la identidad de los pueblos latinos, si introducen constantemente acciones que generan actitudes hacia el consumo y la proliferación de las actividades capitalistas e imperialistas, que determinan el poder, la ambición y el placer de ganar, subordinando el respeto, la comprensión, el intercambio, la asimilación de errores y rectificaciones y la aceptación de los contrarios.

Valdría la pena preguntarse: ¿es imprescindible diseñar un juego para contribuir al desarrollo de un niño y adolescente más identificado con sus valores históricos y patrios?

¿Es necesario crear una metodología que responda a la implementación de acciones concretas para potenciar actividades lúdicas que determinen el desarrollo de las relaciones interpersonales y de amistad en niños y adolescentes?

Podríamos partir del hecho que la actividad lúdica es un elemento clave en el proceso de socialización del niño y el adolescente joven, en la formación de valores culturales, éticos, estéticos y la comprensión de las normas sociales, donde se puede mezclar el teatro, la narrativa oral y la investigación.

En el caso de los niños de edad escolar, la actividad lúdica se amplía y complejiza y continúa con el desarrollo del juego de roles, aunque cambia en relación a la duración del mismo, los temas que aborda y los contenidos de éste. Aparece, además en esta etapa, el juego de reglas.

El juego de roles cambia en cuanto a su duración, ya que los niños pueden permanecer jugando durante mucho tiempo, o por el contrario, no invertir mucho tiempo en el juego o simplemente no jugar, aún cuando no tengan ninguna otra ocupación ni actividad que realizar.

Por otra parte, los temas que se incluyen en el juego de roles del escolar resultan más variados y trascienden la experiencia directa del niño, lo cual no ocurría en la etapa anterior. A los representantes del sexo masculino, les gusta representar profesiones heroicas como aviador, policía o bombero; mientras que a las hembras otras profesiones como doctora, maestra, etc.

En relación con el contenido del juego de roles, el escolar va a representar no sólo cualidades valiosas de otras personas, sino que incluye en el contenido sus propias cualidades, lo cual va a influir de manera importante en la formación de la autovaloración del escolar.

Por su parte, el juego de reglas surge y comienza a desarrollarse en esta etapa. Dentro de estos juegos se incluyen todos aquellos en los cuales el escolar tiene que seguir determinadas normas para el desarrollo del mismo, siendo algunos ejemplos el juego de bolas, las damas, parchis y los escondidos. Estos juegos son practicados por el niño con sistematicidad, constituyendo un factor que influye en su desarrollo moral, dada la sujeción de la conducta del niño a determinadas normas.

En este tipo de juego podemos diferenciar la conciencia de la regla por parte del niño o la práctica de la regla por parte del mismo.

La conciencia de la regla se refiere a la forma en que los niños se representan el carácter sagrado de la regla (eterno, inmutable) o decisorio (por acuerdo de la sociedad infantil) de esta, su heteronomía o autonomía. En la edad escolar, la regla es considerada como sagrada e intangible, de origen adulto y esencia externa, y toda modificación constituye una trasgresión. Este respeto unilateral va disminuyendo a finales de la etapa.

Por otra parte las relaciones infantiles suponen interacción y coordinación de los intereses mutuos, en las que el niño adquiere pautas de comportamiento social a través de la actividad lúdica. En esta etapa escolar durante el juego, el niño entra en contacto natural con los demás niños y este desarrollo va incorporando nuevas formas de conductas, normas y reglas. De esta manera el niño va pasando por sistemas sociales de mayor complejidad que influirán en sus valores y en su comportamiento futuro. Con este juego se fomenta el debate, y la discusión como elemento de comunicación y consenso, en el momento de resolver los dilemas morales. Ahora bien un dilema moral, es un conflicto en el que están implícitos los valores. Algunas teorías señalan que el individuo aprende a comportarse en sociedad a través de premios y castigos (conductismo de Watson), otras teorías hablan más de las variables cognitivas y afectivas del pensamiento en la comprensión de reglas cognoscentes, a este proceso de diferenciación entre lo aceptable e inaceptable, comprensión y aceptación de las normas se le llama Socialización.

