Psicoanálisis

Psicología. Sigmund Freud. Biografía. Ello, yo y superyo

  • Enviado por: La Negra
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

publicidad

  • INTRODUCCIÓN

  • El psicoanálisis es el nombre que se da a un método específico para investigar los procesos mentales inconscientes y a un enfoque de la psicoterapia. El término se refiere también a la estructuración de la teoría psicoanalítica, basada en la relación entre los procesos mentales conscientes e inconscientes.

  • RESEÑA HISTÓRICA

  • Los pioneros del naciente movimiento psicoanalítico se reunieron en la Universidad de Clark, en el año 1909 (Worcester, Massachusetts) para escuchar una conferencia de Sigmund Freud, fundador del psicoanálisis. El grupo estaba formado además de Sigmund Freud por: Abraham Arden Brill, Ernest Jones, Sandor Ferenczi, C. Stanley Hall (presidente de esta universidad) y Carl Gustav Jung.

    La presencia de Freud en Estados Unidos, única vez que visitó este país, amplió la influencia y popularidad de este movimiento.

  • CARACTERÍSTICAS PRINCIPALES

  • Sigmund Freud

    El médico neurólogo austríaco Sigmund Freud desarrolló teorías centrales para el psicoanálisis, que es la psicología de la sexualidad humana y la interpretación de los sueños. A pesar de que sus teorías, aparecidas a finales del siglo XIX, fueron muy controvertidas en su época, su trabajo se aceptó posteriormente. Quizás su contribución más importante sea el haber establecido una conexión entre los comportamientos humanos extraños y el inconsciente. Los trabajos de Freud sobre la estructura y el funcionamiento de la mente humana tuvieron un gran alcance, tanto en el ámbito científico como en el de la práctica clínica.

    El inconsciente

    La primera de las aportaciones de Freud fue el descubrimiento de la existencia de procesos psíquicos inconscientes ordenados según leyes propias, distintas a las que gobiernan la experiencia consciente.

    En el ámbito inconsciente, (pensamientos y sentimientos) que se daban unidos se dividen o desplazan fuera de su contexto original. Ésta consiste en dos imágenes o ideas dispares que pueden ser reunidas en una sola, es decir que los pensamientos pueden ser dramatizados formando imágenes, en vez de expresarse como conceptos abstractos, y ciertos objetos pueden ser sustituidos y representados simbólicamente por imágenes de otros, aún cuando el parecido entre el símbolo y lo simbolizado sea poco.

    Las leyes de la lógica, básicas en el pensamiento consciente, dejan de ejercer su dominio en el inconsciente.

    Los Instintos

    Otro de los aportes esenciales de la teoría freudiana, es que los conflictos inconscientes involucran deseos y pulsiones (instintos), originadas en las primeras etapas del desarrollo. Cuando se le dan a conocer al paciente los conflictos inconscientes que tiene (mediante el psicoanálisis), su mente ya adulta puede encontrar soluciones que son inaccesibles a la mente inmadura del niño que fue.

    Según su teoría sobre la sexualidad infantil, la sexualidad adulta es el resultado de un complejo proceso de desarrollo que comienza en la infancia, pasa por una serie de etapas unidas a diferentes funciones y zonas corporales (oral, anal y genital), y se corresponde con distintas fases en la relación del niño con los adultos, especialmente con sus padres. En este desarrollo es esencial el periodo edípico, momento en el que el niño por primera vez es capaz de establecer un vínculo afectivo con su progenitor del sexo opuesto, semejante a la relación de un adulto con su pareja, con lo que el progenitor del mismo sexo es considerado un rival. La inmadurez intelectual del niño complica aún más la rivalidad con su progenitor del sexo opuesto porque le hace temer sus propias fantasías. La superación de estos miedos beneficiaría en un futuro a sus relaciones afectivas.

    El ello, el yo y el superyó

    Al investigar más las observaciones psicológicas, se descubrió el desarrollo de un modelo de estructura del sistema psíquico. Son tres instancias que se distinguen en: el ello, el yo y el superyó.

    • EL ELLO: Es la primera instancia se refiere a las tendencias impulsivas (entre ellas, las sexuales y las agresivas) que parten del cuerpo y tienen que ver con los deseos o impulsos, contrarias a los frutos de la educación y la cultura.

    Freud llamó a estas tendencias “triebe”, que literalmente significa “pulsión” pero que a menudo se traduce con impropiedad como `instinto'. Estas pulsiones exigen su inmediata satisfacción, y son experimentadas de forma placentera por el individuo, pero desconocen el principio de realidad y se remiten sólo al principio del placer (egoísta, acrítico e irracional).

    • EL YO: Este proceso se conoce como regresión. La tarea de esta segunda instancia, es de cómo conseguir en la vida cotidiana las condiciones para satisfacer esos instintos básicos. Domina funciones como la percepción, el pensamiento y el control motor, para adaptarse a las condiciones exteriores reales del mundo social y objetivo. Este a diferencia de el Ello, provoca un mecanismo consciente de defensa, como ser la represión de esos deseos o impulsos típicos del ello, impulsándolos hacia el inconsciente. O la proyección que es proceso de agregar a otros los deseos que no se quieren reconocer en uno mismo. Y la formación reactiva que es el establecimiento de un patrón o pauta de conducta contraria a una fuerte necesidad inconsciente. Tales mecanismos de defensa se disparan en cuanto la ansiedad señala el peligro de que los instintos inaceptables originales puedan reaparecer en la conciencia. Es la instancia mediadora entre las demandas del ello, las exigencias del superyó y el mundo exterior, puede no tener el poder suficiente para reconciliar estas fuerzas en conflicto. O de “lidiar” con los denominados fijaciones o complejos.

