Producto bruto interno y el producto nacional per cápita

Macroeconomía. Contabilidad nacional. Producción. Gasto. Ingreso. Indices de precios. Economía andina. Comercio internacional

  • Enviado por: Jacqueline V. S.
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 34 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso Básico de Negociación Bursátil
Curso Básico de Negociación Bursátil
Este curso va dirigido a aquellas personas con interés y curiosidad en aprender sobre los mercados financieros. Este...
Ver más información

Marco Lógico para Proyectos Sociales
Marco Lógico para Proyectos Sociales
Curso práctico para aprender a formular o evaluar proyectos sociales usando la metodología de Matriz de Marco...
Ver más información

publicidad

EL PRODUCTO BRUTO INTERNO Y EL PRODUCTO NACIONAL PER CÁPITA

INTRODUCCIÓN:

La macroeconomía, se ocupa, en última instancia de la producción total de la economía, del nivel de precio, del nivel de precios, del nivel de empleo, de los tipos de interés, etc. Para comprender totalmente la determinación de esas variables, también tenemos que comprender que son y como se miden en la práctica, con lo cual comenzamos con la contabilidad nacional.

La contabilidad nacional nos proporciona estimaciones periódicas del PBI. Pero la contabilidad nacional también es útil porque constituye un marco porcentual para describir las relaciones entre tres variables macroeconómicas clave: la producción, la renta y el gasto.

LA CONTABILIDAD NACIONAL

En un país se realizan diversas actividades, tanto las empresas, las familias y gobierno. Así las empresas producen, venden, invierten, pagan salarios, etc.; las familias, consumen, ahorran, obtienen ingresos, pagan impuestos, etc; y el gobierno invierte, consume, ahorra, recibe ingresos, entre otras actividades. Además de relacionarse entre si esos tres agentes se relacionan con el resto del mundo, es decir con otros países de actividades tales como comprar, vender o endeudarse. Es importante conocer que realizan todos ellos en conjunto para así tener una visión global de lo que ocurre en el país. En base a conocer las actividades de manera agregada podemos observar si la economía esta en una etapa de crecimiento o recesión, si el nivel de vida se incrementa, si las inversiones están creando las condiciones para un incremento de la producción en periodos futuros, etc.

Es importante conocer que ocurre en la economía para poder tomar decisiones tanto por parte del gobierno así como de los empresarios.

Sin embargo las cuentas nacionales debido a que registran indicadores agregados promedio o porcentuales, no nos informan lo que ocurre a nivel microeconómico, por lo cual puede ocurrir que nos informen que la producción se incremento aún cuando observemos empresas que están en la quiebra, por eso las cuentas nacionales deben ser analizadas con cuidado para no dejarse sorprender por aparentes mejoras que en realidad son mejoras para un grupo, pero no para todos.

DEFINICIÓN.- Las cuentas nacionales son un registro ordenado de las actividades realizadas por los agentes económicos en un país para un periodo determinado. Las cuentas nacionales están constituidas por una serie de indicadores que van a mostrar de manera sencilla cual a sido el comportamiento de los agentes económicos y se van a constituir en la principal fuente de información para la toma de decisiones tanto de empresas como del gobierno.

CONCEPTOS BÁSICOS EN MACROECONOMÍA:

Antes de proceder a analizar las numerosas teorías que intentan explicar el comportamiento macroeconómico y la evidencia empírica que la respalda (o las rechaza), tenemos que conocer algunos conceptos macroeconómicos básicos. En primer lugar analizaremos distintas medidas del ingreso y del producto agregado, así como sus relaciones. El proceso de agregar muchos bienes y servicios diferentes requiere alguna unidad de medida común, y esto nos lleva al segundo tema, la función de los precios y los índices de los precios. Un tercer tema importante que aparece en casi cualquier discusión macroeconómica es la distinción entre stocks y flujos. Cuarto, describiremos dos factores que influyen en las decisiones intertemporales de los agentes económicos: la tasa de interés y el valor presente. Y, al final, estudiaremos el concepto de expectativas, otro factor que es imprescindible para clarificar el proceso de toma de decisiones para el futuro.

  • PRODUCTO INTERNO BRUTO Y PRODUCTO NACIONAL BRUTO

  • Si la macroeconomía es la disciplina que examina con profundidad la economía agregada, sus elementos básicos necesitan ser medidas agregadas de los diferentes componentes de la actividad económica. En esta sección, describiremos el significado de las dos medidas más importantes de la actividad económica global de un país: el Producto Bruto Interno (PBI) y el Producto Nacional Bruto (PNB).

    PRODUCTO BRUTO INTERNO

    El Producto Bruto Interno (PBI) es el valor total de la producción corriente de bienes y servicios finales dentro del territorio nacional durante un periodo determinado de tiempo, que por lo común es de un trimestre o de un año. Una economía produce millones de bienes: automóviles, refrigeradoras, lavadoras de vajilla, hamburguesas, manzanas, etc. y servicios: operaciones médicas, asesoría legal, servicios bancarios, etc. El PBI, es la suma de todo los elementos en una sola medida estadística de la producción global de los bienes y servicios mencionadas. Para poder sumar todo estos rubros es necesario, sin embargo, expresarlos en unidad de medida común que lo general es una medida unitaria. Por ejemplo, en los Estados Unidos, el PBI expresa el valor de toda la producción en dólares; en Gran Bretaña, se mide como el valor de la producción en libras esterlinas, y así sucesivamente.

    Producto bruto interno y el producto nacional per cápita

    LLa cifra del PBI engloba la producción corriente de bienes finales valorada a precios de mercado. El término “producción corriente” significa que no se cuenta la reventa de artículos que se produjeron en un periodo anterior. Por ejemplo, la venta de una casa existente por un inversionista a otro no contribuye el PBI porque es una transferencia de activos, no una forma de producción corriente. lo mismo se aplica para las ventas de objetos de arte, fabricas en funcionamiento, y otras formas de capital. “Bienes Finales ” significa simplemente que no contamos el valor de las materias primas y los bienes intermedios (semi-terminados) que se utilizan como insumos para la producción de otros bienes.

    Para calcular el PBI, se pueden usar dos métodos. Tomemos el caso del PBI producido por el sector petrolero (para obtener el PBI global sumamos el PBI de cada sector). Supongamos, por ejemplo, que una compañía produce petróleo crudo y lo vende a un refinador que elabora gasolina. El crudo se vende al refinador a $20por barril; el refinador revende después el producto ya terminado en $24 por cada barril. El primer camino y el más directo, para calcular el PBI de este sector es contar sólo los bienes finales que se fabrican. De este, modo, el PBI, incluirá los $24 de la producción refinada, pero no los $20 de la producción en crudo. Este es el método del producto para calcular el PBI.

    Un segundo modo de calcular el PBI, que llega al mismo resultado, consiste en sumar el valor agregado que representa la producción de cada etapa del proceso productivo. A grandes rasgos, el valor agregado es el valor de mercado del producto en cada etapa, menos el valor de mercado de los insumos utilizados en la elaboración de ese producto. Por ejemplo, el valor agregado en la refinería al petróleo no refinado no corresponde al precio total de $24 pro barril sino sólo a $4 por barril (=$24-$20). Este es el incremento del valor por barril debido al proceso de refinación, que debe sumarse al valor añadido al petróleo en el yacimiento, o $20, para obtener un valor agregado total de $24 desde el petróleo crudo hasta el producto final. Así, el método del valor agregado para calcular el PBI produce los mismos $24 que habíamos encontrado por la simple valoración de la producción de los bienes finales.

