Reflect Acción

Ciencias sociales. Métodos de alfabetización. Enfoques metodológicos. Educación popular. Desarrollo comunitario. Origen y evolución. Estrategias

  • Enviado por: Marden N{ochez
  • Idioma: castellano
  • País: El Salvador El Salvador
  • 19 páginas
publicidad

Reflect Acción...

Más que un método de Alfabetización

Este módulo no pretende ser un manual o un recetario mágico de Reflect Acción; su propósito es poner a disposición de los lectores una serie de ideas y recursos que han sido colectados de las experiencias y debates de los practicantes de Reflect en Centroamérica.

Estamos conscientes que el contenido de este material no agotará las inquietudes ni la teoría alrededor del enfoque Reflect, que evoluciona rápidamente; sin embargo, se constituye en un punto de partida, en un reto inicial para continuar construyendo las ideas de este esfuerzo colectivo.

Sabemos de las expectativas que se dan en el camino de la construcción de propuestas de acción para mejorar los impactos sociales de nuestros programas de intervención, para facilitar el empoderamiento y el desarrollo integral, sostenible y sustentable de las poblaciones locales; sin pretender responder de manera única y mesiánica a las mismas, ponemos en sus manos esta visión para continuar en la búsqueda de la utopía.

Queda, pues, en tus manos con la intención de que, también, pueda llegar a tu cerebro y a tu corazón... para saltar de ahí hacia la práctica solidaria.

Reflect es un enfoque, una forma de ver y transformar la vida.

Reflect-Acción es un enfoque metodológico que parte de la fusión de teorías y prácticas de la educación popular y el desarrollo comunitario.

Es una visión educativa que se alimenta de los aportes de Freire; del Diagnóstico Rural Participativo; de los

enfoques de género y ecología; de las

teorías del empoderamiento; de los

fundamentos de la democracia participativa; de la comunicación alternativa; etc.

Reflect es una forma de ver y vivir la vida por medio de procesos de visualización, análisis, develamiento y transformación de la realidad para intentar superar las injustas relaciones de poder, la discriminación, la intolerancia, las inequidades y la injusticia en general; para buscar el compromiso, el empoderamiento, el desarrollo integral y sostenible de las poblaciones locales en el marco de un mundo más justo y humano.

Es un enfoque altamente participativo que facilita la búsqueda de la justicia a través de la solidaridad.

Es un camino en construcción colectiva y permanente... en fin, Reflect es Reflect.

En otras palabras...

Reflect Acción, al hacer énfasis en el análisis de las relaciones de poder, se convierte en una herramienta que toca la esencia de los esquemas políticos de dominación, a todos los niveles: familiar, institucional, comunal y social. No es casualidad que en muchos espacios donde se aplica ha producido crisis estructurales. En los espacios Reflect no nos conformamos con el aprendizaje utilitario de las letras y los números. En el centro de los procesos comunitarios se encuentra la develación de las entrañas del sistema capitalista, de sus reglas, de las formas en que se establecen las relaciones entre los seres humanos.

Reflect Acción propicia el empoderamiento de las poblaciones locales. No significa cambiar de patrón, de dueño, de Mesías. Se refiere a la facilitación de espacios de auto búsqueda que propicien la calificación de los recursos humanos locales; se trata de minimizar la dependencia; de facilitar las condiciones para crear poder popular.

Reflect Acción, es un enfoque interdisciplinaria, un espacio de integralidad que “une” sus elementos técnicos y tecnológicos con el mejor cemento: el humanismo. Los procesos de búsqueda se han centrado en el potencial humano de sus participantes.

En los espacios Reflect se pretende buscar la dignidad de vida, la cual no significa, únicamente, la mejoría de la dieta alimenticia, de los ingresos económicos, de la adecuada relación con el medio; significa también, la búsqueda de la autoestima, la conversión personal, la posibilidad de mejorar nuestra relación con nosotros mismos y con las demás personas, de controlar la agenda del desarrollo desde adentro.

