Realidad y verdad

Mundo sensible. Objetivización. Percepción. Sentidos. Seguridad e inseguridad

  • Enviado por: Luis Tateishi
  • Idioma: castellano
  • País: Perú Perú
  • 6 páginas
publicidad

Colegio de la Inmaculada

Jesuitas-Lima

FILOSOFIA

LA REALIDAD

DE UN MUNDO

SENSIBLE

INTRODUCCIÓN

¿Vivimos en la realidad o en la verdad? ¿En una realidad única y objetiva o en una verdad objetivizada que se intenta amoldar a la realidad, pero que sesgada por los límites de la percepción humana resulta imperfecta? Para poner mas claro el problema que queremos abordar se cita a continuación a dos autores: “El ser propiamente dicho es sobre todo lo verdadero, el no ser, lo falso (...) Está en lo verdadero el que cree que lo esta unido, esta unido. Pero está en lo falso el que piensa lo contrario a lo que en circunstancias dadas son o no son las cosas” (Aristóteles) “Es erróneo querer ver en lo real la determinante de la objetividad, cuando en realidad solo se puede aportar la prueba de una objetivización correcta (...) es mejor no hablar de una objetivización de lo real, sino de una objetivización en busca de lo real” (Bachelard) Aristóteles habla de una realidad objetiva y accesible, en la cual estar en la verdad significa coincidir con la realidad. Bachelard en cambio habla de una verdad objetivizada, limitada al sesgo de nuestra visión de la realidad, pero una verdad que intenta amoldarse a la realidad “ en búsqueda de lo real “ ¿Cómo lo verdadero puede convertirse en real? Si es que según Bachelard, solo se encuentra como un pensamiento en busca de lo real ¿Cómo estar seguro de lo verdadero en cualquiera de los dos casos?

DESARROLLO

Planteado ya el problema y las diferentes preguntas, pasemos a nuestra posición. En efecto creemos que lo verdadero debería coincidir con la realidad, una realidad que no nos es completamente conocida, por lo tanto lo verdadero debería acercarse constantemente a la realidad. En efecto vivimos en una realidad que tratamos de descubrir con métodos objetivizados mas no objetivos, y en una verdad de conceptos creados por el hombre para amoldarse a una realidad que no conocemos, o que conocemos relativamente, entonces podríamos referirnos a nuestra realidad como una realidad relativa.

Nuestra posición esta basada en lo siguiente: Nuestra percepción de la realidad es o podría estar sesgada. “ Los sentidos no son de fiar” (Rene Descartes) Recogiendo un ejemplo planteado en el libro FILOSOFAR: Si a una estatua se le diera el sentido del olfato y se le pusiera al frente una rosa, aun cuando la realidad era esa rosa, su verdad seria solo el olor de dicha rosa, la verdad esta limitada pues, por la percepción. La verdad, sostenemos, intenta acercarse a la realidad, o a lo que nosotros conocemos como realidad. Estamos hablando entonces de una realidad relativa y de un método para alcanzar la realidad, también objetivizado. “Determinar un carácter objetivo no significa definir un absoluto, sino probar que se aplica correctamente un método” (Bachelard) Entonces la verdad intenta con un método no objetivo acercarse a una realidad relativa. Según Spinoza: “la idea de verdad es clara y distinta, elimina toda duda...” al parecer esto se contradice, pero no, es solo un ejemplo mas de que la realidad muchas veces se contradice con los términos inventados por el hombre.

Entonces, ¿Vivimos en la realidad o en la verdad?, Como ya hemos explicado anteriormente nuestra visión de la realidad se encuentra delimitada por nuestros sentidos. La realidad no puede ser captada en su totalidad real. Las percepciones de la realidad cambian constantemente y son diferentes para cada persona, por ende las verdades también deberían ser diferentes. Volviendo al ejemplo de Condillac, él dice: “Podemos estar convencidos que bastaría aumentar o disminuir el numero de sentidos para que formuláramos juicios enteramente diferentes de los que hoy nos parecen tan naturales; Y nuestra estatua, limitada al olfato nos permite formarnos una idea de la clase de seres cuyos conocimientos son los menos extensos de todos”. Para la estatua su realidades y verdades están delimitadas completamente por sus sentidos, aun cuando para nosotros la rosa es una realidad, la única realidad verdadera para la estatua sería el olor de la rosa.

