Protección radiológica

Influencias. Dosis tolerables. Personas expuestas. Zonas sanitarias. Protección. Dosímetros. Radioisótopos

  • Enviado por: Pepito Palotes
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 9 páginas

publicidad
cursos destacados
PREICFES Saber 11 Matemáticas Versión 2014
PREICFES Saber 11 Matemáticas Versión 2014
NO TE PIERDAS EL MUNDIAL YENDO A UN PREICFES VACACIONAL TRADICIONAL, MEJOR ESTUDIA DESDE TU CELULAR...
Ver más información

Aritmética
Aritmética
En este curso de Aritmética se estudian temas necesarios y básicos de esta área. Se muestran las...
Ver más información


Protección Radiología

Introducción

La utilización creciente de las radiaciones ionizantes en diferentes campos ha hecho necesario incrementar las medidas de protección radiología, con objeto de evitar posibles daños a la población actual y a las generaciones futuras.

La protección radiología tiene como finalidad la defensa de los individuos, sus descendientes y la humanidad en su conjunto, contra los riesgos que se derivan de las actividades humanas, que por las características de los equipos que manejan y materiales que utilizan, pueden implicar irradiaciones.

Sus objetivos se cumplen mediante el establecimiento de normas de protección para prevenir la producción de efectos biológicos no estocáticos y limitar la probabilidad de incidencia de efectos biológicos estocásticos, hasta valores que se consideren aceptables para las personas profesionalmente expuestas y los miembros del público. En términos generales, solamente puede estar justificada aquella actividad cuyo beneficio sea mayor que el riesgo que implique.

Influencia de la distancia, tiempo y blindaje, en la P.R.

El estudio de los efectos biológicos de la radiación ha conducido a fijar unos limites anuales de dosis para los seres humanos. Se estima que no existe riesgo apreciable para los individuos que reciban dosis de radiación inferiores a dichos valores. Por consiguiente, será necesario adoptar las precauciones oportunas para que, ni los trabajadores que deban hacer uso en s profesión de las radiaciones ionizantes, ni los miembros del publico, reciban dosis superiores a dichos valores considerados como razonablemente seguros. Y aún operando por debajo de dichos valores se recomienda procurar que las dosis de radiación recibidas por las personas, sean lo mas bajas que razonablemente permita la tarea a realizar.

La dosis de radiación recibida por un individuo al permanecer en las proximidades de una fuente radiactiva determinada depende de tres factores fundamentales:

-La distancia entre la fuente y el individuo.

-El tiempo de permanencia.

-La materia interpuesta entre una y otro.

La radiación gamma y los rayos X de una fuente radiactiva se propagan en el aire, siguiendo la conocida ley de proporcionalidad del inverso al cuadrado de la distancia. Según ella, al alejarse de la fuente, la intensidad de radiación disminuye en la misma proporción en que aumenta el cuadrado de la distancia. Y análogamente, al acercarse a la fuente la intensidad de radiación aumenta en la misma proporción en que disminuye el cuadrado de dicha distancia.

En el caso particular de las radiaciones alfa y beta, tienen un alcance mas limitado en el aire, dependiendo este de la energía inicial que posea. Ninguna partícula se propaga mas allá de dicho limite. Así, las partículas alga más energéticas no atraviesan mas de unos pocos centímetros en aire en condiciones normales y solamente una pequeña proporción de las partículas beta emitida por algunos radioisótopos alcanzan una distancia superior a 3 metros en aire en condiciones normales. Para la mayoría de los radioisótopos el alcance máximo de sus partículas beta es menor.

-3-

Otro factor a tener en cuenta es el tiempo durante el que una persona va a ser sometida a un cierto nivel de radiación. Lógicamente, cuanto menor sea el tiempo empleado en la operación, menor será la dosis recibida. Por ello, es muy importante que las personas que hayan de operar con fuentes de radiaciones ionizantes, están bien adiestradas y conozcan debidamente las operaciones que van a efectuar en ambiente de radiaciones, con objeto de invertir en ellas el menor tiempo posible. A tal fin es conveniente, cuando se trata de operaciones complicadas, realizar previamente ensayos “en frío”, es decir, ensayar con fuente simulada, no radiactiva, las mismas operaciones que luego habrán de efectuarse en el trabajo real.