Origen

Reflect-Acción surgió de las

experiencias pilotos desarrolladas en

El Salvador, Uganda y Bangladesh

desde octubre de 1993; cuando el área

de Educación de Action Aid inició una

investigación para explorar las

posibilidades de uso de las técnicas del diagnóstico Rural Participativo “DRP” en programas de alfabetización de personas adultas.

En alfabetización, Reflect se ha caracterizado por no poseer un currículo centralizado ni cartillas impresas. Si bien el diseño curricular posee aspectos generales, más bien técnico-andragógicos; es en cada localidad en donde se diseña y desarrolla la currícula; proporcionándole características de real pertinencia y relevancia; pues surge del estudio constante de las realidades inmediatas, de diagnósticos participativos y de la búsqueda de soluciones a sus principales problemas y necesidades.

Podemos hablar, entonces, de currículos locales para enfrentar necesidades educativas locales; esto hace innecesarias e inconvenientes a las cartillas o textos centrales. En cada colectivo de estudio trabajo se va construyendo el material de lectura, se van conformando los textos, que no son más que la interpretación local de las realidades inmediatas y sentidas.

Así nació Reflect Acción y como todo ser vivo... ésto es sólo el principio.

Evolución

La aplicación de Reflect en diversos contextos y las expectativas que generó entre sus practicantes iniciales produjeron una especie de destape... el nuevo sendero conducía, inevitablemente, a novedosos caminos y así se fue conformando la innovación, la búsqueda, una búsqueda que aún persiste.

Podemos decir, sin temor a equivocarnos, que el enfoque Reflect Acción aún está en proceso de construcción, siendo objeto de constantes innovaciones y adaptaciones; podemos hablar, entonces, de tantos Reflect como experiencias se desarrollan,

manteniendo, claro está, sus principios, compromisos y fundamentos.

Para aplicar el enfoque se hace uso de técnicas de investigación y análisis. Estas técnicas proporcionan la oportunidad de trabajar los contextos comunitarios, de “leer” la realidad del grupo, sin artificialidades ni simulaciones; permite y facilita la interpretación de datos, de una manera sencilla y eficaz.

Las técnicas, antes de uso exclusivo de

tecnócratas se han puesto a disposición efectiva

de personas analfabetas; el uso de maquetas

y gráficas; de símbolos e ideogramas pone,

frente al grupo, la posibilidad de examinar y comunicar

su realidad para, dentro de un proceso de aprendizaje y acción, cambiarla en su favor.

También conviene destacar que la mayoría de materiales empleados, en estas experiencias, provienen de las mismas localidades; es decir, materiales de desecho fácilmente encontrables en la comunidad: piedrecillas, palos, semillas, el mismo suelo, corcholatas o tapitas, envases desechados, etc. lo que abarata el proceso.

Difusión

De un método de alfabetización

impulsado en tres países Reflect,

actualmente, se desarrolla en más de

350 organizaciones en 60 países;

la demanda de capacitación es

considerable; las experiencias han

desbordado el enfoque con énfasis

en alfabetización y, actualmente,

se implementan experiencias con

variados énfasis como, desarrollo

agrícola, comunitario, empresarial, etc.

En la actualidad Reflect se utiliza como un enfoque multidisciplinario, integral e integrador para develar, visualizar, analizar y modificar la realidad de la gente. En este contexto, el factor educativo es sólo uno de sus componentes.

Elementos Claves

Reflect Acción adecuadamente aplicado permitiría:

  • Estudiar, conocer y tener conciencia de la realidad desde el punto de vista de la población local.

  • Reflexionar, diseñar y concertar alternativas de acción colectiva que promocione cambios en las personas, comunidades, organizaciones y sociedades.

  • Fortalecer la organización coyuntural y estratégica de las personas de las comunidades.

  • Crear espacios democráticos de mutua pertenencia que eleven el autoestima y la participación de las personas involucradas en un proceso que cuestione el modelo de desarrollo tradicional dominado desde el exterior.

Para garantizar estos resultados se hace necesario que los agentes externos desarrollen actitudes más dialógicas, solidarias y comprometidas, y, de las poblaciones locales la apropiación del proceso para protagonizar las acciones desde un compromiso conciente y democrático.

