Psicomotricidad con método de Acuturier

Educación física. Actividades motoras. Materiales didácticos especiales

  • Enviado por: Loli Rodríguez
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad

Aunque yo no he tenido la suerte de poder asistir a la sesión de psicomotricidad, he podido contar por una serie de personas, que me han sabido transmitir perfectamente lo que vieron y lo que sintieron a lo largo de esta sesión. Así que el título, en este caso, no debería ser qué he visto, sino qué he oído.

El martes día 15 y día 22 asistieron a una sesión de psicomotricidad, como ya he dicho antes, del método de B. Acuturier, en la “escoleta d' infants San José Obrero”. Esta escoleta se encuentra situada en Son Gotleu en la calle Pic de Peñalara. El centro tiene niños de edades comprendidas entre 0-6 años.

La duración de la sesión fue de las 9 horas hasta las 10 horas aproximadamente. Fue un grupo de 12 niños-as, la mayoría eran niños entre las edades 1-2 años. Durante la sesión, se notó la diferencia entre los pequeños y los grandes. Los mayores controlan más sus movimientos que los otros, además, se centraban más en actividades de tipo sensoromotor, buscando el placer del movimiento. Los más grandes tenían una actitud más independiente, estaban más suelto por la clase, no buscaban tanto el apego del grupo o la presencia de la educadora.

El recibidor de la escoleta está lleno de dibujos infantiles, no eran tipo prototipo, que creaban un ambiente agradable al entrar en el centro, tanto para los niños como para los padres. Hay un panel informativo, donde está puesto el menú de los niños y todo tipo de información que deben conocer los papás de los acontecimientos que suceden a lo largo del día. También hay un mostrador de información donde se encuentra un acuario.

Entraron por un pasillo amplio que concluyó en la sala de psicomotricidad. En la entrada había una especie de casillero en forma de bolsas donde cada niño tenía el suyo con sus calcetines. En la mesa había como una especie de estantería, a la altura de los niños, donde colocaban los zapatos. Las educadoras les invitaban a que ellos mismos se los quitaran y a que los colocarán en su sitio. La mayoría lo hicieron solos, y se sabía perfectamente el ritual de entrada a la sala: quitarse los zapatos, ponerse los calcetines y colocar los zapatos. Los niños participaban activamente.

Los niños junto a la educadora Coloma y Pilar una chica de prácticas, entraron en la sala. Nada más entrar la educadora indicó que se colocarán en un rincón, en una colchoneta que estaba colocada allí. Una vez colocados, les saludó, les habló a cerca de la sala y sobre lo que iban a realizar allí, les explicó un par de reglas y se hizo un repaso de quien estaba y quien no. Para ello, preguntó ¿quién falta hoy?, y los niños iban señalando donde se encontraba el niño que iba nombrando. Coloma para “justificar” la presencia de los de la clase allí dijo: ¡OH, cuanta gente ha venido a vernos hoy!

  • LA SALA DE PSICOMOTRICIDAD.

La sala tiene grandes dimensiones. Coloma comentó que para ellos que son tan pequeños, la sala se les queda grande, ya que se pierden, y por ello en la mayoría de ocasiones utilizaban solo la mitad de la sala. Pero yo tampoco creo que eso no un gran inconveniente, por que esto ayuda que ellos se puedan mover libremente.

La sala tiene algunas columnas que están protegidas por colchonetas, para que los niños no se puedan hacer daño. La sala está bien iluminada y ventilada, ya que está rodeada por ventanas.

  • EL CLIMA.

El clima que había en la sala era agradable, y a los niños se les veía seguros y con confianza. Las educadoras solo intervinieron cuando fue necesario, y estaban colocadas cerca de ellos, donde les proporcionaban la seguridad y la tranquilidad que ellos necesitan. Uno de los trabajos más importantes de las educadoras es de preparar la sala, de manera que a los niños les resulte motivador y que puedan moverse por la sala con la suficiente autonomía.

Se pudo observar que a los niños les gustaba mucho las sesiones de psicomotricidad.

  • EL MATERIAL.

Los materiales que hay en la sala son totalmente seguro, adecuados a las características de los niños. Apenas hay materiales rígidos con los que ellos se puedan dañar. La mayoría de ellos, son de espuma y de goma, aunque había material de madera que apenas utilizaron.

  • MATERIAL ESTRUCTURAL: espalderas, colchonetas, espejo, plinton, escaleras, una barra delante del espejo, construcciones (madera de gran dimensión), bancos, cuerda.

  • MATERIAL SENSOROMOTOR: pelotas grandes de psicomotricidad (había una doble), piezas de goma espuma, globos, colchones, rampa de goma.

  • MATERIAL AFECTIVO: telas, capas, pañuelos, utilizaban la caja de telas como banco, sábanas atadas tipo columpio.

