Realismo

Literatura española contemporánea del siglo XIX. Novela y narrativa realista. Contexto histórico. Prerrealismo. Galdós. Valera. Clarín

  • Enviado por: Davo
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 10 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

publicidad

Contexto histórico- social del s. XIX

El siglo XIX es una época en la que se realizan notables transformaciones en todos los aspectos.

Durante este siglo se dio la Revolución Francesa, que con sus ideas reformistas provocó una profunda crisis en la sociedad y la política, que producirá el final del Antiguo Régimen y del sistema monárquico absolutista.

En el s. XIX va a dominar un sistema liberal que defiende la soberanía popular: el poder reside en el pueblo, el cual está representado por personajes elegidos por sufragio universal. También son defendidas las libertades de pensamiento y expresión.

Después de la caída de Napoleón se sucederán una serie de enfrentamientos entre absolutistas y liberales, pero sin consecuencias importantes. Además del liberalismo se desarrollará el socialismo utópico, defendido por Saint-Simon, que condena los abusos del capitalismo y propone un tipo de sociedad igualitaria. Con la publicación del Manifiesto Comunista de Marx y Engels en 1848 se dará paso al socialismo científico, que produce una revolución en la sociedad y la economía.

Al mismo tiempo se desarrollan los grupos nacionalistas que produjeron independencias en algunos países europeos como Grecia o Bélgica. Más tarde, aparecerán gobiernos más autoritarios que serán apoyados por la burguesía que había optado por una posición más conservadora para defender sus privilegios, como hizo Napoleón III (Francia) o la reina Victoria (Inglaterra).

Por lo que podemos decir de la sociedad, la tradicional sociedad estamental deja paso a una sociedad de clases. La burguesía toma parte en el poder y sigue ligada con el desarrollo industrial. Esta es la llamada “Era del maquinismo”, donde se desarrolla mucho el ferrocarril, hay grandes avances técnicos y sanitarios (la vacuna por Pasteur) y se inicia el capitalismo.

La expansión demográfica es también uno de los graves problemas durante este siglo. Las grandes concentraciones que se producen en las ciudades más industrializadas provocarán enfrentamientos entre burgueses y proletarios; la clase obrera actuará por medio del socialismo o del anarquismo.

De este siglo, podemos destacar la crisis racional que se produce y el nuevo concepto de cultura además de nuevas formas de pensar. En la primera mitad de siglo muere el filósofo Kant, y la Filosofía se dirige hacia la teoría idealista de Hegel, que valora bastante las fuerzas del espíritu y se preocupa mucho por la historia. Después, Compte introducirá una reacción filosófica positiva que tiene su origen en los hechos observables, esto supondrá una nueva manera del pensar.

En la parte científica se realizarán grandes progresos, en especial en la Física, Medicina y Biología (evolucionismo de Darwin). Ya en la segunda mitad, las ciencias sociales como la Psicología y la Sociología comenzarán a tener un gran interés y tendrán gran influencia en la Literatura.

En la literatura se viven tres grandes movimientos durante el s. XIX en España y en toda Europa: Romanticismo, Realismo y Naturalismo.

España en el s. XIX

El inicio político de esta etapa de la historia española se a considerado la Guerra de la Independencia contra la invasión napoleónica, la cual despertó el patriotismo. Mientras se desarrollaba la guerra, se redactó la primera Constitución liberal aprobada por las Cortes de Cádiz en 1812, pero solo durará hasta la llegada al poder de Fernando VII, quien rechazará esta Constitución e iniciará un periodo de absolutismo, que durará hasta 1833, año en el que muere. Es una época de retroceso cultural y social, en el que los intelectuales son exiliados y no hay libertad de expresión.

A la muerte del Rey, se produce una división entre los partidarios de Isabel II, hija del monarca y menor de edad, y Don Carlos, hermano del rey y de tendencia más conservadora. A esto se sucede una guerra civil, la guerra carlista, entre estos dos bandos. Esta división permanecerá a lo largo del siglo y se reflejará en la literatura de la época.