En el esfuerzo de construcción de propuestas para mejorar los impactos sociales de nuestros programas de intervención y facilitar el empoderamiento y el desarrollo integral y sostenible de las poblaciones locales, diseñamos la siguiente propuesta.

Partimos de la idea de que el proceso de desarrollo integral y sostenible, factible y deseable, implica una modificación sustancial en la visión, enfoques conceptuales y formas de intervención; implica, también, la oportunidad de alcanzar un mejoramiento en las opciones de la población, en cuanto al acceso a una vida larga y saludable, al conocimiento, la información a los bienes, al empleo y al ingreso necesario para obtener un nivel digno y humano.

A manera de diagnóstico regional

La región Centroamericana se caracteriza por los elementos siguientes:

Incremento de la pobreza y la desigualdad social; Bajos índices de esperanza de vida (66.2 años); Bajos índices de desarrollo humano: Guatemala ocupa el lugar 120 con 0.619; Nicaragua el 116 con 0.631; Honduras el 113 con 0.653 y El Salvador el puesto 100 con 0.704.

Desigualdades muy altas en la distribución de los ingresos nacionales; Más del 50% de la población rural se debate entre la pobreza y la extrema pobreza; Políticas nacionales de liberalización económica, dejando al mercado como regulador de la economía; La actividad agropecuaria, elemento básico de la población rural, está en franca decadencia; desatendida por los gobiernos; con precios internacionales que apenas cubren la inversión; El deterioro de la agricultura ha provoca emigración campesina hacia el exterior y los grandes centros urbanos.

Desequilibrios entre la población urbana y la rural; en éstas el acceso y la calidad de los servicios sociales básicos, el ingreso y las oportunidades de empleo son, sustancialmente, menores que en lo urbano.

Las mujeres tienen menores oportunidades que los hombres, con una actividad marginal en los espacios de poder; reciben ingresos sustancialmente más bajos que los hombres y desarrollan la mayoría de las actividades domésticas no remuneradas.

Poblaciones muy vulnerables asentadas en una región geográfica de alto riesgo: terremotos, erupciones volcánicas, huracanes, inundaciones, etc. En este contexto nos movemos; es esta realidad la que nos amenaza y brinda, paralelamente, las oportunidades de intervención social.

Objetivo de la Intervención.

El objetivo estratégico de todo proceso de intervención Reflect Acción debería ser “Propiciar la participación, el empoderamiento y el desarrollo integral, sustentable y sostenible de las poblaciones locales, a través de la facilitación de un continuo proceso de acción-reflexión que permita la regeneración continua de sus propias visiones (praxis).

Unidad Social de Intervención.

Una propuesta, viable y sustentable, de intervención requiere la inclusión de toda la población local que integra las realidades comunitarias. En este sentido, la familia debe ser considerada la unidad social de intervención.

Entendemos como familia a los grupos humanos que se aglutinan bajo un mismo techo; sean desmembradas, sin vínculos legales, etc.

Cualquier propuesta de desarrollo que incorpore a la familia como unidad básica de intervención, debe tener claro que los cambios y el desarrollo no pueden pivotearse desde el individuo o desde los colectivos comunitarios compuestos por los liderazgos tradicionales; es decir, por los hombres mayores, por gente con experiencia organizativa, etc.

La idea es utilizar como bases intervenientes a las familias en sí; para generar desde su seno el cambio, la participación democrática y el empoderamiento; de igual manera la detección y cualificación de nuevos liderazgos para garantizar el relevo ordenado y sistemático de la conducción participativa de la comunidad.

De ahí que proponemos como unidad mínima de intervención a la familia, para propiciar el desarrollo integral y sostenible de las comunidades locales; el manejo adecuado de los recursos, el mejoramiento duradero de los ingresos, las condiciones y su calidad de vida; cuando hablamos de la familia como unidad mínima de intervención, nos referimos a que el primer y principal impacto de nuestra intervención debería ser el colectivo familiar.

Componentes de Intervención.

En cuanto a los grandes componentes de intervención, que, según el enfoque debería responder a la complejidad, dinamismo e integralidad de la realidad en la que vamos a intervenir, las definimos en cuatro: Social, Económico, Político y Humanista.

