Realismo

Movimientos artísticos del siglo XIX. Arte contemporáneo. Millet. Courbet. Daumier. Las espigadoras. El taller del artista

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

El Realismo

Desde el primer momento estos artistas van a encontrar un habiente de polémica y apasionamiento determinado a la vez por la temática y el tratamiento formal.

Las escenas históricas y religiosas los héroes, dioses, personajes afamados..... dejan de representarse. La pincelada del realismo es firme, y el contorno preciso; se huye por igual de la emoción romántica y del calculado ”equilibrio” de los clásicos. La pintura tiene una clara voluntad de ruptura en el terreno de las formas y de los contenidos.

Autores:

Millet (1814- 1875).

Fue tachado por la burguesía y sin embargo, esa acusación no tenía ningún fundamento, se basaba en el humilde origen social del artista y en la temática de sus pinturas: Campesinos, captados en sus faenas cotidianas con toda ingenuidad.

Gustave Courbet (1819- 1879)

Educado en los ideales de la revolución es uno de los más grandes pintores europeos del siglo XIX. En 1839, va a París, donde frecuenta la facultad de derecho y comienza su aprendizaje histórico.

Con “Los picapedreros”, presenta la dura realidad de las clases trabajadoras; con “ El entierro en Ornans “ se recrea en el friso implacable de los rostros campesinos, que parecen construidos con la misma materia que la tierra; “ Bonjour monsieur Courbet” (“el encuentro”), es un excelente retrato de un grupo en medio de un paisaje despejado.

En 1855, junto a las instalaciones de la gran exposición universal de París abre un barracón propio con el siguiente rótulo “realismo. Exposición y venta de cuarenta cuadros y cuatro dibujos de Gustave Courbet. Precio de entrada, 1 franco”. Es el momento culminante de su producción y también el año de la consagración oficial de la nueva tendencia victorica. Su “alegoría real”, ”estudio del pintor”, era una obra gigantesca en la cual Courbet, se ha representado así mismo como interprete y árbitro de las múltiples facetas que ofrece la “realidad”.

Otras pinturas más o menos pornográficas como “señoritas de los bordes del sena” o “ el sueño” siguieron escandalizado a sus contemporáneos, no eran capaces de hacer olvidar que su autor pintó también excelentes paisaje y escenas de caza.

Courbet pasó los últimos años de su vida en el exilio pues su participación en la experiencia revolucionaria de “ La columna” (1871), había sido ostentosa y destacada.

Honoré Daumier (1808- 1879)

Nace a la luz pública gracias al enorme desarrollo de la litografía. Su actividad critica en “ La caricature” le vale en 1832 seis meses de cárcel en 1835 e prohibe la caricatura política y Daumier ingresa en la revista “Charivari” para la cual realizará a lo largo de treinta años unos 4.000 dibujos en pro de la libertad y justicia, con una técnica suelta y un gran vigor expresivo. La gran aportación de Daumier consiste pues, en haber mostrado que los medios de expresión del artista “militante” debían plegarse en las exigieras de una sociedad cada vez más determinada por la multiplicación incesante de imágenes impresas. De echa la incidencia de sus pinturas tradicionales fue prácticamente nula, y fueron apreciadas de modo especial por sus contemporáneos.

Obras:

Las espigadoras (Millet)

Óleo sobre tela, 561 x 66 cm Expuesta en el Museo del Louvre

La obra representa a tres mujeres agachadas recogiendo espigas, Millet para llamar la atención de espectador, pintó, unos pañuelos, en las cabezas de las mujeres, de colores muy llamativos.

Al fondo se ven otras trabajadoras que hacen lo mismo que las que están en el primer plano. Al lado de ellas se pueden ver, montones de hierba seca o heno.

Los rostros son anónimos y están tostados por el sol, no es que sean esclavos ni nada de eso.

Los contornos están marcados y los colores son suaves, Millet representaba a menudo a campesinos en sus faenas.

El taller del artista (Courbet).

La obra representa al propio pintor pintando una obra y al lado de él se pueden ver una gran cantidad de personajes de sus obras anteriores, los cuales están mirando lo que está pintando el pintor.

La dama desnuda representa la verdad, la ingenuidad, porque la verdad siempre esta desnuda.

El perro que está al pie de la obra representa la amistad y la fidelidad.

El niño está mirando todo lo que pasa y lo único real de está obra es el pintor lo demás es irreal.

Vídeos relacionados