    Debido a que la mayor parte de los productos se venden a través de transacciones de mercado, por lo común se usan los precios de transacción para medir el valor de mercado de productos e insumos. En algunas circunstancias, sin embargo, los precios de transacción no están disponibles -o no existen-. Este es el caso de muchos servicios gubernamentales, incluyendo los “servicios” proporcionados por el ejercito, el sistema judicial y el aparato regulador del estado. A falta de un mejor indicador de valor, la solución en este caso es utilizar el costo de producir estos servicios, esto es, lo que el gobierno gasta en estos servicios. No obstante hay otros bienes y servicios que no se incluyen en absoluto en el PBI ya que no pasan por el mercado y no existe información precisa respecto a su costo. Algunos ejemplos son los servicios aportados por las dueñas de la casa que trabajan en su propio hogar y los alimentos cultivados en huertos caseros y consumidos directamente por la familia.

    El flujo circular del ingreso, cuando una empresa vende parte de su producción a un cliente, el valor de la compra realizada por el cliente e idéntica al ingreso percibido por la empresa. A su vez, los ingresos percibidos por la empresa se distribuyen de la siguientes cuatro formas, a saber: pago de insumos provenientes de otras firmas, pago a los trabajadores, pago de interés sobre prestamos; y utilidades, las que son susceptibles de retenerse o gastarse. Las últimas dos categorías, pago de intereses y utilidades, pueden considerarse como la renta percibida por los propietarios del capital utilizado por la firma, es decir, los acreedores y los dueños de la planta, la maquinaria y el terreno. De este modo, si realizamos la suma para toda las firmas de una economía, tenemos una especie de identidad en la forma siguiente:

    .....(1)

    En términos estrictos, esta identidad sólo es válida para una economía cerrada. En una economía abierta, como veremos más adelanta, las compras de los consumidores internos pueden diferir de los ingresos percibidos por las empresas nacionales, porque algunos bienes y servicios se importan desde empresas extranjeras y algunas de las ventas son exportaciones. Además, parte del ingreso percibido por los residentes internos, proviene de capital o trabajo empleado en el exterior y no de empresas nacionales. (Pero por el momento nos conviene ignorar estas complicaciones).

    A

    A

    TAdviértase que las compras en la identidad (1) son de dos tipos, las realizadas por los usuarios finales por el producto y las hechas por empresas que usan los productos. Ahora restemos el monto de las compras entre compañías de cada uno de los lados en la identidad (1). Las compras totales menos las compras entre empresas son iguales a la demanda final,. Los ingresos totales menos las compras por las empresas son iguales al valor agregado de las empresas en la economía. Al hacer esto, hallaremos una nueva identidad, (que otra vez, sólo es estrictamente válida en una economía cerrada).

    ........(2)

    De este modo el ingreso fluye en un círculo. El gasto familiar es igual al valor agregado por las empresas, a su vez es igual al ingreso de las familias, que son propietarias del capital y del trabajo utilizados por las empresas. Este flujo circular del ingreso se representa con la figura (1). Las familias demandan los bienes y servicios producidos por las empresas y también suministran los insumos de trabajo y capital a las empresas. Por lo que toca a las empresas, estas producen los bienes y servicios que se venden a las familias y los ingresos de esas empresas se utilizan para el pago de los trabajadores y del capital que necesitan. En la figura, la demanda final de las familias es igual a mil millones de nuevos soles, que es el valor del PBI total,. Estos mil millones de dólares equivalen asimismo al valor agregado producido por las empresas en la economía, que es la suma del ingreso percibido por el trabajo (salarios) y el capital (ganancias e intereses) que se utilizan en la economía.

    Figura (1) El flujo Circular del Ingreso

    Diferentes modos de medir el PBI, la identidad básica en (2) nos permite visualizar el Producto Bruto Interno de tres maneras que son equivalentes: el PBI es la suma de toda las compras finales en la economía; es la suma del valor agregado por toda las empresas de la economía; y es la suma de todo los ingresos de los factores de producción (trabajo y capital) en la economía. Cada una de las descripciones del PBI sugiere un modo diferente de medirlo en la práctica, pero las tres deben conducir al mismo valor total para una economía (por lo regular, sin embargo, se presentan pequeñas diferencias entre las medidas debida a los errores en las medidas).

    El primer método de calcular el PBI, consiste en el método del Gasto. En este proceso, el PBI, se obtiene como la suma de todas las demandas finales de productos en la economía. Existen diversos tipos de estas demandas finales. El producto d la economía se puede utilizar para consumo familiar (C), consumo del gobierno (G), inversión en capital nuevo para la economía (I), o ventas netas al extranjero (esto, es exportaciones netas). Supongamos ahora que los bienes de consumo tiene precio PC y que se adquiere una cantidad C ; los bienes de inversión tienen precio PI, y las compras corresponden a la cantidad I; las adquisiciones del gobierno tienen precio PG , con una cantidad comprada igual a G; las exportaciones tiene precios PX, vendiéndose en el exterior la cantidad X; y las importaciones tienen precio PM, importándose la cantidad IM del exterior.

    El valor de mercado del consumo es entonces PCC, el producto del precio al consumidor y la cantidad de bienes de consumo adquiridos. Del mismo modo puede encontrarse el valor de mercado de la inversión (PII), del gasto del gobierno (PGG), de las exportaciones (PXX) y de las importaciones (PIIM). Siendo este caso, el PBI se calcula entonces en la forma siguiente:

    .........(3)

    Por lo tanto, el PBI es la suma de los valores de mercado de toda las demandas finales de la economía, medidas a sus precios corrientes de mercado. Debe notarse que los gastos entre paréntesis,Producto bruto interno y el producto nacional per cápita
    , son las exportaciones netas de la economía, esto es, son iguales al valor del mercado de las exportaciones menos el valor del mercado de las importaciones. Un pequeño ejemplo para este caso sería el gasto que tiene el gobierno en cada año.

    E

    l

    El segundo método para medir el PBI, es el método del ingreso consiste en sumar los ingresos de todos los factores (trabajo y capital) que contribuyen al proceso productivo. En particular, el ingreso domestico (ID) de la economía es la suma del ingreso de la economía y del capital. El ingreso domestico a su vez, esta estrechamente ligado con el PBI. El ingreso del trabajo es la remuneración de los trabajadores asalariados. El ingreso del capital tiene fuentes más variadas, incluyéndose el ingreso de los trabajadores independientes, así como el ingreso por intereses, ingresos por arrendamientos y las ganancias corporativas.

    Debe señalarse que el ingreso domestico (ID) no es exactamente igual al PBI. Los ajustes más importantes que deben aplicarse al PBI para obtener el ID son sustracciones por depreciación del capital e impuestos indirectos. Por una parte, los edificios, equipos y los bienes inmuebles sufren un desgaste natural con el paso del tiempo, procesos que se conocen como depreciación del stock de capital. En cualquier periodo determinado, parte de la producción corriente pura debe reinvertirse pura y llanamente para compensar la depreciación. Obviamente aquella proporción de la producción que se utiliza para compensar la depreciación no debe contarse como parte del ingreso. Al sustraer la depreciación del PBI, se obtiene el Producto Interno Neto (PIN). Para pasar del PIN al ID, debemos tener claramente que el PBI, se mide a precios de mercado, mientras que el ingreso domestico se calcula usando los precios después de impuestos que son los que efectivamente perciben los productores. La diferencia entre los dos precios es el valor de los impuestos de compraventa y al consumo, también llamados impuestos indirectos, que componen parte de los ingresos del gobierno. Encontramos el ID restando del PIN la recaudación de estos impuestos indirectos.

    Un tercer método alternativo es, el método del valor agregado, es la segunda alternativa para calcular el PBI. Aquí el PBI se obtiene sumando el valor añadido en cada uno de los sectores de la economía. Por tanto, el PBI es la suma del valor agregado en la agricultura, más el valor agregado en la minería, más el valor agregado en las manufacturas y así sucesivamente. Un ejemplo de esto es el cuadro siguiente, en el cual se presenta una división de la economía en 8 sectores para el año de 1997 y 1998,

    VALORES CONSTANTES Y VARIACION PORCENTUAL ACUMULADA DEL
    PRODUCTO BRUTO INTERNO: 1997-98

    SECTORES

    1997 (P)

    1998 (P)

    DIC

    ENE

    FEB

    MAR

    ABR

    MAY

    JUN

    JUL

    AGO

    SET

    OCT

    NOV

    DIC

    Acumulados en nuevos soles constantes de 1979

    PBI TOTAL

    4661,59

    386,56

    760,57

    1155,51

    1562,34

    1990,60

    2421,60

    2850,00

    3237,75

    3595,47

    3940,65

    4311,32

    4694,29

    AGROPEC.

