Rafael Alberti

Literatura española contemporánea siglo XX. Poesía y Lírica Generación del 27. Biografía. Obras destacadas. Lirismo. Marinero en tierra

  • Enviado por: Arenillas
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad

BIOGRAFIA ``RAFAEL ALBERTI´´:

Rafael Alberti Merello nacía en El Puerto de Santa María (Cádiz) el 16 de diciembre de 1902, quinto de los seis hijos que tuvo el matrimonio de Agustín y María, nieto de bodegueros proveedores de las cortes europeas. En 1917 se trasladaba con su familia a Madrid, para dedicarse a copiar pinturas en el Museo del Prado, vocación que prefirió al bachillerato, que jamás terminaría. La nostalgia de la bahía de Cádiz y los remordimientos tras la muerte de su padre, le llevaron a refugiarse en la poesía y dejar la pintura en un segundo plano. A partir de ese momento, iría introduciéndose en la Residencia de Estudiantes, donde se relacionaría con los padres de la que se daría en llamar Generación del 27 (Dámaso Alonso, Lorca, Gerardo Diego y Aleixandre, entre otros),  el ponderado movimiento intelectual que, según los estudiosos, había surgido con motivo del homenaje celebrado en Sevilla en 1927 a Luis de Góngora, en el centenario de su muerte, formado por un grupo extraordinario de autores que renovaría las letras e influiría de forma determinante en todas las artes. Alberti reunió entre 1920 y 1924 sus primeros poemas bajo el título "Mar y Tierra", que presentó en el  Premio Nacional de Literatura de 1924-1925, y ganó, junto al poeta santanderino Gerardo

Diego. El libro se titularía definitivamente "Marinero en Tierra...´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´
Por esos años entabló amistad con poetas como Juan Ramón Jiménez, Pedro Salinas, Jorge Guillén, Emilio Prados y Manuel Altolaguirre, el compositor gaditano Manuel de Falla, y los genios de la pintura y el cine Dalí y Buñuel (también mantendría fuertes vínculos con Pablo Neruda y el francés Louis Aragón). Intervino como activista en las protestas estudiantiles contra el general Primo de Rivera, y, en 1929 publicó una de sus obras maestras, "Sobre los ángeles", de fuertes tintes surrealistas. Se casó en 1930 con la escritora María Teresa León, con la que compartió los años de su exilio por Buenos Aires y Roma (Mª Teresa fallecería en 1988), y con la que tuvo una hija, Aitana. En 1931 estrenó su primera obra de teatro, "El hombre deshabitado".  Ese mismo año comenzó a relacionarse en Francia con Picasso y escritores sudamericanos como César Vallejo, Miguel Ángel Asturias y Alejo Carpentier. Becado por la Junta para la Ampliación de Estudios de la Segunda República Española, viajó en 1932 a la Unión Soviética y trató con los escritores soviéticos de la época. El año siguiente conoce a Pablo Neruda y, según cuenta en sus memorias, empieza a convertirse en  "poeta en la calle": en realidad, el poeta nunca separó su labor intelectual de su actividad política, desde sus primeros versos hasta su retiro en Puerto de Santa María.  Escribió multitud de poemas satíricos y de agitación, que recitaría en actos políticos, bibliotecas obreras y  plazas públicas. En 1933 asistió en Moscú como invitado al primer Congreso de Escritores Soviéticos.


A partir de 1934 inicia una gira por varios países americanos, y, en 1936, año de la muerte de Lorca, interviene en España en la campaña por el Frente Popular. Durante la Guerra Civil se entrevistó con Stalin en Moscú, y decidió enrolarse en la aviación republicana. En el transcurso del asedio a  Madrid participó en la evacuación de las obras del Museo del Prado, para evitar su destrucción bajo el bombardeo de la artillería nacional. 

El 27 de abril de 1977 regresó a España: en junio de ese mismo año fue elegido diputado a Cortes del PCE por la provincia de Cádiz, pero poco después, en octubre de ese mismo año, renunció al escaño. Desde su vuelta a España residió en su ciudad natal, el Puerto de Santa María. En 1989, la Diputación de Cádiz creó en su ciudad natal la fundación que lleva su nombre, a la que se trasladó gran parte de su archivo y biblioteca personales. Contrajo matrimonio en segundas nupcias con María Asunción Mateo, quien le ha acompañado y representado durante los últimos años. 

