Relación entre posmodernidad y ciencia

Tecnología. Nihilismo. Materialismo. Ser humano. Humanismo. Renacimiento. Modernidad. Nietzche. Marx. Freud. Rorty. Lyotard. Foulcault. Derrida

  • Enviado por: Gisela Lambruschini
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 11 páginas
publicidad

INTRODUCCION

El propósito del presente trabajo es establecer la relación existente entre ciencia y postmodernidad. Los cambios que se registran en el paradigma científico actual, respecto al periodo de la modernidad, serán abarcados en el transcurso de este análisis.

Para lograr una mayor claridad sobre el objetivo de este estudio se desarrollarán, principalmente, los conceptos de Postmodernismo, Modernismo y la Ciencia, para concluir con un análisis lo más objetivo posible, que refleje el valor que el hombre actual le asigna a las ciencias, en el marco de la postmodernidad.

La hipótesis que se plantea es que el saber que es considerado válido en la época que nos ocupa tiene íntima relación con los valores y los dispositivos de poder vigente, afianzado en el imaginario social.

CAPITULO I: LA CIENCIA

DEFINICION DE CIENCIA

El vocablo “ciencia” proviene del latín scientia, que en un sentido escrito significa “saber”. Sin embargo, al término saber debe otorgársele un significado más amplio y, así, ciencia seria el “conjunto de lo que se sabe por haberlo aprendido mediante una continuada actividad mental. Para tener ciencia hay que abarcar al menos todo un sistema de conocimientos; para tener saber basta con poseer más conocimientos acerca de uno o varios sistemas de los que tiene el vulgo. En pocas palabras, “el saber es la ciencia del hombre que no es ignorante”.

Podemos definir a la ciencia, desde un punto de vista totalizador como un sistema acumulativo, metódico y provisional de conocimientos comprobables, producto de una investigación científica y concerniente a una determinada área de objetos y fenómenos.

Sus principales características son:

  • la capacidad descriptiva, explicativa y predictiva mediante leyes,

  • el carácter crítico,

  • fundamentación lógica y empírica,

  • carácter metódico,

  • sistematicidad,

  • comunicabilidad mediante un lenguaje preciso,

  • pretensión de objetividad.

Lo anterior indica que la ciencia se funda en una forma de pensar analítico-racional, basándose en los principios lógicos de identidad y no contradicción, estableciendo sus verdades por demostraciones y verificaciones, y utilizando símbolos precisos y unívocos. Esta forma de pensar no está dada naturalmente desde el origen del hombre, sino que es el resultado de procesos de transformaciones políticas, económicas y sociales que posibilitaron el surgimiento de un modo de pensar argumentativo y racional.

Se pueden diferenciar tres grandes modelos o paradigmas en cuanto al modo de comprender el conocimiento científico:

  • Premoderno: que abarca la antigüedad y la Edad Media, donde imperaba la creencia en el geocentrismo, el orden teológico y que el universo tiene un fin.

  • Moderno: surgido a partir de la revolución científica y la primera mitad del siglo XX, donde reinaba el ideal de racionalidad pleno basado en el poder de la razón y las ciencias exactas.

  • Postmoderno: Se constituye en la segunda mitad del siglo XX. Su discurso constituye un asalto al saber científico (se amplía en el Capítulo II).

La ciencia es el instrumento por medio del cual el hombre puede constatar o certificar científicamente cualquier objeto de estudio o fenómeno natural, de una manera exacta utilizando una serie de mecanismos e instrumentos de los cuales se puede obtener resultados certeros, mediante lo que es llamado método científico.

La ciencia ha de ser vista como una de las actividades que el hombre realiza, como un conjunto de acciones encaminadas y dirigidas hacia un determinado fin, que no es otro que el de obtener un conocimiento verificable sobre los hechos que nos rodean.

Tomando aspectos de las anteriores definiciones de la ciencia, se puede establecer que es un proceso sistemático en la que intervienen como principio la teoría y las normas, establecidas a través del método científico. Su labor es descubrir hechos y anexarlos a las informaciones preexistentes, afinando así la totalidad del conocimiento actual.

A pesar de la impresión popular, no es la finalidad de la ciencia responder a todas las preguntas, solo a aquellas que pertenecen a la realidad física (experiencia empírica medible). Ella no hace afirmaciones sobre cómo la naturaleza es, sino que solo puede hacer conclusiones acerca de nuestras observaciones de la naturaleza.

No es una fuente de juicio de valores subjetivos, a pesar de que sí se puede hablar de cuestiones éticas y de política pública, indicando las consecuencias de las acciones. De todos modos, la ciencia no nos puede decir cuál de esas consecuencias es la mejor.