    613,36

    39,05

    106,31

    154,44

    215,46

    283,61

    359,20

    418,50

    462,13

    504,31

    544,74

    588,02

    635,85

    PESCA

    46,67

    1,39

    3,12

    4,38

    6,37

    9,47

    12,18

    14,79

    16,62

    17,98

    20,46

    24,02

    28,03

    MINERIA

    378,69

    32,44

    62,75

    94,73

    125,71

    156,17

    187,48

    221,53

    256,93

    291,30

    327,58

    362,09

    396,82

    ELECTRIC.

    71,62

    6,30

    11,91

    18,18

    24,40

    30,75

    36,86

    43,14

    49,57

    55,71

    62,03

    68,16

    74,42

    MANUFAC.

    1053,18

    88,67

    170,94

    257,44

    340,53

    424,97

    506,16

    593,73

    681,50

    768,91

    856,14

    938,53

    1022,17

    CONSTRUC.

    407,22

    35,05

    66,21

    99,44

    131,43

    163,89

    198,45

    235,11

    273,30

    312,23

    346,99

    380,58

    416,84

    COMERCIO

    670,97

    63,62

    116,50

    173,92

    231,07

    295,80

    354,44

    412,77

    463,60

    508,68

    550,08

    602,55

    662,97

    OTROS

    1419,89

    120,06

    222,82

    352,97

    487,37

    625,93

    766,83

    910,44

    1034,09

    1136,34

    1232,64

    1347,36

    1457,20

    Variación % acumulada respecto a similar período del año anterior

    PBI TOTAL

    7,2

    0,9

    1,8

    2,7

    0,9

    -0,2

    -0,1

    0,3

    0,8

    0,9

    0,7

    0,7

    0,7

    AGROPEC.

    5,0

    0,2

    3,0

    4,5

    4,6

    0,7

    0,6

    0,2

    0,3

    1,0

    1,7

    2,7

    3,6

    PESCA

    -12,2

    -77,1

    -66,1

    -63,5

    -71,2

    -69,1

    -64,0

    -58,6

    -55,0

    -53,1

    -48,9

    -43,5

    -35,7

    MINERIA

    5,0

    6,9

    5,5

    3,5

    2,4

    1,2

    1,0

    1,9

    2,4

    3,1

    3,9

    4,3

    4,8

    ELECTRIC.

    3,5

    6,6

    6,0

    5,5

    5,4

    5,5

    5,4

    5,1

    5,0

    4,8

    4,5

    4,3

    3,9

    MANUFAC.

    6,6

    -1,2

    0,1

    1,3

    -3,1

    -4,4

    -4,8

    -4,4

    -2,9

    -2,6

    -2,9

    -2,9

    -3,0

    CONSTRUC.

    18,9

    10,3

    6,4

    8,6

    7,1

    6,5

    8,0

    8,5

    9,2

    7,9

    5,2

    3,8

    2,3

    COMERCIO

    7,7

    0,5

    1,5

    2,3

    1,4

    0,5

    0,5

    0,4

    0,4

    0,3

    -0,4

    -0,7

    -1,2

    OTROS

    6,8

    2,8

    3,1

    3,5

    3,3

    3,1

    3,1

    3,1

    3,1

    3,2

    3,0

    2,8

    2,6

    NOTA: Cálculos con información de las Oficinas de Estadística, al 08-02-99

    FUENTE: I N E I

    Producto bruto interno y el producto nacional per cápita

    PRODUCTO NACIONAL BRUTO

    Un concepto estrechamente vinculado con el PBI es el Producto Nacional Bruto (PNB), el valor total del ingreso que perciben los residentes nacionales en un periodo determinado de tiempo. En una economía cerrada -en el que no se establecen flujos comerciales y de capital con el resto del mundo- el PBI y el PNB son iguales. En toda las economías reales, sin embargo, las dos medidas son distintas, aunque solo lo sean en una pequeña cantidad en algunos países, debido a que en la práctica siempre hay algún sector de la producción interna que es d propiedad extranjera y alguna producción extranjera que se constituye en ingresos para residentes nacionales.

    Examinemos más de cerca la diferencia ente estos dos conceptos. En toda las economías, alguno de los factores de producción son propiedad de extranjeros. Por lo tanto, una parte d ingresos percibidos por el trabajo y capital en la economía en la realidad pertenecen a extranjeros. Esto s puede apreciar con más facilidad cuando la economía interna emplea a trabajadores extranjeros. También es claramente el caso cuando hay extranjeros que son dueños de cierta parte del stock del capital en la economía interna. Al mismo tiempo, pueden haber residentes nacionales que reciban parte de su ingreso del exterior. Ellos mismos pueden trabajar en el extranjero o ser dueños de acciones de compañías extranjeras. El PBI mide el ingreso de los factores de la producción dentro de las fronteras de la nación, sin importar quien perciba el ingreso. El PNB, mide el ingreso de los residentes en la economía, sin importar si el ingreso proviene de l producción interna o de la producción exterior.

    Suponga, por ejemplo, que parte de la producción interna corresponde a un pozo petrolífero no fluye hacia residentes nacionales, sino a su propietario extranjero. Como la producción del petróleo se realiza dentro del territorio del país, es una parte del PBI. Sin embargo, el ingreso por concepto de ese petróleo no se incluye en el PNB del país, sino en el PNB del país donde reside el inversionista petrolero. En consecuencia el PBI del país será mayor que su PNB.

    Esto significa que debemos corregir el flujo circular del ingreso, que se mostró antes en la figura (1), para dejar en claro que parte de producto interno puede fluir hacia extranjeros y parte del ingreso nacional de los residentes internos puede provenir del exterior. El diagrama realizado del diagrama circular en la figura (2) demuestra el fenómeno de que parte de la demanda familiar se satisface con importaciones e tanto que parte de las ventas de las empresas son expor6taciones. Al mismo tiempo parte del ingreso de las compañías se paga factores de la producción en el extranjero mientras que las familias internas reciben parte de su ingreso del exterior.

    Supongamos que ahora un residente de un país, digamos, un ciudadano norteamericano toma un préstamo de un residente de otro país, por ejemplo, un banco japonés; con la finalidad de llevar un proyecto a inversión. El proyecto produce $2 millones de ingreso anual, pero el préstamo de Japón requiere un pago de intereses cada año de $100,000. El ingreso resultante de la inversión para Estados Unidos es entonces de $1,9 millones, en tanto que el ingreso japonés es de $100,000. el proyecto de inversión aumenta el PBI en Estados Unidos equivalente al total de $2 millones, pero un incremento del PNB de sólo $1,9 millones. Por su puesto el PBI japonés no resulta afectado, pero su PNB aumenta en $100,000. Apreciamos de nuevo la diferencia entre el PBI y el PNB desde un ángulo diferente.

    En efecto, hay muchas formas por las cuales el ingreso en un país, puede diferir de su producto. Puede haber extranjeros que sean dueños de una parte de la producción en el interior del país en cuestión (como en el caso del pozo petrolero) o que presten dinero para financiar algún proyecto interno (como el caso del banco japonés), o bien pueden existir trabajadores externos empleados en el interior del país que envíen a su país un porcentaje de sus ingresos laborales. En cada caso parte del producto interno es ingreso para un residente en el extranjero. Aquella porción de la producción interna que pasa a ser ingreso neto percibido por extranjeros debe restarse del PBI para calcular el PNB. Es evidente que, si el balance definitivo el país esta percibiendo ingresos del resto del mundo, en lugar de transferir ingresos al resto del mundo, las ganancias provenientes de otros países deben sumarse al Producto Interno (PBI) para obtener el Producto Nacional Bruto (PNB).

