Proceso de socialización: Genie, o el caso de la niña salvaje

Ciencias sociales. Aislamiento social. Comportamiento humano. Desarrollo. Terapia

  • Enviado por: Shoot
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 2 páginas
publicidad
cursos destacados
Máster Profesional en Animación Sociocultural y Comunitaria
Divulgación Dinámica
El Máster Profesional en Animación Sociocultural y Comunitaria es un producto de formación que va dirigido a la...
Solicita InformaciÓn

Master en Administración y Gestión Avanzada de Proyectos
eDAP
¿ Eres un profesional de la direción de proyectos? Con este Máster a distancia impulsarás tu carrera a un nuevo...
Solicita InformaciÓn

publicidad

GENIE, O EL CASO DE LA NIÑA SALVAJE

El experimento prohibido de la ilustración, el aislar a un niño para comprobar la teoría de que a los seres humanos les degrada la sociedad en la que viven, sus influencias violentas, la agresividad, la mentira, etc. fue comprobado en el caso de Genie, una niña que estuvo viviendo completamente aislada del mundo exterior, en la habitación de su casa en E.E.U.U. durante gran parte de su niñez.

Fue maltratada, y literalmente abandonada en un cuarto de su casa, por parte de sus padres. Pasó más de diez años, desde los tres años hasta los trece, durante los cuales es más fácil la enseñaza, se es más maleable, se aprende ha hablar, etc., de su vida en una pequeña habitación que estaba totalmente vacía, salvo una silla con orinal, en la que se pasaba gran parte del día, y una cuna, su lugar para dormir. Sus progenitores, al creerla deficiente mental, se deshicieron de ella de la forma más terrible que existe, aislándola totalmente del mundo exterior. En su confinamiento aprendió, a base de palizas, que no debía hacer ruido, ni chillar ni jugar. Debía guardar silencio total, como en un velatorio. La bestialidad del padre era tal, que llegaba a atarla en la silla durante días enteros.

Cuando la policía descubrió el caso, la niña solo arañaba, olía y escupía, andaba de una forma muy particular, con las rodillas flexionadas hacia delante y los hombros caídos, como si nunca la hubieran enseñado a andar correctamente y hubiera tenido que aprender sola en sus devaneos de su particular noche eterna. No solo tenía todos esos problemas, sino que además no sabía hablar y apenas si razonaba como una persona.

Los mayores científicos sobre el comportamiento humano de su país intentaron enseñarla a hablar. Se basaron en el caso de Víctor, un niño salvaje que se había criado en un bosque del sur de Francia, doscientos años antes, y sobre cual, casualmente, estrenaban en esa época una película, “El niño salvaje”, “¿Niño o animal?”, subtitulaban. Un médico le cuidó y comprobó en él su falta de habla y comportamiento como ser humano. Dicho médico consiguió enseñarle a hablar y le civilizó en el máximo nivel que pudo, pero nunca consiguió interesarse por el juego social humano de modo suficiente como para decirse que estaba integrado, o que al menos lo intentaba. Según algunos científicos posteriores, este efecto se produjo por que rebasó el periodo crítico de socialización, y por el trabajo intensivo en la lengua hablada que realizó durante años.

Ayudándose de este caso, los especialistas de Genie intentan enseñarla a hablar. En esa época hay varias teorías sobre el habla, como la que dice que el habla es herencia genética, y otras que rezan lo contrario, que el habla se aprende y a partir de una edad, la adolescencia, no se puede aprender por que las neuronas ya están formadas, a pasado lo que se llama periodo crítico.

En el transcurso de la terapia, una médico intento adoptarla para ganar un premio de medicina. Aclarada esta disputa, otro médico la adopta para proseguir con la terapia. En esa época aprende a expresarse, algunas palabras y se empieza a creer que una discapacitada mental, no se sabe si por el largo tiempo de postración.

Más tarde es adoptada por una familia, donde la madre la enseña el idioma de los signos, para que no se estanque en el idioma hablado, como le ocurrió a Víctor doscientos años antes.