    • EL SUPERYO: el término designa la instancia que en la personalidad normal modifica e inhibe automáticamente los impulsos instintivos del ello, que tienden a producir acciones y pensamientos antisociales o inmorales. Es, por tanto, una especie de conciencia moral con sentido dinámico. Abarca también el Yo positivo (yo ideal o autoimagen consciente) que cada individuo desarrolla.

    Si las demandas del superyó no son atendidas, la persona se sentirá culpable, culpabilidad que también se manifiesta como ansiedad y/o vergüenza. Se origina en el esfuerzo de superar el complejo de Edipo, es parcialmente inconsciente. Su función es controlar al yo según las pautas morales impuestas por los padres.

    La Ansiedad

    Un tipo de experiencia que implica una reacción contra ciertas situaciones peligrosas. Estas situaciones de peligro, tal como las describe Freud, son el miedo a ser abandonado, a perder el objeto amado, el miedo a la venganza y al castigo, y la posibilidad de castigo por parte del superyó. Sus consecuencias, los síntomas, son desórdenes de la personalidad y de los deseos, así como el crecimiento de los instintos, representan compromisos, diferentes formas de adaptación que el yo intenta desarrollar con mayor o menor éxito, para reconciliar las diferentes fuerzas mentales en conflicto.

    ESCUELAS PSICOANALÍTICAS

    Varias escuelas psicoanalíticas han adoptado otras denominaciones para indicar sus diferencias con las teorías freudianas ortodoxas.

    CONCLUSIÓN

    Comprender cómo funcionan los procesos mentales inconscientes hizo posible la comprensión de fenómenos psíquicos previamente incomprensibles, como los sueños. A través del análisis de los procesos inconscientes, Freud vio que este estado servía para proteger el sueño (el reposo) del individuo contra los elementos perturbadores procedentes de deseos reprimidos, relacionados con las primeras experiencias del desarrollo que afloran en ese momento a la conciencia. Así, los deseos y pensamientos moralmente inaceptables, es decir, el `contenido latente' del sueño, se transforman en una experiencia consciente, aunque no inmediatamente comprensible, a veces absurda, denominada `contenido manifiesto'. El conocimiento de estos mecanismos inconscientes permite al analista invertir el proceso de elaboración onírica, por el que el contenido latente se transforma en el contenido manifiesto, accediendo a través de la interpretación de los sueños a su significado subyacente.

  • BIOGRAFÍA

  • Sigmund Freud (1856-1939)

    Médico y neurólogo austríaco, fundador del psicoanálisis.

    Freud nació en Freiberg (actual Príbor, República Checa), el 6 de mayo de 1856 y se educó en la Universidad de Viena. Cuando apenas tenía tres años, su familia, huyendo de los disturbios antisemitas que entonces se producían en Freiberg, se trasladó a Leipzig. Poco tiempo después, la familia se instaló en Viena, donde Freud residió la mayor parte de su vida.

    Entró en la Universidad de Viena en 1873 para estudiar medicina aunque desde chico su ambición era dedicarse al ejercicio del derecho. Inspirado por las investigaciones científicas del poeta alemán Goethe, deseó de estudiar ciencias naturales para cumplir un rol de investigador y resolver algunos de los desafíos de aquel tiempo. En el tercer curso, Freud comenzó a investigar sobre el sistema nervioso central de los invertebrados, en el laboratorio de fisiología. Estos estudios lograron que descuidase sus estudios de medicina, teniendo que esperar más tiempo para conseguir su título.

    En 1881, después de cumplir un año de servicio militar obligatorio, finalizó su licenciatura. Fue ayudante en el laboratorio de fisiología de la universidad. En 1883, presionado por Brücke(el director de la Universidad), se vio obligado a abandonar la investigación teórica.

    Así, Freud estuvo tres años en el Hospital General de Viena, dedicándose sucesivamente a la psiquiatría, la dermatología y los trastornos nerviosos. En 1885, tras su designación como profesor adjunto de Neuropatología en la Universidad de Viena, dejó su trabajo en el hospital. Fue a estudiar a París junto con el neurólogo Jean Charcot, gracias a que les dieron una beca, y fue director de un manicomio. Los estudios sobre la histeria de Freud con Charcot, hicieron que se dieran cuenta de sus intereses hacia la psicopatología, el estudio científico de las enfermedades mentales.

    En 1886 Freud se estableció como médico privado en Viena, especializándose en los trastornos nerviosos. Sufrió una fuerte oposición de la clase médica vienesa por su defensa del punto de vista de Charcot sobre la histeria y el uso de la hipnosis, entonces considerados como enfoques poco ortodoxos. El enfrentamiento resultante retrasó la aceptación de sus hallazgos posteriores sobre el origen de las neurosis.

  • FUENTES DE INFORMACIÓN

    • Bibliografía: CD Editorial JEREZ Enciclopedia Temática Estudiantil Interactiva; CD: Historia Universal - Los Protagonistas. Navegador de estudio- Interactivo.

    Encarta 2003.

    Enciclopedia Ilustrada de la Lengua Castellana - Tomo 1. Adaptación original de la Real Academia Española. Editorial Kapeluz, año 1989.

    1

    5