    Figura 2

    Así obtenemos otra importante identidad macroeconómica. Sea el PNF el Pago Neto a Factores nacionales recibido del extranjero (igual a los ingresos residentes nacionales por ganancias en el exterior, préstamos fuera del país y remesas de trabajadores, menos los ingresos de extranjeros en la economía interna). Entonces:

    .......(4)

    Es importante hacer notar que, si los factores nacionales de producción operando en el exterior ganan más que los factores externos de producción operando en la economía nacional (PNF>0), el PNB será mayor que el PBI.

    El cuadro (*) muestra la evolución del PBI y el PNB en los Estados Unidos entre 1980 y 1990. A lo largo de este periodo, el PNB a sido consistentemente más alto que el PBI, porque los pagos factoriales netos a los residentes internos han sido positivos. Sin embargo, la diferencia entre el PBI y el PNB ha venido declinando. Esto refleja el hecho de que los residentes en los Estados Unidos, incluyendo al gobierno estadounidense, contrajeron una deuda importante con el resto del mundo durante la década de los ochenta. En consecuencia, los pagos de intereses a extranjeros se han incrementado en forma abrupta, lo que a causado un declinación de los PNF.

    PNB, PBI y Pagos Netos a Factores en Estados Unidos, 1980-1990 (miles de millones de dólares corrientes)

    Año

    PNB

    PBI

    PNF

    1980

    2,732.00

    2,684.40

    47.60

    1981

    3,052.60

    3,000.50

    52.10

    1982

    3,166.00

    3,114.80

    51.20

    1983

    3,405.70

    3,335.90

    69.80

    1984

    3,772.20

    3,724.80

    47.40

    1985

    4,014.90

    3,974.10

    40.80

    1986

    4,231.60

    4,197.20

    34.40

    1987

    4,515.60

    4,486.70

    28.90

    1988

    4,873.70

    4,840.20

    33.50

    1989

    5,200.80

    5,163.20

    37.60

    1990

    5,463.00

    5,424.40

    38.60

    Cuadro (*)

    PNB PER CÁPITA Y BIENESTAR ECONÓMICO

    El nivel del PNB per cápita, esto es, por persona, es por lo común la vara que se emplea para medir el desarrollo económico de un país. Por lo regular se presume que los países con alto nivel de PNB per cápita -los países ricos- tiene un mayor nivel de bienestar de económico que los países de bajo nivel de PNB per cápita. Una muestra del PBI per cápita, se puede ver en el siguiente cuadro:

    L

    L

    a La medida del PNB per cápita efectivamente transmite una cantidad de información respecto al bienestar económico de los países. Por lo general los países con alto ingreso per cápita tienen también, en promedio, altos niveles de consumo personal, educación y esperanza de vida. Pero también hay importantes limitaciones cuando se utiliza el PNB per cápita como criterio de medida del bienestar económico.

    Producto bruto interno y el producto nacional per cápita

    E

    En primer lugar el PNB mide productos a precios de mercado, no necesariamente al valor social efectivo de la producción. Por ejemplo, algunos tipos de producción sencillamente no se cuentan en las estadísticas oficiales del PNB porque no tiene precio de mercado las transacciones que tienen lugar fuera de la economía monetaria-tales como el trabajo en el hogar y los intercambios vía trueque- típicamente no se cuenta en el PNB, de modo que las estadísticas oficiales del PNB subestiman el ingreso real de la economía. Existen también bienes cuyo valor de mercado exagera su valor social real. Consideremos, por ejemplo, una central que produce electricidad que tiene un precio de mercado pero también produce contaminación. Las estadísticas del PNB también reflejan el precio de mercado de la electricidad menos los costos sociales de la contaminación, en otras palabras una medida correcta del PNB debe sustraer los costos sociales de la contaminación en la producción.

    Segundo, el bienestar económico que se alcanza con un valor dado el PNB depende de los precios de mercado del producto. Supongamos, por ejemplo que dos economías tienen un PNB per cápita de $1,000 cada una, pero que los precios de los productos en la primera son más bajos que en la segunda economía,. Aunque los PNBs son los mismos en ambos países, el bienestar económico real seria mayor en el primer país que en el segundo, porque cada dólar de PNB puede adquirir más bienes y servicios.

    Por supuesto, el establecer comparaciones entre países, la situación es mucho más complicada. Hay literalmente millones de precios individuales en una economía, algunos más altos en el primer país que en el segundo y otros más bajos. Para hacer una comparación entre estos países se requiere tomar un “promedio” de los precios, esto es , construir un índice de precios , a fin de realizar una comparación válida. Y que la construcción de ese índice de precios se realice de modo tal que nos permita comparar niveles de ingreso entre distintos países es una tarea plagada de dificultades técnicas.

    Los investigadores han encontrado que, los precios en los países pobres tienden a ser más bajos que en los países ricos. Por esta razón, las estadísticas oficiales del PNB tienden a exagerar en cierto grado la brecha en el bienestar económico entre países pobres y ricos.

    Consideremos un ejemplo. De acuerdo con los datos oficiales, el PNB per cápita de la india en 1980 fue de $240, mientras que en los Estados Unidos era de $11,360. Esto indica una brecha en el ingreso de 47,3 veces (47,3=$11,360/$240). Sin embargo, en la práctica, el PCI encontró que los precios en la India son sistemáticamente más bajos que en los Estados Unidos, de modo que cada dólar en la India compra más bienes y servicios que un dólar en Estados Unidos. Según las estimaciones del PCI, el ingreso de la India ajustado por diferencias de precios era de $614 en 1980, 2,6 veces más altos que en las estadísticas oficiales. Por supuesto, la India seguía siendo mucho más pobre que Estados Unidos -con una brecha de 18,5 veces- pero no en la magnitud que indicaban los datos directos del PNB.

    Una tercera razón importante de por qué el PNB per cápita puede ser una estimación inexacta del bienestar económico global de un país, radica en que la medida del PNB per cápita no toma en cuanta el grado de desigualdad en al distribución del ingreso en una economía. Pensemos en un hombre con la cabeza en un horno y los pies en un bloque de hielo, y que a pesar de tales condiciones tuviera que reconocer que, "que en promedio la temperatura es agradable". Si la distribución del PNB entre los muy ricos y los muy pobres es extremadamente desigual, la situación política y social de un país muy pobre tenderá a mostrar signos de aguda tensión (e incluso algunos sectores opinarán que la inequidad distributiva es altamente inmoral).

  • VARIABLES REALES VERSUS VARIABLES NOMINALES

  • En el estudio de la macroeconomía, nos interesa realizar comparaciones de las variables macroeconómicas en distintos momentos del tiempo o en diferentes economías al mismo tiempo. Para efectuar comparaciones que tengan significado auténtico, es vital saber si las diferencias en las variables macroeconómicas reflejan diferencias en los precios de los bienes o, por el contrario, diferencias en los volúmenes físicos de bienes. Tomemos, por ejemplo, un aumento del 10% en el PNB per cápita de un año a otro. Este aumento del PNB tiene una interpretación muy diferente si es el resultado de un alza en todos los precios y salarios de 10% (en cuyo caso probablemente no ha habido mayores cambios en las condiciones económicas reales de la población) o si el aumento resulta de un incremento del 10% en la producción física de la economía (en cuyo caso los niveles de vida reales probablemente ha mejorado).

    La Construcción de Índices de Precios

    Los millones de precios y productos de una economía hacen difícil decidir si los cambios en el PNB resultan de variaciones de precios o variaciones de cantidad. Lo que se necesita es una forma de resumir el vasto número de precios y productos en índices simples.

