Racismo

Sociología. Prejuicios. Holocausto nazi. Agentes sociales. Racismo. UE (Unión Europea). Tratado de Ámsterdam. Raza

  • Enviado por: Tomás Manzaneque García
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 10 páginas
publicidad
publicidad

1. INTRODUCCIÓN

El racismo es una teoría fundamentada en el prejuicio según el cual hay razas humanas que presentan diferencias biológicas que justifican relaciones de dominio entre ellas, así como comportamientos de rechazo o agresión. El término “racismo” se aplica tanto a esta doctrina como al comportamiento inspirado en ella y se relaciona frecuentemente con la xenofobia y la segregación social, que son sus manifestaciones más evidentes.

2. ORÍGENES HISTÓRICOS

La evolución de las culturas muestra que el fenómeno del racismo encuentra su fundamento en la concepción que los hombres tienen de la diversidad. De ello dan claro testimonio los sentimientos de xenofobia que desatan las luchas étnicas o tribales.

En la Grecia antigua la afirmación de una identidad colectiva por oposición a algunas etnias y a ciertos grupos de población, se traducía en el hecho de que los habitantes de las ciudades llamaban 'bárbaros' a aquellos que vivían fuera de los límites del mundo griego.

La antigua práctica de la esclavitud y de la servidumbre ilustra igualmente las relaciones de dominio que han existido en el curso de la historia en etnias y pueblos diferentes, o incluso dentro de sociedades y grupos culturales. Señores y esclavos podían pertenecer a un mismo origen étnico, pero las diferencias sociales estaban claramente marcadas: los esclavos no tenían derechos, ni siquiera el de ciudadanía. La misma regla se aplicó a los pueblos vencidos en la guerra y reducidos a la esclavitud. Este último ejemplo, en el que la opresión se ejerce sobre grupos humanos específicos, culturalmente diferentes de sus opresores, se corresponde con las tesis racistas formuladas en la época moderna y su práctica.

Las primeras colonizaciones marcan el principio de la servidumbre de etnias específicas que iban a convertirse en pueblos dominados, forzados a inclinarse ante una voluntad externa. Al extenderse el colonialismo, Europa se arrogó una misión cultural, adoptando como vocación ideológica la educación social y religiosa de los pueblos llamados 'salvajes', cuya cultura fue sistemáticamente ignorada y abocada a la desaparición. El progreso científico y técnico que tuvo lugar en Europa contribuyó a reforzar el sentimiento de superioridad de los occidentales, que consideraron su supremacía como natural e inherente a su civilización.

La colonización de América del Norte y del Sur, así como la de Australia entre los siglos XVII y XVIII, la política colonialista de Japón a comienzos del siglo XX o el Holocausto en Europa, son otros tantos ejemplos de racismo.

2.1. RACISMO DURANTE LA 2ª GUERRA MUNDIAL: EL HOLOCAUSTO NAZI

El Holocausto Nazi fue la aniquilación sistemática y burocrática de seis millones de judíos por parte del régimen nazi y sus colaboradores como un acto de estado central durante la Segunda Guerra Mundial. En 1933, aproximadamente nueve millones de Judíos vivían en los 21 países de Europa que serían ocupados por Alemania durante la guerra. Para 1945 dos de cada tres judíos europeos habían sido asesinados. Aunque los Judíos eran las víctimas principales, más de 250,000 Gitanos también resultaron víctimas del genocidio Nazi. Cuando la tiranía Nazi comenzó a extenderse por Europa, de 1933 a 1945, millones de personas inocentes fueron perseguidas y asesinadas. Más de tres millones de prisioneros de guerra Soviéticos fueron también asesinados debido a su nacionalidad. Los Polacos fueron enviados a realizar trabajos forzados, y como resultado, casi dos millones perecieron.

Los campos de concentración están estrechamente relacionados con el Holocausto Nazi y permanecen como el símbolo del régimen Nazi. Los primeros campos de concentración fueron creados poco después de que los Nazis llegaran al poder en enero de 1933; estos continuaron como una base del régimen Nazi hasta el 8 de mayo de 1945, cuando la guerra, y el régimen Nazi, terminaron.

3. DOCTRINA

Los principales elementos fundadores del racismo, que surgieron durante el periodo de colonización, son la conciencia de la identidad cultural propia de cada pueblo, la introducción de la jerarquía en estas culturas y, en consecuencia, el establecimiento de relaciones de dominio entre esos pueblos. A la afirmación de superioridad de ciertas civilizaciones sobre otras, se añaden en los siglos XIX y XX las teorías que asimilan esta jerarquía a un determinismo natural fundamentado en el concepto de raza.