Esta asimilación de las normas condiciona un respeto y adaptación a la sociedad y una preparación de los argumentos que se dispondrán en su futuro, porque las normas sociales señalizan los comportamientos esperados en una sociedad o grupo dado y representan la exigencia a seguir un determinado patrón comportamental. Éstas se transmiten de generación en generación a la par de las costumbres y las tradiciones, conjuntamente, con el objetivo de preservar el orden social se prescriben y trasmiten también los modos de sanción a adoptar ante la violación de las mismas, los medios para sancionar la conducta desviada, que se detecta, entonces, a partir de la violación de estas normas, lo que permite que se estructuren relaciones de amistad basados en la solidaridad, comprensión, aceptación de los caracteres del otro y reacción de apoyo mutuo entre los miembros que desempeñan el juego.

Con relación a la práctica de la regla (forma en que los niños la aplican en el juego) surge la necesidad de la comprensión y el control mutuo, así como de ganar acatando reglas comunes. No obstante, aún las reglas no se dominan en detalle y por esto tiende a variar, tratando los niños de copiar en el juego al más informado.

En el caso de los adolescentes el juego constituye un medio de diversificación para establecer y fomentar las relaciones interpersonales y de amistad, lo que permite representarse una forma más eficiente de interacción y participación en el grupo al cual accede a partir de sus valores, sentimientos y gustos.

Con la actividad lúdica en la adolescencia se pueden lograr las condiciones para un mejor desarrollo de las capacidades educativas y prevenir las consecuencias que pudieran generar las diferencias entre las necesidades educativas de los educandos y las respuestas de los sistemas educativos; (adaptación inicial a la escuela, detección precoz de alumnos con necesidades educativas especiales, estimulación y procesos dirigidos a permitir a los alumnos afrontar con progresiva autonomía las exigencias de la actividad educativa, etc).

Pues como dijese Vigostky la zona de desarrollo próximo permite el incremento de la asimilación de los contenidos impartidos en los sistemas educativos y la inserción al medio social en sus múltiples alternativas del desempeño generacional y las relaciones interpersonales. Por lo que el juego potencia las relaciones de amistad que pueden servir como pautas para fomentar grupos de trabajo en las aulas que cedan a la incorporación y adecuación del contenido de estudio de las diferentes asignaturas.

La influencia de las relaciones de amistad en niños y adolescentes para el desarrollo de su personalidad.

Se espera que el individuo alcance el status primario, que asuma una independencia que le permita expresarse personalmente y dirigirse hacia roles y metas de acuerdo con sus habilidades y posibilidades ambientales (Montenegro y Guajardo, 1994).

En el caso de los niños de edad escolar la amistad se define por la cooperación y ayuda recíprocas ya que los amigos se perciben como personas que se ayudan una a otras para lograr objetivos comunes. El avance de la capacidad de “descentración” (entiéndase: ponerse en el punto de vista de los otros) concede al niño la posibilidad de analizar, comprender y apreciar no sólo las conductas manifiestas de los otros, sino también las intenciones, los sentimientos y los motivos que los mueven, y comprender que pueden ser distintos a los suyos. Esta descentración cognitiva permite al niño entender las relaciones, basándolas en la reciprocidad: yo evalúo el comportamiento de mis amigos conmigo, pero ellos también evalúan cómo me comporto con ellos. La posibilidad cognitiva de realizar evaluaciones recíprocas confiere un nuevo carácter a las relaciones de amistad: se empieza a considerar que la confianza mutua y la ayuda recíproca son los pilares para el mantenimiento de la amistad (Ortiz Alcalde, Natalia, 2003)

A estas edades, los niños que más amigos tienen son aquellos que más ayudan, aprueban a los otros, prestan atención y cariño a sus compañeros y acceden con gusto a sus peticiones, mientras que los más rechazados son los que se niegan a colaborar, ignoran a los demás o los ridiculizan, acusan y amenazan.