    Consideremos, por ejemplo, el valor agregado del gasto de consumo en la economía. Este es igual a la suma del valor de mercado de los gastos en todos los diversos tipos de bienes de consumo. Supongamos que hay N tipos de bienes de consumo. A cada tipo de bienes corresponde un precio y un volumen físico de consumo. Por tanto, el valor nominal del consumo, designado por PCC, es igual a:

    Calculamos ahora el "precio promedio" de los bienes de consumo construyendo un índice de precios, designado como PC, que es el promedio ponderado de todos los precios de los tipos individuales de bienes de consumo. La forma típica de calcular este índice para el año t (PCt) es como sigue:

    Aquí, las ponderaciones w1, w2,...,wN reflejan la importancia relativa que se le atribuye a los distintos precios individuales. Los precios con una alta ponderación ejercen un efecto sustancial en el índice global de recios. La suma de las ponderaciones es igual a 1. Los precios P10.P20,P30, etc., son los precios de los bienes en un "año base", designado como tiempo 0. El índice de precios resultante se suele llamar índice de precios al consumidor (IPC) o deflactor de precios de consumo.

    Observemos cómo opera este índice de precios. Para el tiempo 0, el "año base", el índice de precios es exactamente igual a 1.0 por construcción, ya que todos los precios son iguales a su valor en el año base. Supongamos que, en el año t, todos los precios son el doble de su valor en el año base es:

    El índice de precios al consumidor en el año t será entonces PCt = 2. En el cálculo del índice, las ponderaciones no varían de un año a otro. Por tanto, el índice de precios en cualquier año dado es un promedio ponderado de los predios es este año relativos al año base, usando un conjunto de ponderaciones constantes.

    El valor real del consumo Ct es entonces igual al valor nominal (de mercado) del gasto de consumo dividido por el deflactor de precios de consumo del año correspondiente:

    Los cambios en el valor real del consumo debe atribuirse a cambios en los volúmenes físicos de consumo de los diversos bienes antes que a cambios en los precios de los bienes.

    En igual forma hemos descrito la construcción de un deflactor para el consumo, es posible construir deflactores para el gasto de inversión (Pt), el gasto gubernamental (PG), las exportaciones (PX) y las importaciones (PM).

    EL PIB REAL

    Es útil poseer una medida dela producción real de la economía, de modo que, cuando cambie el PIB, sepamos si el cambio se debe a los predios o a la producción real para calcular la producción real, visualizamos el PIB de la economía como igual al producto del nivel "promedio" de precios en al economía multiplicado por el nivel de producción real dela economía. Esto es, si partimos con el PIB a los precios corrientes de mercado, podemos hacer el PIB igual al producto del índice de precios P, llamado el deflactor de precios del PIB, y Q, el PIB real (un índice de la producción física):

    La dificultad estriba en como factorizar el PIB nominal entre P y Q de un modo razonable (nótese que P es un deflactor, o índice de precios, para todo el PIB, en tanto que PC es un deflactor de precios sólo para los gastos de consumo).

    El método estándar para construir Q es el siguiente. Partimos con la definición del PIB nominal en la ecuación (**) como la suma de los gastos finales en toda la economía. A continuación, aplicamos los índices de precios para el consumo, la inversión, el gasto gubernamental, las exportaciones y las importaciones, para calcular una serie de tiempo de gastos reales para cada una de estas categorías. Por ejemplo, el gasto de consumo nominal se divide por el índice de precios PC de un año determinado, a fin de encontrar el gasto de consumo real C. De igual forma se encuentran los valores reales I, G, X e IM. Debe notarse que el índice de precios para cada componente del PIB es igual a 1 en el año base, de modo que en este año los gastos nominales y reales son idénticos.

    Una vez que hemos encontrado estos gastos reales, podemos definir el PIB real (designado por Q) como la suma de los gastos reales:

    Después de usar (***) para obtener el producto interno bruto real, Q, podemos computar el deflactor de precios del PIB, P, usando la fórmula (i), que es simplemente un reordenamiento de las ecuaciones anteriores, nuestra fórmula para P es:

    Nótese que calculamos el índice de precios de un modo indirecto, o "implícito". Tomamos primero el PIB nominal y construimos una medida del PIB real, o Q. Después, P se encuentra implícitamente como la razón entre el PIB y Q. Por esto, el deflactor de precios del PIB que resulta suele llamarse el deflactor implícito de precios del PIB.

    Algunos Indicadores Macroeconómicos, Según La Comunidad Andina:Producto bruto interno y el producto nacional per cápita

    Principales indicadores de los países
    de la Comunidad Andina 1993 - 1998
    Producto Interno Bruto
    Actualizados a mayo de 1999

    PRODUCTO INTERNO BRUTO TOTAL
    (Millones de dólares corrientes)

    PAISES

    1993

    1994

    1995

    1996*

    1997*

    1998*

    BOLIVIA

    5 735

    6 487

    6 715

    7 397

    7 967

    8 575

    COLOMBIA

    55 808

    70 152

    80 563

    86 356

    95 925

    98 039

    ECUADOR

    14 540

    16 880

    18 006

    19 157

    19 760

    19 710

    PERU

    40 961

    50 189

    58 897

    60 971

    65 173

    66 942

    VENEZUELA

    80 073

    79 928

    73 298

    92 894

    98 003

    98 863

    COMUNIDAD ANDINA

    197 117

    223 636

    237 479

    266 775

    286 828

    292 129

    PRODUCTO INTERNO BRUTO PERCAPITA
    (Dólares corrientes)

    PAISES

    1993

    1994

    1995

    1996*

    1997*

    1998*

    BOLIVIA

    812

    896

    906

    974

    1 025

    1078

    COLOMBIA

    1 487

    1 826

    2 090

    2 198

    2 396

    2 403

    ECUADOR

    1 324

    1 504

    1 571

    1 638

    1 655

    1 619

    PERU

    1 801

    2 170

    2 503

    2 546

    2 674

    2 699

    VENEZUELA

    3 829

    3 739

    3 355

    4 164

    4 303

    4 254

    COMUNIDAD ANDINA

    1 987

    2 206

    2 310

    2 545

    2 683

    2 681

    PRODUCTO INTERNO BRUTO REAL TOTAL
    (Tasa de crecimiento anual de los valores constantes)

    PAISES

    1993

    1994

    1995

    1996*

    1997*

    1998*

    BOLIVIA

    4,3

    4,7

    4,7

    4,1

    4,2

    4,7

    COLOMBIA

    5,4

    5,8

    5,8

    2,0

    2,8

    0,6

    ECUADOR

    2,0

    4,3

    2,3

    2,0

    3,4

    0,4

    PERU

    6,4

    13,1

    7,3

    2,5

    7,2

    0,7

    VENEZUELA

    0,3

    -2,3

    3,7

    -0,2

    5,9

    -0,7

    COMUNIDAD ANDINA

    2,8

    2,7

    4,7

    1,2

    4,8

    0,2

    PRODUCTO INTERNO BRUTO AGROPECUARIO
    (Tasa de crecimiento anual de los valores constantes)

    PAISES

    1993

    1994

    1995

    1996*

    1997*

    1998*

    BOLIVIA

    4,1

    6,7

    1,4

    3,6

    4,9

    3,0

    COLOMBIA

    3,2

    0,9

    3,8

    0,2

    -0,1

    0,8

    ECUADOR

    -1,7

    3,9

    3,2

    3,5

    4,1

    -1,4

    PERU

    10,4

    14,9

    5,2

    4,9

    3,8

    0,7

    VENEZUELA

    -2,7

    -1,1

    -0,5

    2,0

    2,5

    -0,7

    COMUNIDAD ANDINA

    2,1

    3,0

    2,8

    1,9

    1,9

    0,3

    PRODUCTO INTERNO BRUTO MANUFACTURERO
    (Tasa de crecimiento anual de los valores constantes)

    PAISES

    1993

    1994

    1995

    1996*

    1997*

    1998*

    BOLIVIA

    4,1

    5,4

    6,8

    3,9

    4,2

    4,0

    COLOMBIA

    1,7

    1,6

    2,6

    -2,7

    2,5

    -0,5

    ECUADOR

    6,9

    6,9

    6,9

    4,1

    5,4

    2,5

    PERU

    4,8

    17,7

    5,2

    2,4

    6,0

    -3,0

    VENEZUELA

    -0,7

    -2,4

    7,9

    -3,0

    5,2

    -3,9

    COMUNIDAD ANDINA

    1,4

    2,1

    5,6

    -1,4

    4,4

    -1,9

    FORMACION BRUTA DE CAPITAL FIJO
    (Tasa de crecimiento anual de los valores constantes)