Tras un periodo de regencias, en 1843 Isabel II subirá al trono, pero en 1868 una revolución popular destronará a la reina y se proclamará un nueva Constitución. La lucha carlista sigue y la crisis político-social empeora.

Al final del corto reinado de Amadeo I de Saboya, en 1873, en España se proclama la República. Esta etapa conflictiva no terminará hasta la llegada de Alfonso XII quien inicia la Restauración.

En el poder hay enfrentamientos entre liberales y conservadores, y se producen guerras en Cuba, Marruecos y Filipinas, donde se pierden las últimas colonias españolas.

el realismo

Es un movimiento cultural que se da principalmente durante la segunda mitad del s. XIX en toda Europa. Esta nueva manera de ver las cosas se inicia hacia 1850 en Francia, con la publicación de la revista “Realisme” que define los rasgos más característicos de este movimiento.

Las novelas realistas se escriben desde los años treinta pero el Realismo como escuela no se consolida hasta la década de los cincuenta, con la Revolución de 1868, en que van tomando cuerpo las posiciones antirrománticas o superadoras del Romanticismo.

Asigna como fin a las obras artísticas o literarias la imitación fiel de la naturaleza, cuyo auge se da en Europa en la segunda mitad del siglo XIX.

Características del Realismo

  • Aparece una rigurosa observación de la realidad como método descriptivo, influido por las ciencias experimentales; los escritores se documentan sobre el terreno, tomando minuciosos apuntes sobre el ambiente, las gentes, la indumentaria, etc. También buscan en los libros los datos necesarios para conseguir la exactitud ambiental o psicológica.

    • Utilización de una técnica objetiva frente al subjetivismo romántico. El autor es un cronista aunque en ocasiones expone algunas opiniones personales.

      • Intención social de los escritores. Se intenta descubrir las lacras o cualidades, manías y hasta deformidades sociales y contribuir a eliminarlas; renace la idea del “Arte útil”.

        • En el estilo se observa una progresiva eliminación de la retórica grandilocuente de los románticos, se adapta el lenguaje a la condición social del personaje. De ahí la importancia que adquiere el reflejo del habla popular.

          • El novelista refleja ampliamente la sociedad contemporánea. Se recoge una gran diversidad de ambientes. Entran ahora en la novela sectores sociales como los medios burgueses o las capas inferiores de la sociedad.

          • Como conclusión el Realismo desarrolla elementos románticos: el costumbrismo, el gusto por lo local y regional; sin embargo, elimina algunas facetas anteriores como el subjetivismo, el uso exagerado de la imaginación o la evocación constante del pasado legendario.

          • Los Temas

          • Principalmente están derivados de la mentalidad burguesa: el poder, el dinero, la influencia social o las cuestiones políticas del momento.

          • Los Personajes

          • Reflejan los cambios y tensiones sociales, aparecen proletarios, mendigos, políticos y la clase media.

          • La Novela realista

          • Durante la segunda mitad del s. XIX se desarrolla una prosa periodística, la llamada prensa obrera, cuenta las tensiones sociales de la época. Más tarde florece la prosa científica y humanística, pero el verdadero esplendor de este género se da con la novela.

          • En la novela se consiguió dar una visón completa de la sociedad en un determinado tiempo histórico: Los personajes, los ambientes, los problemas, … formando un mundo verosímil y cotidiano. El novelista se convierte en el portavoz de la conciencia colectiva, consiguiendo una buena conexión entre novelista y sociedad.

          • Características de la Novela Realista:

            • El tema principal de la novela es el conflicto entre el individuo y la sociedad. Se intenta conocer el motivo de la marginación del personaje dentro de la sociedad.

              • El centro de la novela es el personaje, que reúne y expresa los rasgos generales de su grupo social. Se consigue un retrato casi perfecto del personaje, no solo físico sino también moral; utilizando las técnicas de exploración de la alma humana como el monólogo interior y el estilo indirecto libre.

