Reglas e historia del balonmano

Deportes de equipo. Balón. Handball. Reglamento

  • Enviado por: Jorge
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

publicidad

Balonmano:

Deporte practicado entre dos equipos de siete jugadores que intentan introducir con las manos la pelota en el interior de la portería defendida por el equipo contrario.

Campo y pelota:

Los partidos de balonmano a siete (modalidad más extendida) se juegan sobre un campo de 30 a 50 m de largo por 15 a 25 m de ancho, normalmente sobre una superficie de cemento o parquet. En la parte central de sus extremos se sitúan las porterías, que tienen 3 m de ancho por 2 m de alto y están provistas de una red sin tensar que evita que la pelota salga rebotada al entrar. Los postes, cuadrados, han de tener 8 cm de espesor. Una línea divide en dos mitades el terreno de juego. El área de portería queda limitada por una línea paralela de 3 m cuyos extremos van unidos a la línea de fondo por un cuarto de círculo cuyo centro es el de la misma portería. Esta zona de los 6 m no puede ser pisada o atravesada por ningún jugador, tanto de uno como de otro equipo, con excepción del portero. Éste puede emplear cualquier parte del cuerpo para parar el balón. A tres metros de la línea de área hay otra discontinua denominada «línea de golpe franco», desde donde se ponen en juego las faltas cometidas en las inmediaciones del área de portería.

Balonmano

El peso de la pelota es de 325 a 400 gramos en los partidos de categoría femenina y de 425 a 475 en los de masculina. Su diámetro puede oscilar entre los 58 y los 60 cm. Los jugadores visten camiseta (con un número o dorsal identificativo visible en su parte delantera y trasera), pantalones cortos y calzado deportivo. La indumentaria del portero ha de ser claramente diferenciada a la del resto. Dos árbitros son los encargados de dirigir el partido.

Reglamento:

Los encuentros de balonmano se dividen en dos períodos de 30 minutos con un descanso de 10 entre ellos. Cada equipo consta de 12 jugadores (7 titulares y 5 suplentes). Éstos se diferencian según la función que realizan y la situación que ocupan (portero, extremos, segundos líneas, pívot, central) y pueden ser suplidos cuantas veces considere el entrenador en cualquier momento del partido, previa autorización del árbitro. Éste puede expulsar a los jugadores de forma temporal (2, 3 o 5 minutos) o definitiva, según la gravedad y voluntariedad de las faltas cometidas.

La pelota puede ser tocada con las manos, los brazos, el tronco y la cabeza pero nunca con los pies (exceptuando al portero); no puede ser retenida más de tres segundos por un jugador que permanezca inmóvil ni éste puede hacer más de tres pasos seguidos sin botarla. Si el equipo atacante trata de conservar la pelota sin ánimo de tirar a gol (para sostener un resultado favorable, por ejemplo), puede ser sancionado con la pérdida de la pelota, que pasará al equipo contrario.

Una infracción reglamentaria suele ser castigada con un tiro libre, poniendo en juego la pelota un oponente del infractor en el punto donde se ha cometido la falta. Si ésta ha sido grave se produce un penalti, castigado con un lanzamiento que se efectúa a siete metros de la portería. Toda falta cometida dentro de la zona de los 6 m es castigada con un golpe franco si el jugador que la sufre no está en posición de tiro o en posesión de la pelota. En el caso de que estuviera en disposición de tirar (con el brazo extendido, en pleno salto, inclinado hacia delante, etc.), la falta se castigará con un penalti.

Los gestos técnicos básicos en el balonmano son el bote, el pase a otro jugador, la recepción o control de la pelota y el tiro o lanzamiento a portería (que puede ser en suspensión). El gol no es válido si, antes de soltar el balón, el jugador se apoya en el área de portería.

Historia:

Son varios los países europeos que se atribuyen la invención del balonmano. Uno de ellos es Dinamarca, donde el profesor de gimnasia H. Nielsen parece ser que introdujo un nuevo juego con balón pequeño en un instituto de enseñanza media en 1898. Se trataba de meter goles en una portería, de manera semejante al fútbol, pero manejando el balón con las manos. Era una práctica eminentemente recreativa y su primera publicación técnica, obra del propio Nielsen, no apareció hasta 1907. Sin embargo, la concepción teórica del balonmano en la forma que conocemos actualmente data de 1914 y se atribuye a Karl Schelenz, profesor de la escuela de educación física y de deportes de Berlín. Desde ese año, este deporte comenzó a practicarse en Alemania y los países colindantes. Las reglas eran casi las mismas del fútbol, con la excepción de que se jugaba con las manos y que los jugadores no podían penetrar en el área de los 6 m.

El balonmano fue evolucionando de forma paulatina hasta ser incluido en la Olimpiada de 1936 (Berlín), en su modalidad a once. Luego desapareció de los Juegos Olímpicos hasta reaparecer en Munich (1972), pero en la más extendida modalidad a siete. La categoría femenina fue incluida en la edición siguiente (Montreal, 1976).

El primer Campeonato del Mundo (en la modalidad de a once) se celebró en Alemania en 1938, resultando vencedora la propia selección anfitriona y en 1946 se fundó la Federación Internacional de Balonmano (I.H.F., International Handball Federation), con sede en Estocolmo. La modalidad de siete jugadores se internacionalizó en 1954 (hombres) y 1971 (mujeres). Los campeonatos del mundo se organizan actualmente cada cuatro años.

La popularidad de que hoy goza el balonmano se debe a su modalidad de sala o pista, con siete jugadores por bando. La antigua especialidad del balonmano a once, o de campo, ha desaparecido en muchos países y sólo sigue practicándose de forma intensiva en Alemania y Austria, donde coexiste con el juego en sala. En el resto del mundo se ha impuesto completamente esta última especialidad. Excepto en los años 50, cuando Suecia dominó el panorama mundial, tradicionalmente la práctica del balonmano ha alcanzado sus mayores niveles de calidad en los países del Este europeo (Unión Soviética, Yugoslavia, antigua RDA). Este dominio sólo fue contrarrestado en las competiciones continentales de clubes, en las que el Gummersbach alemán ganó en diferentes ocasiones la Copa de Europa (trofeo que también se ha adjudicado en una ocasión el F.C. Barcelona) , y el Granollers español se impuso en la final continental de la Recopa de 1976. Posteriormente destacaron Rumania, Checoslovaquia y, en la modalidad femenina, Corea.

El balonmano llegó a España en la década de los años 30. El nivel técnico fue modesto hasta los años 60. La revelación internacional se produjo con el triunfo de la selección nacional española en la Copa Latina de 1963 celebrada en Madrid.