Relación ciencia y tecnología:

Ambas necesitan de un método experimental para ser confirmadas, que pueda ser demostrable por medio de la repetición.

La ciencia se interesa más por el desarrollo de leyes, las cuales son aplicadas por la tecnología para sus avances.

Existe una tecnología para cada ciencia, es decir, cada rama posee un sistema tecnológico diferente, que permite un mejor desarrollo para cada una de ellas.

Los procesos de producción, las fuentes de alimentación, la medicina, la educación, la comunicación o el transporte son todos campos cuyo presente y futuro están fuertemente ligados al desarrollo tecnológico y científico.

En la era de la posciencia más del 90% de las investigaciones se realizan en función de su aplicación a la realidad, esto es, la tecnología.

La ciencia y la tecnología han contribuido a mejorar nuestras condiciones de vida, aumentando su calidad y transformando nuestro entorno. Sin embargo, han ocasionado también problemas como lo son: el aumento de la contaminación, el uso de sustancias tóxicas indiscriminado, el deterioro progresivo del medio ambiente, la desertización, el empobrecimiento de la flora y la fauna. Los accidentes y enfermedades relacionados con la tecnología son una parte importante de estos riesgos.

Por otra parte, no son ajenos los efectos provocados sobre la economía, aumentando la brecha que marca las diferencias entre los países desarrollados y en vías de desarrollo, y agravando las situaciones de pobreza.

CAPITULO II: POSTMODERNIDAD

Antes que nada es importante dar a conocer qué es la modernidad. Esta surge a mediados del siglo XIV, XV de la mano del Renacimiento y el Humanismo.

El Renacimiento estaba caracterizado por el interés en la cultura grecorromana. La sociedad se encontraba bajo el régimen de las instituciones políticas. La economía pasó de estar constituida sobre la base de la agricultura, a ser mercantil. La influencia ejercida por la Iglesia pasó a un segundo plano, porque el hombre no deseaba respuestas teológicas, sino más bien racionales.

El Humanismo, por su parte, reflexiona sobre la dignidad y el valor de las personas. El hombre es considerado racional, posee la capacidad de buscar y encontrarse con la verdad.

En el año 1789 se produce la Revolución Francesa, a raíz de la expresión de descontento de la sociedad burguesa hacia la monarquía, que en ese entonces era representada por Luís XVI. El Rey fue derrocado, y con esto se redactó una Constitución que abolía la monarquía. Dentro de esta constitución también se trataron las ideas de libertad igualdad y fraternidad.

A partir del año 1850 se da aquello que ha sido llamado “las tres humillaciones de la razón”: Marx, Freud y Nietzche.

Nietzche: planteaba que los valores propuestos por el cristianismo ya no eran los importantes para la sociedad. Su frase más célebre es "Dios ha muerto". Propuso que los valores cristianos debían ser reemplazados para formar un superhombre, que no creyera en la existencia de algo superior, dado que el hombre era lo máximo. Las características de este superhombre eran el ser utópico, seguro, independiente e individualista. Sus pasiones y deseos son frenados por la razón, se concentra especialmente en el mundo real. No cree en las promesas de las religiones. El sufrimiento y el dolor son parte de la existencia de la humanidad. Éste hombre debe crear sus propios valores.

Marx: planteaba que el hombre no era libre, sino que estaba condicionado por las cuestiones económicas y las relaciones comerciales. Todo tiene base en el aspecto económico, y los valores de la sociedad se forman a través de la conveniencia económica.

Freud: sugiere que la razón del hombre está dominada por su inconsciente. Por ende el hombre no es completamente libre. No puede manejar su mente porque está bajo la influencia del inconsciente.

La antigüedad miraba al pasado, a la patria, a los santos. Con la modernidad miramos a un futuro mejor; Marx dice que hay que “hacer la revolución para que nuestros hijos la disfruten”. Freud, otro moderno, dice que hay que “tratar de crear una sociedad psicoanalizada para que la gente sea feliz y pueda cumplir sus deseos”.

La Modernidad, deviene como el resultado de un desarrollo económico del capital, denominado globalización. Generó dos grandes variantes discursivas y políticas: el capitalismo y el socialismo. Cada uno de ellos logra articularse en modelos sociales concretos.

Durante estos años se empieza a plantear que los valores propuestos en la Modernidad no logran concebir el ser humano deseado, que la razón no puede resolver los problemas del mundo, y que no es la salvación que se había planteado en la Modernidad.