En este momento evolutivo, las amistades se entienden como relaciones más duraderas y menos frágiles que en la etapa anterior, debido a que se desarrollan con mutuos actos de ayuda y manifestaciones de buena voluntad que tienen lugar a lo largo del tiempo y se continúan desarrollando aun más en la etapa adolescente.

El adolescente estructura las actitudes y pautas de comportamiento adecuadas para ocupar un lugar en el mundo de los adultos (Hurlock, 1980). Se produce la maduración social, puesto que el individuo logra incorporar las relaciones sociales y sus esquemas, comprendiendo de esta manera la importancia del orden, la autoridad y la ley (Remplein, 1971). La relación con los otros es más sincera, y no se busca como un medio de referencia para conocerse a sí mismo, sino con un verdadero interés por su valor personal, incluyendo la ayuda y sacrificio si lo necesita (Remplein, 1971)

El adolescente se motiva a la acción solidaria, posibilitado por los nuevos sentimientos de altruismo, empatía y comprensión, lo que le provoca una gran satisfacción, y logra el anhelo de ser importante; estos afanes solidarios comúnmente se desarrollan en conjunto con otros jóvenes de ideas comunes, que son los movimientos juveniles dando lugar a las relaciones de amistad y sus valores intrínseco. (Remplein, 1971; Hurlock, 1980; Craig, 1997).

Las amistades cumplen en esta etapa variadas funciones, como el desarrollo de las habilidades sociales, como ayuda para enfrentar las crisis y los sentimientos comunes, ayuda a la definición de la autoestima y status, no por lo que dicen, sino por la posición del grupo al que pertenecen (Remplein, 1971; Hurlock, 1980; Craig, 1997). En la adolescencia disminuye el número de amigos, en comparación con la pubertad, buscando características afines; se hacen más estables en el tiempo e íntimas; también aparecen las amistades con el sexo opuesto (Montenegro y Guajardo, 1994; Hurlock, 1980; Craig, 1997). La capacidad racional desarrollada junto con la objetividad lograda, permite que las tensas relaciones con los padres y profesores se relajen, admitiendo sus influencias, dependiendo del valor objetivo de su opinión, dándose incluso la relación de amistad con uno de los padres (Remplein, 1971).

En todas las décadas se ha dado que los adolescentes, sobre todo los preuniversitarios, son una fuerza de cambio valórico de la sociedad; también son capaces de formar nuevos valores a parte de los entregados por los padres (Craig, 1997).

Una de las conductas riesgosas más difundidas en la adolescencia es el consumo de alcohol y drogas, porque creen que es una marca distintiva de la adultez (Craig, 1999). La adolescencia se constituye actualmente en un factor de riesgo para el consumo de drogas, porque le permiten adquirir una identidad, establecer fuertes lazos de amistad, recursos para enfrentar situaciones estresantes. Otros factores descubiertos en Chile son la actitud favorable de la actitud de la familia hacia las drogas, un alto grado de conflicto familiar, fracaso académico o bajo compromiso escolar, aprobación o uso de drogas entre amigos e insatisfacción personal. En Chile existía en 1991 una prevalencia de consumo experimental del 11.8% y consumo frecuente del 10.4% entre jóvenes de 18 a 25 años. La primera experiencia de consumo ha sido ubicada entre los 15 y los 19 años (Montenegro y Guajardo, 1999).

En algún punto de su vida la mayoría de los adolescentes incurren en una conducta delictiva, aunque sólo la minoría participa en conductas de riesgo elevado con propósitos destructivos (Craig, 1997). No se puede atribuir sólo a la pertenencia de un estrato social, sino que más bien a que no están dispuestos a adaptarse a la sociedad y desarrollar un adecuado control de los impulsos o a encontrar salidas a la ira y a la frustración (Craig, 1999). También se postula que la delincuencia se produce por una baja autoestima, sentimiento de insuficiencia, rechazo emocional y frustración de las necesidades de autoexpresión; la indiferencia, el rechazo o apatía de los padres también puede ser considerado un indicador de delincuencia (Mussen, 1985).