    PAISES

    1993

    1994

    1995

    1996*

    1997*

    1998*

    BOLIVIA

    2,6

    -8,0

    13,8

    12,4

    11,6

    7,0

    COLOMBIA

    36,3

    21,8

    6,8

    -6,6

    2,3

    -9,2

    ECUADOR

    1,1

    4,5

    5,3

    1,8

    4,0

    6,3

    PERU

    12,4

    31,3

    19,1

    -4,6

    17,4

    5,6

    VENEZUELA

    -3,3

    -18,1

    -0,5

    -6,3

    19,3

    -4,9

    COMUNIDAD ANDINA

    14,8

    9,9

    7,7

    -4,7

    9,0

    -3,0

    PARTICIPACION SECTORIAL EN EL PRODUCTO INTERNO BRUTO (PIB)
    SECTOR AGROPECUARIO RESPECTO AL PIB
    (Porcentaje)

    PAISES

    1993

    1994

    1995

    1996*

    1997*

    1998*

    BOLIVIA

    14,5

    15,3

    13,8

    12,8

    13,3

    13,0

    COLOMBIA

    13,6

    12,9

    12,7

    11,4

    12,0

    11,7

    ECUADOR

    12,1

    11,7

    11,9

    11,9

    11,9

    11,9

    PERU

    7,5

    7,5

    6,9

    7,2

    7,1

    7,1

    VENEZUELA

    5,3

    5,1

    5,2

    4,2

    4,1

    4,6

    PARTICIPACION SECTORIAL EN EL PRODUCTO INTERNO BRUTO (PIB)
    SECTOR MANUFACTURERO RESPECTO AL PIB
    (Porcentaje)

    PAISES

    1993

    1994

    1995

    1996*

    1997*

    1998*

    BOLIVIA

    16,8

    16,6

    17,1

    17,5

    17,3

    17,4

    COLOMBIA

    20,0

    19,6

    18,8

    17,5

    18,1

    17,8

    ECUADOR

    24,0

    23,9

    23,1

    23,7

    23,4

    23,6

    PERU

    22,8

    23,0

    22,7

    22,2

    22,4

    22,3

    VENEZUELA

    17,6

    17,2

    17,1

    17,8

    16,1

    14,9

    PARTICIPACION SECTORIAL EN EL PRODUCTO INTERNO BRUTO (PIB)
    SECTOR SERVICIOS RESPECTO AL PIB
    (Porcentaje)

    PAISES

    1993

    1994

    1995

    1996*

    1997*

    1998*

    BOLIVIA

    56,3

    56,6

    55,1

    53,5

    54,3

    53,9

    COLOMBIA

    51,3

    52,4

    53,2

    54,8

    54,0

    54,4

    ECUADOR

    50,3

    45,7

    46,5

    51,2

    48,8

    50,0

    PERU

    57,2

    55,0

    54,9

    50,0

    52,4

    51,2

    VENEZUELA

    55,5

    55,7

    57,7

    50,8

    57,1

    63,2

    PARTICIPACION SECTORIAL EN EL PRODUCTO INTERNO BRUTO (PIB)
    EXTRACCION DE PETROLEO Y GAS RESPECTO AL PIB
    (Porcentaje)

    PAISES

    1993

    1994

    1995

    1996*

    1997*

    1998*

    BOLIVIA

    2,0

    0,9

    1,0

    1,0

    1,0

    1,0

    COLOMBIA

    N.D

    3,9

    4,4

    5,2

    4,8

    4,5

    ECUADOR

    7,9

    7,8

    7,9

    7,8

    7,9

    6,0

    PERU

    0,7

    0,6

    0,5

    0,6

    0,5

    0,6

    VENEZUELA

    14,5

    16,3

    14,5

    21,5

    16,7

    10,5

    (*) Cifras provisionales

    Estadísticas macroeconómicas y sociales

    La evolución de las economías andinas y su competitividad

    Secretaría General de la Comunidad Andina, Septiembre de 1999

    Con base en el Documento SG/di 196
    "Indicadores macroeconómicos relacionados con la Competitividad en la Comunidad Andina".

    El concepto de competitividad está ligado al de eficiencia. No son sinónimos pues el primero comprende otros elementos adicionales como dinamismo e innovación constante. Sin embargo, es evidente que un requisito para que se califique una empresa o una economía nacional, como competitiva es que sea eficiente.

    A nivel macroeconómico, el concepto de eficiencia se fomenta procurando que en la medida de lo posible, sea el mercado quien determine los precios. Además otros factores, como un sistema jurídico sólido que garantice a sus ciudadanos un ambiente adecuado para el desarrollo de sus actividades y una administración pública transparente y no sobre dimensionada, son también decisivos en crear un entorno adecuado para que una economía opere eficientemente y por ende tenga un crecimiento sólido y sustentable.

    Resulta, por tanto, difícil imaginarse como economías competitivas, a países autárquicos o donde las relaciones productivas se basen mayoritariamente en precios irreales. En los casos anteriores la asignación de recursos muy posiblemente no será la más adecuada para producir el máximo bienestar y consecuentemente no estarán en posición de competir con países que operan con mayor productividad.

    Vale la pena aclarar que un proceso de integración moderno no se rige bajo un principio aislacionista justamente para evitar fomentar economías no competitivas. No está claro tampoco como podría imperar un principio así en un mundo donde las interrelaciones son cada vez más estrechas en todos los ámbitos.

    Es por eso que el modelo de integración de la Comunidad Andina se fundamenta en lo que se conoce como regionalismo abierto, que ve el proceso de integración como el medio más adecuado para insertarse mejor dentro del concierto internacional.

    Los resultados de una economía sana se reflejan claramente en su apertura al mundo y la estabilidad de los indicadores fundamentales (tasa de crecimiento, inflación, tipo de cambio, tasa de interés, resultado en cuenta corriente en balanza de pagos y equilibrio presupuestario).

    El presente documento contiene un conjunto de indicadores que aún cuando no se los podría calificar directamente, salvo uno o dos, como índices de competitividad, si aportan, desde el ángulo macroeconómico, elementos válidos para la construcción de una apreciación general y de largo plazo, de la competitividad de la economías andinas.

    Este es solo un primer ensayo de la Secretaría General de la Comunidad Andina elaborado con la utilización de la base de datos estadística que dispone, que por las áreas de concentración tradicionales de la Institución, tiene obvias limitaciones que se reflejan en el documento. Esto deberá ser objeto de una corrección en el corto plazo.

    Crecimiento del PIB

    La tasa de crecimiento del PIB (real) nos ofrece un primer indicador para aproximarnos al concepto de competitividad. Mayor crecimiento y sobre todo la sustentabilidad en el tiempo, permitirían suponer que se trata de una economía competitiva, aunque especialmente para el caso de economías pequeñas, deberá relacionarse con la apertura comercial que tenga la economía en cuestión con el mundo.

    Como se puede apreciar en los gráficos de las tasas de crecimiento del PIB y de variabilidad de cada país con respecto al promedio de la Comunidad Andina (CAN), hasta el primer lustro de la década de los años 70, los países miembros de la CAN logran de manera constante mantener una tasa de crecimiento anual promedio simple superior al 5%.

    Producto bruto interno y el producto nacional per cápita

    Es interesante destacar que en este período, tanto la estabilidad de la tasa de crecimiento promedio como su comportamiento individual es muy similar en todos los países. Estadísticamente, la variabilidad de la tasa de crecimiento del PIB con respecto al promedio de la CAN es muy baja para todos los países (1) , a saber, durante este período, Ecuador se ubica por debajo del promedio en -1% durante el primer quinquenio de los 60 para luego, presentar una mayor tasa de crecimiento con respecto al conjunto de los países andinos de 1.2% en el primer lustro de los 70. En este lapso de tiempo, Bolivia y Perú se mantuvieron muy cerca del promedio y Colombia y Venezuela se caracterizaron por una baja variabilidad, en particular entre 1966 y 1975.