En muchos casos, una adecuada combinación de los dos factores considerados (distancia y tiempo), bastará para proporcionar una protección adecuada. Sin embargo, en la practicas se presentan circunstancias en las que estos dos factores, por si solos, no bastan para conseguir condiciones de trabajo adecuadas, bien porque a la máxima distancia practicable los niveles de radiación sigan siendo demasiado altos, o bien por que el tiempo a emplear haya de ser prolongado. En tales casos es preciso interponer, entre la fuente de radiación y el operador un blindaje, constituido0 por un espesor suficiente de algún material absorbente de la radiación. Toda radiación, al atravesar la materia, sufre una disminución o atenuación de su intensidad. Según sea el tipo y la energía de la radiación y la atenuación a conseguir, habrá que utilizar distintos tipos y espesores de blindajes.

Bastaría una hoja de papel para detener la radiación alfa, la radiación beta seria totalmente absorbida por nos pocos centímetros de algún material ligero como madera, vidrio, plástico, est. Para construir, en cambio, un blindaje adecuado para los rayos X o la radiación gamma es preciso emplear materiales mas pesados (hormigón, plomo, etc.). Finalmente, recipientes de haga con boro disuelto o bloques de parafina y laminas de cadmio constituyen un blindaje eficaz frena a un haz de neutrones.

Diferentes limites de dosis

El peligro potencial de la radiación ionizante se puso en evidencia por primera vez en conexión con exposiciones debidas a fuentes producidas por el hombre. El descubrimiento de los rayos X y la identificación y separación de materiales radiactivos causaron a finales de siglo pasado además de importantes beneficios, daños no previstos. En solo cinco años se registraron 170 casos de lesiones radiación y hasta 1922 mas de cien radiólogos habían fallecido por efecto de sobre exposiciones.

Hay cierta evidencia de que la frecuencia de los daños es menor en el caso de exposiciones a baja tasa de dosis, o cuando se recibe fraccionada en muchas exposiciones parciales

Teniendo en cuanta la experiencia que se recoge hasta el año 1925 en todo lo referente a radiaciones y sus consecuencias, la ICRP (Comisión Internacional de Protección Radiología) creada en el año 1928, se ha dedicado al estudio y elaboraron de normas en el campo de la protección radiología, siendo este Organismo Internacional el que ha recomendado los limites anuales de dosis.

Las primeras recomendaciones de la ICRP estuvieron encaminadas a la protección contra el radio y los rayos X, y posteriormente los niveles máximos admisibles de exposición, para trabajadores profesionalmente expuestos, recomendables por la ICRP, han ido variando a lo largo de los años.

-4-

Limites de dosis en la reglamentación española

Se conocen como limites de dosis los fijados en el Reglamento de Protección Sanitaria contra Radiaciones ionizantes, para las dosis resultantes de la exposición de las personas profesionalmente expuestas de los aprendices y estudiantes, y de los miembros de l publico, no teniendo en cuenta las dosis debidas al fondo radiactivo natural y las motivadas como consecuencia de exámenes y tratamientos médicos.

Los limites fijados en el Reglamento de Protección Sanitaria contra Radiaciones Ionizantes se aplican a la suma de las dosis recibidas por exposición externa durante el periodo considerado y de la dosis interna integrada, resultante de la incorporación de radionucleidos durante el mismo periodo.

Los limites de dosis corresponden a los valores que nunca deben ser sobrepasados, pudiendo establecerse limites inferiores de acuerdo con los estudios de optimización y justificación.

En el caso de exposición total no homogénea, o parcial, del organismo son:

  • Él limite anual de dosis para el cristalino es de 150 mSv (15 rem)

  • Él limite anual de dosis para la piel es de 500 mSv (50 rem)

  • Él limite anual de dosis para las manos, antebrazos, pies y tobillos es de 500 mSv (50 rem).

