Psicología conductal y aprendizaje

Educación. Conocimientos. Modelo de Bandura. Inteligencia. Tendencias en la enseñanza

  • Enviado por: Germenito
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 11 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

publicidad

Universidad De Sonora

Aprendizaje Y Educación: Una Perspectiva Conductual

Hermosillo, Sonora

Viernes 1 De Abril De 2005

INTRODUCCIÓN

El concepto de aprendizaje es un término muy utilizado en el lenguaje coloquial, pero para el propósito de este trabajo abordaremos el término de aprendizaje desde una perspectiva conductual. De manera gruesa se puede decir que el aprendizaje es un cambio en la conducta que funciona de manera pertinente y que es más o menos constante.

El aprendizaje ha sido abordado por disciplinas como la neurología que ha buscado delinear la participación del sistema nervioso y el cerebro en el complejo proceso del aprendizaje. Pero la psicología conductual se ha dado a la tarea de estudiarlo desde su forma manifiesta, es decir a partir de la conducta observable.

Skinner se dio a la tarea de estudiar como los organismos aprenden nuevas respuestas, su conclusión fue que se aprenden a través de reforzadores y se mantienen por medio de los mismos. Este es sin duda un gran aporte al estudio del aprendizaje ya que deja claro que no es necesario recurrir a otras dimensiones del comportamiento que no sean las observables de manera directa, para comprender y explicar el aprendizaje.

Escogimos abordar el aprendizaje desde la perspectiva conductual ya que nos parece que posee una gran congruencia teórica y metodológica. Además que es una perspectiva de la cual tenemos un mayor conocimiento.

APRENDIZAJE Y EDUCACION: UNA PERSPECTIVA CONDUCTUAL

A la mayoría de las personas se les ha enseñado a valorar el desarrollo de las capacidades y destrezas individuales y como sociedad hemos hecho hincapié colectivamente en la educación. Lo psicólogos llevan alrededor de sesenta años estudiando el aprendizaje dentro y fuera del laboratorio. Con ello han intentado describir los tipos de respuestas que pueden aprender los organismos y formular los principios básicos que rigen los procesos de aprendizaje.

Esta claro que el aprendizaje constituye un proceso por el cual cambia la conducta pero no todo cambia como resultado del aprendizaje. Hay que distinguir los cambios que se relacionan con el aprendizaje y los que no son consecuencia del mismo, como por ejemplo, los cambios producidos en la conducta producidos por la maduración, fatiga o cualquier otro suceso organocentrico puede cambiar la conducta pero no es resultado del aprendizaje.

Puede definirse el aprendizaje como un cambio en la conducta relativamente permanente, que ocurre como resultado de la experiencia. Esta definición proporciona un dato muy importante, el aprendizaje se da por medio de la experiencia lo que excluye otras fuentes de aprendizaje que podrían llamarse innatas. Así pues dichas experiencias pueden darse a través del contacto con un material didáctico, la televisión, interacción alumno maestro, etc. De esta forma se entiende que la información puede llegar de fuentes muy diversas que provocan el cambio necesario para que se de el ajuste ya sea social, educativo, interpersonal, etc.

En este sentido es importante el estudio del aprendizaje debido a que es necesario conocer los factores que intervienen durante este proceso. Como también conocer las premisas que lo rigen y posteriormente desarrollar modelos que faciliten la explicación de las interacciones que los sujetos emplean para el logro del aprendizaje.

Al hablar del desarrollo de modelos podemos mencionar uno de suma relevancia, no solo por su implicación si no también por su contenido este es el modelo del aprendizaje social de Bandura. La mediación social en el aprendizaje es irrevocable dado que gran parte de nuestra vida se desarrolla en un ámbito social. Dicho de otra manera, estamos constantemente premiados por la cultura en que nos desenvolvemos. Esta cultura nos marca pautas a seguir, como conductas adecuadas e inadecuadas, tales como el vestir, el hablar, que comer, a tener preferencia sobre un equipo deportivo, etc.

