Psicología de la personalidad

Psicosociología. Teoria de la conducta. Interacciones sociales. Metodología. Fuentes de datos. Factores. Métodos de investigación. Evaluación. Clasificación

  • Enviado por: Ani
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 21 páginas
publicidad
cursos destacados
Perspectivas de Género y su Aplicación a las Ciencias Sociales y Jurídicas
UNED
La teoría feminista y los estudios e investigaciones de género se han ganado un lugar en las universidades...
Solicita InformaciÓn

Técnico Superior en Intervención Social con Mujeres Inmigrantes
Cavida Formación
Debido a la creciente inmigración vivida en España durante los últimos años han surgido nuevas necesidades, siendo...
Solicita InformaciÓn

publicidad

TEMA 2 - APROXIMACIÓN METODOLÓGICA AL ESTUDIO DE LA PERSONALIDAD

1.- EL ESTUDIO CIENTÍFICO DE LA PERSONALIDAD

La Psicología de la personalidad ha mostrado siempre una gran preocupación y ha hecho un gran esfuerzo por estudiar la personalidad dentro del marco del Método Científico Natural (combinación de teoría y experimentación)

Se enfrenta a la idea de que el estudio del ser humano no es posible bajo condiciones objetivas controladas experimentalmente, sino únicamente bajo condiciones “naturales” similares a las que se producen en la vida cotidiana.

Uno de los aspectos que más han preocupado a los teóricos e investigadores de la personalidad ha sido el de su medida. La utilización de medidas de personalidad, nos permite, clasificar a los individuos de acuerdo con un determinado criterio y variable, y probar determinadas hipótesis respecto al comportamiento de las personas.

Además de probar hipótesis y facilitar la clasificación de las personas, las medidas de la personalidad tienen un importante papel en el ámbito aplicado (e.g., selección de personal, tratamientos clínicos, rendimiento académico, etc).

La personalidad es un constructo teórico que carece de definición operacional clara y precisa. En este sentido, la cuestión que se nos plantea consiste en saber si es posible encontrar una definición operacional de personalidad que nos permita su medición. Sabemos a partir de la definición de personalidad señalada en el tema anterior de la existencia de una serie de características, rasgos o dimensiones estables y consistentes en el tiempo, por lo que si podemos medir tales características, también podríamos estar midiendo la personalidad, dado que medir es una operación. Así pues, como indica Ross 1987, podemos decir que la personalidad es aquello que los tests de personalidad miden que sería, sin duda alguna, una definición circular y arbitraria.

En cuanto a ¿qué características de personalidad debemos medir y cómo debemos medirlas? Si la personalidad esta constituida por actitudes, capacidades cognitivas, emociones, intereses… entonces deberíamos medir tales características que configuran la personalidad mediante la utilización de las distintas fuentes de datos existentes, (p.ejemplo: preguntando a los individuos y observando su conducta…).

Y ¿cómo medir dichas características de la personalidad? Utilizando aquella estrategia (experimental, correccional…) que dentro del marco general del método científico mejor se ajuste al fenómeno psicológico objeto de estudio.

2.- FUENTES DE DATOS DE LA PSICOLOGÍA DE LA PERSONALIDAD

LA PROPIA PERSONA

La primera fuente de datos clara es la persona, capaz de ofrecernos información acerca de si misma y su comportamiento. La obtención de este tipo de datos se puede realizar a través de distintos procedimientos: formatos de cuestionarios, autoinformes existentes, entrevistas… Pero sin duda, el empleo de cuestionarios ha sido el procedimiento más utilizado para la obtención de información sobre la personalidad de los individuos.

Especialmente, porque cuando la información es suministrada por el propio individuo es posible acceder a aspectos relacionados con las emociones, sentimientos, deseos, creencias, etc, de esa persona que de otro modo sería más difícil.

Los cuestionarios o inventarios pueden ser de distintos formatos:

Los que plantean cuestiones de elección forzosa (son los más utilizados)

verdadero o falso.

Los que presentan cuestiones abiertas. También llamados cuestionarios estructurados y no estructurados.

De estos dos tipos de cuestionarios los estructurados son los que se utilizan en mayor medida

cuestionarios estructurados: :

- forma más sencilla: presentar una serie de adjetivos descriptivos de rasgos de personalidad (agradable, triste) para que el individuo indique si le describen. Lista de adjetivos de GOUGH.

