Problemas juveniles e Iglesia

Teología social. Delincuencia. Comportamientosantisocial. Drogas. Sexo. Anorexia y Bulimia. Depresión. Suicidio. Alcohol. Respuesta y ayuda eclesial

  • Enviado por: Sandra P.
  • Idioma: castellano
  • País: República Dominicana República Dominicana
  • 18 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

publicidad

LOS PROBLEMAS JUVENILES Y LA RESPUESTA QUE LES DA LA IGLESIA

La Delincuencia Juvenil:

Transitan vagabundos por las principales calles de la ciudad. Entre sus quehaceres diarios están los robos, el tráfico de drogas y hasta homicidios, entre otros. Expuestos a circunstancias casi insoportables, desde muy temprana edad, son calificados como seres antisociales por muchos.

Cargados de limitaciones y sin posibilidades de dejar su oficio por otro más constructivo, dentro de una sociedad que les niega la oportunidad de superarse, estos jóvenes se han convertido en un “cáncer”, que parece crecer día a día. No se sorprenda si usted camina por una avenida del país, y es atacado por un adolescente de trece años que se lleva su cartera.

La poca inversión que se ha hecho durante los gobiernos en las áreas dedicadas a educación, deporte y sana recreación, ha dado lugar a que muchos jóvenes, sin posibilidades, inviertan su tiempo en actividades menos productivas, dañinas tanto para ellos como para la sociedad misma.

El papel de la sociedad. A veces la familia se dedica a ese niño o niña, pero la sociedad se encarga de desviar estos valores. “Cada adulto es responsable de la conducta de cada joven”. Por eso es necesario que se hagan campañas para que la sociedad entienda la importancia que tiene la estabilidad, el amor y la confianza dentro de este núcleo”.

Comportamientos Antisociales:

El comportamiento individual de cualquier persona influye en los demás en forma positiva o negativa, y viceversa, porque el ser humano no vive aislado, sino que es por naturaleza un ser social. Esta característica justifica la importancia que tiene la formación de los valores morales y las normas de conducta desde la infancia.

Cuando la educación que una persona recibe es adecuada, su influencia en el medio social producirá un efecto armónico, pero si no ha sido así, dará lugar a que existan tensiones a las relaciones interpersonales. Cuando las tensiones que produce dan lugar a problemas constantes y graves que atentan contra el bien común y el orden moral, se dice que es una persona antisocial.

Se denomina comportamiento antisocial al conjunto de acciones y reacciones de una persona que repercuten negativamente en la sociedad.

A continuación, los principales comportamientos antisociales que se presentan hoy día:

La prostitución:

La prostitución se define como la participación en actividades sexuales a cambio de remuneración.

La mayoría de las mujeres que han comenzado a ejercer dicho oficio lo han hecho obligadas por la miseria y el desempleo.

El interés de una prostituta es únicamente el dinero que un individuo va a pagarle a cambio de poseerla sexualmente.

La violación:

La violación consiste en obligar a una persona a mantener una relación sexual en contra de su voluntad. Puede realizarse empleando la fuerza física o con cualquier amenaza.

La víctima suele presentar lesiones físicas producidas por golpes o por arma blanca, pero lo peor son las secuelas psicológicas.

Acoso sexual:

Se denomina así a los abusos sexuales realizados comúnmente en el medio laboral o estudiantil, por cualquier persona.

Generalmente se piensa que es únicamente la mujer el objeto de acoso sexual, pero esto no es siempre así, hay hombres que han sufrido el acoso sexual de una mujer.

Tráfico de drogas:

Los traficantes de drogas son los que se dedican a transportar y distribuir dichas sustancias entre los consumidores. Las consecuencias del uso de las drogas sin funestas no solo para el individuo sino para la familia y también para la sociedad, ya que las drogas crean tal dependencia física y psicológica que una persona drogadicta es capaz de hacer cualquier cosa con tal de obtener la sustancia deseada; no son pocos los que por causa del consumo de drogas han llevado a la ruina a su familia, han puesto termino a su vida suicidándose, han cometido robos, violaciones y hasta crímenes.

Pornografía:

La pornografía es el material literario o artístico cuyo objeto principal es producir excitación sexual. Tanto la descripción pornográfica como las imágenes de este tipo suelen ser groseras, sin afectividad.