Desde el siglo XVI, sociedades que se proclamaban científicas han buscado clasificar las razas humanas intentando crear estereotipos. La arbitraria clasificación de los hombres en distintas razas en función del aspecto exterior y de las capacidades de inteligencia da pie a teorías como la del diplomático y filósofo francés Gobineau en el siglo XIX. En su Ensayo sobre la desigualdad de las razas humanas (1853-1855), aparecido cinco años después de la abolición de la esclavitud en las colonias de Francia, achacaba el declive de la sociedad al envejecimiento de las razas. El pensamiento racista, contemporáneo del darwinismo social, se va estructurando poco a poco en doctrinas que preconizan la eugenesia, es decir, la aplicación de leyes biológicas al perfeccionamiento de la especie humana. Gustave Le Bon sostenía que los extraños alteran el alma de los pueblos y Houston Stewart Chamberlain, que el peligro procedía del caos étnico.

El antisemitismo que representa una de las formas más extremas y violentas del racismo, llegó al paroxismo con el nacionalsocialismo, responsable del genocidio de los judíos durante la II Guerra Mundial. La valorización sistemática de la idea del dominio de una 'raza superior', que constituía la base ideológica del Holocausto, engendró fenómenos de rechazo (segregación, creación de guetos), de avasallamiento (trabajos forzados), de expulsión (desplazamiento de poblaciones) y finalmente llevó al genocidio.

Por regla general, este sentimiento de superioridad va acompañado de la convicción de que las otras razas suponen un peligro, o son susceptibles de generar desórdenes sociales. Este prejuicio se apoya en el conocido mecanismo de búsqueda de una víctima propiciatoria. Se convierte a un grupo social en responsable de las crisis económicas y políticas, y se le acusa de ser un elemento naturalmente perturbador.

4. EL RACISMO EN LA ACTUALIDAD

4.1. RESPONSABILIDADES DE ALGUNOS AGENTES SOCIALES

Debemos hacer un llamamiento a los políticos de nuestros países para que defiendan los derechos de los extranjeros, los inmigrantes y las minorías, y para que les aseguren un lugar igual al nuestro en la sociedad, y a que hagan oídos sordos a las voces de quienes, entre nosotros, fomentan la intolerancia.

Invitar a los empresarios a combatir el racismo en los lugares de trabajo mediante la introducción y el desarrollo de una toma de conciencia del problema, y mediante la revisión de sus propios criterios de empresa con relación a toda forma de discriminación, tanto encubierta como pública.

La educación juega el papel clave en el combate contra los prejuicios y la discriminación. Por eso, hemos de invitar a las escuelas públicas y privadas a promover la apertura, la tolerancia y el entendimiento con respecto a otras culturas y religiones y a quienes participan de ellas.

La imagen de los extranjeros y las minorías llega con frecuencia a través de los medios de comunicación social. De ahí que sea totalmente necesario que éstos asuman la responsabilidad de crear y difundir una imagen positiva de los inmigrantes, los extranjeros y las minorías en la sociedad.

Como miembros responsables de nuestra sociedad no podemos permitir que se produzca la discriminación o marginación de nuestros conciudadanos, sean quienes sean. Nadie debe apoyar o compartir una visión que incluya cualquier injusta diferenciación entre las personas.

4.2. EL RESURGIMIENTO DEL RACISMO EN EUROPA

El racismo y la xenofobia, la discriminación y los prejuicios raciales están creciendo en Europa. Durante los últimos años, una ola de violencia y agresiones racistas ha sobrecogido a las sociedades europeas: comercios pintarrajeados, lemas racistas escritos en las paredes, malos tratos a los extranjeros y a las minorías, demolición de monumentos que conmemoran el holocausto durante la segunda guerra mundial, incendios en centros de acogida (en algunos casos, con fatales consecuencias) son claras muestras de ello. Tales formas de racismo encuentran su traducción política en el crecimiento de los partidos de extrema derecha. Esos partidos han obtenido un apoyo considerable en casi todos los países de Europa, tanto en el ámbito nacional como en el local. Actualmente, su electorado comprende no sólo -como se podría creer- las capas bajas y desfavorecidas de la sociedad, sino también sectores de la clase media.