La imitación es un aspecto esencial para el aprendizaje incluso en los casos en los que se sabe que existe un estimulo capaz de suscitar una aproximación a la conducta deseada, la provisión de modelos sociales puede acortar considerablemente el proceso de adquisición de conductas. (Bandura, 1963). Puesto que la producción y el mantenimiento de una conducta imitativa dependen en gran parte de las consecuencias de la respuesta del modelo se debe tomar en cuenta el papel del aprendizaje vicario, el cual modifica la conducta del observador en base a las consecuencias obtenidas por el modelo. Este tipo de aprendizaje es más manifiesto en niños, dada su tendencia a seguir modelos de autoridad. La historia de aprendizaje social del individuo puede modificar su susceptibilidad a la influencia social que ejerce el refuerzo en los procedimientos de modificación de conducta mediante modelos. Sin duda es importante la existencia de modelos para la adquisición (o actualización funcional) de conducta, pero sin embargo para que esta se mantenga debe de existir, como ya se menciono, un reforzador que mantenga la conducta.

La importancia del condicionamiento clásico y operante recae en su relativa sencillez, en el operante se adquieren respuestas por medio de aproximaciones sucesivas que llevan al organismo a una respuesta deseada final y una vez adquirida la respuesta se mantiene por medio de un programa de reforzamiento. Cabe mencionar que las respuestas son mas estables y resistentes a la extinción bajo un programa de reforzamiento intermitente, donde solo se refuerzan algunas respuestas de un modo un tanto azaroso. En el condicionamiento clásico se actualiza la funcionalidad de una respuesta mediante la asociación con un estimulo que solía ser neutro, pero que gracias a la cercanía temporo-espacial con una estimulo incondicionado, provoca la misma respuesta que este ultimo

Todo lo anterior tiene importancia en el ámbito educativo por la aportación que hace al estudio y practica de la enseñanza. Siguiendo los principios del aprendizaje vicario, condicionamiento clásico y operante, pueden ayudar al docente y al alumno, a crear programas de estudio o modificar los ya existentes para hacerlos mas efectivos. En el aula el maestro puede (y probablemente debe) reforzar a sus alumnos por obtener una buena calificación o hacer una observación interesante sobre el tema del que se habla. De igual forma el maestro puede ayudar a sus alumnos a entender una tarea difícil, digamos de dibujo técnico, modelando la forma correcta de hacerlo. A primera vista tal vez parezca difícil crear una situación de reforzamiento en el aula, pero no lo es tanto, imaginemos que el maestro quiere que sus alumnos cumplan con su tarea diariamente y que además la tarea sea de calidad, en este caso puede prometer que el que realice el mejor trabajo estará exento del próximo examen. Ejemplos como este podríamos dar muchos, pero solo uno ilustra como los procedimientos conductuales facilitan la enseñanza a los maestros y la hacen más atractiva a los alumnos.

Consideramos que la psicología conductual aporta de manera inmensa a la educación por la objetividad de su teoría y metodología. Por que sus resultados son observables y mesurables, sus procedimientos explícitos y su capacidad de ser aplicable a un sinfín de situaciones consideramos a la perspectiva conductual como una de las más útiles y efectivas herramientas de la educación.

El aprendizaje, la educación e inteligencia son tres temas que van intrínsecamente relacionados, el concepto de aprendizaje tiene que ver con los logros obtenidos en la forma de saber hacer y conocer (Ribes y Varela, 2002).

Históricamente, se ha concebido a la inteligencia como la capacidad de hacer o de aprender algo relativamente nuevo dentro de nuestro repertorio, y también de la manera en que se resuelve el hacer o se ejecuta el aprender. Es decir, cuando una persona aprende de manera adecuada una ejecución sin la necedad de instruirlo repetidamente, se podría afirmar que es una persona inteligente, dado a que esta actuando pertinentemente a la circunstancia presentada; y cuando sucede lo contrario se le atribuye a la falta de inteligencia suficiente. De esta manera se puede deducir que una persona inteligente, es capaz de resolver problemas de manera efectiva y variada, además de ser capaz de conocer las reglas que implican dicha interacción; en este sentido la persona será capaz de expresar la manera en que resolvió el problema al mismo tiempo que tiene la posibilidad de transferirlo de manera clara y efectiva. En otras palabras justifica su hacer con un saber como.

Sin embargo es necesario distinguir al comportamiento inteligente con otros tipos de comportamiento. Así pues, cuando correlacionamos efectividad con variación obtenemos una conducta inteligente, que es efectiva y variada. Para ejemplificar dicha interacción podríamos poner como ejemplo un niño que se le pide que habrá una soda, al percatarse que no hay destapado busca una superficie que dado a las características que posea le permita abrir la soda, como la orilla de una mesa, un encendedor, etc.

