Producción capitalista

Capitalismo. Características. Fuerzas productivas. Manufactura. Libre competencia. Mercantilismo. Gran Depresión

  • Enviado por: Andres Chacon
  • Idioma: castellano
  • País: Bolivia Bolivia
  • 18 páginas
publicidad
cursos destacados
Mercados Financieros e Inversiones
Mercados Financieros e Inversiones
Juan Diego Gómez en está compilación de videos habla y analiza escenarios claves de los mercados financieros y de...
Ver más información

Marco Lógico para Proyectos Sociales
Marco Lógico para Proyectos Sociales
Curso práctico para aprender a formular o evaluar proyectos sociales usando la metodología de Matriz de Marco...
Ver más información

publicidad

MODOS DE PRODUCCIÓN CAPITALISTA

ANTECEDENTES.

En los últimos siglos del feudalismo se dieron una serie de cambios importantes que sustituirían la estructura feudal dominante por una nueva: LA CAPITALISTA.

ALGUNOS DE ESTOS CAMBIOS FUERON:

  • Ampliación de la producción y productividad en los centros artesanales: los Burgos, antecedentes de las ciudades.

  • Amplio desarrollo del comercio basado en la productividad de mercancía que ya se realizaba en las ciudades.

  • Desarrollo del capital comercial que concentraban recursos para ampliar la producción y el comercio.

  • El desarrollo en Inglaterra de lo que Marx llamó “acumulación del capital”.

  • Desarrollo de mercados locales y regionales hasta llegar a la formación de mercados nacionales.

  • Los descubrimientos geográficos permitieron el ensanchamiento del comercio y, por lo tanto, la producción de mercancías se amplió, ayudando a la formación del mercado mundial. Se desarrollo el sistema colonial.

  • Todo el desarrollo cultural de los siglos XV, XVI y parte del XVII, llamado RENACIMIENTO, y que constituye junto con los movimientos religiosos al desarrollo del nuevo sistema económico.

  • “Un elemento importante para entender la transición del feudalismo al capitalismo lo constituyen las Revoluciones Burguesas que acabaron con el poder de los señores feudales, instaurando el poder de la burguesía.”

ELCAPITALISMO

El capitalismo, es un sistema económico en el que los individuos privados y las empresas de negocios llevan a cabo la producción y el intercambio de bienes y servicios mediante complejas transacciones en las que intervienen los precios y los mercados. Aunque tiene sus orígenes en la antigüedad, el desarrollo del capitalismo es un fenómeno europeo; fue evolucionando en distintas etapas, hasta considerarse establecido en la segunda mitad del siglo XIX. Desde Europa, y en concreto desde Inglaterra, el sistema capitalista se fue extendiendo a todo el mundo, siendo el sistema socioeconómico casi exclusivo en el ámbito mundial hasta el estallido de la I Guerra Mundial, tras la cual se estableció un nuevo sistema socioeconómico, el comunismo, que se convirtió en el opuesto al capitalista.
El término kapitalism fue acuñado a mediados del siglo XIX por el economista alemán Karl Marx. Otras expresiones sinónimas de capitalismo son sistema de libre empresa y economía de mercado, que se utilizan para referirse a aquellos sistemas socioeconómicos no comunistas. Algunas veces se utiliza el término economía mixta para describir el sistema capitalista con intervención del sector público que predomina en casi todas las economías de los países industrializados.

Se puede decir que, de existir un fundador del sistema capitalista, éste es el filósofo escocés Adam Smith, que fue el primero en describir los principios económicos básicos que definen al capitalismo. En su obra clásica Investigación sobre la naturaleza y causas de la riqueza de las naciones (1776), Smith intentó demostrar que era posible buscar la ganancia personal de forma que no sólo se pudiera alcanzar el objetivo individual sino también la mejora de la sociedad. Los intereses sociales radican en lograr el máximo nivel de producción de los bienes que la gente desea poseer. Con una frase que se ha hecho famosa, Smith decía que la combinación del interés personal, la propiedad y la competencia entre vendedores en el mercado llevaría a los productores, “gracias a una mano invisible”, a alcanzar un objetivo que no habían buscado de manera consciente: el bienestar de la sociedad.