                • Hay una variada pintura de ambientes, principalmente costumbristas; reuniones en casinos, paseos callejeros, culto religioso, fiestas populares, etc.

                  • Es una representación total de la vida, eliminando lo fantástico. El autor muestra las miserias e intereses humanos de la época, convirtiéndose en crítico y juez, intentando mejorar la sociedad.

                    • El autor es un narrador omnisciente, es decir, deja actuar a los personajes según lo que harían en la realidad para dar mayor objetividad.

                      • Agilidad en los diálogos y profundidad en las reflexiones de los personajes. Recoge aspectos particulares del habla regional o popular, cometiendo errores de pronunciación y vulgarismos. Hay un enriquecimiento de las técnicas narrativas y descriptivas (3ª persona).

                      • El Prerrealismo

                      • Durante el primer periodo de este movimiento, los novelistas tienden a tratar escenas de corriente costumbrista, elaborando una novela rica en matices y que presenta una clara evolución.

                      • Características del Prerrealismo:

                        • Se intenta reproducir la realidad en movimiento teniendo presente el inmovilismo costumbrista.

                          • Las personalidades de cada uno de los personajes que aparecen en la novela están condicionadas a su ambiente social.

                            • Recoge un dualismo moral, político y religioso (mundo de buenos y malos). Por eso abundan los juicios de valor y la excesiva moralización.

                            • El Realismo en España

                            • El Realismo

                            • El desarrollo del Realismo español va junto al desarrollo de la sociedad. En 1868 la burguesía se consolida y eso provoca su implantación. Los factores que favorecen este movimiento en España son:

                              • La década de los sesenta presenta una clara acogida popular a la novela por entregas y de folletín entre otro tipo de narraciones (La novela popular española del siglo XIX).

                              • En esa misma década todavía se registran aportaciones a la novela histórica y traducciones de autores extranjeros (Papá Goriot).

                              • Continua la publicación de artículos y narraciones costumbristas, frecuentemente coleccionados en volúmenes y construidos desde diversas perspectivas.

                              • El Realismo triunfa en España debido a la gran tradición realista que había, como la novela picaresca o el estilo cervantino.

                              • Los escritores españoles se inspiraban en nuestra propia cultura, en la vida y en las tierras de España, pero ahora con una previa documentación antes de escribir sobre el tema, predominando la novela regional.

                              • El periodo realista supone una etapa de extraordinario florecimiento para la literatura española, sobretodo para la novela a partir de 1870.

                              • Autores destacados en el Realismo

                              • Benito Pérez Galdós

                              • Vida :

                              • Benito Pérez Galdós nació en Las Palmas de Gran Canaria en 1843. Estudió Derecho en Madrid donde pasaría el resto de su vida y de la que fue el más profundo observador.

                              • Desde su juventud mostró interés por los problemas sociales, políticos e ideológicos de su época; colabora en diversos periódicos, y se define como progresista y anticlerical. Queda deslumbrado por Balzac en los viajes que hace a París en 1867 y 1968.

                              • Entra en política en los años ochenta, siendo diputado por el partido de Sagasta. Desde 1890 pasa apuros económicos, lo que le llevará a probar fortuna en el teatro. A partir del 98 entra en contacto con los socialistas aunque su tolerancia le permitirá continuar su amistad con Pereda y Menéndez Pelayo, tradicionalistas.

                              • Los últimos años de su vida fueron tristes: se queda ciego, se incrementan sus dificultades económicas y sus enemigos impiden que se le otorgue el premio Nóbel. Murió en Madrid en 1920.

                              • Estilo:

                              • Cultivó la novela y el teatro; en la primera estuvo influido por un sentido realista, pues la concibió “como imagen de la vida”, y mereció ser considerado como el primer novelista español de su época y uno de los grandes maestros de la novela contemporánea en Europa.

