Psicología de la Educación

Educación. Análisis de situación educativa. Observación proceso educativo. Actitud del docente

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 5 páginas
publicidad

PSICOLOGÍA DE LA EDUCACIÓN

TRABAJO PRÁCTICO Nro 1.

1. Tema: Observación y Análisis de la Situación Educativa.

2. Modalidad: Individual.

3. Fecha de Entrega: 05 de Abril de 2001. (Por Razones Laborales la entrega será el 29 de Marzo).

4. Consignas:

  • Observar a una persona (Niño, Adolescente o adulto) durante una clase de Enseñanza.

  • Registrar la Observación.

  • Analizar, apoyándose en los contenidos teóricos estudiados. Fundamente teóricamente.

  • 5. Los siguientes Aspectos son de Orientación:

  • ¿Qué aspectos estructurales del sujeto Intervinieron durante el proceso?.

  • ¿Hubo aprendizaje?.

  • ¿Cuál?.

  • ¿Ha podido comprobarlo?.

  • ¿Qué conocimiento debía aprender el alumno?.

  • ¿Pudo hacer alguna observación con respecto a lo social?.

  • ¿Qué puede decir del vinculo Alumno - Docente?.

  • ¿Qué clase de motivación pudo apreciar?.

  • ¿Qué opinión le merece la Clase que observó?.

  • Incluya otros aspectos.

  • 6. Desarrollo:

  • Observar a una persona (Niño, Adolescente o adulto) durante una clase de Enseñanza.

  • La clase fue observada en el Aula número 7 de la Agrupación Estudios, perteneciente a la Escuela de Suboficiales “SARGENTO CABRAL”.

    Día 26 de Marzo de 2001.

    Educador de la Clase: Cabo Primero Medina.

    Educandos: Aspirantes de Ier año, Perteneciente a la Ca “B” de la Agrupación Básica.

    Materia Impartida: Teoría General.

    Tema: Grados y jerarquías del Ejército Argentino.

    Cantidad de Educandos: 25 (veinticinco).

    Tiempo Total de la Clase: 90 Minutos.

  • Registrar la Observación.

  • Me encuentro parado al final de un salón, la cual cuenta con unos 25 (veinticinco) pupitres, al frente de ellos un escritorio con una silla, sobre el escritorio se encuentra un retroproyector (Viewgraff), detrás de éste, un pizarrón de formica blanca y al costado derecho un pizarrón verde, en la pared derecha del salón hay tres ventanas, que poseen vidrios transparentes.

    Suena un timbre y comienzan a ingresar al salón un grupo de adolescentes de un promedio de 17 años de edad, todos están vestidos de igual manera, tiene uniformes militares mimetizados, todos tienen el pelo corto y cada uno porta en su mano izquierda un maletín de color negro, se ubican cada uno en un pupitre, entre los cuales se encuentra Francisco, comienzan a sacar útiles, entre los cuales cuentan con carpetas, block de hojas en blanco, lapiceras, reglas, etc.

    Al cabo de unos escasos segundos, interrumpe en el salón un joven de aproximadamente 26 (veintiséis) años de edad, de pelo corto, vestido de igual manera que el resto y debajo de su brazo derecho lleva una carpeta de color verde. Se oyó una voz de tono imperante “El Aula Firme”, el salón al completo se incorporo de pie y se quedaron inmóviles, con las manos al costado del cuerpo, uno de los adolescentes se aproximó al recién ingresado y con vos enérgica y mirándolo fijamente a los ojos le dijo “El aula número 7 formada, efectivos 25, presente 25, el aula 7 sin novedad”. El joven recién ingresado, saludo a los adolescentes con una frase cortante, “Aspirantes, Buenas Tardes” para lo cual los adolescente contestaron de forma tal, que tembló todo el salón, “Buenas tardes mi Cabo Primero”, el joven dijo “Aula, Sentarse”, después de esas palabras no se escuchaba ningún ruido en todo el salón.

    El Joven, al cual lo habían llamado Cabo Primero, colocó una hoja transparente sobre el retroproyector, lo encendió y se pudo apreciar en el pizarrón de formica blanca proyectarse unas frases de color negro, otra en rojo y el resto en azul. (La frase en negro, se podía leer que era la fecha del día y decía:

    “Materia: Teoría General”.

    “Tema: Grados y jerarquías del Ejército Argentino”.

    la frase en rojo decía:

    Objetivo: “Diferenciar las distintas jerarquías que posee el Ejército Argentino”.

    y la frase en azul se podía leer:

    “Desarrollo 0000 - 0035.

    Descanso 0035 - 0045. Minutos.

    Desarrollo 0045 - 0080.

    Síntesis 0080 - 0090”.

    Francisco quien se encontraba sentado en uno de los pupitres de la primera fila, miraba atentamente la proyección, con ambas manos sobre el pupitre, sosteniendo en su mano derecha una lapicera de color negro, la cual se encontraba apuntando sobre un papel en blanco, que contenía su carpeta.