RASGOS ESTILISTICOS:

Autor adscrito a la generación del 27, compartió con otros autores de esta misma corriente las mismas afinidades literarias: búsqueda de nuevas formas estéticas y admiración por Góngora, fundamentalmente. Los recuerdos sensoriales de su Andalucía natal impregnado de luz y de mar, su afán por pintar la poesía junto con la combinación de la gracia popular y el refinamiento de los clásicos son los principales rasgos de la poesía Albertiana. Por otra parte es importante resaltar su especial predilección por los metros y estrofas tradicionales.

Se pueden señalar diversas influencias literarias en su alma que inciden en una y otra fase de su producción, entre ellas destacan: las canciones de los siglos XV y XVI; los clásicos españoles Garcilaso de la Vega, Lope de Vega y Góngora; los franceses Baudelaire y Aragón; y los españoles de su época o anteriores a ella Bécquer, A.Machado, J.R.Jiménez y, sobre todo, García Lorca, el gran poeta andaluz que también compuso poemas sobre temas populares.

OBRAS DESTACADAS:

Poesía:

· Marinero en tierra: Lo escribió en un sanatorio de la sierra madrileña, los poemas de esta obra combinan la expresión culta y la inspiración popular evocando con nostalgia las alas, las barcas y las salinas de la bahía de Cádiz. Su autor se encuentra prisionero en tierra, recuerda su niñez, su libertad perdida y manifiesta, en definitiva, su deseo de hundirse y dejarse llevar por la corriente del agua. El lenguaje de Marinero en tierra es sencillo y auténtico porque sus versos brotan de vivencias sentimentales. Esta obra se publicó en 1925 y mereció el premio nacional de literatura.

· Sobre los ángeles: Uno de sus mejores libros, esta obra posee abundantes datos surrealistas porque muchos de sus versos surgen de una forma automática y libre, fruto del caos interior del poeta. Esta obra es un grito o lamento de rebeldía ante un mundo repugnante y hostil y refleja una realidad subterránea situada más allá de la conciencia. A través de esta obra Alberti se liberó de los fantasmas de sus dramáticas experiencias en la juventud. Esta obra se publicó en el año 1929.

Teatro:

El trébol florido: Plantea el antagonismo entre el mar y la tierra, dos mundos irreconciliables, representado por un conflicto amoroso protagonizado por una chica de tierra adentro y su novio marinero. Aitana, su personaje principal, muere ahogada en manos de su padre, quien prefiere verla muerta antes que casada con un hombre de mar. El adefesio: Evidencia la crueldad y los prejuicios que una sociedad apoyada en una tradición caduca destruye a los seres puros y inocentes. Esta obra se publicó en el año 1944.Esta obra se publicó en el año 1940.

Prosa:

· La arboleda perdida: Sólo se puede decir que es un interesante libro de memorias que se publicó en el año 1959.

· La poesía popular en la lírica española contemporánea (1933)

· Imagen primera de... (1945)

Teatro de agitación política, 33-39 (1976)

POEMAS:


MARINERO EN TIERRA

... Y ya estarán los esteros 
rezumando azul de mar. 
¡Dejadme ser, salineros,
granito del salinar!
¡Qué bien, a la madrugada, 
correr en las vagonetas, 
llenas de nieve salada, 
hacia las blancas casetas!
¡Dejo de ser marinero, 
madre, por ser salinero!
                     *
   Si mi voz muriera en tierra,
llevadla al nivel del mar
y nombradla capitana 
de un blanco bajel de guerra.
¡Oh mi voz condecorada 
con la insignia marinera:
sobre el corazón un ancla
y sobre el ancla una estrella
y sobre la estrella el viento
y sobre el viento la vela!

El ÁNGEL BUENO:

   Vino el que yo quería, 
el que yo llamaba.
   No aquel que barre cielos sin defensas,
luceros sin cabañas,
lunas sin patria,
nieves.
Nieves de esas caídas de una mano,
un nombre,
un sueño,
una frente.
   No aquel que a sus cabellos
ató la muerte.
   El que yo quería.
   Sin arañar los aires,
sin herir hojas ni mover cristales.
   Aquel que a sus cabellos
ató el silencio.
   Para, sin lastimarme,
cavar una ribera de luz, dulce en mi pecho, 
y hacerme el alma navegable.