- forma más utilizada: se presentan los ítems como afirmaciones, teniendo que indicar el individuo el grado en que está o no de acuerdo

Con tales afirmaciones. Inventario de la personalidad de los 5 factores

Cuestionarios no estructurados: presentan cuestiones abiertas

No obstante el hecho de que los cuestionarios sean la fuente de datos de personalidad más importante no significa que esté exenta de limitaciones y problemas, especialmente, en cuanto que pueden ser consciente o inconscientemente distorsionados por múltiples razones (dar una buena imagen de si mismo…), motivo por el que esta información debe ser tratada y analizada con cierta cautela y prudencia.

TABLA 2.1. Ejemplo ítems 5 factores medidos por el BFQ (Caprara, Barbaranelli y Borgogni, 1993)

ESTABILIDAD EMOCIONAL

No suelo sentirme tenso.

Mi humor pasa por altibajos frecuentes.

ENERGÍA

Tiendo a decidir rápidamente.

Creo que soy una persona activa y vigorosa.

APERTURA MENTAL

Tengo muy buena memoria.

Estoy siempre informado sobre lo que sucede en el mundo.

AFABILIDAD

Noto fácilmente cuando las personas necesitan mi ayuda.

Me resulta fácil hacer confidencias a los demás.

TESON

Tiendo a ser muy reflexivo.

Llevo a cabo las decisiones que he tomado.

La otra fuente de recogida de datos sobre la personalidad es la Observación de la conducta de las personas en sus interacciones sociales a lo largo de su vida cotidiana. Para que estos datos puedan tener valor en un contexto científico es necesario que sean objetivos, fiables y válidos.

Son objetivos cuando son independientes del observador, no debe esta contaminada por aspectos subjetivos del observador y para ello es conveniente la utilización de registros de observaciones.

La objetividad se puede verificar comparando las observaciones de dos o más observadores distintos y comprobando que dichas observaciones son iguales.

En cuanto a la fiabilidad y la validez:

Fiabilidad: hacen referencia, a la precisión, homogeneidad y estabilidad de la media, aspectos que nos permiten estimar si dos medidas realizadas en dos momentos distintos sobre el mismo fenómeno son iguales o parecidas.

Validez: se refiere a la adecuación que se produce entre el fenómeno objeto de estudio y los datos observados de dicho fenómeno.

Además de la objetividad, fiabilidad y validez, la observación debe tener otra propiedad fundamental: la repetición. Es necesario poder garantizar la posibilidad de repetir la observación ya que una característica de las personas es su capacidad para cambiar de actitud ante los hechos.

Una última fuente de información sobre la personalidad es la que deriva de los datos que se extraen de las actividades que normalmente desarrolla la persona o los acontecimientos que le ocurren en su vida pública. Siempre tendremos en cuenta y no olvidaremos que dichos acontecimientos están determinados pro múltiples causas, una de las cuales sería las propias características de personalidad.

En muchas ocasiones la investigación de la personalidad implica la recogida simultánea de varios tipos de información. La concordancia entre los distintos datos está en función de la o las variables de personalidad analizadas. El grado de coincidencia depende del tipo de rasgo evaluado y del grado en que es observable.

LA OBSERVACIÓN DE LA CONDUCTA EN LAS INTERACCIONES SOCIALES

Para que los datos puedan tener valor en un contexto científico es necesario que sean:

- Objetivos: cuando son independientes del observador.

El grado de objetividad puede evaluarse mediante índices cuantitativos como el índice de correlación de varios observadores

  • Fiable

  • Válido

Aunque difícil en psicología, es necesario poder garantizar la posibilidad de repetir la observación, ya que una característica de las personas es la capacidad para cambiar de actitud ante los hechos.

PRUEBAS OBJETIVAS QUE PRODUCEN DETERMINADOS PATRONES ESPECÍFICOS DE COMPORTAMIENTO

Pruebas controladas con el consecuente aumento de la validez de los datos.

Permiten recoger aspectos de la personalidad que aparecen incidentalmente.

Posibilidad de utilizar aparatos de registro para evaluar la personalidad.

Utilización de medidas psicofisiológicas y/o proyectivas con objeto de medir las respuestas ante la presentación de determinados estímulos.

DATOS EXTRAÍDOS DE LAS ACTIVIDADES O ACONTECIMIENTOS QUE LE OCURREN A LA PERSONA EN SU VIDA PÚBLICA

Los acontecimientos que rodean la vida de cualquier persona están determinados por múltiples causas, una de las cuales sería las propias características de personalidad.

3.- MÉTODOS DE INVESTIGACIÓN EN PERSONALIDAD

  • MÉTODO EXPERIMENTAL

  • Basado en el control y la manipulación de los datos con el fin de lograr una explicación funcional de la conducta

    Es el procedimiento de observación más preciso y el método de investigación más exacto

    El estudio de los fenómenos psicológicos se basa en el desarrollo de las posibles relaciones de causalidad existentes entre aquellas variables potencialmente responsables de la conducta, y el descubrimiento de leyes y principios generales aplicables a todos los individuos en las mismas condiciones experimentales.

