Racionalidad instrumental

Psicología. Filosofía. Decisión. Preferencias racionalies. Nozick

  • Enviado por: Lucky
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 2 páginas

publicidad

la rACIONALIDAD INSTRUMENTAL Y SUS LÍMITES

De La Naturaleza de la Racionalidad, Capítulo 5. Por Robert Nozick

¿Es la racionalidad instrumental toda la racionalidad?

  • En un enfoque causal - instrumental de la racionalidad, nuestros criterios de racionalidad tienen que depender de nuestra concepción de la naturaleza de este mundo y de nuestra concepción de lo que somos, de nuestras capacidades, facultades, impericias (falta de experiencias) y debilidades. Nuestra concepción del mundo y de nosotros mismos y de nuestra noción de lo que haya que considerar racional, anda en continua interacción.

  • Aunque pensar en la Teoría Pura de la Racionalidad como en la Teoría de los Criterios o la racionalidad instrumental como intersección de todas las teorías de la racionalidad, en la práctica es poco probable.

  • La Teoría de la Decisión.-

    • Un método de razonamiento que esta dentro del mismo sujeto es la Teoría de la Decisión, que se da en función a la Utilidad esperada y no solo a las Probabilidades. Aunque también la simple maximización de la utilidad esperada resulta inadecuada para la elección de principios de razonamiento, sugiriendo así el uso de un principio de decisión diferente.

    • Decisión y razonamiento van de la mano. Dándose un mutuo apoyo entre el conjunto de principios de decisión y el conjunto de principios de razonamiento que hallamos más convincente.

  • De Heidegger.-

    • Las herramientas instrumentales, usadas con la frecuencia suficiente, pueden llegar a ser extensiones de nosotros mismos, nuestras fronteras pueden extenderse, a su través, hasta los fines de esas herramientas a medida que interactuamos con el mundo. Así, la racionalidad, al comienzo completamente instrumental, puede, si se utiliza suficientemente, llegar a ser una extensión de nosotros mismos y asimilarse a nosotros como una parte importante de nuestra identidad y de nuestro ser.

  • Conclusiones.-

    • Entonces, una decisión racional maximizará el valor decisional, que no es sino la suma ponderada de su utilidad causal, evidencial y simbólica. Pero la racionalidad instrumental queda completamente captada y agotada por la noción de utilidad causal esperada. Puesto que la utilidad causal esperada es solo uno de los aspectos de la racionalidad, tiene que haber más en la racionalidad que la mera instrumentalidad.

    • Por lo tanto, no podemos decir que la racionalidad instrumental es toda nuestra racionalidad porque sería como decir que los seres humanos somos simplemente seres humanos. El hombre es el único que no se conforma con ser sólo un animal. Entonces es simbólicamente importante para nosotros que no todas nuestras actividades se propongan a satisfacer nuestros deseos. Los principios nos proporcionan uno de los medios para controlar y remodelar nuestros deseos. No divorciarnos del deseo, como lo propone Kant.

    • En conclusión, hay modos legítimos de racionalidad además de la instrumental (los evidenciales y los simbólicos), la cuestión es: ¿cuál es el orden de prioridades que debemos establecerles?.

    LAS PREFERENCIAS RACIONALES

  • Las expectativas del sujeto y sus preferencias se interrelacionan a través de la función de utilidad:

  • “Con preferencias racionales el individuo es racional si elige lo que más prefiere entre las cosas que puede conseguir. Las preferencias son racionales si son transitivas y completas. Todo esto en un marco con información completa […] Sería suficiente decir que los agentes son racionales si y solamente si sus preferencias se pueden representar mediante funciones de utilidad ordinal y sus elecciones maximizan su utilidad”

  • Ampliando el concepto, se debe incluir las preferencias del sujeto o individuo (en su papel activo para la transmisión y recepción de información y conocimiento) como un Ser con valores y ética Y las influencias de estas preferencias o deseos. (bastantes veces causales, determinadas y no intencionales)

  • Entonces, en lugar de “optimizar”, la nueva noción busca simplemente “satisfacer”; dando una línea de acción más flexible, pero también más eficaz:

  • “Y si además consigue destacar la importancia de que el sujeto mismo se considere agente de su acción (racionalidad expresiva) introduce la posibilidad de una discusión racional sobre los fines”.

  • Una preferencia racional debe de contar con:

    • Ser transitivas. Si decimos que preferimos B sobre A y C sobre B, si las expectativas son racionales, C será preferido sobre A.

    • Ser convexas. Si suponemos un conjunto de expectativas, estas deberán cumplir la característica de que si trazamos un línea recta entre dos elementos del conjunto de las expectativas, todos los puntos de la recta pertenecerán al conjunto mismo.

    • Ser continuas. El conjunto de preferencias no tiene intervalos vacíos.

    • El conjunto es acotado. Hay una frontera bien definida entre los puntos del conjunto y los puntos no pertenecientes al conjunto.

    Si el conjunto de expectativas no cumple con estas condiciones, no se pueden calificar de racionales.

    HEURISTICA FILOSOFICA

    • La heurística filosófica en el sentido de la elaboración de una lógica de reconocimientos, formulación y resolución de problemas, dada la importancia al mismo tiempo científica, filosófica y social de los mismos. Esta heurística tiene la paradoja de que siendo la más importante, es la menos desarrollada y reconocida.

    • Específicamente, a partir de la idea de heurística filosófica, la noción de que la heurística es una ciencia. No son muchos los autores que se sitúan en esta dirección.

    • Este es el caso de K. Popper quien afirma que la heurística filosófica no puede ser una ciencia porque “No existe, en absoluto, un método lógico de tener nuevas ideas, ni una reconstrucción lógica de este proceso” es decir, las teorías no son nunca verificables empíricamente (en la práctica).

    En la Lógica Formal en la que piensa Popper, su enunciado es verdadero: la deducción no permite jamás nada que no esté ya contenido o posibilitado por ella misma.

    • Sin embargo, en otras Lógicas No Clásicas, la lógica no se asimila ya ni se funda en la deducción. Como es el caso de I. Lakatos quien afirma que aunque no hay una lógica del descubrimiento en el sentido preciso de que obtenga resultados con certeza, sí hay una lógica falible (incierta) del progreso científico. Lakatos denomina a ésta, lógica de la heurística.

    • Es en este sentido como empleamos aquí este término, y por ello hablaremos indistintamente de lógica de la heurística o también de heurística filosófica. Gracias a Lakatos podemos acortar el camino hacia la heurística, dejando, por lo pronto, en suspenso, una consideración acerca de las lógicas no-clásicas.