CARACTERÍSTICAS DEL CAPITALISMO
A lo largo de su historia, pero sobre todo durante su auge en la segunda mitad del siglo XIX, el capitalismo tuvo una serie de características básicas.

En primer lugar, los medios de producción —tierra y capital— son de propiedad privada. En este contexto el capital se refiere a los edificios, la maquinaria y otras herramientas utilizadas para producir bienes y servicios destinados al consumo.

En segundo lugar, la actividad económica aparece organizada y coordinada por la interacción entre compradores y vendedores (o productores) que se produce en los mercados.

En tercer lugar, tanto los propietarios de la tierra y el capital como los trabajadores, son libres y buscan maximizar su bienestar, por lo que intentan sacar el mayor partido posible de sus recursos y del trabajo que utilizan para producir; los consumidores pueden gastar como y cuando quieran sus ingresos para obtener la mayor satisfacción posible. Este principio, que se denomina soberanía del consumidor, refleja que, en un sistema capitalista, los productores se verán obligados, debido a la competencia, a utilizar sus recursos de forma que puedan satisfacer la demanda de los consumidores; el interés personal y la búsqueda de beneficios les lleva a seguir esta estrategia.

En cuarto lugar, bajo el sistema capitalista el control del sector privado por parte del sector público debe ser mínimo; se considera que si existe competencia, la actividad económica se controlará a sí misma; la actividad del gobierno sólo es necesaria para gestionar la defensa nacional, hacer respetar la propiedad privada y garantizar el cumplimiento de los contratos. Esta visión del papel del Estado en el sistema capitalista ha cambiado mucho durante el siglo XX.

MODOS DE PRODUCCIÓN CAPITALISTA

El modo de producción, es la forma en la que se organiza la producción y está constituido por la suma de las fuerzas de producción y las relaciones de producción.

Marx comienza su análisis del capitalismo por la mercancía. Bajo el capitalismo, según Marx, todo, desde un minúsculo alfiler hasta una fábrica gigante e incluso la fuerza de trabajo del hombre se compra y se vende.

La producción generalizada de mercancías es una condición indispensable para el capitalismo, los productos no se destinan al consumo personal, sinó a la venta, Lenin decia:

“Por producción mercantil, se entiende una organización de la economía social, en la que los artículos, son elaborados por productores sueltos, aislados, con la particularidad de que cada uno se especializa en la fabricación de un producto determinado, de modo que para satisfacer las demandas de la sociedad es necesaria la compraventa de productos que por ello adquieren el carácter de mercancias

Inicialmente, en el modo de producción capitalista, los medios de trabajo, los instrumentos de trabajo o producción y los objetos de trabajo (la suma de estos constituye los medios de producción), eran de propiedad privada, y los obreros, vendían su fuerza de trabajo a cambio de un salario que generalmente era ínfimo, dando como resultado, una relación de producción de explotación.

A partir de la revolución industrial, el hombre tubo dificultad para vender su fuerza de trabajo puesto que se vió sustituido por máquinas quedando de esta manera desempleado al igual que varios miles de trabajadores.

Los trabajadores que conservaron sus fuentes laborales, contaron a partir de ese momento con instrumentos de trabajo que incrementaron su productividad notoriamente.

Los obreros, con el fin de luchar por sus derechos, comenzaron a organizarse, es decir, establecieron una relación de producción de cooperación.

Las fuerzas de trabajo y los medios de producción, constituyen a las fuerzas productivas.

La producción de mercancías ha tenido tres formas históricas:

I.- LA PRODUCCIÓN MERCANTIL SIMPLE:

Producción de mercancías basada en la propiedad privada de los medios de producción y en el trabajo personal. La “producción artesanal” que se da en la transición del feudalismo al capitalismo es la producción mercantil simple pero en este caso, el capitalista, reunía en un mismo taller a un número relativamente grande de obreros y todos ellos, realizaban una misma actividad, lo cual elevaba la productividad del trabajo, ya que ningún obrero se rezagaba en relación a los demás, por otro lado, al estar todos concentrados en un mismo lugar, se ahorraba en luz, depósitos, calefacción, etc., traduciendose esto en mayores beneficios para el capitalista.