    El experimento es el único procedimiento que permite establecer relaciones causa-efecto y, en consecuencia, hablar estrictamente de investigación experimental.

    En el experimento el investigador manipula la/s variable/s cuyo efecto/s desea conocer, intentando tener bajo control el resto de variables de interés.

    • Variable independiente: es aquella condición que el experimentador manipula de manera sistemática y controlada con objeto de conocer el efecto de sus variaciones. (p. ej; nivel de ansiedad inducida experimentalmente). Esta variable no depende de la conducta del sujeto; la presentación o no, así como el grado en que ésta se manipula ocurre independientemente de lo que haga el sujeto experimental.

    • Variable dependiente: aquel aspecto de la conducta del sujeto sobre el que incide la variable independiente (p. ej; nivel de realización de una prueba de razonamiento). La VD mide la/s respuestas que los individuos dan ante la presentación de la/s variable/s independientes recogiendo el posible efecto de la relación causal. El control de otras posibles influencias sobre la variable dependiente es lo que posibilita una correcta interpretación de los resultados y permite hablar de una auténtica relación de dependencia. En este sentido, la técnica de control más importante es la asignación aleatoria de los sujetos a las distintas condiciones experimentales, en cuanto nos permite controlar la posibilidad de que los grupos de sujetos difieran ya a nivel pre-experimental.

    • Asignación aleatoria: distribución aleatoria de las personas a las diferentes condiciones experimentales de modo que las diferencias se distribuyan entre todas ellas haciéndolas equivalentes en todo excepto en la presencia de la variable que se manipula.

    Otro aspecto central del experimento es la existencia de un grupo control similar en todos los sentidos al grupo experimental, excepto en que a los sujetos del grupo control no se les aplica el tratamiento de experimental, y por tanto, permite comprobar el efecto de las variables independientes que se aplican a los sujetos del grupo experimental. En los experimentos se intenta igualar a todos los sujetos en aquellas variables (edad, sexo, nivel de conocimientos…) que pudieran afectar a la aparición de diferencias entre los sujetos en las variables dependientes, debido que si se encuentran diferencias, estas sean debidas a las variables independientes que estamos manipulando.

    • Grupo de control: grupo similar en todos los sentidos al grupo experimental excepto en que no se le aplica el tratamiento experimental.

    La modificación sistemática de las variables independientes propuestas por el investigador y la asignación de los sujetos a las distintas condiciones experimentales son los elementos esenciales para diferenciar el experimento de otros diseños de análisis de datos (tabla 2.2). en general se puede hablar de investigación experimental cuando se pueden manipular las variables independientes y asignar los sujetos aleatoriamente a las distintas condiciones experimentales.

    Tabla 2.2 Características distintivas entre experimento, cuasi-experimento e investigación ex facto-post factum

    Experimento

    Cuasi-experimento

    Investigación ex facto-post factum

    Medida de la VD y VI

    SI

    SI

    Si: sólo teórica con respecto a la VI y VD

    Manipulación de la VI

    SI

    SI

    NO

    Asignación aleatoria de los sujetos

    SI

    NO

    NO

    En el caso de los diseños ex facto-post factum el investigador no puede manipular/modificar la variable independiente en cuanto que los sujetos ya presentan un valor determinado en la VI, ni realizar asignación aleatoria de los sujetos a las condiciones experimentales, dado que la asignación de los sujetos se realiza en función de que tengan o no determinadas características asociadas con dicha VI.

    Finalmente destacar que toda investigación experimental debe cumplir 2 requisitos fundamentales directamente relacionados con la validez de los resultados obtenidos, esto es, debe tener validez interna y validez externa. La primera supone que los cambios observados en las variables dependientes son debidas exclusivamente a los efectos de las variables independientes. La validez externa se refiere al grado en que las conclusiones derivadas de los hallazgos de un experimento pueden generalizarse a otras situaciones y poblaciones.

    Como dice Amelang y Bartussek, “una investigación es externamente válida si se puede concluir: 1/ de los sujetos investigados a la población de personas, 2/de las condiciones realizadas en la investigación y de las variables independientes a las condiciones y los constructor que interesan y 3/ de la medida empleada para la variable dependiente al correspondiente constructo que se trata de abarcar”.

    • Cuasi-experimento: cuando no es posible la asignación aleatoria de los sujetos.

    • Investigación ex-post factum: cuando no se produce asignación aleatoria y no se pueden modificar ni manipular las variables independientes.

