Rebelión en la granja; George Orwell

Literatura Universal. Siglo XX. Narrativa. Novela de Ciencias Sociales y Económicas. Comunismo. Jerarquía de sociedad piramidal

  • Enviado por: Hurtado
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad
publicidad

George Orwell:

REBELIÓN

EN LA

GRANJA

'Rebelión en la granja; George Orwell'

'Rebelión en la granja; George Orwell'

-Breve biografía:

George Orwell, cuyo verdadero nombre era Eric Arthur Blair, nació en Motihari(India) en 1903. Se educó en Eton entre los años 1922 y 1928 sirvió en la Policía Imperial de Birmania. Pasó temporadas en Paris y Londres, donde trabajo en diversas profesiones, alternándolas con su labor literaria(Sin blanca en Paris y Londres, La marca, El camino de Wigan Pier). En 1937 vino a España para luchar en pro de la causa republicana y fue destinado a las milicias del POUM. De dicho periodo data su Homenaje a Cataluña. Al estallar la Segunda Guerra Mundial ingreso como miembro de la Home Guard. También trabajo para la BBC y llegó a ser director literario del periódico Tribune. Siguió ejerciendo el periodismo hasta su muerte.

REBELIÓN EN LA GRANJA

-CAPITULO I:

El señor Jones es el propietario de una granja(Granja Manor). Los animales tienen una reunión secreta en el granero por la noche, cuando el señor Jones ya se ha acostado. Esta reunión, presidida por el cerdo Mayor, es una exposición de la teoría de que los animales tendrían que vivir en total libertad, labrando ellos la tierra sin que el hombre se llevara ningún tipo de beneficio de la cosecha (ya que él no la trabaja). En esta reunión se entona el himno “Bestias de Inglaterra”, el cual despierta a Jones, entonces se disuelve la reunión.

-CAPITULO II:

El cerdo Mayor muere. Siguen sus pasos Snowball y Napoleón, otros dos cerdos, exponiendo las mismas ideas del Mayor. Las han dado el nombre de Animalismo. Un día el señor Jones estuvo emborrachándose en el pueblo; luego se fue a cazar conejos y más tarde se quedó dormido, sin dar de comer a los animales. Estos se rebelaron contra Jones y sus Peones, emprendiéndola a patadas, coces, etc. Consiguen echarles y después escriben unos mandamientos que se deben seguir en la granja, ahora llamada Granja Animal. Comienzan a recoger la cosecha.

-CAPITULO III:

Terminan la cosecha del heno y el resultado, después de mucho trabajo, es mejor de lo que esperaban. Los cerdos iban asumiendo el mando, cosa que era normal pues tenían mas conocimientos que el resto. La frase del caballo Boxer era “trabajaré mas fuerte”. Las cosas iban muy bien. Nadie robaba ni cogía de más. Todos colaboraban; los que sabían leer empezaron a enseñar a los que no sabían. El manzano empezaba a dar las primeras manzanas y todos creían que serian repartidas por igual para todos los animales de la granja, hasta que los cerdos dijeron que serian para ellos y les dieron las explicaciones pertinentes: como ellos tenían mas trabajo intelectual necesitaban comer mas manzanas, incluso llegaron a decir que no les gustaban mucho las manzanas...y les atemorizaron con que si los cerdos fallaban en su cometido, Jones volvería y como el resto de animales no querían eso, asumieron que los cerdos se comieran las manzanas.

-CAPITULO IV:

A finales de verano la noticia de lo ocurrido en Granja Animal se había difundido por todo el condado. Jones pasaba la mayor parte del día en la taberna emborrachándose. Los vecinos de la granja animal tenían miedo de que pasara lo mismo en sus granjas ya que la letra de “Bestias de Inglaterra” la sabían todos los animales. Jones decide ir a recuperar su granja con la ayuda de otros granjeros. Snowball, que había encontrado un libro de Julio Cesar en la casa, había preparado una estrategia para cuando vinieran. Obtuvieron un gran éxito y los hombres se retiraron. En esta batalla, que después la nombrarían como la Batalla del Establo de la vacas (por donde había ocurrido), murió una oveja por un disparo de la escopeta de Jones. La escopeta que quedó allí, sólo se dispararía dos veces al año: una por el aniversario de la rebelión y otra por el aniversario de la Batalla del Establo de las vacas.

-CAPITULO V:

A Mollie, que era una yegua muy presumida, se la vió hablando con el vecino por encima del seto mientras le acariciaba el hocico. Poco después desapareció de la granja y se la vio subida en un remolque mientras se la llevaban; parecía más feliz.