    A finales de los años 70 ya es notoria la declinación en el ritmo de crecimiento evidenciando el agotamiento del modelo cepalino de sustitución de importaciones que todos los países miembros mantenían y cuyas consecuencias, tal vez no por su concepción sino más por su aplicación, devinieron en la conformación de economías poco competitivas a nivel internacional. La década de los años 1980 etiquetada justamente como la década perdida para América Latina repercute en todos los países andinos, a excepción de Colombia (2) , que aunque ve bajar su ritmo de crecimiento sigue siendo positivo. Desde entonces la dispersión entre las tasas de crecimiento reales de los países andinos se incrementa notablemente e impera un escenario mucho más volátil.

    Entre 1976-80, la tasa de crecimiento de cada país empieza a variar significativamente con respecto al promedio de la CAN. En la década de los ochenta, las economías andinas, en promedio, apenas crecieron (3) . En la década de los noventa, los países retoman su crecimiento aunque a un ritmo menor a las décadas de los sesenta y setenta. Este comportamiento viene acompañado de elementos de variabilidad cuando ésta se incrementa desde niveles de 1.4% que había registrado en la buena parte de la décadas de 1960 y 1970 al 2.6% .

    La evolución de la variabilidad se explica tanto por las consecuencias de los reajustes que comenzaron a introducir los países para adecuar su modelo de desarrollo como por un contexto, que a nivel mundial ya comenzaba a caracterizarse como mucho más volátil, especialmente con la expansión e integración de los mercados de capitales.

    Producto bruto interno y el producto nacional per cápita

    Destaca Bolivia, que luego de las reformas que llevó a cabo entre 1985-86, pudo entrar desde 1993 en un período de crecimiento muy sostenido. El segundo país con menor volatilidad era Colombia cuya situación se ha deteriorado marcadamente desde 1996. El resto de los países se han visto sujeto a altos y bajos muy pronunciados.

    El crecimiento de una economía y su sustentabilidad en buena medida está relacionado con el grado de inversión que los nacionales y extranjeros realizan. Además no debe escaparse que un ritmo de inversión alto supone la renovación de los procesos productivos y por tanto es esencial para construir una economía competitiva.

    Inversión

    La confianza de los agentes económicos se traduce en las decisiones de inversión, que se pueden observar cuantitativamente en tres variables: la formación bruta de capital fijo, como concepto amplio y que abarca toda la inversión en la economía en un año determinado; el volumen de inversión extranjera, que tiene particular trascendencia para las economías pequeñas pues generalmente trae consigo tecnología avanzada; y la importación de bienes de capital, que por la limitada producción nacional es particularmente relevante para los países andinos.

    Sin duda las decisiones de inversión (del sector privado) están relacionadas con horizontes de mediano y largo plazo y en ese sentido significan una apreciación no solo de las oportunidades que pueden detectarse en un momento dado dentro de una economía, sino sobre todo de la confianza en las perspectivas futuras de esta última.

    Si se observa el comportamiento del indicador de Formación Bruta de Capital Fijo total (expresado como porcentaje del PIB), como regla general no se ha recuperado el ritmo de inversión que tenían las economías andinas en la década de los años ochenta. Evidentemente aquí podría reflejarse la declinación de la inversión pública y aunque posiblemente se ha incrementado la inversión privada no ha sido posible compensar dicha declinación. Es preocupante el poco nivel de inversión en los Ecuador y Venezuela así como en Bolivia, que aunque ha incrementado notablemente para este último, desde finales de los años 80, aún resulta bajo.

    Producto bruto interno y el producto nacional per cápita

    La inversión extranjera directa -IED- ( parte de la FBKF) se ha incrementado sustancialmente desde 1994 para los países andinos sin duda en el marco del crecimiento del flujo de IED para los países en desarrollo en general que ha marcado la presente década.

    Producto bruto interno y el producto nacional per cápita

    Llama la atención dentro de la CAN, el caso de Bolivia. En el período 1990-1998 con la salvedad de 1993 y 1994, es el país que obtiene la mayor IED en términos relativos (como porcentaje de su PIB) que el resto de sus socios andinos. Dicha inversión está concentrada principalmente en proyectos relacionados básicamente con la explotación y transporte de gas licuado de petróleo y alcanza niveles sumamente altos, que en los dos últimos años se acercan del 10% del PIB (55% de la FBKF). No cabe la menor duda que la IED ha sido determinante para que Bolivia haya podido mantener un crecimiento positivo y sostenido en los últimos años.

    Perú y Colombia, siguen a Bolivia, como países receptores de IED dentro de la Comunidad Andina, y ello principalmente debido a los ingresos por procesos de privatización. Ecuador que no ha desarrollado este tipo de esquemas igualmente se ha beneficiado de un mayor flujo de IED que se ha mantenido relativamente estable desde 1993 entre 2.5 y 3.2% del PIB.

    Al revisar el volumen (en divisas ) que representa la importación de bienes de capital se verifica que existe una estrecha vinculación con la IED. Resalta el caso boliviano que registra un nivel de importaciones de este tipo de bienes muy superior al promedio andino, durante casi toda la década.

    En conclusión en este apartado se puede ver que la tendencia en las economías andinas, ha sido ver disminuir su ritmo de inversión registrado en la décadas de 1970 y 1980. El repunte de la IED ha ayudado particularmente a Bolivia a elevar notablemente su nivel de inversión y sustentar su crecimiento en esta década. En el resto de países la IED también ha registrado un desempeño favorable, aunque en los casos de Perú y Colombia, impulsada fundamentalmente por los ingresos de privatizaciones en los últimos años. La importación de bienes de capital, nuevamente en término relativos le sitúa en una posición envidiable a Bolivia con respecto a sus socios andinos.

    Cabe entonces preguntarse si con los actuales niveles de inversión se podrá construir economías competitivas en el mediano y largo plazo. Está claro que recuperar los niveles de inversión históricos es una necesidad imperiosa. Para el efecto no bastará simplemente crear mecanismos atractivos para la inversión nacional y extranjera, sino sobretodo completar las reformas estructurales que promuevan un equilibrio macroeconómico en todos los países, que en fondo es el mejor atractivo de todos.

    Comercio internacional

    Tal vez donde más resalta la competitividad de una economía pequeña es en su comercio exterior.

    En general durante el período 1990-1998, se ha visto el proceso de apertura comercial, cuando las importaciones de bienes se incrementaron en 4% del PIB en promedio para los países andinos. Naturalmente que no todos los países tienen el mismo grado de apertura: Bolivia y Ecuador, como podría esperarse por el tamaño de sus economías, tienen los indicadores más altos, superiores al 20% del PIB, en los últimos dos años.

    Producto bruto interno y el producto nacional per cápita

    La mayor expansión de importaciones en el período indicado, se ha dado para los dos países antes mencionados, que son las economías que realizan las mayores importaciones de bienes de capital (en términos relativos). Sin embargo, es claro que lo anterior no explica totalmente dicha expansión pues mucho tiene que aportar el crecimiento de la importación de bienes duraderos.

    Producto bruto interno y el producto nacional per cápita

    El hecho que exista una muy importante apertura comercial en todos los países andinos verifica el abandono del modelo de sustitución de importación. Las industrias locales que pudieron sobrevivir lo han hecho volviéndose más eficientes - competitivas - y se ha provocado importantes reasignaciones de recursos al interior de cada economía.

    El otro lado de la medalla es el efecto en las exportaciones. Menores aranceles y restricciones a la importación de insumos y bienes de capital, eventualmente deberían conducir al desarrollo de exportaciones no tradicionales.