El material pornográfico esta formado por dibujos, pinturas, escritos, fotografías, películas y espectáculos y constituyen un estimulo a la sexualidad desenfrenada.

Incesto:

Se llama incesto a las relaciones sexuales entre personas unidas por parentesco biológico o por lazos de responsabilidad. El incesto esta penado por la ley en casi todos los países del mundo.

Anorexia y Bulimia:

La anorexia es un desorden compulsivo y obsesivo que lleva a la persona, en su gran mayoría mujeres, a experimentar un miedo irracional por ganar peso. El paciente de anorexia, según la Asociación Americana de Anorexia y Bulimia, manifiesta una determinación inquebrantable de estar cada vez más delgado. Tiene una preocupación exagerada por la dieta y la delgadez que lo lleva a privarse del alimento y perder peso aceleradamente. La visión distorsionada de su cuerpo lo hace ver grasa en exceso donde no la hay. Este trastorno tiene bases psicológicas y orgánicas y no es reconocido por quien lo padece.

Aunque no hay una causa específica, las influencias culturales y presiones familiares, entre otros factores, hacen a muchas jovencitas más susceptibles a la anorexia y la bulimia, señala un estudio de la Organización Nacional de Salud Estadounidense. La anorexia es un trastorno por el que la persona tiene una imagen distorsionada de su cuerpo (se cree obesa aunque no lo es), le teme a la obesidad y se niega a mantener un peso normal.

La bulimia es un trastorno alimentario que se caracteriza por la pérdida de control sobre la cantidad de alimento que se ingiere y la provocación deliberada de vómitos.

Confluyen muchas razones, pero se relaciona estrechamente con trastornos de peso.

Existen grupos y centros de ayuda a donde recurrir en estos casos. En ellos se ofrece control médico, terapia dirigida a reforzar la autoestima y resolver problemas y educar sobre este trastorno alimenticio. El apoyo de un grupo de enfermos recuperados puede resultar muy beneficioso.

La Depresión en la juventud:

Es un estado emocional que se caracteriza por sentimientos de extrema tristeza, desesperanza. Puede ser detonado por algún tipo de pérdida o desgracia, pero si su duración se extiende más allá de lo razonable, los médicos suelen diagnosticar depresión cuando una tristeza importante se prolonga por más de dos semanas, afecta al funcionamiento de las relaciones interpersonales y de las actividades y coexiste con al menos cuatro de los siguientes síntomas: trastornos del sueño, trastornos del apetito, desinterés por las actividades cotidianas, disminución de la capacidad de experimentar placer, dificultad para concentrarse, fatiga fácil, desinterés sexual, pérdida de la autoestima, sentimientos de culpa, desesperanza, ataques de llanto, angustia e impaciencia, irritabilidad, jaqueca o trastornos digestivos y deseos de morir e ideas de suicidio.

Aunque existen sucesos que de por sí puedan detonar una depresión (la pérdida de un familiar o amigo, las decepciones en el hogar o el trabajo, una prolongada enfermedad) -en estos casos se habla de depresión “reactiva”-, también existen depresiones que no muestran relación con ningún suceso en particular -en estos casos se habla de depresión “endógena”-. Puede haber trastornos físicos que influyen: la intoxicación alcohólica, el tratamiento para dejar la adicción al alcohol o a alguna droga, el consumo prolongado de tranquilizantes, corticosteroides o medicamentos para tratar la hipertensión. Ciertas infecciones (sida, tuberculosis, sífilis), trastornos hormonales (enfermedad de Addison o de Cushing o problemas tiroideos), trastornos neurológicos (tumores cerebrales, esclerosis múltiple) y nutricionales (pelagra, anemia perniciosa) pueden también originar cuadros de depresión. Finalmente, hay rasgos de la personalidad o tendencias familiares por las que algunas personas son más propensas a sufrir depresión que otras.

Factores hereditarios, estrés en el trabajo y en la escuela, así como la baja autoestima, son algunas de las causas relacionadas con la aparición de un trastorno depresivo.