    Diferencias grupo experimental - grupo de control: en psicología se acepta que los resultados son estadísticamente significativos cuando la probabilidad de que tales resultados sean producto del azar es menor al 5 por ciento (p < 0,05)

    Requisitos de toda investigación experimental:

    • validez interna: supone que los cambios observados en la/s variable/s dependiente/s son debidos exclusivamente a los efectos de la/s variable/s independientes

    • validez externa: se refiere al grado en el que las conclusiones derivadas de los hallazgos de un experimento pueden generalizarse a otras situaciones y poblaciones.

  • MÉTODO CORRELACIONAL

  • Basado en la observación natural y el tratamiento estadístico de los datos.

    Es el procedimiento experimental que nos permite descubrir si distintas características de las personas están relacionadas entre sí. El conocimiento de que las variables X e Y están correlacionadas, indica que ambas variables están asociadas y nos permite predecir la ejecución en una de las variables a partir del conocimiento de la puntuación obtenida en la otra variable.

    Coeficiente de correlación (r):

    Grado de asociación o relación entre las variables.

    Viene dado por el coeficiente de correlación, (r), que nos indica la dirección de la relación existente entre las variables positiva o negativa y la intensidad de dicha asociación (de -1 a +1 pasando por 0), ambos parámetros son independientes entre sí.

    Indica dos parámetros:

    • dirección de la relación entre las variables (positiva o negativa)

    • la intensidad de la asociación ( de - 1 a +1 pasando por 0)

    Las correlaciones son positivas cuando una alta puntuación en una variable X esta asociada con una alta puntuación en la otra variable Y, y las menores puntuaciones en la variable X también corresponden con bajas puntuaciones en Y.

    Correlación negativa:

    puntuación alta de X asociada a puntuación baja de Y

    puntuación baja de X asociada a puntuación alta de Y

    Correlación perfecta y positiva

    r = + 1

    En cuanto a la intensidad de la correlación, cuando el valor del coeficiente de correlación r, es +1, la correlación entre las variables es perfecta y positiva (cuando una variable se incrementa o disminuye la otra variable también se incrementa o disminuye)

    Correlación perfecta y negativa

    r = -1

    y cuando es -1, la correlación es perfecta pero negativa (cuando una variable se incrementa la otra disminuye).

    No existe ningún tipo de relación entre las variables.

    r = 0

    Cuanto más altos son los coeficientes de correlación mayor es la precisión con la que podemos predecir los valores de una variable a partir de los valores de la otra variable. Si embargo, los coeficientes de +1 y -1 no son frecuentes en la investigación en personalidad, generalmente la asociación entre variables oscila de 0,30 a 0,50, tanto en positivo como en negativo.

    (no debidas al azar) y permiten el establecimiento de predicciones.

    Aspectos que tienden a disminuir el valor de la correlación:

    • error de medida, ninguna prueba de personalidad muestra una fiabilidad del cien por cien

    • cualquier aspecto del comportamiento humano está determinado por múltiples variables

    Las combinaciones de puntuaciones de las variables correlacionadas pueden representarse mediante un diagrama de dispersión.

    Permiten, frente a los estudios experimentales:

    Los estudios correlacionales, son por tanto, importantes en cuanto que nos ofrecen la posibilidad de hacer predicciones sobre el posible comportamiento de los individuos. Los estudios correlacionales permiten, frente a los experimentales:

    • Estudiar ciertas variables (e.g. el sexo, la edad, etc) que no son susceptibles de manipulación por parte del investigador.

    • La obtención de información de variables tal y como son o actúan en su entorno natural.

    • Estudiar simultáneamente un gran número de variables.

    • Un menor “costo” en cuanto al tiempo, esfuerzo y gastos.

  • EL ESTUDIO DE CASOS ÚNICOS

  • Se enmarca dentro del contexto de la observación natural; la persona y su conducta es observada en el ambiente en el que desarrolla su vida cotidiana.

    Se basan en la observación y seguimiento durante un determinado periodo de tiempo prolongado, que incluso podría ocupar toda la vida, de un solo individuo, recabando información precisa, objetiva y de manera sistemática, a través de las distintas fuentes de datos disponibles (observación, entrevista no estructurada, etc) de uno o varios aspectos de la conducta de esa persona. Estos estudios son principalmente descriptivos y los datos que nos ofrecen son de naturaleza cualitativa y son muy frecuentes en el ámbito clínico.

    • Ventajas: nos permite examinar con detalle y un contexto natural, la riqueza y complejidad de la personalidad, descubriendo los aspectos idiosincráticos y las contradicciones de la persona.

