Receptores sensoriales

Pensamiento. Lenguaje. Receptores. Gusto. Tacto. Olfato

  • Enviado por: Cpietri
  • Idioma: castellano
  • País: Venezuela Venezuela
  • 11 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo organizar tu horario con óptima eficiencia
Cómo organizar tu horario con óptima eficiencia
Que es para ti el tiempo? Tu manejas el tiempo o dejas que el tiempo te maneje y te pones nervioso pensando que no...
Ver más información

Ejercicios resueltos de Aritmética
Ejercicios resueltos de Aritmética
Serie de ejercicios resueltos de Artimética Básica.

Este curso va ligado al curso actual de...
Ver más información

publicidad

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACIÓN

COLEGIO PRIVADO: “SANTA LUCÍA”

YARITAGUA – EDO. YARACUY

8º “A”

NOVIEMBRE 2010

INTRODUCCIÓN

Este trabajo se realiza con la finalidad de analizar, interpretar, discutir, opinar y razonar la información, contenida en este trabajo; Potenciando las habilidades de pensamiento y lenguaje.

Lo elaboramos consultando diferentes fuentes en libros y en Internet; Con la finalidad de aprender más sobre este tema; Para obtener una buena ponderación en nuestra materia de Biología.

LOS RECEPTORES

En nuestro organismo hay estructuras denominadas receptores, especializadas en procesar la información proveniente del medio externo y suministrar la respuesta adecuada.

Cada receptor está especializado en captar un tipo de estímulo, dependiendo de la naturaleza del mismo. Los estímulos físicos como la temperatura, la electricidad, el dolor o las texturas y la presión son captados por la piel; los estímulos químicos como los sabores de los alimentos y los diferentes olores son percibidos por el gusto y por el olfato respectivamente, y los estímulos como las ondas sonoras, el equilibrio y la orientación especial son procesados por el oído.

EL GUSTO

Esta facultad de los humanos, entre otros animales, actúa por contacto de sustancias solubles con la lengua. El ser humano es capaz de percibir un abanico amplio de sabores como respuesta a la combinación de varios estímulos, entre ellos textura, temperatura, olor y gusto. Considerado de forma aislada, el sentido del gusto sólo percibe cuatro sabores básicos: dulce, salado, ácido y amargo; cada uno de ellos es detectado por un tipo especial de papilas gustativas.

La lengua posee casi 10.000 papilas gustativas que están distribuidas de forma desigual en la cara superior de la lengua, donde forman manchas sensibles a clases determinadas de compuestos que inducen las sensaciones del gusto. Por lo general, las papilas sensibles a los sabores dulce y salado se concentran en la punta de la lengua, las sensibles al ácido ocupan los lados y las sensibles al amargo están en la parte posterior.

Los compuestos químicos de los alimentos se disuelven en la humedad de la boca y penetran en las papilas gustativas a través de los poros de la superficie de la lengua, donde entran en contacto con células sensoriales. Cuando un receptor es estimulado por una de las sustancias disueltas, envía impulsos nerviosos al cerebro. La frecuencia con que se repiten los impulsos indica la intensidad del sabor; es probable que el tipo de sabor quede registrado por el tipo de células que hayan respondido al estímulo.

Captación del gusto

El sabor puede ser: dulce, salado, amargo y ácido.

¿Dónde se encuentran los receptores de los distintos sabores?

Dulce: en la punta de la lengua.

Amargo: en las papilas caliciformes.

Salado y ácido: en la punta y parte anterior de los bordes de la lengua.

También hay receptores sensibles a los sabores ácidos en la mucosa de los labios, y sensibles a todos los sabores en el velo del paladar.
No hay captación gustativa en la región sublingual y en la cara inferior de la lengua.

EL TACTO

Todos los seres vivos, en su constante relación con el ambiente reciben una gama de información o de estímulos que procesan a través de estructuras especializadas.

La piel o mecanorreceptor es una estructura anatómicamente para captar estímulos mecánicos y físicos, como calor, frio, presión y textura de los objetos.

Las sensaciones de frio, calor, aspereza, suavidad y peso de los objetos podemos percibirlas a través de la epidermis. Esta cubierta nos protege e informa durante toda la vida de lo que sucede a nuestro alrededor. Para cumplir con su importante labor, la piel está conformada por diversas estructuras, cada una especializada en la captación de una sensación específica.

Los corpúsculos de la piel

La mayoría de las sensaciones son percibidas por medio de los corpúsculos, que son receptores que están encerrados en cápsulas de tejido conjuntivo y distribuido entre las distintas capas de la piel: epidermis, dermis e hipodermis, desde la superficie hacia abajo.

Epidermis: Es la capa superior. Está formado por una parte de células muertas, aplanadas, que continuamente se están desprendiendo de su superficie.

También tiene una parte de células nuevas, que surgen de la capa siguiente, para reemplazar a las células muertas.

Dermis: Está ubicada debajo de la epidermis y es de mayor espesor que ella.

La compone una trama de fibras blancas resistentes y otra de fibras elásticas. Entre ellas hay muchos vasos sanguíneos y nerviosos, conectados con los pequeños órganos responsables de las sensaciones de tacto, dolor, calor y frío.

EL OLFATO

Las fosas nasales son órganos quimiorreceptores; es decir, que perciben estímulos de naturaleza química, como lo es el olor de los alimentos, de un perfumeo de cualquier otra sustancia química que se encuentre en estado gaseoso, pues ésta es la condición fundamental para que dichas sustancias lleguen a excitar la mucosa olfativa.

Mecanismo de la olfacción

Los receptores del olfato se localizan en el epitelio de la porción superior de la cavidad nasal, a ambos lados del tabique nasal. El epitelio nasal consiste en dos tipos principales de células: las células sustentaculares, que recubren la superficie interna de la nariz y la mantienen húmeda, y las células neurosensoriales olfatorias, que son neuronas bipolares y sus axones se unen y forman los nervios olfatorios.

Los nervios olfatorios se conectan al bulbo olfatorio, que se localiza por debajo de los lóbulos frontales del cerebro y desde allí los impulsos nerviosos pasan a la corteza cerebral donde son interpretados por el cerebro.

La precepción de olores se lleva a cabo con rapidez, y lo mismo ocurre con la adaptación olfatoria; por ello nos acostumbramos a algunos olores y soportamos otros.

Para que el proceso olfatorio se cumpla es indispensable:

  • Que las sustancias se encuentren es estado gaseoso; las partículas deben ser volátiles para impresionar la mucosa o pituitaria.
  • Que la pituitaria se encuentre húmeda.
  • Que se produzca una inspiración mediana de aire que al llegar a las fosas nasales pueda excitar las terminaciones nerviosas.

CONCLUSIÓN

Durante este trabajo, se pudo observar, la forma en que los diferentes sentidos afectan nuestra conducta, pudiendo así determinar que la manera en que unos perciben las cosas, puede ser diferente de lo que los demás las perciben, ya que cada sentido sensorial de las personas envía información diferente, si la comparamos con otras personas observando lo mismo, pero adecuada a lo que nuestro cerebro capta según lo que los sentidos le indiquen y la información que estos le envíen

BIBLIOGRAFIA

Libro:

Ciencias Biológicas 8º.

Autor: Nancy Morón.

Editorial: Terra Editores. Grupo Editorial Girasol.

Año de impresión: 2007

Internet:

http://html.rincondelvago.com/receptores-sensoriales.html