II.-LA MANUFACTURA:

La producción manufacturera ocurrió al comenzar a desarrollarse esta forma productiva. Cabe destacar que manufactura significa etimológicamente “hecho con la mano”. En ella el trabajador se va a encargar de un solo proceso o fase de la producción, lo que trae como consecuencia una mayor especialización y habilidad de los trabajadores. Esto a su vez hace aumentar la productividad y disminuir los costos de producción final. La manufactura crea la división social del trabajo dentro de una misma especialidad o rama productiva y concentra los medios de producción en el capitalismo.

La producción textil, fue la primera que pasó a la manofactura y esta división del trabajo entre los obreros, acrecentó enormemente la productividad, unas 240 veces mas en algunos casos, sin embargo, las condiciones de trabajo en la manofactura, eran muy duras, sumamente monótona y repetitiva en una jornada de 18 horas o mas de trabajo con un salario ínfimo.

III.- PRODUCCIÓN MAQUINIZADA:

Cuando los trabajadores se dedican a un solo proceso o procesos de la producción, aumenta la especialización del trabajador y de las propias herramientas.

La aplicación de operaciones repetitivas del trabajador y de las herramientas trae como consecuencia la MAQUINA, que realiza las mismas operaciones del trabajador y lo desplaza de las fuentes de empleo. El desarrollo de las máquinas se dio en la Revolución Industrial y dio paso con el tiempo a las grandes fábricas capitalistas que generaron un gran incremento de la productividad del trabajo y un abaratamiento de las mercancías, pero al mismo tiempo, arruinaron a las empresas basadas en el trabajo manual.

En la fábrica capitalista, el obrero se convierte en un apendice de la máquina, incorporando además a mujeres y niños

FASES HISTÓRICAS DEL CAPITALISMO.

Sus fases son dos:

I.-PRE-monopolista o Libre competencia (siglo XVI y XIX).

II.-Imperialista o Monopolista, (siglo XIX a nuestros días).

LIBRE COMPETENCIA.

Se basa en la competencia entre capitalistas. En donde los capitalistas ampliaron su esfera comercial. Además, se caracterizaron por la producción mercantil simple y sobre todo manufacturera. La competencia entre capitalistas se basa en el costo de los productos y la calidad de los mismos.

Se lleva a cabo la acumulación y concentración del capital en pocas manos, llegando a la fusión de empresas que no podían mantenerse en la competencia.

EL CAPITAL es la característica principal del sistema capitalista. Es todo aquello que se puede producir desde el punto de vista económico, es una relación social de producción.

El capital es:

Una relación entre la clase de los capitalistas, que poseen los medios de producción, y la clase obrera, que carece de dichos medios y, en consecuencia, se ve obligado a sustituir vendiendo su fuerza de trabajo a los capitalistas, a los que este modo enriquece.

IMPERALISMO.

Según Lenin “Fase superior del capitalismo”. Y los rasgos que lo definen son:

1.-Concentración de la producción y capital que crean monopolios, los cuales desempeñan un papel decisivo en la vida económica.

2.-La fusión del capitalismo bancario con el industrial y la creación de la oligarquía financiera.

3.-La exportación de capital a diferencias de la exporta de mercancías, adquiere una importancia particular.

4.-La formación de asociaciones internacionales monopolistas de capitalistas los cuales se reparten el mundo.

5.-La terminación del reparto territorial del mundo entre las potencias capitalistas.

En esta fase los monopolios dominan la vida económica, incrementando la concentración del capital y el dominio de las materias primas, las inversiones extranjeras y la deuda externa siguen creciendo. También es una nueva forma de dominio de unos paises sobre otros.