Pero cuando correlacionamos la efectividad sin una variación, el resultado es una conducta diestra y rutinaria, que pueden definirse como las habilidades. Un ejemplo claro de esta correlación se presenta en un carpintero encargado de hacer una docena de sillas, muy probablemente debido a su experiencia pueda terminarlas en un tiempo relativamente corto; esto debido a que el carpintero adquiere la habilidad para hacer o armar sillas debido a que no requiere un desligamiento sino mas bien sistematicidad.

Otra correlación es la de la variación con la inefectividad, que produce una conducta creativa inclusive variada pero no efectiva. Un ejemplo sencillo de esta conducta, es cuando se le pide a un sujeto que elabore un esquema de un tema en particular con la opción de poder hacerlo de manera abierta, el sujeto puede hacerlo con dibujos, con recortes de periódicos e inclusive con algún programa de computación; pero al final no rescata las ideas principales del tema.

Una última correlación es la inefectividad sin ningún tipo de variación, que esto conlleva a un desempeño repetitivo e inefectivo. Un ejemplo seria una persona que trata de apagar el fuego soplando.

Para aclarar de manera más simbólica estas explicaciones se incluirá un apéndice al final del trabajo.

El comportamiento inteligente es producido en consecuencia de un ambiente inteligente. La escuela constituye un ambiente especializado para educar de manera programada, y educar, consiste básicamente en promover, a través del aprendizaje dirigido y estructurado, el desarrollo del comportamiento inteligente (Ribes, 2002).

El comportamiento inteligente se enseña primordialmente por el discurso didáctico (Ryle, 1949). En este sentido no es solo necesaria la verbalizacion e instrucción del docente, también es importante destacar el apoyo en máximas, instrucciones encaminadas a un objetivo preciso y claro, la ejemplificación, el apoyo didáctico, la instrucción individual, conferencias, entre otros. Por esta razón, el comportamiento inteligente se obtiene siempre a través del discurso didáctico de quien lo enseña.

CONCLUSIÓN

En este trabajo hemos logrado desarrollar un nuevo punto de vista sobre la corriente conductual. Hemos reafirmado nuestro conocimiento y lo hemos expandido un poco más, al agregar información que no conocíamos o teníamos poca.

No nos arrepentimos en ningún momento de haber escogido la corriente que escogimos, ya que la teoría en si se presta mucho para llevarla al ámbito educativo. Creemos que corrientes como el cognoscitivismo o el constructivismo necesitan recurrir a muchas dimensiones del comportamiento para sus explicaciones, y muchos de sus conceptos no son susceptibles a la observación directa, lo que los hace un tanto “mentalistas” en su aproximación.

Creemos que de una pequeña forma hemos aportado una vision no nueva, pero tal vez mas fresca de psicología conductual.

BIBLIOGRAFIA

Bandura. Walters. Aprendizaje social y desarrollo de la personalidad. Albert Bandura, Richard Walters. Alianza editorial, España, 1963.

Chance. Aprendizaje y conducta. Paúl Chance

El manual moderno, México, 1999.

Ribes. Psicología del aprendizaje. Emilio Ribes

Manual moderno. México, 2002.

Tarpy. Principios básicos del aprendizaje. Roger Tarpy

Editorial debate, España, 1975.

APENDICE A

Variación

Sin Variación

Efectividad

Conducta inteligente

Conducta diestra y rutinaria

Inefectividad

Conducta creativa

Conducta deficiente

Apéndice A: Relación entre la efectividad y la variación de la conducta

RESUMEN

El concepto de aprendizaje es un término muy utilizado en el lenguaje coloquial, pero para el propósito de este trabajo abordaremos el término de aprendizaje desde una perspectiva conductual. Puede definirse el aprendizaje como un cambio en la conducta relativamente permanente, que ocurre como resultado de la experiencia. La mediación social en el aprendizaje es irrevocable dado que gran parte de nuestra vida se desarrolla en un ámbito social. La imitación es un aspecto esencial para el aprendizaje. El aprendizaje, la educación e inteligencia son tres temas que van intrínsecamente relacionados, el concepto de aprendizaje tiene que ver con los logros obtenidos en la forma de saber hacer y conocer.