    • Desventajas: no cumple con dos requisitos muy importantes en el marco de la investigación científica: el establecimiento de relaciones causales y la generalización

    4.- LA IMPORTANCIA DE LA METODOLOGÍA EN LA INVESTIGACIÓN DE LA PERSONALIDAD

    En este apartado nos gustaría hacer algunas consideraciones teóricas y metodológicas que ponen de manifiesto la importancia de la metodología en el estudio e investigación de la personalidad. La primera se refiere a la controversia sobre si el estudio de las características de personalidad se deben plantear, dado el carácter singular de la personalidad, desde una perspectiva nomotética o idiográfica.

    Asumiendo que la personalidad se refiere al carácter singular del individuo, la cuestión estriba en si esa singularidad viene determinada por la existencia en cada persona de características de personalidades propias y totalmente distintas de las que poseen otros personas o bien, si todos los individuos tienen las mismas características que configuran la personalidad, de modo que sería la organización de dichas características las que darían a cada persona su identidad propia. A partir de tener en cuenta los dos planteamientos se defenderá la utilización de una estrategia metodológica Idiográfica o Nomotética, cuestión que ha suscitado un cierto debate en torno a si la personalidad debe estudiarse desde una u otra perspectiva.

    METODOLOGÍA idiográfica

    Se acepta que la singularidad del individuo viene determinada por la existencia en cada uno de características de personalidad propias y totalmente distintas de las que poseen los otros individuos

    Indicado cuando se pretende medir diferencias cualitativas entre individuos sin que sea posible la comparación entre los mismos. La personalidad debe estudiarse dentro de cada individuo en cuanto que posee características propias no generalizables a otras personas. Si asume que el individuo es único, deberá estudiarle, exclusivamente, utilizando la aproximación idiográfica dirigida a captar los aspectos propios de cada individuo, no comparables a los otros individuos, ya que todas las personas tendrían una estructura de personalidad propia y distinta de las demás.

    La personalidad debe estudiarse dentro de cada individuo en cuanto que posee características propias no generalizables a otros individuos (la investigación de la personalidad quedaría al margen de la investigación científica, la cual busca y elabora leyes o principios generales)

    Dirigida a captar los aspectos propios de cada individuo

    Análisis cualitativo

    metodología nomotética

    Se acepta que todos los individuos poseen las mismas características que configuran la personalidad, de modo que sería la organización de dichas características las que darían a cada persona su identidad propia

    Se utiliza cuando deseamos encontrar leyes generales que puedan ser aplicadas a todos los individuos, entonces parece razonable que debamos utilizar el método Nomotético: prescinde de la singularidad de los individuos para buscar la medición de diferencias cualitativas que permiten la comparación de los individuos entre si en variables específicas, con el fin de conocer el modo en que dichas variables influyen en la manera de comportarse de esas personas, y en definitiva, el establecimiento de leyes generales.

    No obstante, para la mayoría de los teóricos e investigadores de la personalidad esta controversia entre método idiográfico y nomotético es un debate que solo conduce a la necesidad de un acercamiento entre ambos métodos con el fin de establecer leyes generales que puedan aplicarse a casos individuales en los que las leyes son relevantes.

    Se busca la medición de diferencias cuantitativas que permiten la comparación de los individuos entre sí en variables específicas con el fin de establecer leyes generales

    Para la mayoría de los teóricos es necesario un “acercamiento entre ambos métodos con el fin de establecer leyes generales que puedan aplicarse a casos individuales en los que las leyes son relevantes”

    Metodológicamente, el planteamiento nomotético es capaz de capturar los aspectos idiográficos, esto es, todos los individuos poseen los mismos rasgos fundamentales que configuran la personalidad diferenciándose sólo en el grado en que se manifiestan tales rasgos.

    MÉTODO experimental

    La asignación aleatoria y la manipulación de las variables independientes (VIs) son dos aspectos difíciles de aplicar cuando se trata de variables de personalidad.

    En este caso, la manipulación experimental se hace mediante selección, asignando los sujetos a los grupos experimentales en función del grado en el que el individuo muestra la característica que se está estudiando y no aleatoriamente.

    Por tanto, lo que se está realizando no es estrictamente un experimento, sino un cuasi-experimento.

    Por otro lado, un importante número de estudios sobre las características de la personalidad se realizan en circunstancias que sólo permiten describir, ordenar y clasificar la conducta del individuo tal y como se manifiesta sin que sea posible establecer algún tipo de relación causal entre las variables (investigación correlacional)

    No obstante, como señala Bermúdez, la mayoría de los investigadores coinciden en señalar que la manipulación por selección de las variables independientes también debe ser considerada como experimental.

