Relación entre hombre y Dios

Filosofía. Medievo. Religión. Sabiduría. Error. Inquietud. Orden

  • Enviado por: Lina Marcela Caceres Bueno
  • Idioma: castellano
  • País: Colombia Colombia
  • 6 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

publicidad

INTRODUCCION

Este trabajo es presentado con el único motivo de complementar la exposición ya efectuada sobre el tema: Noción del hombre mediante el medioevo.

Apartir de este tema salen subtemas que vamos a tratar.

La filosofía medieval: El tema central es el de la relación entre Filosofía y Religión, ya sea Filosofía y Religión cristiana, islámica o judía.

La religión natural (griega, latina…) son manifestaciones más o menos conscientes de la búsqueda de Dios, brota del corazón del hombre. El hombre se capta como un enigma, y no cesa de interrogarse sobre la causa de esa inquietud, de ese desajustamiento, y para responder unas veces surge la religión y otras la Filosofía.

En otro tipo de religión, que es revelada, su punto de partida es Dios, no el hombre. Dios busca al hombre, no el hombre a Dios. Hombre es el punto de llegada de la religión. Dios se ofrece al hombre, se manifiesta, se revela para resolver los problemas del hombre. Por eso a Dios se le acoge, no se le posee. Y el acoger es un acto libre, puedo darle la mano o no a Dios. De ahí la importancia de la Palabra. En la Biblia tenemos “Escucha Israel”. Tenemos así que como segundo tema está la gracia.

LOS PENSAMIENTOS DE UN SANTO

SAN AGUSTIN : “ Los seres humanos se han dedicado a admirar las cumbres de las montañas, las vastas aguas de los mares, las anchas corrientes de los ríos, la extensión del océano, los giros de los astros y grandezas del cosmos, y se han olvidado de sí mismos”

El ser humano es individuo irrepetible, individuo autónomo, que busca la felicidad, y por ende sabiduría, la forma mas correcta de ser feliz y completo es encontrar a Dios.

LA SABIDURIA

LA BUSQUEDA DE LA SABIDURIA

Al escuchar el hombre lo siente como deseo, es esencialmente deseo, una búsqueda. La raíz es la inquietud, del hombre. El hombre se representa como un vacío, un hueco que busca llenarse, una ausencia que busca la presencia, una inquietud que busca el sosiego. Busca algo que colme su espíritu, su deseo, el hombre. A esto lo llama felicidad.

Todo hombre quiere ser feliz, de esto viene la pregunta ¿Cómo está Dios en el hombre? Está Dios infinitamente claro o patente para que nadie pueda ignorarlo. Pero está suficientemente oculto para que nadie ceje en el empeño de buscarlo. Está presente y ausente.

La idea de Dios en el hombre es un conocimiento universal y naturalmente inseparable del espíritu del hombre. Todos los hombres conocen a Dios aunque sea de forma oscura e imperfecta. Por esto todo hombre busca la felicidad.

Hay algunos que Niegan a Dios, cual es la causa de esto?

Los pecados que oscurecen los ojos del corazón y no dejan sentir a Dios.

¿Qué Dios? El Creador, dueño y señor. Y lo que hace ser eso es libre y consciente. Esa libertad afecta a la inteligencia, a la voluntad, y al amor, a todo el hombre. Por consiguiente, si el hombre se equivoca es a causa de la libertad. Todo pecado es debilidad, ceguera, ocultamiento de Dios. “Los corazones necios no son capaces de comprender la luz divina porque están oprimidos por sus pecados, y no pueden verla, pero no deben creer que la luz está ausente porque no puedan verla, sino que ellos mismos son tinieblas a causa de sus pecados así todo hombre insensato, ciego, pecador ante la sabiduría... ¿Qué debe hacer el hombre para ver a Dios? PURIFICARCE

METODO AGUSTINIANO PARA ENCONTRAR A DIOS

Este método para llegar a la sabiduría y conseguir la plenitud de su vida, es un análisis del hombre en cuanto búsqueda, pero no el hombre abstracto, sino el hombre concreto, que está viviendo. El hombre es sentido como un perenne descontento, como radical inquietud, como un ser interrogativo. El problema es ahora a partir de ahí cómo llegar a encontrar la quietud.

San Agustin dice : “No vayas hacia afuera (no te desparrames en las cosas, no busques fuera de ti), vuélvete a ti mismo (entra en ti), en el interior del hombre habita la Verdad, y cuando encuentres que es mudable o cambiante tu naturaleza transciéndete a ti mismo, vete más allá de ti, pero acuérdate al transcenderte que eres un alma que razona, dirígete pues allí donde la luz de la razón se enciende. Mira el fundamento de tu pensar.”

La verdad, sabiduría (cristo) habita en el Hombre.

Primer paso: El primero es concentrarse sobre sí mismo o interioridad. Lo primero es separarme de las cosas externas, el recogerse.