La delincuencia es una de las adaptaciones extrema a lo que la sociedad desaprueba, satisface necesidades de autoestima, brinda la aceptación del grupo de camaradas, y da una sensación de autonomía (Craig, 1999).

Las conductas de riesgo de los adolescentes (alcoholismo, drogadicción y delincuencia, estarían relacionadas con un sentimiento de omnipotencia, necesidad de probar su capacidad asegurando su autoestima (Montenegro y Guajardo, 1994).

Estas conductas de riesgo son disminuidas a partir de la implementación de una adecuada relación de amistad porque el significado de la amistad y el tener amigos es algo que se instaura en la infancia y estas primeras adquisiciones influyen en su desarrollo posterior. Al principio el niño se relaciona básicamente con su familia más íntima (padres, hermanos...), pero poco a poco, sobretodo gracias a la escuela, el niño inicia su socialización entablando lazos afectivos fuera del hogar. Descubre a otros niños de su edad, con otras características, algunas iguales y otras diferentes a él. Aprende a compartir, a confiar y a querer a personas de su misma edad. Hay un doble vínculo de forma que la personalidad del niño influye claramente en el desarrollo de sus amistades y éstas, a su vez, también lo hacen sobre su personalidad. En esta etapa es fundamental el aprendizaje que se hace a partir de los padres, de sus amigos y de la relación que tengan con ellos porque es más fácil que un niño y/o adolescente tenga amigos en una familia en la que se valoran y potencian los lazos de amistad, que en una que se subvaloren estas relaciones.

Estrategia para la implementación de la actividad lúdica en el sistema educativo de niños y adolescentes.

Idea original de la estructura. José Gregorio Rodríguez y Rafael Eugenio Ariza 2003.

Es importante hacer un alto para señalar que el desconocimiento de la historia del país es una problemática que repercute en la conciencia social e individual de cada sociedad y puede constituir un determinante en la ausencia de la identidad, pertenencia con el sistema, el medio y la sociedad en que el sujeto se desempeña, además de evitar la creación de valores favorables en la defensa y comprensión de acciones políticas, sociales e ideológicas que se generan en las instituciones y el gobierno, del país en cuestión. Por lo que resulta necesario implementar acciones lúdicas que permitan generar el conocimiento de la historia y que sea de fácil comprensión, motivación y asimilación para estos niños y adolescentes.

Esta actividad lúdica (juego) es de fácil comprensión y asimilación por parte de los educadores y educandos, la cual no necesita materiales inalcanzables o de gran magnitud económica para su implementación. A continuación indicamos la estrategia para su implementación.

Estructura del juego.

El juego consta de dos partes fundamentales en su estructura esencial, la cual se divide en La guía y el texto histórico.

La guía.

Indica las normas que regulan las acciones de los participantes, las situaciones que se presentan y la resolución de problemas. Esta guía establece parámetros que dan formas a la dinámica grupal que potencializará en cada instante el desarrollo del texto histórico. En la guía se revisan los aspectos fundamentales en cuanto a las “Partidas” o “Sesiones”. Entre estos elementos tenemos:

  • Los personajes jugadores. Ejemplo. Son los participantes los que los crearán a partir del conocimiento de una parte de la historia y adquieren su propia personalidad.

  • Los personajes no jugadores. Ejemplo. Estos participantes son introducidos al juego a través de un Director. Estos tienen un papel fundamental ya que sirven de orientadores, además de catalizar las acciones de los personajes jugadores.

  • El Director. Ejemplo. Entre los participantes uno de ellos debe fungir como director del juego (al principio es bueno que sea el docente que tenga experiencia en Historia), le corresponde a él recrear la historia a través de la narración oral, mostrar el contexto y las diferentes alternativas de acción que tienen los personajes jugadores. El director es los sentidos, los ojos, oídos, tacto… que le permite a los participantes ponerse en contacto con la realidad del juego. Es decir la historia narrada. La idea es que en el salón de clases se estructuren equipos, todos tengan la oportunidad de pasar a cumplir ese papel. Sólo se necesita incentivar la creatividad, capacidad narrativa, habilidad y las reglas del juego, características que se desarrollarán durante la práctica continua.