  • Él limite anual de dosis para cualquier otro órgano o tejido, considerado individualmente, es de 500 mSv (50 rem)

En el caso excepcional de que una persona menor de 18 años y mayor de 16, este sometida al riesgo de exposición a las radiaciones ionizantes, como aprendiz o estudiante, los limites anuales de dosis son los tres decimos de los limites anuales de dosis para las personas profesionalmente expuestas.

Para las mujeres con capacidad de procrear, la dosis en el abdomen no debe sobrepasar 13 mSv (1,3 rem) en un trimestre.

Para las mujeres gestantes, las condi9ciones de trabajo deberán ser tales que la dosis al feto desde él diagnostico del embarazo hasta el final de la gestación no exceda de 10 mSv (1rem). En general, este limite se asegura colocando a la mujer en las condiciones de trabajo de los profesionalmente expuestos, pertenecientes a la categoría B.

-5-

Clasificación de personas profesionalmente expuestas

Se consideran “personas profesionalmente expuestas” aquellas personas que, por las circunstancias en que se desarrolla su trabajo, bien sea de modo habitual, bien sea de modo ocasional, están sometidos a un riesgo de exposición a las radiaciones ionizantes susceptibles de entrañar dosis anuales superiores a un décimo de los limites de dosis anuales fijados para los trabajadores. Las personas profesionalmente expuestas se clasifican en dos categorías:

Categoría A. Son aquellas personas que por las condiciones de su trabajo no es improbables que reciban dosis superiores a 3/10 de algunos de los limites anuales de dosis.

Para las personas pertenecientes a esta categoría será obligatorio:

  • Utilizar dosímetros individuales que midan la dosis externa, representativa de la totalidad del organismo durante toda la jornada laboral.

  • En el caso de riesgo de exposición en la que algunas partes del organismo puedan recibir dosis superiores a la totalidad del mismo, utilizar dosímetros adecuados en las partes potencialmente afectadas.

  • En el caso de riesgos de exposición interna, efectuar las medidas o análisis pertinentes para evaluar las dosis correspondientes.

  • Categoría B. Son aquellas personas que por las condiciones de su trabajo es muy improbable que reciban dosis superiores a los 3/10 de algunos de los limites anuales de dosis.

    Para las personas pertenecientes a esta categoría no será preceptivo el uso de dosímetros personales, siempre y cuando se disponga de dosimetría de área en los lugares de trabajo, que permita controlar que las dosis recibidas son inferiores a 3/10 de los limites anuales de dosis.

    Identificación de las Zonas Sanitarias

    El riesgo de irradiación vendrá señalizado utilizando su símbolo internacional un “trébol” enmarcado por una orla rectangular del mismo color del símbolo y de la misma anchura que el diámetro de la circunferencia interior del símbolo.

    Zona controlada

    Es aquella en la que no es improbable recibir dosis superiores a 3/10 de los limites anuales de dosis fijados.

    En las zonas controladas dicho trébol será de color verde sobre fondo blanco. Cuando exista solamente riesgo de irradiación externa se utilizara el trébol anterior bordeado de puntas radiales.

    Si existe riesgo de contaminación y el riesgo de irradiación externa fuera despreciable. Se utilizara el trébol anterior bordeado de puntas radiales en campo punteado.

    Estas señales se situaran en forma bien visible en la entrada y en los lugares significativos de dichas zonas controladas.

    -6-

    Zona de permanencia limitada

    Es aquella en la que existe el riesgo de recibir una dosis superior a los limites anuales fijados.

    En la zona de permanencia limitada dicho trébol será de color amarillo sobre fondo blanco.

    Cuando exista solamente riesgo de irradiación externa se utilizara el trébol anterior bordeado de puntas radiales.

    Si existe riesgo de contaminación y el riesgo de irradiación externa fuera despreciable, se utilizara el trébol anterior en campo punteado.

