Racionalismo cartesiano

Filosofía racionalista. Descartes. Razonamiento inductivo y deductivo. Método: evidencia y síntesis

  • Enviado por: Sonia Corregidor
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

Descartes

RENACIMIENTO.

Es el intento de volver a recuperar el pensamiento clásico de la Grecia clásica que durante la edad media se perdieron. Tras el descubrimiento de América en 1492 hace avanzar el pensamiento científico. La astronomía, la química y la física-matemática fueron las principales preocupaciones científicas del renacimiento.

En Europa durante la edad media el pensamiento giraba en torno a Dios, en la edad moderna el hombre, utilizando la razón, puede conocer y explicar tanto a Dios como a la naturaleza. Humanismo y Naturalismo definen el pensamiento Renacentista .

El siglo XVII

Holanda será el país de la tolerancia, refugio de filósofos y librepensadores. Este siglo se enfrenta con una crisis de la razón. Las universidades entran en decadencia y la vida intelectual se centra en los salones y las recién creadas Academias.

En conclusión el Siglo VXII es un siglo de plena crisis y que, en su esfuerzo por encontrar un nuevo equilibrio, suscita crisis aun mayores. Serán el racionalismo y el empirismo las dos grandes corrientes filosóficas que llenan el siglo XVII.

EL RACIONALISMO

Se entiende por racionalismo aquella doctrina de los que no reconocen como fuente de conocimiento más que la razón, rechazando por tanto, la revelación y la fe.

El termino racionalismo se refiere primordialmente a la corriente filosófica del siglo XVII iniciada por Descartes, seguido por Leibniz, Espinoza y Malebranche y cuyos rasgos principales son los siguientes:

1) Confianza plena en la razón humana.

La “razón” es la única facultad que puede conducir al hombre al conocimiento de la verdad. La razón se opone así a los sentidos que son considerados como engañosos.

Las ideas y principios no proceden de la experiencia. Los sentidos nos suministran información acerca del universo, pero esta información es confusa y a menudo incierta. Los elementos últimos del conocimiento científico, las ideas claras y precisas no proceden de la experiencia sino del entendimiento.

Las verdades primeras y fundamentales que se llaman ideas innatas, a partir de las cuales y por deducción es posible obtener todas las demás, y construir el “sistema” del mundo.

2) Búsqueda de un nuevo método

Se busca un método adecuado de razonamiento. Se trata de buscar un método de descubrimiento cuyo modelo se encuentra en el método matemático. Los racionalistas quieren proceder de la misma manera que los matemáticos.

3) Subjetividad y realidad

en el siglo XVII triunfa un subjetivismo: el hombre es un ser vuelto sobre si mismo que no conoce directamente sino su propio pensamiento. Las cosas son sólo conocidas en las ideas, no directamente en si mismas. Por ello es posible dudar de su existencia. La realidad del mundo ya no es evidente: ha de ser deducida.

DESCARTES: VIDA Y OBRA:

Descartes nació el 31 de marzo de 1596, en La Haye (Turena, Francia) Entre 1606 y 1614 estudian en el colegio de La Flèche. En 1619 obtiene la licenciatura en derecho en Poitiers. Después llevo una vida de esparcimiento pero pronto volvió a estudiar y a aprender del libro del mundo, según su propia expresión buscando un conocimiento que fuese útil para la vida. En 1618 parte hacia Holanda, fue entonces cuando, en reflexiones solitarias comenzó a poner los cimientos de su filosofia. El 10 de noviembre de 1619 tuvo tres sueños consecutivos que le convencieron de que su misión era la búsqueda de la verdad mediante la razón.

EL OBJETIVO DE DESCARTES

El objetivo de Descartes fue el ligro de la verdad filosófica mediante el uso de la razón. Desarrollar un sistema de posiciones verdaderas en el que no se diese opr supuesto nada que no fuera evidente por sí mismo e indudable.

Para Descartes la filosofia significa el estudio de la sabiduría. No incluía solamente la metafísica, sino también la física. Tenemos pues, una sola clase de conocimiento, el conocimiento cierto y evidente. Debe existir un método; universal, único para todas las ciencias. Descartes se opone asi radicalmente a la filosofía aristotélica.

Descartes rompió conscientemente con el pasado. Decidió comenzar desde el principio sin confiar en la autoridad de ningún filósofo anterior. Descartes quería encontrar y aplicar el método adecuado para la búsqueda de la verdad, un método que le capacitaría para demostrar verdad, un método que le capacitaría para demostrar verdades en un orden racional y sistemático, independientemente de que antes hubieran sido conocidas o no. Y su enemigo principal, el escepticismo.

EL MÉTODO

La mente dejada a sí misma, es infalible, es decir, si utiliza su luz y sus capacidades naturales sin la influencia perturbadora de otros factores no puede errar. Si confundimos el camino, difícilmente llegaremos al fin que nos hemos propuesto, la búsqueda de la verdad. El método será útil para poner orden en el caos especulativo en el que vive Descartes.

