Psicología del mexicano en el trabajo

Empresa. Psicología del mexicano en el trabajo. Predisposición al trabajo. Influencias del exterior. Crisis de identidad. Motivación laboral. Baja autoestima. Discriminación sexual

  • Enviado por: Superchiquitiwow
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 11 páginas
publicidad
publicidad

PSICOLOGIA DEL MEXICANO EN EL TRABAJO

Dadas las circunstancias sociales y políticas por la que esta pasando nuestro país en este momento, el conocimiento de lo que ha sido y es la cultura en México, debe de ser uno de los primeros lugares en el plano de las preocupaciones intelectuales de nuestro estudio, sobre todo en esta época llena de problemas, y en la cual los hombres y mujeres tenemos que decidir sobre las directrices no sólo de nuestra vida material sino también en la vida de nuestro espíritu en el futuro.

A partir de conocer la psicología del mexicano en el trabajo, buscamos hacer un análisis minucioso de lo que hasta hoy ha sido nuestra manera de ser y lo que hemos obtenido a través de ella, ya que los seres humanos somos moldeados por la cultura (tradiciones, costumbres, valores), de ahí que es importante saber dónde estamos, para que de allí comencemos nuestro desarrollo, ya que nosotros los mexicanos tenemos el potencial de ser excelentes, solo falta echarlo a andar satisfaciendo cada una de nuestras necesidades de ser humano, no echarle la culpa a nadie de nuestros problemas, sino enfrentarlos con responsabilidad y no esperar a que nos lo resuelvan.

Los valores humanos que tiene el mexicano es lo más preciado de nuestra cultura, pueden hacer que el mexicano sea productivo.

En los siguientes párrafos citaremos los aspectos más relevantes del libro la psicología del mexicano en el trabajo.

La psicología del mexicano es la clave para interpretar nuestro subdesarrollo, para ello si queremos entender al mexicano debemos de conocer y entender su historia, las raíces últimas de las conductas laborales deben buscarse en la psicología, en las idiosincrasias nacionales. La cultura es una enorme fuerza determinante de los comportamientos. La relación que existe entre la cultura mexicana y la personalidad de los mexicanos es muy estrecha.

Ya que muchos de los problemas en el desempeño laboral surgen en torno al manejo del elemento humano y se debe de entender que la fuerza de toda empresa es el factor humano y que la productividad, la eficiencia, la calidad son resultado más de la gente que de los sistemas y de los recursos técnicos y materiales.

Los pioneros del estudio de la mexicanidad fueron José Vasconcelos, Antonio Caso y Samuel Ramos.

La aculturación o inculturación es dejarnos moldear por el medio. De ahí que el ser humano se deja moldear por su cultura, (religión, gobierno, valores tales como la honradez, la excelencia y la agresividad).

La influencia del medio se conforma por tradiciones costumbres, normas sociales, estilos, moda ideologías, valores etc. Los valores son elementos dinámicos que definen una cultura y ésta se desarrolla de forma que modelan el carácter social.

La personalidad de un individuo se rige por su herencia biológica y por su historia personal, además de ser afectada tanto por la cultura local como por la experiencia (psicología clínica).

El primer transmisor de la cultura es la familia, los mexicanos ofrecen cierta resistencia al trabajo, toda cultura moldea a los miembros de una colectividad.

Los antecedentes de nuestra cultura, así como sus características que han marcado nuestra conducta las mencionaremos a continuación:

Los indígenas eran autoritarios teocráticos, eran débiles de desarrollo tecnológico, su actitud era fatalista y resignada, su desarrollo fue superior en comparación con otras culturas europeas, siempre fue un pueblo sometido en el cual practicaban sacrificios humanos.

Los mestizos e indios tenían una cultura agresiva y con más desarrollo tecnológico .Se vieron en la necesidad de arropar a la religión católica debido a que su cultura había sido destruida para que no se quedaran sin identidad alguna creyeron en su cultura y la combinaron con la impuesta por los españoles dando como resultado la imposición de una cultura por la fuerza, perdiendo todo valor.

La cultura anglosajona, que es la que se adopta recientemente.

El mexicano ha sufrido diferentes traumas durante toda su historia (desde la conquista, pasando por la represión religiosa y militar, ya que se edificaron templos católicos sobre las ruinas de sus antiguos dioses dando razón suficiente para una desculturación.; durante el periodo de independencia, donde los mestizos no tenían una identidad, o sea que no eran ni españoles, ni indígenas; durante la época de Maximiliano de Hasburgo y la pérdida de nuestro territorio; el porfiriato, donde los ricos eran más ricos y los pobres más pobres; la revolución de 1910; la dependencia con estados unidos en todos los aspectos, creándonos actitudes ambivalentes: de admiración y de coraje, de envidia y de rechazo. y más recientemente las devaluaciones y la pérdida del poder adquisitivo).

Es importante conocer los aspectos que determinan nuestra identidad, ya que en base a estos podemos interpretar porque los mexicanos vemos la realidad de una forma peculiar.