Entonces ¿La búsqueda de una verdad absoluta y universal, es imposible? Nosotros creemos que si, que la realidad como un plano correcto, medidle y justo no existe. “Ninguna razón legitimadora sabría volver a dar consigo misma en una realidad cuyo orden y configuración derrota cualquier pretensión de la razón” (T. Adorno) Sin embargo lo anterior no quiere decir que no exista la verdad, solo que para encontrarla debemos ahondar mas allá del plano trivial el cual estamos acostumbrados a usar.

¿Qué entendemos por verdad? En primer lugar la verdad y la no-verdad, son nociones que hemos aprendido a captar. La palabra verdad es solamente una denominación ajena a la naturaleza real del objeto, y afectada completamente por nuestra percepción. Por otro lado la noción verdad, va mas allá de la simple inspección del objeto o hecho, tiene que ver con la idea verdadera. Por el contrario Marx afirma que: “Es en la practica donde el hombre debe demostrar la verdad, es decir la realidad y el poder, la terrrenalidad de su pensamiento.”

Las diferencias entre los seres humanos no solamente en el aspecto físico sino también el plano intelectual y psicológico, tienen mucho que ver con las diferentes percepciones de la realidad, las cuales originan todas estas preguntas. Por eso es preciso preguntarse si es que se puede llegar a conocer realmente algo. Los observadores y jueces de la realidad estamos delimitados por nuestros sentidos, por esa razón se nos hace imposible captar y comunicar lo que hemos percibido. “¿Sería posible expresar con palabras lo que se ha visto? Del mismo modo que la vista no puede conocer los sonidos, así tampoco el oído no puede oír los colores.” (Gorgias) Es imposible querer comunicar la totalidad del mensaje, debido a que somos diferentes, dos personas no están pensando en la exacta misma cosa en el momento en que uno le dice esa cosa al otro, ya que no es posible que algo único este en dos lugares a la vez. Y si fuera posible que ese algo único estuviera en los dos sujetos en el mismo momento, ambos sujetos son diferentes por lo que no hay nada que obligue a que se les represente de la misma manera. “Ya que si tuvieran las mismas características serían un solo sujeto y no dos” (Gorgias)

CONCLUSIONES

Pongamos el caso hipotético en el cual podamos vivir en un mundo regido por lo que conocemos y afirmamos como real. ¿Cuál sería nuestra forma? ¿De que dependería? ¿Habría alguna deferencia con nuestra vida actual? Nosotros creemos que no, nosotros vivimos en un mundo real, existimos en efecto y en verdad. Creemos que la realidad de cada uno es diferente y que cada uno objetiviza su mundo de manera distinta. La forma que uno tiene y la imagen que refleja a su medio ambiente depende enteramente de él y de su naturaleza real, “El ojo es ojo, no por que lo ves, sino porque te ve”.

Ahora pongamos el caso de que estuviéramos viviendo en un mundo regido por la verdad. ¿Sería esto posible? ¿Afectaría en algo nuestras vidas diarias? ¿ Hasta que punto sería “recomendable?” Toda nuestra vida la hemos vivido apoyados en algo, lo cual consideramos verdadero, y basándonos en eso hemos forjado nuestras vidas, una verdad puede ser un hecho, una idea, cualquier cosa en la que realmente te encuentres seguro. En un mundo regido por la verdad no tendríamos la necesidad de sentirnos inseguros, y perderíamos la noción de verdad como característica innata de las cosas. En un mundo regido por la verdad, la realidad viviría sola y no habrían verdades reales, sino una sola gran realidad real.

Nosotros creemos que nuestra existencia no puede ser delimitada por estas dos nociones, sabemos que estamos afectados por ambas pero no delimitados. La vida fuera de la realidad común es un ejemplo de esto. Un sueño, es real solo para el que lo experimenta mas no para el resto. Se puede existir fuera de la realidad común mas no se puede existir fuera de tu realidad. Dentro de tu realidad tu posees tus verdades. Las cuales no pueden ser de ninguna manera las verdades de otros. Por lo tanto existen tantas verdades reales como realidades. Y cada uno de nosotros vive en una de esos muchos universos, que cada vez que se relacionan dan origen a otro más.