                              • Como dramaturgo no supo elevarse a tan gran altura, pues no hizo otra cosa que llevar su novelística a escena.

                              • Como características de su novela podemos destacar:

                                • Poderoso pintor de ambientes.

                                • Cuida sumamente la documentación según los métodos del realismo.

                                • Penetrantes dotes de observación.

                                • “Realista de almas”: sus personajes poseen una gran capacidad de intuición, comprensión y lucidez.

                                • Admirable técnica del retrato.

                                • Domina el arte de caracterizar a sus personajes por su lenguaje.

                                • Lenguaje espontáneo y antirretórico.

                                • Prosa de gran expresividad, ágil y plagada de rasgos geniales por su poder de sugerir.

                                • Modernidad. En ese sentido hay que destacar la utilización del “monólogo interior”.

                                • Intención crítica.

                                • Ironía. Gran arma de la que es maestro.

                                • Obras más importantes:

                                • Él mismo dividió su producción en Episodios Nacionales, Novelas españolas de la primera época y Novelas españolas contemporáneas. Hay que sumar sus obras teatrales, sus numerosos artículos y su interesante correspondencia.

                                • Sus Episodios Nacionales constituyen una visión novelada del siglo XIX, formada por 46 novelas distribuidas en cinco series de diez títulos cada una, salvo la última. Con ellos logró crear un nuevo tipo de novela histórica (alejada de la del Romanticismo), debido a su riguroso esfuerzo de documentación y a su objetividad.

                                • Sus primeras novelas las compuso hasta 1880. Se inician con dos novelas históricas: La Fontana de Oro y El Audaz. Continua con otras que abordan la vida contemporánea: Doña Perfecta, Gloria, La familia de León Roch, etc. Su propósito es atacar la intransigencia y el fanatismo. De índole muy distinta y de la misma época es Marinéela.

                                • Sus novelas españolas contemporáneas son las 24 novelas que publicó a partir de 1881. Por estas obras pasa todo el Madrid de su tiempo, describe toda la sociedad y el ambiente. Él hace de crítico apoyándose en su característica ironía. Destacan La desheredada, Tormento, La de Bringas, Fortunata y Jacinta (es su obra maestra y una de las máximas novelas españolas de todos los tiempos; son más de mil páginas de una riqueza extraordinaria por las inolvidables figuras de las dos mujeres que le dan título y en el amplio panorama social que las enmarca), Miau, las cuatro novelas sobre Torquemada (estudio estremecedor de la avaricia y del mundo de los negocios), Ángel Guerra, Nazarín, Misericordia…

                                • Galdós es admirado y discutido en su tiempo, pero ha sufrido altibajos en la estimación posterior. Su fama comenzará a crecer cuando, a partir de 1950, la literatura se orienta hacia un realismo social y crítico. Ha visto renovada su popularidad gracias a las diversas adaptaciones cinematográficas que de sus obras se han hecho. Hoy día representa una de las cimas de la novela española y universal.

                                • Juan Valera

                                • Vida :

                                • Juan Valera nació en Cabra (Córdoba) en 1824. De noble y rica familia andaluza, se dedicó a la carrera diplomática por lo que vivió mucho tiempo en el extranjero. Mantuvo una cordial amistad con Menéndez Pelayo y con Clarín. En 1861 ingresó en la Real Academia, y se dio a conocer como critico literario y autor de cuentos. Muere en 1905 en Madrid.

                                • Estilo :

                                • Valera fue una personalidad influyente en la vida civil e intelectual de su tiempo, narrador de sólida fama y uno de los más importantes novelistas españoles del siglo XIX. Se mostró enemigo de toda innovación en el campo de la literatura, pero, a pesar de ser contrario, en el plano teórico, al naturalismo, no tuvo más remedio que acusar en parte su influencia. De su actividad crítica y de su correspondencia emerge una personalidad curiosa y vivaz, a veces aguda y penetrante, pero a fin de cuentas limitada por su misma aristocracia y conservadurismo intelectual.