    En economías cuyas estructura de exportaciones giran alrededor de los productos básicos, el efecto anterior ciertamente no es inmediato pues hay un proceso gradual de reasignación de recursos dentro de las economías y por ende no se puede reflejar de inmediato en el grado exportador de cada país.

    Producto bruto interno y el producto nacional per cápita

    Cada país tiene un diferente grado exportador. Tomando como medida las exportaciones sobre el PIB, destaca en el límite superior Ecuador y Venezuela (los dos países exportadores de petróleo) y en el inferior está Perú, que realmente no ha visto incrementar su grado exportador en esta década.

    Colombia ha visto descender su grado exportador desde 1990 casi 5 puntos del PIB y Bolivia ha oscilado en alrededor del 15%.

    Aquí justamente entra la especial relevancia del proceso de integración andina que ha permitido la construcción de un mercado ampliado cada vez más importante para colocar exportaciones no tradicionales y especialmente de productos manufacturados de alto valor agregado.

    No quiere esto decir que el objetivo de la integración comercial es crear un mercado cautivo mediante protecciones altas, pues en la actualidad el nivel tope del Arancel Externo Común es del 20% (4) (a excepción de muy pocos productos sujetos al sistema andino de franjas de precios y los vehículos), sino permitir que los exportadores locales desarrollen en una primera etapa industrias eficientes gracias a las economías de escala y la creciente movilidad de factores que ofrece la subregión.

    De esta manera se fomenta industrias competitivas que sin mayores problemas podrán expandir sus ventas a terceros países en el corto y mediano plazo, si no lo han hecho ya.

    La importancia del mercado andino ha crecido sustancialmente en los años 90. Si se relacionado el intercambio subregional con el total (mundo) se puede apreciar que el primero ha pasado entre 1990 y 1998, del 5% (que prácticamente no había superado desde 1970) al 12%.

    Producto bruto interno y el producto nacional per cápita

    Es la estructura de las exportaciones intracomunitarias lo más interesante. En ella prima bienes manufacturadas, en tanto que en las exportaciones destinadas al resto del mundo están constituidas fundamentalmente por productos básicos, cuyo incremento ocasional no se debe a incrementos paralelos en la productividad, sino a las fluctuaciones de los precios internacionales de los productos básicos.

    Tomando la clasificación CIIU, las exportaciones de productos manufacturados que en 1990 y 1991 significaban alrededor del 80% del comercio intracomunitario, han incrementado su participación en 10% adicional para 1998.

    Producto bruto interno y el producto nacional per cápita

    Si se realiza un ajuste grueso, para excluir productos manufacturados de poco valor agregado (primera transformación), se puede afirmar que el comercio intracomunitario sigue manteniendo una proporción muy alta del comercio en bienes manufacturados no básicos o de mayor valor agregado, los cuales se han incrementado del 43% al 58% en el mismo período analizado.

    Utilizando esta última definición, sobresale Colombia para quien durante el período señalado, este tipo de exportaciones representó en promedio alrededor 70% de sus exportaciones intracomunitarias. En el extremo opuesto está Bolivia con menos de 10% en 1997 y 1998.

    Producto bruto interno y el producto nacional per cápita

    Nótese además, que para Colombia, Ecuador y Venezuela, las exportaciones de manufacturas de mayor valor agregado han crecido más rápido en el mercado intracomunitario que con el resto del mundo. En estas exportaciones la significación del mercado intracomunitario respecto al resto del mundo ha aumentado para los tres países mencionados. En efecto para Ecuador han pasado, entre 1990 y 1998, del 37 al 133% y para Colombia y Venezuela del 18 al 77%.

    Producto bruto interno y el producto nacional per cápita

    Resulta muy importante fomentar este comercio pues por lo señalado anteriormente puede constituir un paso muy importante para desarrollar un sector exportador competitivo a nivel mundial.

    Un mayor comercio intracomunitario significa que los desequilibrios de un país se transmitan más rápidamente a otro, vía contracción de la demanda externa, y por la naturaleza de los bienes involucrados sus efectos se sentirán especialmente en el nivel de empleo del sector moderno. Esto parece ser lo sucedido en los últimos meses de 1998 y los primeros de este año.

    La apertura comercial, ha traído por otra parte una reducción en el margen de cobertura de las exportaciones frente a las importaciones, es decir un deterioro marcado de la balanza comercial, para todos los países salvo Venezuela, que ha sufrido muy marcados altos y bajos en su grado de importaciones y que por otra parte tiene un gran volumen de exportaciones petroleras.

    Producto bruto interno y el producto nacional per cápita

    Esto ha tenido implicaciones directas en el resultado en cuenta corriente de Balanza de Pagos y su viabilidad en el largo plazo está condicionada a generar mayores exportaciones mediante la adaptación y conversión del sector exportador al mercado internacional, es decir en el incremento de la competitividad de este sector.

    Producto bruto interno y el producto nacional per cápita

    Para ello se requiere entre otros factores como se señaló anteriormente, lograr y preservar el equilibrio macroeconómico en cada país. En este campo también creemos que el proceso de integración puede aportar sustancialmente, no solo a través de la concesión de créditos por parte de los organismos comunitarios de financiamiento (Fondo Latinoamericano de Reservas y CAF) sino mediante el desarrollo de una agenda de política de armonización macroeconómica que reconozca las externalidades que la estabilidad de un país tiene para con sus vecinos sino además aporte con mecanismos comunitarios para enfrentar shocks externos y refuerce el ahorro interno.

    De esta manera estamos seguros podremos continuar trabajando en la transformación de los sectores productivos a sectores modernos, eficientes y competitivos sobre los cuales se pueda construir un desarrollo económico equitativo y sustentable.

    1Salvo tal vez para Ecuador que por adquirir su condición de país petrolero a principios de la década de los años 70, registra un crecimiento muy elevado.

    2Que por registrar un endeudamiento externo muy moderado no se vio involucrada en la crisis general.

    3En términos per cápita la tasa de crecimiento es negativa

    4Actualmente está en proceso de estudio propuestas para reducirlo y hacerlo menos disperso.

    BIBLIOGRAFIA

    * SACHS JEFFREY - LARRAIN FELIPE

    Macroeconomía. En la Economía Global

    Prentice Hall

    México 2da. Edición.

    • BRANSON WILLIAN H.

    Macroeconomía. Teoría de Política

    Fundacao Clouste Gulbenkian

    Lisboa. 3ra. Edición 1996.

    • DORNBUSCH RUDIGER

    Macroeconomía

    Mc, Graw Hill

    México. 6ta. Edición 1996.

    • Documentos extraídos de Internet.

    • Periódico Comercio.

    FAMILIAS

    EMPRESAS

    Trabajo y Capital (Insumos)

    Bienes y Servicios (Productos)

    Ingreso = salarios + renta del capital =1,000 millones de dólares

    Compras

    1,000 millones de dólares

    EMPRESAS

    FAMILIAS

    Trabajo y Capital

    Compras

    Bienes y Servicios

    salarios + renta del capital

    Exportaciones

    Compras

    Trabajo y capital del exterior

    Pago a Factores de la Producción

    Pago a Factores de la Producción

    Ingreso del Capital y Trabajo Empleado en el Exterior

    Compras

    Trabajo y Capital

    Importaciones

    Compras totales por los clientes internos = Ingresos totales de las empresas = Salarios + Renta del Capital + Compras entre empresas

    Demanda final = Valor Agregado = Salarios + Renta del Capital

    Producto bruto interno y el producto nacional per cápita

    Producto bruto interno y el producto nacional per cápita

    Q = C + I + G + (X - IM)

    Producto bruto interno y el producto nacional per cápita

    PIB = PQ

    Ct = (Gasto de consumo nominal)/PCt = PCtCt/PCt

    P1t/P10 = P2t/P20 = P3t/P30...= PNtt/PN0 = 2

    Producto bruto interno y el producto nacional per cápita

    PCC = P1C1 + P2C2 + P3C3 + ...+ PNCN