Luego, como una de las consecuencias negativas de los avances tecnológicos es lanzada la bomba atómica hacia Hiroshima, quedando evidenciado cómo la ciencia y la razón fueron utilizadas con fines perjudiciales. La razón recibió fuertes críticas con motivo del uso que se le concedió durante la Segunda Guerra Mundial, a saber, perjudicar y provocar males, muertes y heridas no solo físicas sino psíquicas.

Posteriormente, en 1968, en la ciudad de París sucede lo que hoy en día se conoce como el Mayo Francés: Una revuelta que se oponía al sistema educativo, al mercado y a la sociedad capitalista. Todo esto provocó una huelga general en toda Francia. Hicieron una fuerte crítica hacia la razón y los valores que de ella se desprenden. Heidegger, Sartre, Ricoeur y Foncault comienzan a elaborar lo que hoy es conocido como "La teoría de la Posmodernidad". En ella se plantea que la razón y los valores sostenidos en la Modernidad no se adecuan a la realidad de ese entonces.

La posmodernidad se despliega entonces alrededor de los siguientes preceptos:

  • Caída de los ideales de conocimiento de la modernidad. En la cultura actual no hay verdades universales, necesarias ni definitivas sino mas bien verdades provisorias y contingentes

  • Crítica y rechazo de los ideales éticos y del progreso social inherente a la Modernidad. Esto equivale al fin de las utopías. Las sociedades están teñidas por el desencanto.

  • Se cuestiona a la ciencia y al cientificismo. El desarrollo de la investigación científica no debería ser considerado un fin en si mismo, sino un bien cuyo valor ha de ser medido sobre las bases de criterios de impacto social

  • Se reconocen otras formas de racionalidad además de la científica.

  • Para estudiar el postmodernismo es necesario hacer referencia a los grandes pensadores de este paradigma, como lo son los franceses Jaques Derrida, Michael Foucault y Jean Lyotard y el estudioso estadounidense Richard Rorty cuyos aportes fundamentales se expresan en el siguiente cuadro resumen.

    Principales postulados del Posmodernismo

    Principales exponentes

    Postulados Básicos

    RORTY

    Critica al conocimiento moderno por ser algo objetivo y eterno a través del discurso anormal.

     

     

    LYOTARD

    La ciencia es la pluralidad de juegos del lenguaje que se originan de la ruptura de la idea de que las ciencias están fundamentalmente unificadas y rechaza el viejo principio interdisciplinario de que las investigaciones del conocimiento no son interpretables y que sólo puede ser interdisciplinario aquello visto bajo el principio de la performatividad (categoría sistémica)

    FOULCAULT

    La búsqueda del conocimiento es política a medida que este está ligado a las estructuras del poder. La ciencia es poder.

    DERRIDA

    Plantea a través de la de construcción, la inestabilidad de las distinciones entre el habla y el escrito en los textos científicos.

    Como se puede apreciar en los párrafos precedentes y muy especialmente en el cuadro referido, los posmodernistas critican abiertamente el paradigma modernista y rechazan todo control objetivo y absoluto de la ciencia en la producción del conocimiento, dejando abierto el camino interdisciplinario como mecanismo alternativo para el desarrollo de la ciencia y el entendimiento humano.

    La epistemología tradicional considera que primero hay ciencia básica y luego hay ciencia aplicada o técnica. En cambio, la informática surgió como técnica. A partir de ese momento se puede acelerar la fisión del átomo que produjo la bomba atómica y se puede acelerar la decodificación del ADN que produjo el genoma humano. Se rescata el pasado con ironía. Hay una multiplicidad de tiempos: hay un futuro que ya es presente. La posmodernidad rescata el pasado, vive el presente pero va al futuro.

    Una aspiración presente en todo el discurso de la posmodernidad, deriva del ideal de un progreso humano y social integrador y holístico, que contribuya a superar los nudos problemáticos derivados de un Estado, cada vez más ineficaz e ilegítimo.

    CAPITULO III: RELACION POSMODERNIDAD Y CIENCIA

    El contexto posmodernista en el paradigma emergente de la ciencia.

    El siguiente punto expresa una visión general del postmodernismo como sistema social en donde la ciencia tiene una noción distinta y muy particular que explica el contexto sociológico y epistemológico del conocimiento.

    Para Gergen (1989) la era postmoderna se inició con la crisis del modelo empirista de la ciencia, donde el objeto se construye a partir del discurso científico y donde no es posible encontrar principios ni leyes universales y absolutas, por el contrario, el postmodernismo se basa en el conocimiento de las bases de los discursos, entiende sus limitaciones, el contexto cultural e ideológico donde surgen a través de una fuerte demarcación del lenguaje como categoría central.