    Por otro lado, como disciplina científica la psicología de la personalidad debe abordar su objeto de estudio empleando de manera complementaria los distintos procedimientos y estrategias metodológicas.

    la observación

    Se plantea un problema respecto al grado en el que la categorización que el observador hace de la conducta de la persona que está observando (actor) es objetivo o está mediatizado o modulado por factores personales, propios del observador.

    sesgos cognitivos

    Tienden a distorsionar las características de personalidad reales de la persona evaluada y, por tanto, de las inferencias que se realizan sobre la personalidad en base a la observación de la conducta.

    Cuando se recuerda una característica que define la personalidad de una persona, automáticamente se tiende a inferir otras características que se supone deben ocurrir juntas.

    La situación, expectativas y experiencias personales tienden a influir en el proceso de percepción y categorización de las personas.

    Las personas tienden a seleccionar y almacenar en su memoria aquellos aspectos de la conducta de la persona que está observando que son consistentes con la idea previa que tiene sobre su conducta y su personalidad.

    La distorsión cognitiva que se produce en la categorización de la conducta es mayor cuanto menor es la información que se tiene sobre la persona que se está observando.

    5. EVALUACIÓN DE LA PERSONALIDAD

    La Evaluación consiste en la medición de la personalidad utilizando las distintas fuentes de información y las diversas técnicas de evaluación disponibles.

    Tabla 2.3 Mecanismos de inducción de error en la construcción de la personalidad. Bermúdez, 1985.

  • sobreestimar la unidad de la personalidad, que sería la responsable de la ilusión de consistencia con la que caracterizamos nuestra conducta y la de los demás.

  • sobreestimar los factores personales y subestimar los factores situacionales.

  • categorización de la persona en base a su alcance de éxitos-fracasos sin considerar las condiciones ambientales que pueden haber contribuido a los éxitos o fracasos.

  • Una primera aproximación a la evaluación de la personalidad se realiza mediante la observación de la conducta que queremos medir. Esta técnica de evaluación denominada Calificación del observador, presenta varias modalidades según el tipo de información que nos interese medir:

      • En unos casos los observadores evalúan la conducta sin ningún tipo de interacción verbal, basándose exclusivamente en la observación directa de la conducta de la persona.

      • En otros casos se utiliza la entrevista mediante la cual se obtiene información de la persona a través de las cuestiones que se plantean y a las que el sujeto debe responder.

    Entrevista previamente estructurada (formato previamente determinado)

    Entrevista no estructurada sin formato previo.

    Una segunda aproximación es la que se basa en los Test (Según CRONBACH) técnica sistemática que nos sirve para medir y comparar la conducta de dos o más personas. (autoinformes, cuestionarios, inventarios…), sin duda la más importante dado los numerosos cuestionarios existentes y su amplia utilización en el ámbito de la personalidad. Son instrumentos que nos permiten obtener información sobre distintos aspectos de la personalidad de los individuos de acuerdo con el nivel que presentan en esas características de personalidad. Su medición varía en función de su grado de objetividad, de modo que cuanto más subjetivo es el test, mayor es la variabilidad en la evaluación de una misma conducta.

    Y los Cuestionarios de personalidad son “un conjunto de elementos estructurados referentes a características personales, opiniones, actitudes, deseos, sentimientos, comportamientos, métricamente construidos y estandarizados”.

    Es importante señalar que las diversas técnicas de evaluación señaladas, calificación del observador y test, tienen asociada alguna fuente potencial de error, algo que es inherente a todos los procedimientos de medición. En este sentido dos de los problemas más importantes a los que se enfrenta la evaluación de la personalidad son la fiabilidad y la validez.

    A) FIABILIDAD

    Hace referencia al grado de precisión de la medición, íntimamente relacionada con el concepto de error de medida.

    En el ámbito de la personalidad la fiabilidad se refiere a la exactitud con la que un cuestionario mide un rasgo o dimensión de personalidad.

    Se puede afirmar que una medida carece de fiabilidad cuando dicha medida no sólo refleja aspectos de la personalidad que estamos evaluando, sino que también recoge aspectos debidos al azar que puede considerarse como error.

    Una forma de controlar la fiabilidad es repetir la observación o la medición en más de una ocasión.

    Fiabilidad o consistencia interna: fiabilidad referida a un conjunto de puntuaciones de un mismo aspecto de la personalidad que puede examinarse a través de varios procedimientos basados en el análisis de todas las interrelaciones de los ítems del cuestionario.

    Fiabilidad entre jueces: para evitar errores de observación se suele utilizar las observaciones de dos o más observadores independientes, de manera que cuanto más alta es la correlación entre las observaciones de ambos observadores mayor es la fiabilidad de la observación.