Las dos operaciones de la mente son la intuición y la deducción. La intuición es una especie de luz natural que permite que la razón capte inmediatamente las ideas simples sin que quede posibilidad de duda o error. Y la deducción es el modo de conocimiento por el que la razón descubre las conexiones que se dan entre las ideas simples. El método permite evitar el error, podrá distinguir lo verdadero de lo falso. Cuatro principios o reglas:

Regla de la evidencia:

Supone el uso de la duda metódica, tenemos que someter a duda todas las opiniones que ya poseemos para poder descubrir aquello que es indudable. La razón es infalible. La primera regla dice que sólo se ha de aceptar como verdadero aquello que aparece como absoluta evidencia. Las ideas evidentes han de ser claras y distintas.

Regla del análisis

Consiste en descomponer múltiples datos del conocimiento en sus elementos mas básicos, lo que Descartes llama “naturalezas simples” que son las ideas innatas.

Regla de la síntesis

Una vez en posesión de las naturalezas simples, se procede, a recomponer la cuestión por un procedimiento semejante al empleado en geometría. Se trata de ordenar mis pensamientos comenzando por los más simples, yendo de los mas simple a lo mas complejo, de la causa al efecto.

Regla de la comprobación.

Puesto que es la evidencia intuitiva lo que garantiza la verdad de nuestros conocimientos, Descartes exige que se hagan frecuentes comprobaciones del análisis y revisiones del proceso sintético.

Se trata de disciplinar la memoria para que la deducción no sea errónea.

LA METAFÍSICA

Deberá establecer una primera verdad absolutamente evidente de la que se pueda deducir todo lo demás. A partir de ella, y en segundo lugar, construirá un sistema deductivo de explicación de la realidad basado en la idea de sustancia.

LA DUDA METÓDICA

Para Descartes solo podemos llegar a la verdad cuando se llegue a una realidad de la que no podamos dudar, algo de lo que tengamos absoluta certeza.

Exige eliminar todos los conocimientos, ideas y creencias que no aparezcan dotados de una certeza absoluta: hay que eliminar todo aquello que sea posible dudar. Descartes no es un escéptico, no considera la duda como un estado definitivo sino como una situación transitoria para alcanzar la verdad: es una duda con un carácter constructivo.

1) La primera fase de la duda se haya en los sentidos, ya que nos engañan.

2) La duda para distinguir entre la vigilia y el sueño. A veces los sueños parecen realidad pero no existen en realidad.

3) Descartes sustituye la denominación de Dios engañador por Espíritu maligno que tendría la voluntad de engañarme en todo lo que pienso.

El genio maligno permite a Descartes dudar de todas las cosas, por más ciertas y evidentes que parezcan.

PIENSO LUEGO EXISTO

Si duda de todo entonces es que piensa, y si piensa, existe en tanto ser pensante. Cogito ergo sum “pienso luego existo”, tal proposición es verdadera y absolutamente indudable.

Si dudo, pienso, y no puedo pensar sin ser. El genio maligno no podría engañarme en este punto, ya que para que pueda engañarme tengo que existir.

La duda puede alcanzar el contenido del pensamiento, pero no al pensamiento mismo.

Existen algunas interpretaciones equivocadas:

-unos han observado que no era necesario afirmar el pensamiento para alcanzar la existencia, sino que bastaba con cualquier otra actividad. “Camino, luego existo” pero Descartes podría responder que el soñó que caminaba por un prado y estar metido en la cama.

-“Si me engaño existo. El que no puede engañarse; luego yo existo si me engaño”

- Otros tomas “pienso luego existo” como la conclusión de un silogismo que tendría como premisa mayor el juicio “todas las cosas que piensan existen”. Si fuera así, la proposición “pienso luego existo” no sería la primera verdad, pues la antecedería la proposición “todas las cosas que piensan existen” y aclaro que no era un silogismo sino una verdad inmediata, captada por una simple inspección del espirítu.

EL MÉTODO COMO CRITERIO DE VERDAD: LA EVIDENCIA (CLARIDAD Y DISTINCIÓN)

¿Qué entiende Descartes por percepción clara y distinta? En los Principios de filosofia nos dice que llama “claro” a aquello que está presente y manifiesto a una mente o espíritu atento. Por “distinto” entiende aquello que es tan preciso y tan diferente de todo le demás que sólo comprende lo que manifiestamente aparece al que lo considera como es debido, es decir, aquello tan preciso y diferente de todos los otros objetos, que no contiene en sí mismo nada que no esté claro.

Tenemos que distinguir entre claridad y distinción. Un dolor intenso, por ejemplo, puede ser muy claramente percibido, pero puede ser confuso para el que lo sufre y juzga falsamente de su naturaleza. “De ese modo, la percepción puede ser clara sin ser distinta, mientras que no puede ser distinta sin ser también clara.

LA EXISTNCIA DE DIOS Y DEL MUNDO.

Tenemos una verdad absolutamente cierta: la existencia del yo como sujeto pensante. Pero esta existencia no parece implicar la existencia de ninguna otra realidad. En efecto aunque yo piense, tal vez en el mundo no exista en realidad; lo único cierto es que yo pienso que el mundo existe.