EL CAPITALISMO INTELECTUAL

Es el mas peligroso ya que asegura la explotación física y lo podríamos llamar explotación psicoeconomica. Esta tipo de explotación primero psicológicamente debilita y paraliza al individuo y la sociedad creando complejos de inferioridad y  dependencia para  luego ser explotadas  económicamente .
Algunos de los métodos son la supresión o relegamiento a segundo plano del idioma y la cultura nativa, propagación extensiva de la seudo cultura (drogadicción pornografía consumo de artículos innecesarios y dañinos moda y música degradante etc)  ,imposición de numerosas restricciones a las mujeres forzándolas a ser económicamente dependientes de los hombres ,un sistema educativo interferido por los intereses creados, la división de la sociedad en numerosas castas clases sociales y grupos (ricos y pobres partidos políticos hinchadas de fútbol etc) ,la entrega de los medios de comunicación masiva a los capitalistas  con el objetivo de instalar en la población a través de la televisión radio y otros medios el individualismo y la corrupción cultural.
El capitalismo a través de estos métodos a sabido adaptarse y cambiar a través de los tiempos para perpetuar su dominación ( colonialismo laissez faire, imperialismo militar y económico, neocolonialismo, economía mixta. Corporaciones multinacionales, monopolios y oligopolios. Fusión de compañías etc) .Para contrarrestar estos métodos debe crearse campañas masivas de difusión cultural alternativa , a través de medios como radio, tele visión ,revistas etc. Deben iniciarse campañas y movimientos masivos educando y alertando a la población sobre este tipo de explotación.

MERCANTILISMO 

Desde el siglo XV hasta el siglo XVIII, cuando aparecieron los modernos Estados nacionales, el capitalismo no sólo tenía una faceta comercial, sino que también dio lugar a una nueva forma de comerciar, denominada mercantilismo. Esta líneade pensamiento económico, este nuevo capitalismo, alcanzó su máximo desarrollo en Inglaterra y Francia.

El sistema mercantilista se basaba en la propiedad privada y en la utilización de los mercados como forma de organizar la actividad económica. A diferencia del capitalismo de Adam Smith, el objetivo fundamental del mercantilismo consistía en maximizar el interés del Estado soberano, y no el de los propietarios de los recursos económicos fortaleciendo así la estructura del naciente Estado nacional. Con este fin, el gobierno ejercía un control de la producción, del comercio y del consumo.

La principal característica del mercantilismo era la preocupación por acumular riqueza nacional, materializándose ésta en las reservas de oro y plata que tuviera un Estado. Dado que los países no tenían grandes reservas naturales de estos metales preciosos, la única forma de acumularlos era a través del comercio. Esto suponía favorecer una balanza comercial positiva o, lo que es lo mismo, que las exportaciones superaran en volumen y valor a las importaciones, ya que los pagos internacionales se realizaban con oro y plata. Los Estados mercantilistas intentaban mantener salarios bajos para desincentivar las importaciones, fomentar las exportaciones y aumentar la entrada de oro.

Más tarde, algunos teóricos de la economía como David Hume comprendieron que la riqueza de una nación no se asentaba en la cantidad de metales preciosos que tuviese almacenada, sino en su capacidad productiva. Se dieron cuenta que la entrada de oro y plata elevaría el nivel de actividad económica, lo que permitiría a los Estados aumentar su recaudación impositiva, pero también supondría un aumento del dinero en circulación, y por tanto mayor inflación, lo que reduciría su capacidad exportadora y haría más baratas las importaciones por lo que, al final del proceso, saldrían metales preciosos del país. Sin embargo, pocos gobiernos mercantilistas comprendieron la importancia de este mecanismo.

LA GRAN DEPRESIÓN

Las ideas de Smith crearon la base ideológica e intelectual que favoreció el inicio de la Revolución industrial, término que sintetiza las transformaciones económicas y sociales que se produjeron durante el siglo XIX. La característica fundamental del proceso de industrialización fue la introducción de la mecánica y de las máquinas de vapor para reemplazar la tracción animal y humana en la producción de bienes y servicios. El proceso de producción se fue especializando y concentrando en grandes fábricas. Surgió una nueva clase trabajadora que ofrecían trabajo a cambio de un salario monetario. El desarrollo del capitalismo industrial tuvo importantes costes sociales. Al principio, la industrialización se caracterizó por las inhumanas condiciones de trabajo de la clase trabajadora; las jornadas laborales de 16 y 18 horas, y la insalubridad y peligrosidad de las fábricas eran circunstancias comunes.