La realidad de cualquier comunidad local es, siempre, muy compleja y cambiante, imposible de atomizar en sus componentes, los cuales se unen entre sí con una fuerza holística y permanente; sin embargo para delinear, más claramente, las estrategias las clasificamos en esas 4 grandes componentes.

Las propuestas de intervención deberían ir más allá de proyectos sectoriales o de simples articulaciones de los mismos hacia una integral e integradora que comprenda estrategias educativas, productivas, de salud, espirituales, culturales, organizativas, etc.

En otras palabras, de proyectos aislados a una visión que combine la complejidad de las demandas sociales que, sin descuidar las necesidades inmediatas asegure su sostenibilidad en el mediano y largo plazo.

El plantearnos componentes no contradice el argumento holístico; lo hacemos para visualizar mejor la complejidad de las realidades locales. Analicemos cada uno de ellos:

Componente Social.

Englobamos en este componente los aspectos educativos, culturales y de salud.

Esta dimensión se materializa a través del fortalecimiento u organización de procesos educativos formales, no formales e informales; del rescate, valorización y dinamización de las culturas locales; de la implementación de procesos de salud preventiva, alternativa y curativa; además se diseña y desarrolla una currícula que responde a cada realidad; construida por sus propios actores y que, responda, eficazmente, a la búsqueda de soluciones prácticas de sus grandes necesidades.

Componente Económico.

En este nivel consideramos a las actividades productivas y de comercialización; la generación y fortalecimiento de empleos; la sostenibilidad de los esfuerzos; etc.

Esta propuesta se materializa a través de: facilitación de espacios para la realización de diagnósticos participativos permanentes que desemboquen en planes de acción y desarrollo; búsqueda de posibilidades de capacitación técnica y accesibilidad a fuentes crediticias; promoción de formas de trabajo solidario organizado para el fortalecimiento tanto de la producción, transformación y comercialización como de la gestión ambiental; estimulación de la participación activa de la mujer en los proyectos productivos, organizativos y ambientales; concertación con otras instancias organizativas para fortalecer los esfuerzos locales; etc.

Componente Político.

Este comprende y articula los esfuerzos organizativos, desde la unidad familiar hasta la organización política partidaria (esto no significa el apoyo a un determinado partido político, lo cual podría limitar la participación; más bien es considerar a éstos como espacios de lucha, de cuestionamiento,, de crítica y no de simple afiliación), pasando por los micro colectivos; directivas comunitarias, instancias cívicas, locales y regionales para ir construyendo conjuntamente formas de vida más equitativas y justas que posibiliten la constitución de sujetos sociales y políticos más participativos y propositivos, con capacidad de formular, negociar y concertar propuestas de desarrollo que conlleven a generar autonomía y poder local.

Esta dimensión se materializa a través de: espacios de análisis de la realidad estructural y coyuntural, capacitación sobre la civilidad, sus derechos y deberes y del desarrollo de acciones de carácter individual, familiar y comunitario.

También se materializa en la dinamización de procesos participativos y organizativos para la elaboración de diagnósticos, planes de desarrollo, y para la gestión, concertación, ejecución, y control de los esfuerzos colectivos; por medio del impulso a la equidad de género, con particular atención a la participación real de las mujeres; y de la sensibilización para la convivencia, la tolerancia de las diferencias y la resolución pacífica de los conflictos, respetando la persona humana y sus derechos fundamentales.

Componente Humano.

De poco o nada serviría una comunidad organizada, productiva, saludable, educada y próspera si las personas que la integran no se sienten bien consigo mismas y con sus relaciones con el resto de su familia y vecinos; se hace necesario una especie de cemento que una los esfuerzos de las otras componentes de intervención; a esta clase de cemento le llamamos: componente humano.

Es decir, producir en las poblaciones locales el sentido de pertenencia bidireccional; de autoestima; de solidaridad; de tolerancia; etc. En otras palabras consiste en poner como principio y fin de los esfuerzos a la persona humana.

Con y para el ser humano.