    Al respecto, Mourad (1997) afirma que el Posmodernismo expresa una preocupación fundamental por expandir las posibilidades y propósitos de la práctica teórica. En particular, está interesado en descubrir las razones por las cuales el intelecto procura descubrir ideas importantes, mas allá de la noción de que la realidad está compuesta de cosas por conocer.

    El objetivo del Postmodernismo es buscar con claridad nuevas interpretaciones sobre lo social y sobre lo científico, en un continuo devenir por explicar la relación de lo que se produce y quién lo produce, es decir, no busca una explicación absoluta de la realidad.
    También en ciencia se acabaron las ideologías. La producción científica no responde a verdades ahistoricas, sino a prácticas y discursos humanos.

    Contra la intención reduccionista de la modernidad al pretender que todas las disciplinas científicas debían seguir el modelo de la físico-biomatemática, la Posmodernidad plantea la posibilidad de una interacción entre saberes. Abre horizontes para una multiplicidad de análisis, intentando romper las barreras establecidas entre las diferentes disciplinas científicas, flexibilizando sus límites, aceptando que los desarrollos en cualquier disciplina pueden ser apropiados para comprender otros aspectos de la realidad. Esta sería una manera de comenzar a operar con una interdisciplinariedad muy requerida en el discurso, pero muy poco instrumentada en la práctica tecno-científica.

    Las leyes científicas, inmutables y universales pretendían encerrar lo caótico dentro de los límites de una objetividad intemporal. En el siglo XX la ciencia ha debido aceptar la inestabilidad, el azar, la indeterminación, los procesos irreversibles, la expansión del universo, la discontinuidad, la evolución de las especies, las catástrofes, el caos, así como el estudio riguroso de los sistemas simbólicos, del inconsciente y de los intercambios humanos.

    Se han registrado grandes cambios en la ciencia, debido a la biología evolucionista, la aparición de las computadoras, la fabricación de la bomba atómica, por lo cual la tecnología dejó de ser secundaria en la ciencia y pasó a ocupar el lugar prioritario que hasta hoy conserva. Este acontecimiento representa una ruptura con lo que entendió la modernidad por ciencia e instaura una nueva forma de conocer al mundo y de relacionarse con él.

    Es indudable que la fisión del átomo y la informática han sido las dos invenciones que cambiaron la historia de la humanidad. Esto dio paso a una nueva disciplina, la biotecnología.
    Sin tecnología de base no se produce investigación científica ni se pueden poner a prueba las hipótesis. Pero la tecnología requiere fuertes inversiones económicas que se recuperan con creces cuando los que invierten en investigación logran que sus aplicaciones tecnológicas se coloquen en el mercado. La ingeniería genética, el desarrollo bélico y la tecnología consumista son las que obtienen más y mejores subsidios. Por este motivo algunas disciplinas científicas, como las sociales, quedan relegadas no solo por ser menos rentables sino también por ser “molestas” ya que cuestionan los mitos sobres los cuales se apoya el mundo hiperdesarrollado.

    Aquí entran en juego los valores vigentes en la sociedad actual, entre ellos:

    • El nihilismo, que es la falta de metas. Esto surge con las teorías de Nietzche. Realizó fuertes críticas a la filosofía, la religión cristiana y a la moral que hasta entonces habían sido planteadas.

    • La permisividad, representada la postura en la cual se permiten cosas para llegar al objetivo deseado sin realizar planteos ni cuestionamientos hacia los medios utilizados.

    • El materialismo es entendido como la valoración del tener y no del ser.

    • Cuando el hombre se vuelve materialista, comienza el individualismo. El hombre no forma comunidades, se aísla de la sociedad, no hay compromiso y preocupación por los problemas que surgen en su lugar de pertenencia.
      Estos influyen también a la comunidad científica.

    CONCLUSION

    El declinar de la ciencia moderna fue engendrado por ella misma. Si bien la tecnología es hija de las ciencias, en la actualidad la tecnología ha ocupado el lugar de verdad-poder, que hasta mediados del siglo pasado ocupada la ciencia.


    El conocimiento hoy no necesita de validarse a partir de un meta-discurso, sino que se valida a partir de su eficacia. Sin olvidar que la eficacia se mide con parámetros económicos establecidos por quienes manejan las leyes, no tanto las jurídicas, morales o científicas sino mas bien las leyes del mercado multinacional. Es por ello que corroboramos la hipótesis planteada al inicio de este estudio, que considera que la validez del conocimiento en estos tiempos está sujeto a los valores posmodernos de la sociedad y a los dispositivos de poder, que son aquellos que mayoritariamente articulan y dominan la orientación de la ciencia y la tecnología.

    2