Reacción y revolución durante el reinado de Fernando VII (1814-1833)

Historia de España. Absolutismo. Trienio liberal. Década ominosa. Emancipación de las colonias

  • Enviado por: El_chia
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
publicidad

TEMA 2

Título: Reacción y revolución durante el reinado de Fernando VII (1814-1833).

Contenidos: El retorno al absolutismo en el contexto de la Europa de la Restauración (1814-1820). El Trienio liberal (1820-1823). La Década ominosa (1823-1833). La emancipación de las colonias americanas.

1.- Fernando VII como monarca.

A grandes rasgos el regreso de Fernando VII al trono fue un paso atrás en lo económico, político y social. Invalidó toda la obra legislativa de las Cortes y recuperó el modelo absolutista. Fue un gobierno inestable (múltiples golpes militares) e ineficaz (papel secundario en la escena internacional, mala gestión y fracaso de la hacienda).

2.- Retorno al absolutismo en el contexto de la Europa de la Restauración. El Sexenio absolutista (1814-1820).

En 1813 se firma el tratado de Valençay por el cual se ponía fin a la guerra de la Independencia y al reinado del rey francés José I, permitiendo la llegada al trono e Fernando VII.

Mientras tanto, en el contexto histórico europeo, cabe citar la creación de la Santa Alianza, un pacto mediante el cual Prusia, Rusia y Austria se prometían ayuda mutua ante el ataque de terceras naciones.

Fernando VII llegó a España en marzo de 1814 y en abril del mismo año y coincidiendo con su llegada a Valencia se publica el “manifiesto de los persas”. Un texto en el cual 69 diputados de las Cortes ordinarias solicitaban al rey la restauración el poder absoluto, la anulación de todo lo aprobado en las Cortes de Cádiz y la convocatoria de nuevas Cortes. Fernando VII animado por esto publicó en Valencia el 4 de mayo un decreto por el que dejaba sin efecto toda la obra legislativa de las Cortes (constitución de 1812) a las que acusaba de haberle despojado de su soberanía.

Al poco de regresar a Madrid ordena la detención de un grupo numeroso de liberales, la persecución de los acusados de ser afrancesados y de los funcionarios que hubieran colaborado con José I. Se inició así una dura represión que obligó a miles de personas a exiliarse.

Fueron suprimidas las diputaciones y libertades como la de prensa, por el contrario se reestablecieron la inquisición y los privilegios feudales y se reintegraron las propiedades desamortizadas a la iglesia.

El gobierno de Fernando VII se caracterizó por la influencia que tenían sobre el un grupo de amigos y de personas de la corte (Ugarte...) que fueron apodados como la camarilla.

Durante este sexenio se producen numerosos pronunciamientos y levantamientos como los de Espoz y Mina, Porlier, Lacy y Vidal... Todos ellos fracasaron y todos ellos tenían como objetivo reinstaurar la Constitución de 1812.

Sin embargo en enero de 1820 el pronunciamiento de Rafael del Riego triunfa en Cabezas de San Juan inaugurando una nueva etapa.

3.- El Trienio liberal (1820-1823).

El pronunciamiento de Riego en Cabezas de San Juan surtió efecto el 4 de marzo cuando Fernando VII aceptó las reformas de 1812 para que más tarde (el día 10) acatara la constitución de 1812 en el acto de jura de esta, en el que pronunció la famosa frase: “Marchemos francamente, y yo el primero, por la senda constitucional y mostrando un modelo de sabiduría, orden y perfecta maduración...” La jura de la constitución, por parte de un monarca que no la aceptaba realmente, fue recogida por el pueblo en la cancioncilla popular “Trágala”.

Tres años después derogaba otra vez la constitución.

Pero pronto se dieron los primeros levantamientos absolutistas, también se levantó la Guardia Real pero todo acabó en un fracaso, que finalizo con la ejecución del absolutista Elio. El propio monarca tenía una actitud conspiradora y se decidió por pedir ayuda a la Santa Alianza.

También e dieron enfrentamientos entre las dos facciones liberales, la moderada y la exaltada. Los moderados o doceañistas gobernaron hasta el verano de 1822 y después llegaron los exaltados.

