Relación obligatoria

Derecho Civil Patrimonial español. Deuda. Obligación. Responsabilidad

  • Enviado por: Lilouba
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 1 páginas
publicidad

LA RELACIÓN OBLIGATORIA

OBLIGACIÓN --- toda obligación consiste en dar, hacer o no hacer.

Es una situación bipolar en las que hay:

* Acreedor - titular del dcho subjetivo (crédito), le faculta para exigir al deudor los que es debido (prestación), además de unas facultades para la defensa de sus intereses.

*Deudor - tiene un deber jurídico (deuda), que le impone la observancia de un comportamiento debido y tiene que soportar las consecuencias de su falta.

DEUDA Y RESPONSABILIDAD

* Deuda - deber de realizar la prestación.

*Responsabilidad - sujeción del deudor al poder coactivo del acreedor para la satisfacción forzosa de sus intereses.

*Deuda sin responsabilidad - (Obligaciones naturales). Obligación en las que el acreedor se encuentra desprovisto de acciones para exigir coactivamente el cumplimiento de la obligación.

*Responsabilidad sin deuda -- (Solidaridad pasiva). Cada deudor responde del total de las deudas aunque sólo debiera una parte.

*Deuda con responsabilidad limitada - Limitada a uno o varios bienes del deudor que pueden llegar a ser insuficientes para cubrir la totalidad de las deudas.

PATRIMONIALIDAD COMO ELEMENTO DE LA OBLIGACIÓN

Es una polémica acerca de si en la obligación, la prestación deba tener un contenido patrimonial. En dcho moderno se admite la ejecución sin necesidad de trasladar a dinero la obligación, pero sí debe tener la posibilidad de valoración económica.

FUENTES DE LAS OBLIGACIONES

Las obligaciones nacen de la ley, de los contratos, de los cuasicontratos, de los actos y omisiones ilícitos, o en que intervenga cualquier género de culpa o negligencia.

Voluntad unilateral -- Alude al supuesto de que una declaración unilateral de voluntad cree una relación obligatoria. Especial atención a la promesa de pública recompensa. Los autores están divididos en este aspecto, unos entienden imprescindible para que la obligación surja la aceptación del destinatario de la promesa aunque sea tácita o presunta; otros admiten, con reservas su validez, dado que la promesa, que vincula a quien la hace, no busca tanto una declaración de voluntad de aceptación, sino la efectiva ejecución de los actos queridos.