Aparte del racismo descarado e ideológico, existen diversas formas de sentimientos negativos hacia los extranjeros y los inmigrantes, tales como la xenofobia, el odio declarado hacia los miembros de grupos religiosos o étnicos diferentes, o la discriminación racial. Estas formas de xenofobia y racismo se ponen de manifiesto en el funcionamiento de las instituciones y en los contactos cotidianos entre las personas. Por eso, casi más alarmante que el crecimiento de los partidos políticos racistas es el hecho de que, en la vida ordinaria, la hostilidad hacia las gentes que pertenecen a otro grupo étnico o religioso o que tienen otro color de piel está aumentando, mientras la tolerancia y la solidaridad están disminuyendo.

Se dice que quién no aprende de la historia, está condenado a repetirla. Y es así como nuevamente los fantasmas del pasado se asoman al presente.

Europa, como un continente de profundas transformaciones sociales, económicas y políticas, vuelve a estar en la mira de la prensa internacional, bajo el surgimiento de graves atentados contra inmigrantes no europeos.

4.2.1. LA UNIÓN EUROPEA CONTRA EL RACISMO

La construcción de la Unión Europea no es posible sin mantener los mínimos éticos que garanticen la igualdad de trato y el respeto de los derechos fundamentales de las personas.

Los fenómenos de violencia racial suponen una atentado al proceso de construcción de un espacio de libertad y seguridad basado en el respeto de los derechos humanos y comprometen el ideal de Europa. Por ello, la Unión Europea dedica parte de sus esfuerzos a combatir el racismo, la xenofobia y el antisemitismo y está facultada, desde la firma del Tratado de Amsterdam, para adoptar las medidas necesarias para combatir cualquier discriminación basada en el sexo, la raza, el origen étnico, la religión y las creencias, la discapacidad, la edad o la orientación sexual.

El Consejo Europeo, la Comisión, el Consejo de la Unión y el Parlamento Europeo han impulsado, desde sus respectivos ámbitos, la lucha contra el racismo. Pero Europa no se agota en la Unión Europea. El Consejo de Europa y la Organización para la Cooperación y la Seguridad en Europa también han tenido algo que decir.

Los instrumentos más importantes, además de las declaraciones del Consejo Europeo, que han dado lugar a una concienciación del fenómeno y la adopción de medidas contra el racismo han sido:

-Informe Ford, de la Comisión de Investigación del Racismo y la Xenofobia del Parlamento Europeo, 23 de julio de 1990.

-Medios Jurídicos para combatir el racismo y la xenofobia, de la Comisión Europea. Dirección General. Bruselas, diciembre de 1992.

-Plan de acción sobre la lucha contra el racismo, la xenofobia, el antisemitismo y la intolerancia, del Consejo de Europa. Viena, octubre de 1993.

-Declaración sobre el nacionalismo agresivo, el racismo, el chovinismo y el antisemitismo, del Consejo de Ministros de la Conferencia para la Seguridad y la Cooperación en Europa. Roma.

-Informe final, de la Comisión Consultiva sobre el Racismo y la Xenofobia del Consejo Europeo, 23 de mayo de 1995.

-Lucha contra el racismo y la intolerancia: un manual de buenas prácticas, de la Comisión Europea contra el Racismo y la Intolerancia del Consejo de Europa. Estrasburgo, 1996.

*Diferentes actos que prueban la lucha de la UE contra el racismo:

ACTO

INSTITUCIÓN

FECHA

DIARIO OFICIAL

Declaración común contra el racismo y la xenofobia.

Parlamento Europeo, Consejo, Representantes de los Estados y Comisión

11 de junio de 1986

C nº 158 de 25/6/86

Resolución relativa a la lucha contra el racismo y la xenofobia.

Consejo y Representantes de los Estados

29 de mayo de 1990

C nº 157 de 27/6/90

Resolución relativa a la lucha contra el racismo y la xenofobia en los ámbitos del empleo y de los asuntos sociales.

Consejo y Representantes de los Estados

5 de octubre de 1995

C nº 296 de 10/11/95

Resolución sobre la respuesta de los sistemas educativos a los problemas del racismo y la xenofobia.

Consejo y Representantes de los Estados

23 de octubre de 1995

C nº 312 de 23/11/95

Resolución sobre la formación de policías en materia de racismo y xenofobia

Consejo y Representantes de los Estados

23 de noviembre de 1995

 

Acción común relativa a la acción contra el racismo y la xenofobia.