  • MATERIAL DE DISTANCIAMIENTO: piezas de madera de diferentes tamaños, de diferentes formas geométricas, de diferentes colores, que no se utilizaron.

  • NORMAS.

No hubo tales normas en si, las únicas que se pueden tratar como tal fueron las de ritual de la entrada, de quitarse los zapatos y de dejarlos en la estantería, ponerse los calcetines encima de los que llevaban.

Coloma antes de empezar la sesión dejó bien claro que no se debían de pelear, ni hacerse daño entre ellos, ni darse tirones de pelos. De manera que se potencia las relaciones sociales, satisfactorias y correctas.

  • ACTIVIDADES PROPUESTAS.

Tras el ritual de entrada, dio paso a la explicación de la primera actividad. Coloma había montado una estructura de realizada con construcciones de goma-espuma, estas eran de gran tamaño y de diversos colores. Les invitó a que derrumbaran las piezas que estaban colocadas. En un principio los niños estaban intimidados, tal vez por la presencia de ellos en la sala o porque tenían miedo de la estructura tan gigante que habían construida. Pero poco a poco fue desapareciendo cuando dos niños se decidieron. A partir de ahí fue como si se rompió el hielo. No todos se lanzaron, hubo algunos que se quedaron atrás y otros que se fueron acercando poco a poco. Esta actividad fue la actividad dirigida, después de aquí cada uno fue a su aire.

También les propuso que se colocaran encima de una sábana, para que se tiraran por la colchoneta gigante. Los niños se colocaban y la educadora tiraba de él, para que se deslizaran por ella. Esta actividad les gustó y la repitieron en varias ocasiones, incluso sin la colaboración de la educadora.

Coloma saca telas cuando la sesión ya se ha iniciado y va poniéndoles telas a los niños que lo piden. Ella les dice si quieren una capa un delantal. Además, juegan con las telas a cuca-tras.

Coloma y Pilar les proponen a los niños saltar desde el plinton. Para ello debían de pasar por un banco y intentar mantener el equilibrio.

Al finalizar la sesión los niños cantaron dos canciones.

La mayoría de las actividades la realizaron a su aire, ya que los niños decidían en todo momento la actividad que querían realizar.

  • ACTIVIDADES REALIZADAS

A los niños lo que les gustaba mucho, era la colchoneta quitamiedos, que estaba apoyada en las espalderas, sujetas por unas maderas por debajo. En el hueco de ésta, habían colchonetas y niños que se metían por debajo de ella. Un niño en concreto estuvo durante toda la sesión en ese sitio. En este sitio hacían que era un barco.

También jugaron con los balones grandes de psicomotricidad, poniéndose encima de ellas, con ayuda de las educadoras. Les gustó mucho subir por encima del plinton, con ayuda de Coloma y hacer equilibrios pasando por los bancos. A la vez que pasaban por encima de él, hacían que era un caballito.

Dentro del espacio sensioromotor, realizaban caídas, giros sobre su cuerpo, etc. Otros subían por las espalderas, y otros saltaban en la barra. Una de las actividades que más les gustaba era el de pasar por las colchonetas, por donde perdían el equilibrio y se caían. También les gustaba subirse encima del plinton y tirarse desde ahí. En esta actividad les ayuda Coloma.

  • PAPEL DE LA PSICOMOTRICISTA

El papel de la psicomotricista es muy importante, ya que de ello depende el buen funcionamiento de la sesión y si detecta algún aspecto, actividad, conducta,... que no funciona lo cambiará:

  • Organizará el ambiente y material (por Ej. prepara la construcción de piezas) y su distribución.

  • Les quitará los zapatos y les pondrá los calcetines de psicomotricidad.

  • Se encargará de recordarles las normas para el buen funcionamiento de la clase.

  • Les expresa con palabras algunas de sus acciones, les piden que están haciendo, les llama mucho por su nombre,...

  • Emplea un tono dulce, agradable y bajo, para que los niños se sientan queridos y seguros, y así realicen su actividad exploratoria tranquilamente y sin ningún tipo de miedos.

  • Los coge cuando lloran, se encargará de consolarlos y preocuparse por su estado de ánimo.

  • Les ayuda a realizar determinadas actividades, como saltar un banco, balancearse encima de una pelota,...

  • Saca telas de un rincón en donde tiene material en cajas y se lo coloca.

  • Abre las cortinas y alguna ventana, para que así haya una buena ventilación e iluminación

  • 10. Les enseña algunos colores, por Ej. Les dice si quieren que les ponga la tela roja o rosa indicándoles cual es cual. Aquí ya empezarán a hacer la discriminación de colores.

    Por todo ello creo que el papel de Coloma es muy importante. Participa activamente, preparando material, ambiente, actividades,... Debe intervenir solo cuando sea necesario a lo largo de la sesión.

    - 6-