    Fiabilidad de división en dos mitades: se separan los ítems en dos conjuntos distintos y se calcula la correlación entre las puntuaciones dadas a ambos conjuntos de ítems. Si las dos mitades miden el mismo aspecto de la personalidad, la correlación entre ambas mitades será positiva.

    Fuente de error: selección de los ítems para cada una de las formas

    Fiabilidad de tests paralelos: se correlacionan dos tests de igual contenido que se administran a los mismos individuos inmediatamente o con algún intervalo de tiempo.

    Fuente de error: cambios que se producen en los individuos como consecuencia de las diferencias en los contenidos de las dos formas y en su aplicación

    Fiabilidad test-retest (de estabilidad temporal): se base en la asunción de que la personalidad es estable a lo largo del tiempo y se calcula pasando la misma prueba, en dos ocasiones distintas, a la misma persona

    Fuente de error: variabilidad de los sujetos y las diferencias en las condiciones de presentación.

    B) VALIDEZ

    Hace referencia al grado de exactitud con el que una observación o el test mide aquella característica de personalidad que debe medir.

    No debe ser considerada como una propiedad del instrumento de medida, sino una propiedad de las inferencias que se deducen a partir de las puntuaciones obtenidas en dicho instrumento.

    Validez predictiva: se refiere a si la prueba predice criterios externos a la prueba.

    Validez convergente: indica en qué grado la prueba correlaciona con otras pruebas que miden las mismas o similares características de personalidad.

    Validez discriminativa: se refiere al grado en el que una prueba no correlaciona con otra que mide aspectos de la personalidad contrarios a los que queremos medir.

    Validez de constructo: La gran mayoría de los conceptos propuestos por las distintas teorías para explicar la personalidad son constructos teóricos; son conceptos que no pueden ser observados y medidos directamente. En este sentido, podemos decir que un instrumento de medida de la personalidad tiene validez de constructo cuando es posible comprobar que dicho instrumento mide el constructo postulado por la teoría.

    Tanto la validez predictiva como la validez convergente se enmarcan dentro de la denominada validez de criterio.

    5.2 CLASIFICACIÓN DE LAS TÉCNICAS DE EVALUACIÓN DE LA PERSONALIDAD

    Existen distintos enfoques en el modo de evaluar o medir las distintas características de la personalidad. Aunque la mayoría de ellos asumen que la personalidad está determinada por factores internos, no accesibles directamente, que se manifiestan a través de la conducta de la persona, es posible distinguir a nivel metodológico y dentro de un marco general 2 grandes enfoques:

    ENFOQUE CLÍNICO

    La personalidad debe ser considerada como una entidad total que no puede ser estudiada descomponiéndola en partes separadas. Su evaluación adquiere un carácter cualitativo y global. Se utiliza la observación y el autoinforme individual para la evaluación de la personalidad.

    ENFOQUE PSICOMÉTRICO O FACTORIAL

    Defiende una orientación cuantitativa en la evaluación de la personalidad que es conceptualizada como un todo en base a la suma total de las distintas partes que la constituyen, de modo que puede ser estudiada analizando cada una de estas partes. El planteamiento cuantitativo supone, la existencia de distintos rasgos o dimensiones de personalidad que pueden ser medidos aisladamente. Papel relevante de los estímulos como determinantes de la conducta. Contrario a la flexibilidad del enfoque clínico, los del psicométrico propugnan la aplicación de instrumentos de medidas estandarizados y objetivos que deben ser aplicados en situaciones controladas.

    CLASIFICACIÓN EN FUNCIÓN DE LA NATURALEZA DE LOS TESTS

    A) TÉCNICAS SUBJETIVAS

    Se caracterizan por la utilización de la información que los individuos aportan sobre sí mismos de manera intencionada basada, generalmente en las experiencias y vivencias propias de la persona. Un ejemplo: la autobiografía.

    Se utiliza la información que aporta el individuo sobre sí mismo. Escasa o nula estructuración y suelen ser aplicadas y valoradas de manera flexible.

    B) TÉCNICAS OBJETIVAS

    Se centran en la medición de las conductas observables mediante la elaboración sistemática y controlada de la conducta y, en los casos en que es posible, la utilización del método experimental, así como todos aquellos instrumentos que permiten un riguroso registro de los datos de interés, a fin de evitar posibles distorsiones intencionadas en las respuestas.

    Técnicas de evaluación conductual: pruebas o tests perfectamente estructurados con una serie limitada de alternativas y objetivos a través de los cuales se miden las características de personalidad.

    No cumple los criterios tradicionales de validez, fiabilidad y estandarización.

