Producción del lenguaje

Psicolingüística. Planificación. Formulación. Articulación. Mensajes. Marcadores. Lexicalización. Entonación. Fonología

  • Enviado por: Personal Laboral
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad

TEMA 8

LA PRODUCCION DEL LENGUAJE

I.- INTRODUCCION.

¿Qué hacen las personas para decir aquello que han pensado decir?

Responder a esto entraña una gran dificultad principalmente por cuestiones metodológico. Lo que el investigador aborda en el estudio de la producción es un proceso que sólo es observable en si última fase. A diferencia de lo que ocurre con la compresión, el investigador no puede ahora manipular o controlar de forma exhaustiva todas las variables que influyen en las ideas, creencias o motivaciones del hablante ni restringen los tipos de respuestas.

De lo que sí dispone es de un output o cadena de sonidos que constituyen el habla - o la secuencia de signos gráficos en la escritura - que sí es directamente observable y, por tanto, medible, pese a la dificultad de métodos observacionales en situaciones no controladas.

II.- LA ACTIVIDAD DE PRODUCCION DEL LENGUAJE COMO OBJETO DE LA

INVESTIGACION PSICOLINGUISTICA: UNA CARACTERIZACION GENERAL.

¿ Es el habla un proceso directo que basta con saber que es lo que se quiere decir para que las ideas se conviertan automáticamente en "palabras"?

Durante la actividad del habla los sujetos seleccionan el contenido de sus mensajes a partir de representaciones previamente activadas o disposiciones en su memoria de trabajo; es así que la actividad del habla se asienta en un primer momento en procesos cognitivos y motivacionales que no son específicos de la actividad lingüística. Para que el proceso de comunicación sea eficaz deben utilizarse combinaciones de signos lingüísticos es decir, construir oraciones significativas y gramaticalmente aceptables, pero además cuando se habla se habla para algo, de ahí que a la actividad que llamamos habla es, además de un proceso cognitivo y lingüística, es una actividad instrumental y de interacción social. En definitiva la producción del lenguaje debe ser interpretada también como un proceso comunicativo con repercusiones sociales.

La producción del lenguaje puede ser identificadas como aquella actividad gracias a la cual los sujetos pueden expresar contenidos e intenciones comunicativas mediante la construcción de combinaciones regladas de signos lingüísticos.

¿Qué procesos intervienen y permiten dar forma lingüística a nuestras ideas?.

* En la década de los cincuenta interpretaron el proceso de la producción verbal de dos formas: a) por un proceso markoviano o b) como una conducta operante.

* En los años 60 se interpretó como un proceso de transformación de las estructuras profundas en estructuras superficiales.

* En los años 70 se analizar los tipos de representaciones y los mecanismos subyacentes a la producción del lenguaje. También se pusieron en marcha programas sistemáticos de investigación empírica basados en la observación del habla espontánea.

* En los años 80 se estudian procesos como los de lexicalización y organización fonológica de los mensajes.

Salvo en los marcos asociacionistas y conductistas radicales, las explicaciones psicológicas de la producción del lenguaje han tendido a diferenciar distintos componentes funcionales o fases. (W. James y Wundt)

Los psicolingüístas de inspiración cognitiva distinguen 3 fases o componentes de procesamiento distintas en la producción del lenguaje.

Según el modelo de Levelt (1989) -Pag. 538- :

La primera fase se denomina Fase de planificación o conceptualización; engloba una serie de actividades o procesos de carácter intencional, aunque no necesariamente consciente, su resultado es el mensaje prelingüístico.

la segunda fase que implica la utilización de una lengua y una gramática concreta, se denomina fase de codificación lingüística del mensaje o de formulación y culmina en el plan fonético o representación de la serie ordenada de unidades lingüísticas mínimas que componen la oración.

La fase final del proceso o fase e = de articulación es necesaria cuando producimos lenguaje externo dirigido a otros y no a nosotros mismos. A la ejecución motora del plan motor de dicho acto se denomina "producción del habla”.

Cuando se analizan conjuntamente estas tres fases resulta obvio que la producción del lenguaje es una actividad que exige la participación de componentes de información y de procesamiento muy distintos entre sí (comunicativos, conceptuales, gramaticales, motores). Ahora bien, ¿Cuales de estos componentes deben ser incorporados a una teoría psicolingüística de la producción verbal? ¿Debe ésta dar cuenta de todos los factores y procesos lingüísticos y no lingüísticos o únicamente la información propiamente lingüística?.

Hay varias alternativas teóricas: Funcionalistas versus formalistas; Tradición psicológica versus tradición lingüística.

la posición funcionalista enfatiza que el habla es un acto intencional e instrumental que implica elementos extra lingüísticos; la posición formalista interpreta que los procesos responsables de la formulación de los mensajes son procesos computacionales distintos e independientes de los implicados en la decisión intencional de realizar un determinado acto de habla.

También hay diferencias entre modelos de producción de oraciones o enunciados individuales y los modelos de producción de discursos complejos: los primeros centran su atención en el análisis de respuestas relativamente independientes del contexto en la línea que sobre los psicolingüístas ejerció la gramática generativa de ChomsKy.