El mes de enero fue un mes muy difícil: la tierra estaba como el hierro y no se podía hacer nada. Se manifestó abiertamente que los cerdos eran mas inteligentes que el resto de animales de la granja y ellos exponían los planes para llevar la granja. Había importantes discrepancias entre Snowball y Napoleón que en todos los debates discutían y en todas las cuestiones que se podían llevar la contraria se la llevaban. Snowball quería innovar y hacer zanjas, acequias...lo había aprendido de revistas y libros encontrados en la casa de Jones. Empezó a hacer unos planos para construir un molino de viento que les facilitaría el trabajo, cosa que a Napoleón no le parecía bien. Según Napoleón los animales deberían procurarse armas para defenderse de un posible ataque. En una reunión para discutir el tema del molino Napoleón, que había criado a unos cachorros de perros, apareció con ellos y después de exponer cada uno su opinión, los lanzó contra Snowball, al cual le tocó salir corriendo. Napoleón dijo que Snowball era un traidor y que por eso había sido expulsado. Por la noche otro cerdo le explico al resto de la granja que Napoleón nunca había estado en contra del molino, es más, Napoleón diseñó el molino. Se empezaría a construir.

-CAPITULO VI:

El tiempo que siguió trabajaron duro para construir el molino: había que sacar las piedras de la cantera, partirlas en los trozos apropiados y transportarlos hasta la loma. Cada animal hacia lo que podía. Napoleón dijo que había decidido cambiar el sistema y que iba a empezar a vender parte del heno y la cebada a las granjas vecinas. Los animales se extrañaron puesto que uno de los principios era que no se iba a tener ningún tipo de contacto con los seres humanos. Napoleón les dijo que ellos no tendrían que reunirse con las personas, ni tener ningún tipo de contacto con ellos, ya que un tal señor Whymper había accedido a actuar de intermediario. Acudiría a la granja todos los lunes por la mañana para recibir instrucciones.

Poco después los cerdos decidieron instalarse en la casa y empezar a vivir allí. El resto de animales creían que se había adoptado una resolución en contra de esa medida, y fueron a mirarlo en los mandamientos: “Ningún animal dormirá en una cama con sabanas”. La resolución era en contra de las sabanas, no de las camas, además los cerdos que tenían un gran trabajo intelectual tenían que dormir mejor para que no volviera Jones y sus hombres.

Una noche se oyó un fuerte estruendo y cuando los animales se levantaron por la mañana el molino estaba destruido. Napoleón pronto se apresuró a decir que había sido Snowball que por la noche había entrado en la granja a boicotear el molino. Se decidió volver a empezar a construir el molino.

-CAPITULO VII:

Los humanos no creían capaces a los animales de construir un molino. Se empezó la reconstrucción, pero los animales no tenían los mismos ánimos que la otra vez puesto que era invierno y hacia frio. Empezaba a haber escasez de comida y tendrían que sacar má de algún sitio, así que Napoleón hizo un trato con el señor Whimper de venta de 400 huevos, cosa que a las gallinas no les pareció bien. Se rebelaron y subieron al tejado, decidiendo poner allí los huevos y dejarlos estrellar contra el suelo. Napoleón tomó medidas y dijo que no se le daría comida a las gallinas y que el que les diera comida estaría condenado a pena de muerte. Las gallinas solo aguantaron cinco días; nueve gallinas murieron y fueron enterradas en el huerto. Más tarde se descubrió que Snowball merodeaba por las noches en la graja: cualquier cosa que ocurriera se le atribuía a él. Se dijo también que Snowball era un traidor desde antes de la rebelión. Nadie se atrevió a contrariar eso puesto que lo decía Napoleón. Se convocó una reunión por la mañana en el patio y Napoleón apareció con dos medallas que se había otorgado el mismo. Los perros, ante el asombro de todos, se abalanzaron sobre Boxer que reprimió el ataque con sus patas. Los perros cogieron a mordiscos a cuatro cerdos, que les mataron después de que confesaran que eran aliados de Snowball. También fueron ejecutados tres gallinas, un ganso y tres ovejas. Se había llegado a un estado en la granja en el cual los animales no se atrevían a decir lo que querían, por temor a la represión que pudieran sufrir. Prohibieron la canción Bestias de Inglaterra puesto que esa canción era la canción de la rebelión y la rebelión ya había terminado.

-CAPITULO VIII:

Días después fueron a comprobar si se podía matar a otro animal en los mandamientos, descubrieron que no recordaban bien, puesto que ponía: “Ningún animal matará a otro sin motivo”.