Se entiende por identidad nacional la conciencia de determinados rasgos compartidos por la colectividad, y la aceptación de un estilo de vida que incluye un peculiar sistema de normas y valores. En una sociedad colonial y de castas como la Nueva España, era imposible e impensable tal identidad.

El exponente mas genuino de la fusión de las razas europeas e indígena, “el mestizo” ya que existía una crisis de identidad por estar devaluado, despreciado, y porque al nombrarlo mestizo era ofensivo se consideraba hijo de puta o hijo de la chingada. Todo esto significaba una ambivalencia al reconocer y desconocer su identidad, además experimentaba temor, masoquismo anonimato al disolverse en lo social "nosotros", siempre lejos de sí mismo.

El mexicano aparenta que se ríe del fracaso de la desgracia, son mecanismos psicológicos para tapar la debilidad, de ahí nuestro carácter rudo y el querer resolver todo violentamente.

En religión tuvimos una conversión masiva, forzada y acelerada, característica de la religiosidad, el feudalismo, providencialismo, superstición, de ahí que el mexicano es débil haciéndonos supersticiosos, creyentes de la magia (virgen de Guadalupe) con una incorregible dependencia psicológica e incapacidad de afrentar problemas.

Buscar la mexicanidad en los símbolos patrios y la cultura (folklore, idiosincrasia) podría ser una solución a nuestra mexicanidad.

El mexicano debido a su pasado de represión y de imposición, es dependiente (busca que los problemas y las cosas las arreglen otros en lugar de el mismo). Existe una dependencia ancestral ante el gobierno, de servilismo ante poderosos, de lo divino. a lo sobre natural, en la familia, en donde los hijos se casan y se quedan a la sombra de los padres a seguir dependiendo de ellos, al medio ambiente es dócil, resignado, conformista y arraigado en tradiciones por naturaleza, el malinchismo y es inseguro.

La auto devaluación del mexicano es muy común, desde que valora todo lo extranjero, se apoya en las influencias porque siente no valer sobre sí mismo (debido a que los españoles vinieron como seres superiores a someter nuestra cultura y a imponer con la fuerza y la religión a la suya), existen diferentes factores en la sociedad actual que hacen que el mexicano se auto denigre como lo es la corrupción, el influyentismo, la sobre valuación de los extranjeros, la fanfarronería, la impuntualidad, el despilfarro, la basura, la susceptibilidad.

La sociedad mexicana tiene dos caras, por un lado la democracia que en realidad es dedocracia ya que la rectora oficial designa los puestos por "dedazo".

Los políticos en sus discursos muestran interés por el campo y campesinos, y en la vida real son los que se olvidan y así la mayoría de mexicanos les da por aparentar ser poderosos cuando no lo son.

La sociedad mexicana actual parece ser, dos naciones en una. la nación moderna, minoría privilegiada que acapara ciencia, riqueza y poder y la mayoría oprimida y marginada.

Siendo los componentes más significativos de la población:

El machismo,

La mujer: abnegada, conformista, disimulada, sometida, religiosa y tradicionalista.

Los jóvenes: viven de simulaciones, la corrupción es un gran peso para su desarrollo profesional, critican la forma de vivir de sus padres, pero tienen miedo a cambiar esas costumbres que arrastrarán en su vida familiar. en general critican pero viven para ser criticados.

Las clases sociales y las castas:

Clase baja: figura del indio sin voz ni rostro.

Clase media: dinámicos pero en busca de la grandeza personal antes que el bienestar social.

clase alta: figura del español (dueños de todo).

El individualismo: el mexicano prefiere trabajar solo: no cree en el equipo. En las organizaciones hay una fuerte lucha de poder, por lo que la colaboración y los trabajos ínter departamentales son poco frecuentes, el trabajo en equipo si se diera, seria para sobresalir y obtener logros individuales aunque se tenga que boicotear el trabajo de los demás;

Sus actividades: el mexicano no puede tener una actitud neutra hacia el trabajo, ya que no lo ve como un valor, casi siempre esta relacionado con un estado anímico poco positivo confirmando una percepción devaluativa. también hay exceso de parloteo personal y exceso de celebraciones que obviamente repercuten en la productividad, se registran altos índices de ausentismo e impuntualidad, de accidentes y de enfermedades relacionadas con el trabajo, así como una alta rotación de empleos; el poco aprecio que tienen de si mismo también contribuye a sus frecuentes inasistencias.

El mexicano rehúsa asumir el liderazgo por temor a ser rechazado por considerar que no esta suficientemente capacitado porque representa mayor responsabilidad y porque tal vez termine siendo el único que trabaje.