                                • Su estilo está caracterizado por:

                                  • Posición liberal moderada en política.

                                  • Talante escéptico en lo religioso.

                                  • Rechaza las novelas de tesis: la obra de arte solo debe reflejar lo bello.

                                  • Estilo correcto y cuidado.

                                  • Fina ironía.

                                  • Recrea ambientes contemporáneos y personajes verosímiles.

                                  • Profundo conocedor del alma femenina.

                                  • Obras más importantes:

                                  • En 1874 escribió su primera y más célebre novela, Pepita Jiménez, delicada historia de una crisis religiosa y sentimental. De los años posteriores son sus otras siete novelas, ambientadas casi todas en Andalucía y escritas con estilo limpio y cordial, entre las que destacan Doña Luz (1879), Juanita la larga (1896) y Morsamor (1899).

                                  • Mucho más rica es su obra ensayista y muy interesante su epistolario. Citaremos su libro La poesía lírica y épica de la España del siglo XIX, los cuentos Parsondes (1859) y El pájaro verde, y bellísimas traducciones de la novela de Longo Dafnis y Cloe y de los poemas de numerosos líricos italianos, franceses e incluso árabes.

                                  • Leopoldo Alas y Ureña, “CLARÍN”

                                  • Vida :

                                  • Nació en Zamora en 1852 y murió en Oviedo 1901. Escritor español que permaneció la mayor parte de su vida en la ciudad donde falleció. Estudió derecho, filosofía y letras.

                                  • Más tarde, en Madrid entra en contacto con ideas krausistas y se le conocía como un periodista satírico o como crítico literario. En 1875 toma el apodo de “Clarín”.

                                  • Pasa a ser catedrático de economía en la Universidad de Oviedo.

                                  • Políticamente fue un liberal republicano muy sensible ante las injusticias sociales.

                                  • Estilo :

                                    • En sus cuentos o relatos breves revela con gran ternura y lirismo el afecto que siente sobre los personajes marginados y humildes. Sus cuentos tienen una perfección en la forma y una gran hondura emotiva.

                                      • En la narración se le caracteriza por una gran precisión y unas descripciones de ambiente, personajes, … inmejorables, y que se integran totalmente en el relato.

                                        • Pasa de una notable objetividad en el relato a la ironía.

                                          • Tiene una viva producción de diálogos de lo más variados.

                                            • Cultiva la novela larga, donde tiene una gran perfección constructiva.

                                              • Clarín actúa en sus relatos como narrador omnisciente, dejando actuar a los personajes. Utiliza la técnica del estilo indirecto libre con la que explora la vida interior de los individuos. Escribe con humor y ironía sobre las injusticias en la sociedad.

                                                • Como crítico literario, Clarín destaca por su solidez cultural y la agudeza de sus juicios.

                                                  • Sigue un tipo de arte estéticamente riguroso y una concepción comprometida de la novela, en una línea progresista.

                                                  • Obras más importantes:

                                                  • Su obra maestra, “La Regenta”, a sido comparada con “Madame Bovary” de Flaubert. Esta novela la publicó en dos volúmenes (1884-1985). La función de esta novela era la introducción a una trilogía formada por “Una medianía”, “Juanito Reseco” y “Speraindeo”, de la cual solo publicó unos fragmentos.

                                                  • Los más conocidos relatos breves son:

                                                    • Doña Berta

                                                    • Superchería

                                                    • Cuervo

                                                    • Cuentos morales

                                                    • El gallo Sócrates

                                                    También autor de “Su único hijo” y de diversos artículos recogidos en volúmenes de los que destacamos “Sermón perdido”, “Crítica Popular” y “Siglo pasado”.

                                                    De sus críticas destacamos los ocho opúsculos de “Folletos literarios”.

                                                    También estrenó una importante obra dramática, “Teresa”.