    Técnicas de evaluación psicofisiológica: suponen una aproximación biológica a la evaluación de la personalidad y se basan en la premisa de que en el comportamiento humano los procesos biológicos y psicológicos constituyen un todo. Utilizadas para medir el SNC

    - Registro de la actividad cardiaca

    - Registro de la actividad electrodermal

    - Registro de las variaciones en el tamaño de la pupila

    - Electroencefalograma (EEG): mide la cantidad de energía eléctrica que se produce en el cerebro en un momento determinado.

    - Potenciales Evocados Cerebrales o Potenciales Evocados

    Técnicas electromiográficas: registros psicofisiológicos senso-motores para obtener información sobre la actividad muscular o el grado de relajación de un individuo.

    C) PRUEBAS PSICOMÉTRICAS

    Pruebas psicológicas no muy diferenciadas de las pruebas objetivas, dirigidas en general a la medición de determinadas formas de comportamiento. Donde más se han utilizado es en medición y evaluación de los rasgos cognitivos y de personalidad.

    Asume que la puntuación obtenida en una de estas pruebas permite ubicar a la persona dentro de la dimensión que mide dicha prueba, comparar su puntuación con la del grupo normativo y conocer en qué medida el comportamiento de la persona se ajusta a dicho grupo normativo.

    Dentro de las pruebas psicométricas estarían los autoinformes, son una autodescripción estructurada de la conducta, de los que cabe destacar:

    - Inventario Multifásico de Personalidad de Minnesota (MMPI) de Hataway & Mckinley (1942)

    - Cuestionario de los 16 factores de Personalidad (16 PF) de Cattell (1957)

    - Inventario de Personalidad de Eysenck (EPI) (Eysenck, 1967)

    - Inventario de los Cinco Factores (NEO-PI-R) (Costa y McCrae, 1992)

    - BFQ (Caprara, Barbarenelli y Borgogni, 1993)

    De entre los diversos tipos de distorsiones que afectan a los cuestionarios de personalidad, los estilos de respuestas y las tendencias de respuestas son, posiblemente, los que mayor incidencia tienen.

    Tendencia de respuesta (Matesanz): inclinación consciente o inconsciente a contestar dando una imagen distorsionada de sí mismo, imagen que puede ser positiva o negativa, favorable o desfavorable, según las situaciones.

    Estilo de respuesta: se refiere al modo típico y constante de responder en tests psicológicos sin tener en cuenta el contenido de los ítem

    Aquiescencia: se refiere a la tendencia que muestran algunas personas a responder SI a los ítem de los cuestionarios de personalidad en los que se plantean preguntan que implican un formato de respuestas afirmativas-negativas o, de acuerdo-en desacuerdo. (más probable cuando la situación es ambigua o poco estructurada)

    - Aquiescencia de conformidad: el individuo contesta “verdadero o si”.

    - Aquiescencia de aceptación: responde afirmativamente o negativamente según la dirección de medida del ítem, aceptando como autodescripción las características de personalidad que describe el ítem.

    Deseabilidad social: forma de distorsión sutil que lleva a los individuos a responder a los ítem de los cuestionarios de personalidad de modo que aceptan como característica propia los ítem socialmente deseables y rechaza aquellos que no son socialmente aceptables.

    Muchos autores proponen que la deseabilidad social pueda ser un rasgo general de personalidad, incluso algunos defienden que su existencia debe ser considerada más como un factor a ser tenido en cuenta que como una fuente de error.

    La mayoría de cuestionarios de personalidad incluyen una escala de sinceridad que introduce preguntas que minimizan este efecto y miden el grado en el que el individuo falsifica su respuesta para que sean socialmente aceptables.

    Señala Matesanz que actualmente hay una tendencia hacia la evaluación de dimensiones psicológicas o rasgos de personalidad normales frente a la orientación psicopatológica de los primeros cuestionarios y hay un mayor interés por la identificación y evaluación de rasgos específicos de personalidad más próximos a las necesidades reales de las personas y por tanto, con una mayor aplicación en la vida diaria y en la práctica clínica.

    D) TÉCNICAS PROYECTIVAS

    Pruebas no estructuradas que consisten en la presentación de una serie de estímulos ambiguos con instrucciones para que los sujetos interpreten, dibujen o cuenten una historia acerca de tales estímulos con objeto de identificar aspectos inconscientes de carácter cualitativo de la personalidad del individuo en términos globales, aceptando el supuesto de que su significado no es conocido por la persona.

    Pruebas más populares:

    - Tests de Psicodiagnóstico de Rorchach (1931) (tarjetas con manchas de tinta)

    - Test de Apercepción Temática (TAT) de H. Murray (1943) (dibujos ambiguos sobre los que escribir una breve historia)

    Tienen escasa validez y fiabilidad.