    Una vez que el Cabo Primero concluyo con las proyecciones que se encontraba realizando, dijo: “Al término de la clase realizaré una evaluación parcial, comprobando de esta manera los conocimientos adquiridos durante esta clase. La misma la realizaré de la siguiente manera: los aspirantes que sean mencionados pasarán en forma individual al frente del salón e identificarán los distintos grados”.

    El Cabo Primero, comenzó diciendo, “En la tarde de hoy y dentro de la Materia Teoría General, veremos los grados y jerarquías que posee el Ejército Argentino”, para lo cual mediante un puntero láser seguía en la proyección lo que él hablaba, hizo una pausa, y preguntó al salón: “¿Por qué siendo yo militar debo saber cuales son los grados de mi Ejército?”, reiteró la pausa, mirando por sobre de todos los adolescentes, y nombrando por el apellido a uno de los presentes le dijo que le contestará, el adolescente se colocó de pie se presentó y le respondió, “para saber mirando las insignias de un militar a que grado pertenece”, el cabo Primero gesticuló, afirmado con la cabeza, y agregó, “debo aprender las distintas jerarquías del Ejército, para poder identificar y diferenciar las jerarquías de los militares que son mis superiores y cuales son mis subalternos”, luego colocó un ejemplo: “Si yo estoy en la Plaza de Armas de la Escuela y desde una de las Galerías, escucho “Cabo Primero, venga”, yo debo saber que grado posee quien me esta llamando para poder responder “ordene mi (el Grado que tenga ese militar - si es superior mío)”. Continuando con la lectura del Objetivo y sin colocar una nueva placa, se dirigió al aula: “Luego de ver en todas las jerarquías los diferentes grados, pasaremos a realizar una revisión práctica sobre lo que ustedes han aprendido, para lo cual, serán ustedes mismos quienes pasarán al frente de la clase para explicar que forma tiene un grado, el cual será a elección mía”.

    Luego cambió la placa por otra en donde aparecía como título “Oficiales”, y debajo de éste había unos dibujos los cuales a su vez estaban identificados cada uno con palabras, las cuales traducían el significado de dichos códigos allí proyectados, los dibujos eran de color verde, algunos con estrellas blancas, otros con negras, y otras con soles de color amarillo, también existían diferentes combinaciones entre ellas. Comenzó por los grados más chicos (Subteniente) hasta llegar a Capitán, diciendo que estos grados pertenecían a los Oficiales Subalternos, luego comenzó a hacer preguntas sobre los cuatros símbolos que había proyectado, ¿cuáles eran y como se diferenciaban unos de otros?, pero ante cada pregunta, se producía una pausa y luego de señalar o nombrar por el apellido a quien él decidía ese adolescente se paraba de pie, se presentaba y respondía la pregunta formulada.

    Continuó con los oficiales Jefes y luego con los Oficiales Superiores, Francisco que continuaba sentado, muy atento desde su pupitre, copiaba y dibujaba todo lo que en el Viewgraff se proyectaba, solo levantó la mano y luego de presentarse preguntó: “La insignia de Subteniente con la de Mayor, solo se diferencian por el color de la estrellita” (ya que una es de color blanca y la otra de color negra), el Cabo Primero lo miró esbozo una leve sonrisa y le contestó”, así es en cuanto a la insignia en sí, pero para que puedan entender, piensen que en un Regimiento el Subteniente es el recién egresado del Colegio Militar de la Nación, que acaba de llegar a la Unidad y el Mayor es el Segundo Jefe de Regimiento, que egresó de la misma institución solo que hace diecisiete años atrás, y exclamó, “¿se entendió?”.

    En esos instantes sonó un timbre, el cabo Primero dijo “dejar los elementos sobre el pupitre, colocarse de pie, marchar en descanso fuera del aula”, así los adolescentes lo realizaron. Una vez afuera se podía escuchar el bullicio de las charlas y risas.

    Al cabo de un tiempo sonó nuevamente el timbre, los adolescentes ingresaron al salón, en forma ordenada y se ubicaron en los lugares que tenían previamente.

    Luego de un instante, ingresó el Cabo Primero y preguntó “¿bedel, alguna novedad?”, se colocó del pie el mismo adolescente que al ingresar por primera vez al salón, se le había presentado diciendo cuantos eran y cuantos se encontraban presente en el salón, y le respondió “ sin novedad mi Cabo Primero”.

    El cabo Primero colocó una nueva placa, encendió el Viewgraff y proyectó una placa que tenía como título “Suboficiales”, empezando por los Suboficiales Subalternos y luego por los Suboficiales Superiores, realizando la misma técnica aplicada anteriormente. Al terminar con los Suboficiales, repitió las placas de los Oficiales haciendo lo mismo con las de los Suboficiales, pero ahora la explicación fue más rápida que la anterior.

    Luego sacó de un maletín diferentes insignias, similares en forma y color que las proyectadas en las placas, pero eran de tela, a las mismas las colocó sobre su escritorio y las mezcló, se podía apreciar que detrás de cada una de ellas había adherida una cinta de papel que servía como adhesivo, para ser pegada a presión. Colocó una nueva placa solo con los grados escritos en letras (sin los dibujos correspondientes).