Consejo

15 de julio de 1996

L nº 185 de 24/7/96

Resolución sobre el Año Europeo contra el Racismo.

Consejo y Representantes de los Estados

23 de julio de 1996

C nº 237 de 15/8/96

Reglamento nº 1035/97 por el que se crea un Observatorio Europeo del Racismo y la Xenofobia

Consejo

2 de junio de 1997

L nº151 de 10/6/97

Declaración sobre la lucha contra el racismo, la xenofobia y el antisemitismo en el ámbito de la juventud

Consejo y Representantes de los Estados

5 de diciembre de 1997

C nº 368 de 5/12/97

4.2.1.1. TRATADO DE AMSTERDAM

El 2 de octubre de 1997 los quince Ministros de Relaciones Exteriores de los Estados miembros de la UE firmaron el "Tratado de Amsterdam". Este documento, que todavía ha de someterse a ratificación de conformidad con las disposiciones constitucionales nacionales, revisa y amplía el Tratado de Maastricht en puntos esenciales, como son la política en los ámbitos de la justicia y los asuntos de interior, política inmigratoria, la política de empleo, la política social y la política exterior y de seguridad común.

5. LA GENÉTICA DESCALIFICA EL CONCEPTO DE RAZA

*Los científicos creen que los rasgos físicos externos corresponden a sólo el 0,01% de los genes.

Calibrar la inteligencia, las aptitudes o el carácter por el color de la piel es algo que para amplios grupos de expertos se aleja de la realidad científica. Los investigadores que han completado la secuencia del genoma humano sostienen que el de raza es un concepto social pero no científico. "Hay una sola raza, la humana", afirman. Por el contrario, otros grupos de investigadores insisten en que hay tres razas principales con diferencias fundamentales que se extienden al cerebro y a su capacidad intelectual. Aun considerando que la investigación sobre el genoma humano está en sus albores, los partidarios de una única raza sólo ven en los rasgos diferenciales externos procesos de adaptación al medio que se explican por un número pequeñísimo de genes. Los científicos sospechan desde hace tiempo que las categorías raciales reconocidas por la sociedad no se reflejan en el plano genético. Cuanto más de cerca examinan los investigadores el genoma humano -el material genético incluido en casi todas las células del cuerpo- más se convence la mayoría de ellos de que las etiquetas habituales utilizadas para distinguir a las personas por su raza tienen muy poco o ningún significado biológico.

5.1. POBLACIONES

Algunos genes, notablemente los del sistema inmune, muestran una variabilidad enorme, pero esa variabilidad no se adapta a los diferentes grupos raciales. Y finalmente están los genes que controlan la pigmentación y otras características físicas. Estos también se sirven en un amplio surtido de sabores, pero al contrario que los genes relacionados con la inmunidad, a menudo se distribuyen en grupos específicos de población, lo que da como resultado que los suecos se parezcan mucho más a otros suecos que a los aborígenes australianos.

Algunas diferencias grupales superan la profundidad de la piel. Entre los ejemplos más famosos, están los elevados índices de anemia falciforme entre los norteamericanos de ascendencia africana y del síndrome de Cooley, otra enfermedad relacionada con la hemoglobina, entre los descendientes de pobladores mediterráneos.

Ambos rasgos se desarrollaron para ayudar a los antepasados de estos grupos a resistir la infección por malaria, pero ambos resultan letales cuando se heredan por partida doble. En cuanto a las diferencias en la pigmentación de la piel, la presión del medio ambiente para desarrollar un rasgo grupal generalizado era poderosa.

Racismo

ÍNDICE

1. Introducción ..........................................................................................................pág. 1

2. Orígenes históricos................................................................................................pág. 1

2.1. Racismo durante la 2ª Guerra Mundial: El Holocausto nazi..............................pág. 2

3. Doctrina.................................................................................................................pág. 2

4. El racismo en la actualidad....................................................................................pág. 3

4.1. Responsabilidades de algunos agentes sociales..................................................pág. 3

4.2. El resurgimiento del racismo en Europa.............................................................pág. 4

4.2.1. La Unión Europea contra el racismo...............................................................pág. 5

4.2.1.1. Tratado de Amsterdam.................................................................................pág. 7

5. La genética descalifica el concepto de raza...........................................................pág. 7

5.1. Poblaciones.........................................................................................................pág. 8

10