Con el capitalismo aparecieron los ciclos económicos: periodos de expansión y prosperidad seguidos de recesiones y depresiones económicas que se caracterizan por la discriminación de la actividad productiva y el aumento del desempleo. Los economistas clásicos que siguieron las ideas de Adam Smith no podían explicar estos altibajos de la actividad económica y consideraban que era el precio inevitable que había que pagar por el progreso que permitía el desarrollo capitalista. Las críticas marxistas y las frecuentes depresiones económicas que se sucedían en los principales países capitalistas ayudaron a la creación de movimientos sindicales que luchaban para lograr aumentos salariales, disminución de la jornada laboral y mejores condiciones laborales.

Durante casi todo el siglo XX, el capitalismo ha tenido que hacer frente a numerosas guerras, revoluciones y depresiones económicas. La Primera Guerra Mundial provocó el estallido de la revolución en Rusia. La guerra también fomentó el nacionalsocialismo en Alemania, una perversa combinación de capitalismo y socialismo.

Una de las depresiones económicas más fuertes que ha sufrido el capitalismo desde sus inicios fue la Gran Depresión. Durante la cual hubieron muchos cambios de producción y población. En 1920 la mayoría de las personas vivían en centros urbanos, y a la llegada de la Gran Depresión un gran porcentaje de ellos resultó desempleado.

La Gran Depresión causó desilusiones, ya que se pensaba que los años 20s eran de crecimiento en el área de la manufactura y las personas pensaban que ese avance no tendría fin; así que al darse cuenta de la realidad, se pensó que el sistema capitalista había fracasado.

En esta época la población estaba bajando su tasa de natalidad más rápido que la de mortalidad; y los trabajadores aún tenían un poder muy fuerte. La Gran Depresión también trajo cambios en la producción; a principios de la década hubo una reducción en la producción. En 1926 en Gran Bretaña hubo una huelga por parte de los mineros de carbón; lo que ocasionó que ésta se extendiera por todo el país; es por eso que Gran Bretaña a diferencia de otros países no creció. Mientras Gran Bretaña experimentaba un atraso, en Estados Unidos había una sobreproducción, lo que ocasionó que bajaran los precios y con ello pánico bancario, pero eso sólo ocurrió al principio de la década de los 20s; después la economía se recuperó y hubo riqueza.

En Estados Unidos la riqueza general subió, sin embargo la distribución de ingresos fue mal hecha. Los ricos se hicieron más ricos, más rápido de lo que los pobres se hicieron menos pobres.

Para 1925 en Estados Unidos hubo un boom en la sobreproducción de autos; al mismo tiempo los propietarios de terrenos comenzaron a vender todas sus tierras; así que la población se dedicó a comprarlos. Había un exceso de oferta y demanda por los terrenos, lo que ocasionó que el precio aumentara, y para 1926 ésto llegó a su fin, ya que se habían acabado los compradores y con ello los precios de los terrenos se fueron a la baja y regresaron a las manos de los propietarios, porque los compradores no podían pagar los préstamos que habían

adquirido. Todo este mercado de terrenos surgió con el fin de adquirir propiedades y riquezas de una manera fácil, la mentalidad de las personas era hacerse ricos de un día para otro; como esa forma no funcionó, se buscó un nuevo sueño, que fue el Mercado o Bolsa de Valores.

La Bolsa de Valores comenzó a crecer rápidamente; porque la gente buscaba dinero fácil, hubo mucha compra a margen (pago en plazos), así que no era complicado para las personas comprar acciones.

Para 1925 la Gran Bretaña regresa al patrón oro y eso ocasiona una sobrevaluación en la Balanza Comercial; por lo que se le pide a Estados Unidos que aplicara una política monetaria más liberal, para que los Europeos volvieran a su zona competitiva y las tasas de interés estuvieran bajas, así que en la Bolsa de Valores hubo mayor inversión. En septiembre de 1929 la Bolsa de Valores llegó a su ápice y el 24 de octubre cae a niveles extremos.