    Cuando exista conjuntamente riesgo de contaminación y de irradiación, se empleara el trébol anterior bordeado de puntas radiales en campo punteado.

    Estas señales se situaran en forma bien visible en la entrada y en los lugares significativos de dichas zonas de permanencia limitada.

    Zona de acceso prohibido

    Es aquella en la que existe el riesgo de recibir en una exposición única dosis superiores a los limites anuales de dosis fijados.

    En las zonas de acceso prohibido, dicho trébol será de color rojo sobre fondo blanco.

    Cuando exista solamente riesgo de irradiación externa se utilizara el trébol anterior bordeado de puntas radiales.

    Si existe riesgo de contaminación y el riesgo de irradiación externa fuera despreciable, se utilizara el trébol anterior en campo punteado.

    Cuando exista conjuntamente riesgo de contaminación y de irradiación se empleara el trébol anterior bordeado de puntas radiales, en campo punteado.

    Estas señales se situaran en forma visible en la entrada y en lugares significativos en dichas zonas de acceso prohibido.

    Zona vigilada

    Es aquella en la que no es improbable recibir dosis superiores a 1/10 de los limites de dosis anuales fijados.

    En las zonas vigiladas el trébol será de color gris azulado sobre fondo blanco.

    Cuando exista solamente el riesgo de irradiación externa se utilizara el trébol anterior bordeado de puntas radiales.

    Si existe riesgo de contaminación y el riesgo de irradiación fuera despreciable se utilizara el trébol anterior pero en campo punteado.

    Cuando exista conjuntamente riesgo de contaminación y de irradiación externa se empleara el trébol anterior bordeado de puntas radiales en campo punteado.

    Estas señales se situaran en forma visible en la entrada y en lugares significativos de dichas zonas vigiladas.

    Para todo tipo de zonas, las anteriores señalizaciones se complementaran en la parte superior con una leyenda indicativa al tipo de zona, y en la parte inferior el tipo de riesgo.

    -7-

    Normas y protección del personal de la S.S.

    El conocimiento de “D.M.A” y las formas de medirla, todas las medidas de protección recaerán indistinta e indiscriminadamente sobre:

    -El personal Sanitario, Auxiliar y Técnico

    -Los enfermos, tanto si se encuentran en la habitación donde se hagan las exploraciones o tratamiento, como si están en otras habitaciones contiguas.

    En las que respecta al personal sanitario auxiliar y técnico, es necesario tener en cuenta lo siguiente:

  • Debe conocer los riesgos, el origen de ellos y los efectos que puedan producir

  • Debe conocer la “D.M.A” y modos de medirla.

  • Debe aceptar y obedecer con disciplina las normas e instrucciones que sobre la protección contra las “R.I” reciba.

  • El Jefe del Departamento o Servicio será el responsable de cuantas medida de protección estén dispuestas o se dispongan en lo sucesivo.

  • Por disposición periódica del jefe del Departamento o Servicio, se realizaran inspecciones y verificaciones de los aparatos y materiales de toda índole, función que podrá delegar en personal técnico de absoluta competencia y experiencia.

  • Se ordenaran las consultas y tratamientos adaptando el tiempo de su realización al numero de pacientes y personas a examinar.

  • El Jefe del Departamento o Servicio catalogara la calidad de los aparatos y propondrá la renovación de los mismos cuando ello sea necesario.

  • Una vigilancia especial y rigurosa será ejercida por los Jefes, en cuanto a la dosimetría del personal y uso de los “dosímetros”.

  • -8-

    Tipos de dosímetros

    La dosimetría personal consiste en medir, persona a persona, la dosis que reciben en su trabajo diario; además, nos sirve de base para evaluar de manera inmediata el grado de bondad de los sistemas de Protección Radiología. Es evidente que si los trabajadores reciben dosis elevadas, es que los sistemas de Protección no son adecuados o que la planificación de los trabajos no es la idónea.