El siguiente año fue un año duro, trabajaban mucho e incluso a veces les parecía que comían menos que en la época de Jones. Pero entonces aparecía Squealer con un largo papel y empezaba a leer cifras de cuando estaba Jones y de ahora que no estaba, y los animales quedaban contentos. A Napoleón ya no solo se le llamaba con ese nombre sino que ahora era el líder o camarada. A mediados del verano tres gallinas confesaron que, presionadas por Snowball, habían tramado un complot para asesinar a Napoleón; fueron ejecutadas. Napoleón tomó mas medidas para su seguridad. Se descubrió que Snowball en la batalla no solo había ayudado a los humanos, sino que las heridas que tenia en el lomo y que todos recordaban era de un mordisco de Napoleón. En otoño por fin se terminó el molino el día fijado; tenia las paredes mas anchas que la otra vez para que no pudiera derrumbarse.

Napoleón vendió la pila de madera que había en el patio a uno de sus vecinos, pero al poco tiempo de que se la llevaran y le pagara se dio cuenta de que los billetes eran falsos, y se rumoreaba también que les iban a atacar. Y era cierto: una mañana aparecieron unos 15 hombres armados con una docena de escopetas y empezaron a disparar. Antes de que los animales se pudieran acercar lo suficiente, los hombres se dirigieron hacia el molino y lo volaron con dinamita. Esto fue lo que hizo a los animales correr contra ellos y conseguir expulsarlos. Una vaca, tres ovejas y dos gansos murieron y el resto estaban casi todos heridos.

Días después se encontró una caja de Whisky en la casa y esa misma noche se oyeron muchos gritos y carcajadas en la casa. Al cabo de unos días los animales se dieron cuenta que había un mandamiento que no recordaban igual que como estaba: “Ningún animal beberá alcohol en exceso

-CAPITULO IX:

Boxer tenia un casco mal a causa de la batalla, aún así seguía trabajando duro. Le quedaba poco para jubilarse y quería colaborar lo suficiente en la reconstrucción del molino antes de esa fecha.

Nuevamente fueron reducidas las raciones de comida para todos los animales menos para cerdos y perros “Una igualdad demasiado rígida en las raciones estaría en contra del Animalismo” esa fue la justificación dada por Squealer, que cada vez estaba mas gordo.

Napoleón había tenido hijos y por tanto había decidido que tenían que construir una escuela. Salió adelante otro decreto que decía que si algún animal de la granja se encontraba con un cerdo el primero debía dejar pasar al segundo. Los cerdos también podían llevar una cinta en el rabo los domingos. Toda la cebada de la granja seria destinada para la destilación de cerveza que se repartiría sólo entre los cerdos. A finales de verano volvió Moses, el cuervo que llevaba desaparecido varios años. Hablaba de Monte Azúcar, que era un sitio al cual iban los animales cuando morían y en el cual crecía trébol fresco por todos los sitios y en las cercas los terrones de azúcar. Los cerdos tenían una actitud extraña hacia el cuervo: negaban lo que decía pero le permitían permanecer en la granja sin trabajar y con una pequeña ración de cerveza diaria.

Boxer sufrió un accidente y le toco estar en reposo esperando a que los cerdos terminaran las gestiones para llevarle al hospital. Al cabo de unos días vino un carro a llevársele. Benjamín se dio cuenta que en los lados del carro ponía Matarife de caballos. Al cabo de unos días los cerdos dijeron que Boxer había muerto en el hospital después de hacer todo lo posible por su vida, y la justificación que daban a lo del carro es que el carro se lo compraría el veterinario al matarife. Corrió el rumor de que los cerdos habían comprado otra caja de whisky.

-CAPITULO X:

Pasó el tiempo y los animales fueron muriendo. Sólo quedaban de los que habían estado en la rebelión Clover y Benjamín, a parte de los cerdos. Se habían adquirido animales nuevos, pero estos no comprendían los principios del Animalismo. La jubilación prometida no se llevo a cabo y todos los animales seguían trabajando. La promesa de agua caliente y electricidad en las cuadras tampoco se realizó. Los cerdos y perros no producían nada, pero seguían siendo los que mas comían.

Un día se vio a los cerdos andando con dos piernas; los animales se alarmaron y entonces las ovejas empezaron a balar: “Cuatro patas si, dos patas mejor”. Cuando Clover quiso ir a mirar los mandamientos estos habían desaparecido y sólo quedaba uno escrito: “Todos los animales son iguales pero algunos animales son mas iguales que otros”.

Una semana después vino una delegación de los granjeros de alrededores a realizar una visita, invitados por Napoleón. El resto de animales siguió trabajando sin despegar la vista del suelo. Por la noche el resto de animales fue a la ventana de la casa y pudo escuchar como decían dentro que Napoleón sabia bien como llevar una granja, puesto que conseguía que sus animales inferiores trabajaran con el mínimo de comida y que encima trabajaran todo el día y bien. Napoleón dijo que la granja no era sólo suya, sino que era de la cooperativa de cerdos. Los animales se miraron, y luego miraron a los cerdos y a los hombres e intentaron distinguirlos, pero ya no había manera de distinguir quien era uno y quien era el otro.