En los años 30s la economía Soviética crecía, por lo que hubo mucha inmigración de Estados Unidos a la Unión Soviética. Las democracias industrializadas de Europa y Estados Unidos, tuvieron la necesidad de superar el problema que se produjo a partir de la década de 1930. Durante la Gran Depresión las empresas se vieron obligadas a bajar sus precios, lo que causó deflación, problemas bancarios y resultaron afectadas las personas que habían pedido préstamos. En general había un panorama aterrador a nivel mundial. Los países subdesarrollados estaban endeudados, no podían pagar. Así que en este momento fue cuando se abandonó el patrón oro por completo, existieron crisis financieras, bancarias y seguía manteniéndose restringida la oferta de dinero. Algunas empresas comenzaron a cerrar provocando desempleo, el cuál tuvo efectos duraderos debido a que se perdían las habilidades de los trabajadores, ya que estuvieron mucho tiempo sin trabajo.

NUEVA CORRIENTE ECONÓMICA

Es en este momento cuando surge la teoría económica de Keynes, quien demostró que un gobierno puede utilizar su poder económico, su capacidad de gasto, sus impuestos y el control de la oferta monetaria para paliar, e incluso en ocasiones eliminar, el mayor inconveniente del capitalismo: los ciclos de expansión y depresión. Según Keynes, durante una depresión económica el gobierno debe aumentar el gasto público, aún a costa de incurrir en déficit presupuestarios, para compensar la caída del gasto privado. En una etapa de expansión económica, la reacción debe ser la contraria si la expansión está provocando movimientos especulativos e inflacionistas. Después de ésto es cuando el socialismo comienza a verse más atractivo. Con la caída de la Bolsa de Valores se perdió la confianza en la economía y en el capitalismo, las personas no querían comprar ni invertir. Fue hasta 1933 que empiezan a recuperarse algunos países de la Gran Depresión.

Con la recuperación, Estados Unidos se encontraba activamente estimulando su economía y Alemania aún se encontraba aumentando su producción para poder bajar el desempleo que tenía.

Para 1940 comienzan los problemas. Italia invade Grecia, Egipto y otros países escandinavos con lo que propicia la batalla, y en 1945 los Rusos llegan a Berlín, Stalin pierde Grecia y Egipto, y Hitler se suicida. Esta batalla trajo impactos económicos, en cuanto a la población, de los que murieron en Rusia muchos fueron de hambruna, ya que Stalin cobraba muchos impuestos en los campos y además por los campos de concentración que existían. Pero no todo fue negativo, también hubieron beneficios poblacionales, especialmente en Estados Unidos, su producción manufacturera y el PIB real aumentaron, también se inventaron los tanques, la perfección de aviones, bombas nucleares, vehículos anfibios, por mencionar algunos.

ESPERANZA EN EL CAPITALISMO

Después de la Segunda Guerra Mundial llegan las décadas mágicas de mucho cambio (1950-1970), lo que se le conoce como Época de Oro del Capitalismo. Aquí comienza la competencia entre comunismo versus capitalismo por los países neutros; lo que orilló a una extensión del plan Marshall (apoyo a países Europeos). Es aquí cuando empieza a brillar el capitalismo; se construyen carreteras y caminos, surgen las tarjetas de crédito, franquicias.

Gracias a todo este crecimiento, varios países entraron al alto consumo masivo, otros despegaron y otros lograron la independencia para lograr las precondiciones.

Hubo en Europa y en los países en desarrollo salarios bajos a causa de la oferta de trabajo sin límites, lo que ocasionaba mayor incentivo para invertir y mayor productividad. Dentro de la producción, los sectores líderes eran la electrónica, óptica, química e ingeniería a nivel mundial. Al mismo tiempo Europa y Japón crecían, ocasionando que Estados Unidos se hiciera menos importante en cuanto a la producción comercial. Es aquí donde comienza la globalización, las exportaciones de Estados Unidos, Gran Bretaña, Italia, Francia, Alemania Occidental y Canadá aumentaron; también las del resto del mundo pero en menor cantidad; esta globalización que surgió después de la Segunda Guerra Mundial fue exitosa, sin embargo los sistemas económicos comunistas se extendieron por China y por toda Europa Oriental. Sin embargo el capitalismo estaba en su auge ya que hubo cooperación y acuerdos entre países que fueron exitosos. La coordinación más importante fue la del GATT, firmado por 23 países, que bajaban los aranceles y barreras; así comenzó el comercio internacional. Las economías de estos países crecieron rápidamente y tuvieron un crecimiento sostenible. A finales de los 60s se empiezan a sentir presiones inflacionarias en Estados Unidos; se especula que ésto se debió a que en la guerra de Vietnam, se gastó mucho y no se aumentaron los impuestos. Después

llega el fin de la Época de Oro del Capitalismo, que técnicamente termina en 1973.