Motivaciones laborales: las expectativas de obtener logros, reconocimiento y autoestima son escasos, sus sentimientos de minusvalía le hace suponer que difícilmente puede lograr algo grande y menos por si solo, preferiría unirse a otros pero desconfía, si consideramos que muchos de nuestros compatriotas tienen fuertes carencias en su alimentación, es comprensible que poco les importe el amor, la dignidad o su propia estima. mucho menos enfrentar nuevos retos o crear grandes empresas

Diferencias geográficas: debido al clima surgen cambios laborales, en el frío la gente es más activa para generar calor, en climas cálidos son más despilfarradores inclinándose a las diversiones. Al hablar de patrones culturales reflejados en el trabajo, muchos campesinos han tenido que incorporarse a las industrias pero no siempre se han adaptado a las normas y ritmo de estas, este cambio ha provocado conflictos en su estilo de vida, esto aunado a la migración hacia las grandes ciudades. Hacen que la población no se integre satisfactoriamente y no rinda laboralmente.

La contra parte, los directivos: se abusa del poder económico, de los patrones culturales de obediencia, de la necesidad de ser aceptado, de la cultura de sometimiento, las comunicaciones son descendentes y verticales, lo que incrementa la dificultad de integración de equipos, la percepción de los objetivos.

El comportamiento de los individuos se ve afectado enormemente por los valores predominantes en su cultura, valores adquiridos desde la infancia y reflejados en la vida adulta, los mexicanos podemos transformar algunos de nuestros patrones culturales en aras de nuestro desarrollo como individuos y del engrandecimiento de nuestra patria. Debemos analizar otras culturas con el fin de aprender de ellas, y así superar nuestras deficiencias.

La baja autoestima del mexicano se debe a una excesiva y mal entendida humildad que el mismo se auto impone a fin de destacar el valor y la grandeza de los símbolos en los que cree.

La cultura tiene muchos aspectos positivos, aunque no sobresalimos en valores de logro, la actitud flexible, adaptativa y el siempre estar dispuestos al servicio y la cooperación, permiten aceptar la divergencia de opiniones que propicia la armonía y la cordialidad, en consecuencia, los aspectos mas positivos del trabajador mexicano son el respeto y la obediencia, unidos a su flexibilidad e ingenio, su predisposición a sobrellevar la vida y su actitud un tanto lúdica que le permiten no solo una apreciable capacidad hacia el trabajo sino a gozar la vida.

Los mexicanos hemos tomado conciencia de ser una sociedad en proceso de cambio y transformación psicosocial, estamos madurando intelectual, técnica, social, política y emocionalmente. no somos inferiores, pero no hemos alcanzando el pleno desarrollo porque no nos sentimos capaces de lograrlo, el proceso consiste en dejar atrás el estado de dependencia, en saber formar parte de grupos, ser responsables, disciplinados para trabajar, acatar normas y hacer lo necesario en aras del cumplimiento de los objetivos comunes. Los jefes deben considerar a sus trabajadores como colaboradores y deben cuidar su aparente superioridad que suele terminar en abuso de autoridad.

CONCLUSIÓN

Pese a contar con los 29 recursos esenciales para el desarrollo y la riqueza, México es un país pobre. Muchos problemas en el desempeño laboral surgen en torno al manejo del elemento humano, para comprender y orientar al mexicano, es necesario conocer su psicología.

Los mexicanos somos un conglomerado de factores indígenas, sangre y cultura de los conquistadores y el factor anglosajón, esto da como resultado una gran crisis de identidad que nos ha transformado en patrioteros, agresivos, frágiles e inseguros. Al final no somos responsables de nada, Dios, el gobierno, la iglesia o hasta las trasnacionales representan siempre a los culpables, debido a una incapacidad de afrontar los problemas. la doble moral es un problema que no nos deja avanzar, México es un país de doble cara, la corrupción generalizada es un problema cultural tan grande que para muchos se ha convertido en algo cotidiano.

Las mujeres mexicanas no son valoradas, por el contrario son juzgadas duramente si trabajan pese a ser el sostén de sus familias. Hay discriminación de género.

La base del desarrollo humano esta en el conocimiento de uno mismo, saber cuales son nuestras cualidades y cuales nuestras debilidades nos permiten aprovechar las primeras y esforzarnos por superar las segundas. Si en vez de tratar de negar la realidad mexicana, la aceptamos pero no para deprimirnos o sentirnos aún más inferiores, sino para superar estas limitaciones, mucho habremos logrado, aumentando nuestra autoestima y utilizando todo nuestro potencial.

Si se invirtiera en la educación, permitiría que paulatinamente se fuera aportando al cambio, ya que es un elemento muy importante para el desarrollo de cualquier país.

Además que la gente debe de cambiar y dejar de ser sumisos y atreverse a trazar un plan de vida que le permita crecer en todos los ámbitos (personales, profesionales, intelectuales) para así de esta forma contribuir al desarrollo del país y dejar de pensar que el cambio esta en el sistema, sino que este, empieza con la actitud de uno mismo y en el valor que tenemos como personas.

Los mexicanos tenemos mucho potencial, solo que no lo hemos sabido aprovechar, vivimos en un país de oportunidades, solo hace falta que seamos mucho más responsables, que cambiemos nuestra actitud hacia el trabajo, y fomentemos el aprecio hacia los trabajadores por parte de los empresarios.

La psicología del mexicano en el trabajo

11

Seminario Comunicación en la gestión empresarial

Equipo No. 6