  • La dinámica. Ejemplo. Consiste en desarrollo del juego, enmarcado en el contexto histórico que va desde una época determinada hasta otra de carácter relevante para el País, en cuanto a la lucha por la liberación de la nación. Los elementos fundamentales que sostienen la dinámica son los siguientes:

    • La búsqueda o trabajo de indagación con los libros, los manuales de historia, que permitan descubrir los elementos necesarios para que el equipo pueda ganar.

    • El periplo o viaje de los personajes. Los viajes que se pueden hacer por los caminos de la historia y dentro de lugares relevantes que se recreen en el juego.

    • El combate. Que debe de poseer como características el uso de las armas convencionales que se usaron en la lucha por la independencia y la estrategia de guerra que es más importante que los propios utensilios de guerra.

    • El trabajo cooperativo. Se debe trabajar en cada momento a la ayuda mutua, cooperación, intercambio, búsqueda, entrega de datos entre los participantes del equipo, etc.

    • El combate. Ejemplo. Es el elemento principal, la historia central del juego es la guerra independentista, por lo tanto deben existir dos bandos bien definidos. El de los dominantes que luchan por perpetuar el dominio y la hegemonía y el de los patriotas que luchan por la tan anhelada independencia. Para no representar la violencia de los combates se realizará una “batalla de ideas” en las que se pueden presentar:

      • Dilemas Morales.

      • Análisis de pensamientos de los próceres de las revoluciones que se están defendiendo.

      • Trabajos o tareas.

      • Los participantes superarán los obstáculos en la medida en la que puedan responder a las preguntas o realizar las tareas o trabajos. ()revolucionario()

      • En el análisis del pensamiento histórico de los libertadores del país. Se tomará un pensamiento y se responderá a una pregunta, se determinarán los valores o se buscará la relación con la actualidad. Esta labor sumará 2 () más la Destreza en la búsqueda (D).

      La creación del personaje.

      El personaje será creado y representado por el participante y para ello se tomará en cuenta dos factores:

      • La etnia, entre las que tenemos al blanco criollo, blanco peninsular, aborigen, mestizo y el negro.

      • La categoría, es el modo en que se gana la vida el personaje. Entre estos tenemos al campesino, comerciante, brujo, esclavo, y sacerdote.

      • Las pericias. El personaje en cada sesión irá ganando habilidades (nadar, escalar, montar a caballo, etc).

      • Los valores. Cuando se realiza una determinada tarea, se analiza un pensamiento, o se discute un dilema moral, el personaje desarrollará determinados valores.

      Para crear un personaje.

      • Se escoge una etnia y una categoría.

      • Se le da un nombre, peso, estatura y edad.

      • Se lanzan 2 dados para determinar las características físicas e intelectuales. Por ejemplo para determinar la destreza se lanzan dos dados de 6 caras y si obtenemos 6 + 4 el puntaje de D será de 10 puntos, y así con las demás características mencionadas anteriormente.

      • Los puntajes de vida (PV)se obtienen multiplicando por 2 la constitución física.

      • El Director le asigna un motivo y una misión personal.

      • Se le asignan objetos, animales, utensilios, etc.

      • El participante debe investigar con ayuda docente acerca de las características del personaje y su época.

      La hoja de creación del personaje.

      Esta es una panilla que irá siendo llenada por el participante en el proceso de creación de su personaje. En estas se anotarán los rasgos, valores, principios y desarrollo evolutivo que se producen en el personaje, así como pericias y nuevas habilidades.

      Las sesiones: en un salón de clases se pueden estructurar 6 ó 7 equipos, cada uno debe tener un director, que guiará el juego con asesoría del maestro. El texto histórico será elaborado por el docente y presentado al master con anticipación. El tema puede ser discutido en clases en la semana y los jueves un espacio de 45 minutos se pueden dedicar a la implementación del juego. Para desarrollar el texto histórico se pueden tomar de 4 a 5 sesiones, en dependencia de la complejidad del problema a resolver en el decursar histórico.

      El texto histórico.