A principios de los 70s se creo la OPEP y se restringió la producción de petróleo, lo que trajo consigo una reducción en la oferta agregada, aumento en el precio, los costos y el desempleo. Fue aquí donde se dio la estanflación en Estados Unidos (estancamiento con inflación) y se tuvo que desarrollar un nuevo modelo económico; en donde se reducía la oferta monetaria para que subiera la tasa de interés, bajara el consumo e inversión y disminuyera la demanda agregada. Este modelo funcionó, ya que logró bajar la inflación, pero fue de una manera muy dolorosa porque causó una gran recesión.

Después de esto surge el monetarismo junto con una nueva Revolución Industrial; ahora los sectores líderes eran en ingeniería biológica, láser, avances en transportación y computación. En cuanto a la población, bajó la tasa de natalidad, aumentó la brecha salarial y surge la desintegración familiar y social. En la producción aumenta el sector de servicios y las economías de escala en el servicio; y surge una nueva fuente de energía: el poder nuclear. Es aquí donde termina la Época de Oro del Capitalismo.

Con el fin de la Época de Oro del Capitalismo la inflación de la década de 1970 se redujo a principios de la década de 1980, gracias a dos hechos importantes. En primer lugar, las políticas monetarias y fiscales restrictivas de 1981-1982 provocaron una fuerte recesión en Estados Unidos, Europa Occidental y el Sureste Asiático. El desempleo aumentó lo que ocasionó que la inflación se redujera. En segundo lugar, los precios de la energía cayeron al reducirse el consumo mundial de petróleo. Mediada la década, casi todos las economías occidentales se habían recuperado de la recesión. A finales de la década de 1980, los países del bloque soviético empezaron a adoptar sistemas de libre mercado. Muchos países en vías de desarrollo, cuando lograron su independencia, cambian hacia sistemas capitalistas en búsqueda de soluciones

para sus problemas económicos. Sin embargo la reacción ante el keynesianismo se tradujo en un giro hacia políticas monetaristas con privatizaciones y otras medidas tendentes a reducir el tamaño del sector público. Las crisis bursátiles de 1987 marcaron el principio de un periodo de inestabilidad financiera. El crecimiento económico se ralentizó y muchos países en los que la deuda pública, la de las empresas y la de los individuos habían alcanzado niveles sin precedente, entraron en una profunda crisis con grandes tasas de desempleo a principios de la década de 1990. La recuperación empezó a mitad de esta década, aunque los niveles de desempleo siguen siendo elevados, pero se mantiene una política de cautela a la vista de los excesos de la década anterior.

El principal objetivo de los países capitalistas consiste en garantizar un alto nivel de empleo al tiempo que se pretende mantener la estabilidad de los precios. Es, sin duda, un objetivo muy ambicioso pero, a la vista de la flexibilidad del sistema capitalista, no sólo resulta razonable sino, también, asequible.

A pesar de los logros obtenidos con el capitalismo, de acuerdo con Samir Amin, la globalización del sistema capitalista no es algo nuevo, pero resulta incuestionable que recientemente ha sufrido un avance cualitativo.

El avance de la globalización no se ha limitado al comercio: una parte considerable de la producción agrícola e industrial de los países capitalistas avanzados se intercambia actualmente en el mercado mundial. Afecta también a los sistemas productivos, a la tecnología, a los mercados financieros y a muchos otros aspectos de la vida social.

Amin comenta que en el sistema surgen imperfecciones tales como:

a) es incapaz de proporcionar tipos de cambios estables, incluso entre las principales monedas distorsionando de ese modo las reglas de la competencia internacional.

b) conlleva una espiral de estancamiento a nivel planetario, convirtiendo el desempleo en un rasgo permanente en las sociedades occidentales.

c) bloquea la posibilidad de perseguir el desarrollo de muchas regiones periféricas.