Segundo paso: Este paso exige que el hombre se encuentre consigo mismo, sea sí mismo. Ese es el segundo paso. No es suficiente el recogimiento, el entrar en uno mismo; es preciso explicitar a Dios en nosotros, y ésta se realiza a través del análisis de lo que somos (en concreto del alma o conciencia).“Por mi alma subiré a Ti.”

Tercer paso: Analiza el hombre como deseo, búsqueda de ser feliz. Pero el hombre no se puede definir ni comprender desde sí mismo, apunta siempre a más allá de él, por eso dice “transciéndete a ti mismo y busca el fundamento de tu ser”.

Precisamente este tercer momento, la instancia central de todo su pensamiento, pasar del hombre a Dios, ya que él explica el sentido de toda la existencia. Este paso tercero nos hace vivir, buscar y preguntar. “A ti Señor de qué modo te puedo buscar... Te busco para que viva mi alma.” La búsqueda de la felicidad es la vida de la vida del alma.

CONCIENCIA DE TEMPORALIDAD

Cuando el hombre tiene conciencia de sí, lo primero de lo que tiene conciencia es de su temporalidad. Por lo mismo somos seres inseguros. Porque el tiempo se nos presenta como cambio y alteración.

El tiempo, o la temporalidad, no es más que la expresión de nuestra inseguridad en el ser o el vivir, y el hombre como todo ser creado es esencialmente temporal, caminando hacia la muerte.

Según San Agustín : Nosotros no somos, no subsistimos, sino más bien ex-sistimos; subsistir es ser fijo, apoyarse en sí, y el hombre es, fuera de lo permanente. Pero a la vez no somos pura existencia. Somos más bien consistencia (con-sistere); la consistencia requiere diferencia del sistere, distinción de aquello que es (existe en otro, es decir de Dios), pero no es total, es con el otro. Por esto el hombre como todos los seres creados no es ni puro ser ni pura nada, entre ser y nada, no es ni Dios ni pura nada. Esto refleja o se manifiesta en el tiempo. “Nosotros somos tiempo, y como somos así es el tiempo.”

TIEMPO

En el tiempo encontramos tres momentos; pasado, presente y futuro. Busca con ese análisis mostrar la presencia de la eternidad (de Dios).

El futuro todavía no es, por esto el futuro más que ser es un hacia, un dirigirse hacia, una me proyecto hacia.

El pasado ya no es, porque fue, pero tampoco se identifica con la nada. El pasado posee un determinado ser, y es la realización de lo que somos.

El presente es el porqué de toda acción. De hecho tanto el pasado como el futuro están en función del presente (es un presente que fue y que va a ser, el pasado y el futuro). El presente da sentido a ambos. Pero es tan fugaz que es más un deseo que una realidad, porque cuando digo presente ya paso.

Comprender el tiempo es comprender el presente o la vivencia que tenemos del presente. El presente es la presencia o fulgor de la eternidad en el hombre. El tiempo es la relación de nuestro ser finito, móvil y cambiante a la eternidad inmóvil y fija.

QUE SOMOS?

Los seres no son, la realidad, sino tendum esse (tienden a ser, ex-sistere). Ser es infinitivo, permanencia, estabilidad, pero existir tiene el sentido de negación (como ex-ministro). Ex-sistere, sistere fijo, sentado, así lo que está fijo, en movimiento, lo que no es, pero busca ser. Como en Anaximandro. Es desterramiento, inquietud (no quieto). En este sentido Dios es, no existe; no hay que confundir ser y existir, nosotros existimos pero no somos, seremos cuando estemos con Dios, las cosas empiezan a ser cuando mueren.

Sólo Dios es, todo lo demás es ser en Dios; como estamos en Dios, sustentados en Él, entonces toda criatura está tocando la eternidad. No es más que lo eterno en el tiempo o el tiempo en la eternidad. Toda esta concepción indica que el hombre está continuamente hacia Dios, eso se llama amor: eros más que ágape; deseo, búsqueda El amor es natural por eso, todo hombre ama a Dios consciente o inconscientemente.”

Comprender en plenitud las cosas, y también al hombre es comprenderlas desde Dios, es pasar del tiempo a la eternidad, comprender la presencia de Dios en el obrar de cada criatura, pero de una forma dinámica. “Dios llama a las criaturas hacia Él.” A esa atracción la llama vocación, y el hombre es respuesta.

EL ERROR

Según San Agustín es conocer pero parcial y desorientado. Es un conocimiento, un conocer, pero, parcial. En cuanto conocer está la Verdad, hay algo de verdad, pero no como presencia sino como ausencia o mejor como carencia.

Si en el error no estuviese de alguna manera la verdad sería ignorancia, no error. Ignorancia es carencia de conocimiento, error es conocimiento. Pero error no es la verdad, se encuentra entre ignorancia y verdad; participa de la ignorancia porque posee algo de verdad. El error es algo natural en el hombre.