Desde los años 70 existe un interés creciente por la elaboración de modelos de producción de secuencias multioracionales o discursos. Estos modelos se basan en el supuesto de que la necesidad de encadenar oraciones en un discurso comporta operaciones y tipos de información que en ningún caso quedan recogidos en un modelo de producción de oraciones. También estos modelos tienden a utilizar la simulación con ordenadores como metodología preferente en la contrastación de sus hipótesis, lo cual les acerca más a la investigación de la Inteligencia Artificial que a la psicología experimental.

III.- PROCESOS INICIALES DE LA PRODUCCION DE ORACIONES: LA PLANIFICACION CONCEPTUAL DE LOS MENSAJES.

La producción del lenguaje puede interpretarse como una forma compleja de actividad en cuya ejecución cabe distinguir tres fases o niveles de procesamiento:

• Procesos iniciales o de planificación conceptual.

• Procesos intermedios o de codificación lingüística.

• Procesos periféricos o de articulación.

las operaciones conceptuales de la fase inicial implican por parte del sujeto, de un cierto significado y de una cierta intención comunicativo. Son operaciones no específicamente lingüísticas. Es significado e intención comunicativa. Ese significado e intención comunicativa deben poder ser identificados y reconocidos por el interlocutor a través de una cadena hablada o escrita.

las cuestiones que se plantean son: ¿Como se generan las representaciones semánticas e intencionales que constituyen el contenido de los mensajes? ¿ a través de que proceso esas representaciones prelingüísticas o significados intencionales se transforman en enunciados gramaticales que permiten su expresión eficaz en el lenguaje natural?.

la tarea principal de los psicolingüísticas será la de explicar microgenéticamente la construcción de enunciados lingüísticos a partir de intenciones comunicativas definidas previamente: sin embargo ello no debe confundirse con la pretensión de explicar la génesis de las intenciones comunicativas de las mismas.

Por definición todo enunciado expresa o realiza un significado o intención comunicativa pero la proposición inversa no resulta igualmente aceptable, es decir, no es verdad que cada significado o intención comunicativa se realice mediante un único enunciado lingüístico.

El paso de la representación conceptual del mensaje a la formulación de los enunciados lingüísticos no siempre es un paso directo. Las representaciones del significado global de los mensajes no son sino representaciones de un texto-base en torno al que se va a estructurar el discurso y, por ello, deben ser transformadas en representaciones más 0 menos específicas. Sólo cuando son muy concretas permiten predicar algo acerca de algo y entonces cabe decir que están en condiciones de servir como entrada a los procesos de codificación lingüística propiamente dicha.

La codificación lingüística de los mensajes requiere de la elaboración de representaciones individuales de significado intencional cuya estructura formal debe poder asimilarse, a grandes rasgos, a la que se define a través del concepto de "proposición".

Levelt (89) señala que las representaciones o lenguajes preverbales son, en lo esencial, representaciones que contienen información acerca tanto de los referentes del mensaje como de sus predicados básicos. al analizar los procesos de conceptualización cabría hablar:

1º de los procesos de macroplanificación del mensaje. (P 546)

2º De los procesos de microplanificación.

El resultado final de la ejecución coordinada de los procesos de macro y microplanificación es para Levelt, la representación denominada mensaje preverbal de la oración.

Schlesinger (1977) analizó también algunas condiciones estructurales y funcionales de las representaciones o mensajes preverbales durante las fases iniciales de la producción, para este autor estas representaciones se denominan marcadores de entrada. Estos deben ser entendidos como representaciones compuestas por unidades protoverbales, relativas. a elementos y a relaciones entre elementos, que contienen información conceptual pero que no son en sí mismas palabras.

Además estas representaciones se transformarían en oraciones mediante la simple aplicación, por el hablante, de reglas de realización similares a las propuestas por las gramáticas generativas.

El modelo de Schlesinger incluye, además de los marcadores de entrada (I-markers) reglas gramaticales cuya utilización permite al hablante realizar eficazmente los siguientes procesos de codificación.

a) Encontrar el item adecuado para cada elemento protoverbal.

b) asignar una categoría gramatical a cada elemento protoverbal.

c) asignar una posición relativa a cada elemento protoverbal.

d) Introducir afijos flexivos y términos funcionales.

e) Imponer un contorno de entonación adecuado;

f) convertir la secuencia generada por la realización de las reglas a - d en una forma propiamente fonológica que pueda servir de entrada al sistema de procesamiento articulatorio.

La conversión de los elementos protoverbales contenidos en los marcadores de entrada en palabras reciben el nombre de proceso de lexicalización (regla a), las reglas b, c y d se denominan reglas de relación y d también reglas de concordancia o las reglas de entonación son responsables de e y las reglas fonológicas.

Los marcadores de entrada de Schlesinger (77) al igual que los mensajes preverbales de Levelt (89) constituyen representaciones funcionalmente intermedias entre los contenidos o intenciones seleccionadas en la fase de conceptualización y las representaciones sobre las que operan los procesos de codificación o codificación lingüística.