    Estudios sobre dosis altas no habituales, recibida en trabajadores que con anterioridad no las presentaban, nos debe servir par realizar una investigación sobre: cambios habidos en la instalación, cambio de técnicas de trabajo o averías en general. Como consecuencia de la misma mejoraremos, si es necesario, las condiciones en las cuales realizan habitualmente su trabajo.

    Los métodos mas usuales para llevar a cabo una dosimetría personal son:

    -Dosimetría de cámara de ionización.

    -Dosimetría de película fotográfica.

    -Dosimetría de termoluminiscencia.

    Dosimetría de cámara de ionización

    Poseen una apariencia externa de pluma estilográfica y se usan para obtener, de manera inmediata, el valor de la exposición a que se ha estado sometido.

    El modelo mas usual en cámaras de ionización de bolsillo, sirve para evaluar radiación gamma y para las partículas beta que atraviesen las paredes de la cámara, aunque existen cámaras de bolsillos preparadas para la detección de rayos X y neutrones.

    El funcionamiento de los dosímetros de pluma es el siguiente: esta constituido por un hilo central, que actúa como electrodo negativo, ajustado en los extremos por piezas aislantes. Además la cámara va revestida en su interior de grafito que actúa de electrodo positivo. Mediante un sistema cargador -lector, la cámara se carga a una diferencia de potencial de m150 voltios. Las variaciones en el potencial entre estos dos electrodos se medirán mediante un electrometro, indicando estas variaciones en una escala que leeremos en el momento que consideremos oportuno, la cantidad de radiación que la cámara ha recibido.

    Dosimetría de película

    Están basados en los mismos principios que las películas fotográficas impresionas por acción de la luz o que la de las radiografías con rayos X. Mediante un proceso químico denominado revelado, se puede poner de manifiesto la imagen latente dejada por la radiación en la película dosimétrica. Las radiaciones transfieren energía a la emulsión excitando a los electrones del cristal de Bromuro de Plata, que forma parte del material sensible. Losa iones de plata se van a combinar con electrones, formando átomos de plata, patentizando el ennegrecimiento aparecido en la película por efecto de las radiaciones y no apreciable a simple vista.

    Un inconveniente de los dosímetros de película es que no son de material equivalente a tejido biológico.

    -9-

    Dosímetros de Termoluminiscencia

    Ententendemos por termoluminiscencia aquel fenómeno mediante el cual sustancia cristalinas como LiF, CaF2, CaSO4. Emiten luz al calentarlas a una temperatura inferior a la de incandescencia. Se presenta este fenómeno como una liberación de la energía almacenada, motivada por una acción exterior, como por ejemplo la radiacion electromagnética o corpuscular.

    Esta propiedad se basa en la existencia de defectos estructurales que existen en los cristales. Estos defectos denominados pozos o trampas están formados por zonas localizadas con cargas positivas o negativas en su estructura. Según el tipo de cristal, estos pozos tienen su valor o profundidad característico.

    Al recibir el cristal una radiación ionizantes liberan electrones y quedan huecos, que normalmente se recombinan emitiendo luz. No obstante, algunos electrones quedan atrapados en los referidos pozos liberándose y recombinandose al recibir energía que puede ser en forma de calor o en forma de luz. Al calentar el cristal termoluuminiscente irradiado, el ritmo al que escapan las cargas va aumentando, dependiendo de los niveles de profundidad de atrapamiento. A medida que se liberan las cargas, los electrones se combinan emitiendo luz.

    -10-

    Bibliografía

    -Enciclopedia Encarta Microsoft

    -Enciclopedia SALVAT Vol. 18, 19

    SALVAT

    -QUEST, Ediciones Riot, Vol. 2, 3

    Riot

    -Protección Radiológica. Vol. I

    Ministerio de sanidad y consumo.

    -Medicina Preventiva y Salud Pública. 9º Edición

    G. Piedrola Gil, J del Rey Calero.

    -Oficio circular nº3/37 (26-1)

    www.map.com

    Internet

    www.mec.es

    Internet

    Protección Radiología

    Radioisótopos