Dentro de nuestro trabajo con Reflect Acción tenemos la oportunidad de convivir con muchas personas; en esa dimensión, nos encontramos con un epitafio dedicado a un compañero campesino caído en la lucha revolucionaria de Nicaragua…

“Siempre estás en las heridas
aunque no te des cuenta
el bálsamo habita en tu sangre
y fluye, generoso y abundante,
hasta dejar ver las estrellas
cuando, antes,
sólo mirábamos el cielo oscuro.”

Estrategias

Desarrollar este tipo de esfuerzos no es fácil; para contribuir ponemos a disposición algunas estrategias producidas y recogidas colectivamente:

Promover y profundizar las ofertas de intervención en opciones de vida democráticas, participativas, sustentables, sostenibles y humanas.

Propiciar un equilibrio dinámico entre las acciones de desarrollo, el uso de los recursos naturales y la interacción con el medio ambiente.

Facilitar relaciones equitativas entre los géneros, aplicando, inicialmente, la discriminación positiva a favor de los no organizados y las mujeres.

Facilitar espacios de develamiento, análisis y transformación de las relaciones de poder agente externo-comunidad, liderazgo-comunidad, liderazgo institucional-personal; etc.

Impulsar el efecto de estrategias y acciones a todos los ámbitos y sujetos involucrados en la intervención: agentes externos e internos.

Develar, analizar y superar el machismo de nuestra cultura.

Acercamiento a la cotidianidad de la vida de las poblaciones locales buscando que ellas sean sujetos activos, reflexionen, participen en los procesos de análisis de su realidad y búsqueda de soluciones, y lleguen a los espacios donde se toman decisiones con propuestas concretas para solucionar sus problemas.

Procurar, sin perder de vista el objetivo final, la consecución de frutos inmediatistas en la dirección de lo estratégico.

Propiciar espacios de concertación, desde lo local hasta lo internacional, para facilitar los esfuerzos en búsqueda del desarrollo integral sostenible.

Facilitar espacios de formación ciudadana para desarrollar procesos de contraloría social comunitaria y de incidencia local y regional.

Establecimiento y fortalecimiento de redes locales de producción y comercialización.

Considerar un sentido estratégico a la organización comunitaria para trascender de lo inmediato hacia lo estructural.

Desarrollo de prácticas de relación horizontal y participativa en todos los ámbitos.

Impulsar y adoptar políticas dirigidas a la promoción de la agricultura sustentable, la conservación y manejo sostenible de los recursos naturales.

Facilitación de espacios de intercambio de información y experiencias a través de programas educativos de naturaleza formal y no formal.

Promover el intercambio de experiencias innovadoras y transformadoras.

Desarrollo de la capacidad de negociación de las poblaciones locales.

Propiciar acciones que mejoren los niveles de seguridad alimentaria por la vía de la auto producción.

Profundizar la capacitación y la generación de oportunidades de trabajo especialmente para jóvenes y mujeres.

Generar el incremento de ingresos en una economía diversificada.

Propiciar la adopción de tecnologías adecuadas a los medios de intervención, como la agricultura orgánica, manejos culturales y biológicos de plagas, enfermedades y malezas; reciclaje de nutrientes, generación de biomasa a partir de la energía solar, fraccionamiento de la misma en alimentos y combustibles renovables, producción animal sostenible en base a recursos locales, etc.

Fomentar el reciclaje de los desechos sólidos y orgánicos.

Propiciar espacios de análisis para la acción sobre las coyunturas y sus expresiones en los contextos locales, nacionales e internacionales.

Bueno… hemos llegado al final del principio. Las anteriores sólo son ideas se convertirán en hechos cuando juntemos las manos y los esfuerzos; esperamos la tuya…

Están cordialmente invitadas a participar en la construcción de la esperanza. En cada país de Centroamérica existe una red Reflect Acción a la que pueden incorporarse; es gratis.

Cualquier información, comentarios o sugerencias, favor comunicarse a marden23@hotmail.com.

18

Económico

Social

Político

Humanista

¿ Qué es “Reflect Acción” ?

Origen, Evolución y Difusión

Reflect Acción

Reflect Acción

Reflect Acción

Reflect Acción

Reflect Acción

Reflect Acción

Propuesta de Intervención