Rafael Leonidas Trujillo

Historia de Hispanoamérica. República Dominicana. Gobernantes, políticos dominicanos. Dictadura y represión trujillista

  • Enviado por: Luis Lriano
  • Idioma: castellano
  • País: República Dominicana República Dominicana
  • 7 páginas
publicidad
publicidad

Presidente Rafael Trujillo Molina.

Nació en San Cristóbal el 6 de abril de 1908.

Por sus características personales de lealtad gozó de la confianza de sus hermanos Rafael Leonidas Trujillo M., quien lo mantuvo en la Jefatura del Ejército Nacional durante la Mayor parte de su dictadura y lo llevó a la presidencia de la Re4pública a partir de 1952.

En 1960, por las presiones a que estuvo sometido el régimen de Trujillo, Héctor Bienvenido Trujillo M., debió renunciar a la presidencia de la República para dar paso a una figura menos conflictiva, su vicepresidente, el Dr. Joaquín Balaguer.

Presidente interino [1º. Marzo de 1951-1º de octubre 1951]. Presidente de la República [16 agosto 1952-3 de agosto 1957]; [16 de agosto 1957-3 agosto 1960]. Actualmente reside en la ciudad de Miami, Fla., EE.UU.

Trabajo………Rafael Leonidas Trujillo

Trujillo había hecho una rápida carrera militar desde su ingreso en la Policía Nacional Dominicana en tiempos de la ocupación militar norteamericana. A medida que fue ascendiendo había ido utilizando su creciente poder para hacer fortuna realizando negocios con la compra de alimentos, ropa y equipo de soldados. Al llegar a la Jefatura del Ejército, Trujillo se enriqueció más aún e invirtió su dinero en tierras y propiedades urbanas, demostrando con ello poseer un decidido espíritu empresarial y un afán de lucro poco común.

Trujillo aprovechó la desmedida confianza que le dispensaba el Presidente Vásquez, quien lo había hecho Jefe del Ejército en reconocimiento a su demostrado horacismo, para colocar en los mandos claves del Ejército a oficiales adictos a su persona aparentando que eran adictos a Horacio Vásquez. Poco a poco Trujillo convirtió aquel cuerpo del orden en un negocio personal y en una maquinaria militar al servicio de sus intereses, aunque momentáneamente sirviera para sostener a Vásquez y apoyar la política del Partido Nacional.

En poco tiempo la riqueza de Trujillo fue ampliamente conocida y se hizo público que el sistema de compras y aprovisionamiento del Ejército era su principal fuente de ingresos. En 1927, por ejemplo, el presupuesto del Ejército cerró con déficit y Trujillo no pudo justificar cómo había gastado el dinero ese año. En 1929, en ocasión de un estudio administrativo-financiero que hizo una misión norteamericana contratada por Vásquez para modernizar diversos departamentos del Gobierno, se descubrieron las vías de escape del presupuesto militar que Trujillo utilizaba en su provecho.

No obstante las recomendaciones de esa comisión para que fuese corregida esa situación, y a pesar de las demandas de los alfonsequistas para que Trujillo fuese removido de su cargo, Vázquez siguió dándole todo su apoyo y se negó a creer las informaciones que también le llegaron de que él estaba conspirando para derrocarlo en combinación con varios políticos coalicionalistas.

Esa confianza de Vásquez en Trujillo convirtió a éste en una figura intocable dentro del régimen y más adelante, en un punto de serios conflictos dentro del Partido cuando Vásquez salió del país y el Jefe del Ejército quedó bajo el mando directo de su enemigo José Dolores Alfonseca, quien ahora detentaba provisionalmente las funciones de Presidente de la República.

Durante las diez semanas en que Vázquez estuvo ausente, la campaña de reelección siguió adelante. Pero la situación política se agravó al rumorarse que el Jefe del Ejército sería destituido por conspirador y al presentarse éste fuertemente armado y con escolta con franca actitud de desafío en las oficinas de Alfonseca. A partir de entonces se difundió el rumor de que Trujillo conspiraba auxiliado por un preso de su confianza que había en la Fortaleza Ozama, nombrado Rafael Vidal y por el coalicionista Roberto Despradel, quienes le habían hecho ver la posibilidad de que Vásquez no regresara vivo y su necesidad de impedir que Alfonseca continuara en el Poder.

Trujillo protestó en una y otra ocasión declarando ser fiel al Gobierno de Vásquez, pero a medida que pasaron los días los preparativos del golpe de Estado seguían avanzando. Un político llamado Rafael Estrella Ureña, que había sido Secretario de Estado de Vásquez y se había separado del Gobierno para combatir la reelección, había formado una agrupación llamada Partido Republicano. Este político había estado aglutinando opositores en la Capital y en Santiago y había celebrado un pacto con los líderes de otros pequeños partidos opuestos a Vásquez, entre los que se destacaba Desiderio Arias quien dirigía la "pata prieta" del antiguo partido jimenista, ahora bajo el nombre de Partido Liberal. También hizo contacto Estrella Ureña con los velazquistas, o progresistas con quienes acordó integrar una cadidatura antirreeleccionista encabezada por Velázquez como candidato a la Presidencia y secundada por él como candidato a la Vicepresidencia.