    Luego leyó un grado que se encontraba en la placa, nombró un Apellido y un adolescente se colocó de pie, caminó hasta el escritorio, tomó una insignia y la pegó sobre del grado que le había dicho el Cabo Primero, luego llamó a otro adolescente (era Francisco), tomó una insignia y la pegó sobre la palabra que le correspondía, lo miró y el Cabo Primero le contesto “muy bien”, ese mismo método se aplico con todas las insignias que se encontraban sobre el escritorio. El Cabo Primero dijo: “Repasando”, y les reiteró los grados anteriormente vistos comenzando por los Oficiales y luego por los Suboficiales.

    Sonó nuevamente un timbre, y el Cabo Primero dijo: “Guardar todos los elementos en el portafolio”, los adolescentes así lo hicieron. Posteriormente el Cabo Primero dijo: “Marchar a formar sobre la calle que da frente a la Plaza de Armas, frente de tres” y en escasos segundos en el salón solo se encontraba el Cabo Primero, quien guardaba sus cosas en el maletín. Al terminar se retiró del salón, quedando éste completamente vacío, pero tanto los pupitres como las sillas estaban ordenadas.

  • Analizar, apoyándose en los contenidos teóricos estudiados. Fundamente teóricamente.

  • De Francisco, pude apreciar que es un estudiante para ser un futuro Suboficial del Ejército Argentino.

    El Cabo Primero, al inicio de la clase, después de haber leído el tema que se iba a desarrollar, mencionó el objetivo de la misma, con lo cual marcó lo que el aspirante de Primer Año debía saber al terminó de la clase y dejó en claro como se realizaría la evaluación. Con ello produjo un incentivo en Francisco, con lo cual logro tener la atención del aspirante, (Grado y tipo de independencia de las metas).

    En Francisco, pude apreciar la satisfacción en su rostro, cuando el Cabo Primero le dijo, “muy bien”, por la tarea que había realizado, con ello el Cabo Primero estimuló y reforzó la autoestima de Francisco. Luego el aspirante se sentó en su pupitre orgulloso de haber demostrado que la clase recibida, (metas relacionadas con el “yo”) la había asimilado y que él sólo podía diferenciar entre todas las insignias la que su maestro le había indicado. A su vez podemos interpretar de este momento de la clase, que Francisco no experimentó que era peor que otros, ya que él también pudo realizar en forma correcta la tarea encomendada.

    Francisco al colocar en forma correcta la insignia y recibir la aprobación del Cabo Primero, vivió una experiencia relacionada con la valorización social, al mismo tiempo, pude apreciar la aprobación implícita de sus compañeros desde sus respectivos asientos, (si bien la misma fue en silencio, pero con los gestos y miradas, propio de una aprobación).

    A mi entender al finalizar la clase hubo aprendizaje, ya que Francisco incorporo nuevos conocimientos. Si bien los grados y las jerarquías del Ejército Argentino, no son muchos y la diferencia que poseen unos de otros es muy marcada, la incorporación de estos conocimientos (cognitivo) no debían presentar un elevado grado de dificultad para su asimilación, era el tema de la clase y a la finalización de la misma, el aspirante observado sabía diferenciar con exactitud cada grado que existe en el Ejército Argentino.

    Existió una evaluación del aprendizaje, cuando Francisco pasó al frente y supo pegar la insignia sobre el grado escrito y proyectado en el pizarrón.

    Lo que pude apreciar a cerca del vínculo docente - alumno, fue un mutuo respeto tanto del docente para con el alumno como viceversa, si bien me encontraba en un ambiente académico, en ningún momento dejo de tener la disciplina propia del sistema militar. A lo largo de todo el desarrollo de la clase no observé o presentí que hubiera un temor por parte del alumno hacia el docente.

    Si bien la clase cumplió con el objetivo impuesto (se la impartió en el tiempo asignado, se utilizaron elementos auxiliares, acorde al tema a impartir, y en la evaluación o síntesis se mostró el ingenio del docente), a mi parecer el método empleado a lo largo de la misma solo fue una exposición del docente, quedando para los educandos la atención permanente y como consecuencia de ello la asimilación de conocimientos, pero sin la participación activa de los mismos. No observé situaciones planteadas por el docente para ser resueltas por los educandos como por ejemplo un pequeño trabajo en grupo donde surgen diferentes opiniones, que luego de un corto lapso de intercambio de ideas, sean orientados o encaminados por el educador. En síntesis no hubo un pensamiento reflexivo en ningún momento por parte de Francisco.

    La actitud del docente a lo largo de toda la clase fue muy formal y correcta, con lo cual el vínculo docente - alumno era muy distante, obteniendo con éstos dos elementos, por una parte a un expositor y por otra parte una mente receptora (Francisco) con la intención de asimilar conocimientos sin permitirse a si mismos reflexionar acerca del tema en cuestión (tema del día).

    .............................................................................

    Pag 5 - 5