La petición de ayuda del rey a la Santa Alianza dio sus frutos cuando los cien mil hijos de San Luis, al mando del duque de Angulema, hicieron su entrada en España, llegando a Cádiz a fines de septiembre de 1823 donde se habían refugiado las Cortes y el gobierno junto con el rey. El 1 de octubre Fernando VII disolvía las cortes, anulaba su labor y reponía el sistema absolutista.

Riego fue juzgado por un tribunal absolutista y ejecutado en una plaza de Madrid en 1823 (noviembre) por haber votado la destitución de Fernando VII.

4.- Década ominosa (horrible, desastrosa 1823-1833).

Aparecen los grupos ultrarrealistas que conspirarán contra Fernando VII. En 1827 se produjo en Cataluña el primer levantamiento antiliberal, precursor del carlismo, conocido como la guerra “dels agraviats” o “malcontents”

Para la represión y “purificación” de empleados públicos se utilizó la policía y en algunas ciudades se restauro la Inquisición, por iniciativa de los obispos más reaccionarios, como el de Valencia que produjo la última víctima inquisitorial en 1826.

Los liberales también se levantaron desde el exilio como Espoz y Mina, Milans y Torrijos que intentaron en 1831 una insurrección militar tras desembarcar en la costa de Málaga desde Gibraltar. Torrijos y sus seguidores fueron fusilados convirtiéndose en un símbolo del heroísmo liberal revolucionario.

Fernando VII se acerca los liberales moderados para que apoyen a su hija Isabel como heredera del trono, frente a su hermano Carlos que era el candidato preferido por los absolutistas.

5.- El problema sucesorio.

El principal problema para que Isabel llegara al trono era la ley Sálica que impedía a los nacidos fuera de España y a las mujeres llegar a reinar.

Carlos IV la había derogado en 1789 pero no se había promulgado públicamente esta derogación. En 1830 nace Isabel II y meses antes se había promulgado la derogación de la ley Sálica acto que se conoce como la pragmática sanción. En 1832 aprovechando la enfermedad del rey el ministro Calamarde (de tendencia carlista) vuelve a imponer la ley Sálica que vuelve a ser derogada en 1833 cuando Fernando VII recupera la salud.

En septiembre de 1833 muere Fernando VII, y la guerra civil está servida. Se forman dos bandos el carlista, con el absolutista Carlos como heredero, y el liberal, con Isabel como futura heredera.

6.- La independencia de Hispano-América.

Las causas internas más importantes del proceso independentista fueron la mala situación política, la pobreza económica y el desorden social, mientras que las causas externas fueron la Independencia de los EE.UU. las ideas francesas y la guerra de Independencia.

Este pensamiento revolucionario será abanderado por los criollos, americanos descendientes de españoles, quienes vieron en esas evoluciones un ejemplo.

Hasta 1807 sólo una minoría criolla defiende esas ideas. Los sucesos de 1808 cambiarán rápidamente la situación y en pocos meses el movimiento revolucionario se extiende por toda América.

Este largo conflicto no sólo fue una guerra entre españoles y americanos, sino también una guerra civil entre americanos. El objetivo inicial, además, no era la independencia total sino la emancipación o autonomía dentro de la lealtad hacia el rey de España.

Al igual que en España, a partir de 1809 se forman Juntas para gobernar n nombre del rey arrestado en Francia. Estas juntas pronto proclaman la independencia. A partir de entonces la situación se recrudece hasta que en 1813 Simón Bolívar declara su decreto de guerra a muerte contra los españoles.

A partir de 1814 la guerra adquiere un carácter colonial. Los liberales apoyan los independentistas americanos y son perseguidos por el rey. Después de un periodo de estabilidad se inicia en 1817 la reacción de los independentistas. El pronunciamiento de Riego en 1820, acelera el proceso y en 1821 México consigue la independencia, seguido por Perú en 1822. El proceso fue continuando progresivamente hasta perder la mayoría de las colonias a excepción de la zona caribeña

Las consecuencias para España fueron desastrosas. Pérdida del imperio ultramarino, malestar político, pérdida del comercio y decadencia económica.

1

Vídeos relacionados