Pero en realidad, Estrella Ureña sólo estaba reuniendo fuerzas políticas de la Oposición para dar apoyo al movimiento que él y Trujillo habían acordado pues ya a principios de febrero ambos habían convenido de que Estrella Ureña y sus parciales iniciarían un movimiento en Santiago de los Caballeros que se apoderaría de la Fortaleza San Luis y desde allí levantarían un "Movimiento Cívico" que marcharía con hombres y armas hacia la Capital para obligar a Vásquez a renunciar, mientras el Ejército, aparentando querer evitar derramamiento de sangre, se abstendría de intervenir. A pesar de las numerosas denuncias que recibió Horacio Vásquez en el sentido de que Trujillo lo estaba traicionando, a ninguna dio crédito pensando en que todas eran obra de las intrigas y pugnas políticas entre el Jefe del Ejército y Alfonseca.

El 23 de febrero Estrella Ureña y sus partidarios, secundados por Desiderio Arias y Elías Brache, antiguos líderes del jimenismo, dieron inicio a lo convenido. Un tío de Estrella Ureña, el General José Estrella, "atacó" la Fortaleza San Luis y la tomó. La guarnición de la fortaleza no hizo resistencia. La marcha hacia la Capital se inició de inmediato y tres días más tarde varios cientos de hombres, parcialmente armados con rifles viejos que Trujillo les había enviado subrepticiamente, hacían su entrada en la ciudad de Santo Domingo luego que Horacio Vásquez se convenciera, tras una dolorosa pugna consigo mismo, que el hombre a quien él había encumbrado a la más alta posición militar lo había traicionado.

Alfonseca y Vásquez presentaron formalmente sus renuncias al Congreso el 2 de marzo y al día siguiente pasó a ocupar la Presidencia de la República Rafael Estrella Ureña. Un par de días más tarde Vásquez y Alfonseca se exilian en Puerto Rico.

Poco días después de la juramentación de Estrella Ureña, se hizo evidente que quien mandaba era el Jefe del Ejército y que el nuevo Presidente no era más que un juguete en sus manos. También se hizo evidente que Trujillo quería la candidatura a la Presidencia para si mismo y que no pensaba cederla ni a Velázquez ni a Estrella Ureña. Los coalicionistas apoyaron a Trujillo en sus pretensiones y se entendieron con él y Estrella Ureña para lanzar una nueva candidatura encabezada por Trujillo. Para apoyar esta candidatura se formó una "Confederación de Partidos" que agrupaba a los coalicionistas, a los liberales de Arias, a los republicanos de Estrella Ureña y a los seguidores de dos pequeños grupos llamados Partido Nacionalista y Partido Obrero que apenas tenían significación política.

Velázquez comprendiendo su error al apoyar a Estrella Ureña negoció otra vez con lo líderes del Partido Nacional la integración de una nueva "Alianza Nacional-Progresista" que lo llevaría a él como candidato a la Presidencia y al líder horacista Angel Morales como candidato a la Vicepresidencia. No pasaron muchos días cuando los jefes de la Alianza descubrieron que sus seguidores y partidarios estaban siendo perseguidos y encarcelados por miembros del ejército. No obstante esta persecución Velázquez y Morales insistieron en hacer campaña, y en una ocasión en las afueras de Santiago Morales y sus acompañantes después de haber asistido a varias manifestaciones políticas en esa ciudad fueron atacados a tiros. Fue milagroso que Morales y sus acompañantes no perdieran la vida, pues algunos escaparon del atentado con sus pantalones y sombreros perforados por las balas.

Todo el mes de abril transcurrió en una campaña de terror político y de intimidación policial a la población. La Alianza Nacional Progresista suspendió sus actividades poco a poco, mientras la Confederación de Partidos gozaba de amplia libertad de acción para celebrar sus manifestaciones. Frente a la violencia militar, la Junta Central Electoral renunció el día 7 de mayo, pero fue sustituida por nuevos miembros favorables a la candidatura de Trujillo-Estrella Ureña. Como la violencia y el terrorismo continuaron, la Alianza Nacional-Progresista anunció el día 15 de mayo de 1930, en la víspera de las elecciones, que se retiraba del proceso electoral por considerar que o había garantías para ejercer el voto libremente en el país. Al otro día se celebraron las elecciones con la sola participación de la candidatura oficial que obtuvo el 45% de los votos de los sufragantes inscritos. A pezar de las protestas de la Alianza y de los periódicos, la nueva Junta Central Electoral reconoció la validez de las elecciones el día 24 de mayo y proclamó a Trujillo y a Estrella Ureña como Presidente y Vicepresidente de la República.

El terrorismo continuó en los meses siguientes. Los más destacados opositores a Trujillo fueron perseguidos y encarcelados. El líder alfonsequista Virgilio Martínez Reyna, que había propuesto la destitución de Trujillo cuando Horacio Vásquez se encontraba enfermo en Baltimore, fue asesinado a tiros y puñaladas junto con su esposa embarazada mientras dormían en su casa de campo en San José de las Matas. Trujillo organizó una banda terrorista llamada "La 42", encargada de perseguir y asesinar a sus opositores y de imponer el miedo en el país. Esta banda azotaba en automóvil dejando tras de sí una estela de cadáveres y hogares desgraciados. El Listín Diario, que había hecho campaña en favor de la Alianza, fue asaltado a finales de mayo y sus directores fueron obligados a callar su campaña de denuncias. Los jueces de la Corte de Apelación de Santo Domingo, que impugnaron las elecciones fueron también perseguidos. Después de seis años de libertades, el pueblo Dominicano volvía a caer en la tiranía. El 16 de agosto de 1930, Rafael Trujillo y Rafael Estrella Ureña fueron juramentados ante la consternación de la mayoría del país. La Era de Trujillo había comenzado

Rafael Leonidas Trujillo

Vídeos relacionados