Lo cierto es que el Capitalismo realmente existente no funciona como un sistema de competencia entre los beneficiarios del monopolio de la propiedad, ni entre sí mismos ni entre ellos y otros actores. Para funcionar el capitalismo requiere la intervención de una actividad colectiva que represente al capital globalmente considerado. De ahí que no pueda separarse al Estado del Capitalismo.

En las periferias del sistema capitalista, la pobreza y la distribución desigual de los ingresos no son efectos negativos causados por circunstancias específicas o políticas erróneas, sino resultado de la propia lógica del sistema.

Se trata de efectos permanentes, aunque en ciertas fases disminuya su presencia y en otras se intensifique.

CONCLUSIÓN

El capitalismo y sus modos de producción, se han impuesto en gran parte del mundo, sobre todo en el occidente y aparentemente esto no cambiará, por lo menos en mucho tiempo.

Estos modos de producción, si bien es cierto que generan grandes movimientos económicos, también es cierto que generan mucha injusticia ya que los beneficios alcanzan a un grupo reducido de personas dando como resultado que los ricos se enriquezcan mas y los pobres se empobrezcan mas, pero a mi modo de ver, el problema no esta en los modos de producción en si mismo, es mas, creo que el sistema, si hablamos de justicia e injusticia, es tan injusto como el sistema socialista, que además, conlleva implicitamente el problema de la poca productividad, pienso mas bien que el problema está en la gente, en la naturaleza humana misma que tiene ese afán de enriquecimiento insaciable, creo que si la gente pensara mas en los demás, no existiría la injusticia en los niveles tan elevados en los que vivimos hoy en dia, la justicia, es un valor que cada individuo debe desarrollar, ya que los valores no pueden ser impuestos por ningún sistema, los desarrola el que quiere y porque quiere.

GLOSARIO

Producción de bienes materiales.-Son los bienes que se obtienen al procesar las materias primas.

Objeto de trabajo.-Es la materia prima o cualquier bien material que nos sirva para convertirlo en algo, por ejemplo, con el algodón que es una materia prima se puede hacer una tela y a partir de esa tela, se pueden hacer otras cosas mas.

Medios de trabajo.-Son todas las cosas de las que se sirve el hombre para actuar sobre los objetos que han de ser elaborados, caminos que vinculen a los centros de producción con los medios de consumo, edificios, incluso los instrumentos de producción.

Instrumentos de producción.-Son las herramientas o maquinaria de la que se vale el hombre para actuar sobre los objetos de trabajo, por ejemplo, en el modo de producción primitivo tenian como instrumentos de trabajo los palos y las piedras, en cambio ahora ya se dispone de maquinaria sofisticada.

Medios de producción.-Es la suma de los medios de trabajo, los instrumentos de producción o trabajo y los objetos de trabajo.

Fuerza de trabajo.- Es el conjunto de capacidades físicas e intelectuales que posee el hombre y emplea en el proceso de la producción de bienes materiales.

Fuerzas de producción.- Es la suma de los medios de trabajo y la fuerza de trabajo.

Relaciones de producción.-Son las que surgen entre los hombres en el proceso de producción, pueden ser relaciones de cooperación y ayuda (sociales) o de explotación (económicas).

Modos de producción.- El modo de producción, es la forma en la que se organiza la producción y está constituido por la suma de las fuerzas de producción y las relaciones de producción.

BIBLIOGRAFÍA

P. Nikitin Manual de Economía Política. Ediciones Norte

MENDEZ, J. Silvestre. Fundamentos de Economía. 3ra. Ed. Mc Graw Hill, México 1996

BORISON, ZAHIM y MAKUROVA. Diccionario de Economía Política. Buenos Aires. Ed. Futura.1976

Amin, Samir. El Capitalismo en la era de la globalización. 1ª ed. España:

Paidos, 1999.

Berger, Peter. La Revolución Capitalista. Estados Unidos.

Flamant, Singer-Kerel. Crisis y recesiones económicas. Trad. Minguella

Rubio. 1ª ed. España: Industrias Gráficas García, 1971

Marx, Karl. El Capital La Habana

Smith, Adam. Investigación sobre la naturaleza y causas de la riqueza de

las naciones. Trad. Max Lerner. 2a ed. México: Fondo de Cultura

Económica, 1997.