      Consiste en un texto que muestra la historia general, el contexto social, cultural, económico y político de la época tratada, en dependencia del caso de cada país y su situación geográfica. Las etapas de la independencia de cada contexto histórico o el seleccionado específicamente para su debate y se determinaran las situaciones que encaminarán las aventuras que los personajes vivirán.

      Este texto histórico muestra a su vez situaciones más específicas, escenarios que presentan varios escenarios que presentan varias alternativas de acción, en las cuales deben ser resueltos problemas, evadiendo obstáculos o realizando acciones de enfrentamientos de los ejércitos o fuerzas de liberación. Un docente puede tantos textos históricos como su imaginación le permita, siempre y cuando se respeten los acontecimientos reales.

      El texto histórico va adquiriendo sentido en la medida que se implementa, a través de la narración oral de director y de las acciones de los ejemplos.

      ¿Cómo estructurar el texto histórico?

    • El docente debe preparar el texto histórico presentando las situaciones que deben ser resueltas. Por lo que se debe tener en cuenta los siguientes elementos:

      • La historia central, el contexto y los principales acontecimientos que se sucedieron en estrecha relación entre ambos.

      • Presentar las situaciones en el orden en que serán desarrolladas.

      • Determinar las tareas, preguntas, así como los dilemas morales que se puedan encontrar en las diferentes situaciones.

      • Presentar las diversas alternativas de acción de los personajes de acuerdo al ambiente.

      La aleatoriedad.

      Para dar fluidez a las acciones de los personajes , sin establecer una rigidez extrema en el desarrollo de las mismas, se utilizarán los dados. Esto incide en evitar que los resultados dependan en un 100% de los personajes jugadores o el director.

      Ejemplo del desarrollo del texto histórico.

      Director / Pedro. “...estamos a punto de iniciar un viaje a través de nuestra historia , para conocer los personajes que han marcado pautas en la gesta libertadora de nuestro país...”

      Mis palabras serán las que guiarán esta interesante travesía, pero tú debes escoger, decidir tus propias acciones mientras te muestro todas las posibilidades. Aquí va la primera pregunta:

      “¿aceptas incorporarte en esta interesante aventura y salvar todos los obstáculos que se te presenten en el camino por alcanzar la victoria junto a tus compañeros?”

      Todos los personajes: “Acepto”.

      Master “muy bien en este momento es de noche, hay un camino largo, que termina en un apequeña colina, se ve humo a lo lejos...” “... es un pequeño poblado, se oye golpes de tambores en la distancia...” “¿qué podemos hacer?”

      Roberto: “...me acerco con cuidado en la dirección donde se oye la música, les pido a mis compañeros que me sigan...” “ ¡Vengan!”

      Manuel: “...no podemos ir, es muy arriesgado, mejor esperamos a que amanezca...”.

      En este caso se arrojaran los dados para probar voluntad. ¿Quién logra convencer al compañero?. Cada uno lanza los dos dados y el que mayor puntaje tenga convence a su compañero. Y así sucesivamente en las diversas acciones que se presenten.

      Algunas recomendaciones necesarias para implementar esta actividad lúdica.

      • La guía debe ser elaborado con un lenguaje sencillo ya que está dirigido a niños de edad escolar y adolescentes .

      • No debe ser muy extenso, ni debe contener un exceso de normas. Las mismas son recomendables que las elaboren los docentes que trabajaran el texto histórico.

      • Se pueden diseñar tarjetas de diferentes colores para las preguntas, dilemas morales y tareas que se asignaran durante la travesía.

      • Es recomendable realizar un estudio piloto en grupos de 5to y 6to grado de escolaridad primaria y 7mo, 8vo de secundaria básica.

      • Se podría trabajar con recursos nemotécnicos como la música, los dibujos, mapas pequeños sobre los territorios de las batallas, etc, que permitan ambientar las sesiones de trabajo.

      Conclusiones.

      • Esta actividad lúdica contribuye a potenciar el desarrollo de la formación de la personalidad de niños y adolescentes, fundamentalmente en sus relaciones interpersonales y de amistad a través de los sistemas educativos.