En si el error es tener conocimiento pero, de una forma desordenada, parcial, no tener la verdad absoluta.

¿Por qué estamos desorientados? Porque el error es una carencia de juicio o un enjuiciar desorientado, porque los criterios por los que orientamos nuestro pensar son falsos criterios. Tenían que manifestar la luz de la verdad, pero si son falsos dan una apariencia de verdad. En consecuencia, el origen del error es la desorientación del alma, y el desorden del alma o de la mente es el pecado. Error es la enfermedad de la mente hay que reconocer la enfermedad

Si no tiene conciencia del error no buscará la verdad. Hoy, todo son opiniones, y por eso nadie busca, la verdad el error viene de los pecados del alma, cuando buscando lo verdadero olvidan la verdad.”

LAS PROPIEDADES DEL SER HUMANO

Parte de que el hombre carece de poder creativo, no puedo hacer nada de la nada, sólo Dios. Sólo tengo un poder constructivo o transformativo, tanto en el orden material como cognoscitivo. Pensar es pensar desde Dios. “Así como nadie puede existir por sí mismo, tampoco nadie es sabio por sí mismo sino iluminado por Dios.”

LA INQUIETUD Y EL ORDEN ( El hombre se Siente en desorden )

El hombre en su situación actual se siente en desorden como mal hecho, a disgusto consigo mismo, se siente inquieto, descentrado o desasosegado. Y esto porque nos entregamos a las cosas queriendo vivir de ellas, hacer de ellas nuestra riqueza, seguridad. Las cosas nos ofrecen su fascinación. Pero las cosas cuando se tienen nos hacen un guiño y se van. Y lo que ofrecían desaparece en la vanidad del tipo. Por eso el hombre se siente fuera de lugar.

Toda inquietud es deseo o en última instancia búsqueda; es como el motor que nos ayuda a buscar nuestro lugar.

El problema del hombre es el ordenar su mente, ordenarla en función de la verdad. Por eso es una orientación, encontrar el verdadero camino; y ahí viene la encarnación, Cristo camino.

PRESENCIA VITAL DE DIOS

El hombre está dotado de libertad, en cuanto tal el hombre tiene la responsabilidad de dejarse ordenar, de seguir la ley de Dios, darle la mano para que nos lleve. Podemos decirle no. Por esto toda la vida del hombre ha de ser una conversión, un dirigirse a Dios, darle la mano.

EL HOMBRE Y EL MUNDO Scoto Eriúgena

El hombre es creado por Dios a su imagen y semejanza. Esto hace que el hombre no sea un ser en sí (sustancia o sustantivo) sino relativo (como la imagen respecto al modelo). Pero a la vez el hombre se encuentra en este mundo, está entre Dios y el mundo.

El mundo ha sido redimido a través del hombre, mejor dicho se une a Dios a través del hombre, cuando el hombre se une a Dios el universo se une a Dios, y lo mismo si se separa.

SALVAR AL HOMBRE

El hombre se encuentra en situación de pecado, alejado de Dios. Y hecho clave, el primer efecto y más importante es la ignorancia (afecta a la razón del hombre), la irracionalidad, y no sabe cómo obrar.

Dios va a salvar al hombre, a redimirlo, que es curar su razón. Entonces la redención se da a través del conocer. Para salvar al hombre hay dos caminos (de la oscuridad), uno general para todos que es el camino de la Fe (la fe como luz que nos orienta) pero esta salvación es secundaria; y la verdadera a través de la Filosofía, de tal manera que dice que “la verdadera Filosofía no es otra cosa que la verdadera Religión” y ésta no es distinta de la verdadera Filosofía. Mario Capella: nadie entra en el cielo más que a través de la Filosofía.

EL SER HUMANO PARA SANTO TOMAS

El hombre es un animal racional y de simple naturaleza, el ser humano conoce el fin hacia el cual tiende todas las cosas por naturaleza, conoce un orden en todas las cosas, cuya cima esta ocupada por Dios, que es el bien supremo.

LAS TRES LEYES

Ley eterna: Plan racional de Dios.

Ley natural: Hay que hacer el bien y evitar el mal

Ley Humana: Las leyes que crean los seres humanos para vivir con armonía en la sociedad

El ser humano es sociable por naturaleza, necesita vivir en comunidad para su desarrollo y ayudarse mutuamente en su camino hacia Dios.

El síntesis El fundamento de vida (medioevo) es hacer que todas las cosas se dirijan a Dios

Esto se logra mediante el conocimiento de la verdad.

PENSAMIENTO DE SAN BUENAVENTURA

Gracias a la memoria, inteligencia y voluntad, el alma goza de una cierta independencia del cuerpo, una capacidad de existir por si misma, de ser substancia.

El alma y el cuerpo son sustancia complementarias, están hechas la una para la otra

El ser humano es racional y debe comportarse como tal.