      • Promueve el estudio de la historia de los países en cuestión, elemento esencial para la formación social de cada nación, el desarrollo ideológico, la identidad, pertenencia y el conocimiento político en la misma.

      • Promueve el desarrollo cultural, moral, ético y potencia los valores educativos y socioculturales que permiten el acerbo científico de la nueva generación.

      • Se logra incrementar una estrategia lúdica que incide en la formación académica y la relación enseñanza-aprendizaje de los niños y adolescentes del país.

      • E impulsa el trabajo en equipo, el respeto a la opinión de los otros, la apertura al otro, la crítica la autocrítica, la autodeterminación y el crecimiento personal de los niños y adolescentes del país.

      Bibliografía.

    • Cszikszentmihalyi, M y Larson. (1984). Being Adolescent: Conflict on Growth on the Teenage Years. Ed. Basic Books. New York. E.U.A.

    • Coleman, J. (1980). Friendship and the Peer Group in Adolescence. In J. Adelson. Ed. Handbook of adolescent. New York: Wiley.

    • Condon, J.W, y Crano, W.D. (1998). Inferred evaluation and the relation between sttitude similarity and interpersonal attraction: Journal of Personality and Social Psychology. 54.

    • Craig, G. (1999). Desarrollo psicológico. Prentice Hall

    • De Vanna, Umberto. (1990). El color de la Amistad. Ediciones Paulinas. Caracas, Venezuela.

    • -----------------------. (1990). Padres e Hijos. Ediciones Paulinas. Caracas, Venezuela.

    • Elbedovv, Salman and Shulman Perikeden, Shmuel. (1997). Adolescence Intimancy. A cross-cultural estudy. Journal of across-cultural Psychology. Vol 28 No 1 January. Western, Washintong University. USA.

    • Fehr, Beverley. (2000). The life cycle of friendship. Hendrick, Clyde (Ed); Hendrick, Susan S (Ed); et al. Close relationships: A sourcebook. Thusand Oaks, CA, US: Sage Publications, Inc. XXIII.

    • Field, Tiffany and Hong, Caludia.(1995). Adolescent's Intimacy with Parents and Friends. Adolescence, Vol 30 No 117. Libra Publisher, Inc 3089c. San Diego.

    • Gecas, V.,Seff, M.A. (1990). Families and Adolescent: A Review of the 1980s. Journal of marriage and the family.

    • Harré y Lamb(1990). Diccionario de psicología evolutiva y de la educación. Barcelona: Paidós.

    • Hurlock, E.(1980). Psicología de la adolescencia. Madrid: Paidós

    • Merani, A.(1982). Diccionario de psicología. Barcelona: Grijalbo

    • Milicic Alcalai y Torretty(1994). Ser mujer hoy y mañana de Sudamérica.

    • Ortiz, Natalia Alcalde.

    • Montenegro y Guajardo (1994). Psiquiatría del niño y del adolescente. Santiago: Salvador

    • Mounts, N; Steinberg, L. (1995). An ecological analysis of peer influence on adolescent grade point average and drug use. Developmental Psychology, 31,6, 915-922

    • Mussen. P(1985). Desarrollo de la personalidad en el niño. México: Trillas

    • Muzzo y Burrows, (1987). El adolescente chileno. Santiago: Universitaria.

    • Papalia y Olds.(1998). Desarrollo humano. México: Mc Graw- Hill

    • Pike, A; McGuire, S; Hetherington, E; Reiis, D. (1996). Family environment and adolescent depressive symptoms and antisocial behavior. A multivariate genetic analysis. Developmental Psychology , 32, 4, 590-603

    • Real Academia de la lengua Española (1992). Diccionario de la lengua española. Madrid: Real Academia de la lengua Española.

    • Remplein, H. (1971). Tratado de psicología evolutiva. Barcelona: Labor.

    • Ortiz Alcaide, Natalia (2003). Relaciones de Amistad. Editorial Gibralfaro. Revista de Ciencias Humanas. Año I. Número 10. Junio de 2003.