Suicidio:

El suicidio entre los adolescentes ha tenido un aumento dramático en los años recientes. Cada año miles de adolescentes se suicidan. El suicidio es la tercera causa de muerte más frecuente para los jóvenes de entre 15 y 24 años de edad, y la sexta causa de muerte para los de entre 5 y 14 años.

Los adolescentes experimentan fuertes sentimientos de estrés, confusión, dudas sobre sí mismos, presión para lograr éxito, inquietudes financieras y otros miedos mientras van creciendo. Para algunos adolescentes, el divorcio, la formación de una nueva familia con padrastros y hermanastros, o las mudanzas a otras nuevas comunidades pueden perturbarlos e intensificarles las dudas acerca de sí mismos. En algunos casos, el suicidio aparenta ser una "solución."

La depresión y las tendencias suicidas son desórdenes mentales que se pueden tratar. Hay que reconocer y diagnosticar la presencia de esas condiciones tanto en niños como en adolescentes y se debe desarrollar un plan de tratamiento. Cuando los padres sospechan que el niño o el joven puede tener un problema serio, un examen psiquiátrico puede ser de gran ayuda.

Muchos de los síntomas de las tendencias suicidas son similares a los de la depresión. Los padres deben de estar conscientes de las siguientes señales que pueden indicar que el adolescente está contemplando el suicidio. Los psiquiatras de niños y adolescentes recomiendan que si el joven presenta uno o más de estos síntomas, los padres tienen que hablar con su hijo sobre su preocupación y deben buscar ayuda profesional si los síntomas persisten.

  • Cambios en los hábitos de dormir y de comer.

  • Retraimiento de sus amigos, de su familia o de sus actividades habituales.

  • Actuaciones violentas, comportamiento rebelde o el escaparse de la casa.

  • Uso de drogas o del alcohol.

  • Abandono poco usual en su apariencia personal.

  • Cambios pronunciados en su personalidad.

  • Aburrimiento persistente, dificultad para concentrarse, o deterioro en la calidad de su trabajo escolar.

  • Quejas frecuentes de dolores físicos tales como los dolores de cabeza, de estómago y fatiga, que están por lo general asociados con el estado emocional del joven.

  • Pérdida de interés en sus pasatiempos y otras distracciones.

  • Poca tolerancia de los elogios o los premios.

El adolescente que está contemplando el suicidio también puede:

  • Quejarse de ser "malo" o de sentirse "abominable."

  • Lanzar indirectas como: "No les seguiré siendo un problema", "nada me importa", "para qué molestarse" o "no te veré otra vez."

  • Poner en orden sus asuntos; por ejemplo, regalar sus posesiones favoritas, limpiar su cuarto, botar papeles o cosas importantes, etc.

  • Ponerse muy contento después de un período de depresión.

Si el niño o adolescente dice, "Yo me quiero matar" o "Yo me voy a suicidar", tómelo muy en serio y llévelo a un psiquiatra de niños y adolescentes o a otro médico para que evalúe la situación. A la gente no le gusta hablar de la muerte. Sin embargo, puede ser muy útil el preguntarle al joven si está deprimido o pensando en el suicidio. Esto no ha de "ponerle ideas en la cabeza"; por el contrario, esto le indicará que hay alguien que se preocupa por él y que le da la oportunidad de hablar acerca de sus problemas.

Con la ayuda de la familia y con tratamiento profesional, los niños y adolescentes con tendencias suicidas se pueden recuperar y regresar a un camino más saludable de desarrollo.

El Alcoholismo:

El alcoholismo es una enfermedad progresiva, incurable y mortal que se manifiesta emocional, física y mentalmente en los individuos que la padecen. Se han estudiado las causas que predisponen a una persona a ser alcohólica, y se ha encontrado que cualquier persona, bajo situaciones de autoestima baja, de relaciones interpersonales inadecuadas y un ambiente en el que se fomente la bebida, tiene mayor disposición a padecer esta enfermedad. Los jóvenes que son adictos al alcohol pedirán dinero constantemente para mantener la adicción, su rendimiento escolar será bajo y tendrá dificultades con su familia.

Existe el mito de que las fiestas sin “drink” no son fiestas; o peor aun, si te niegas a probar alguna bebida o alguna droga te conviertes automáticamente en “cortada” “fresa” “nerd” o “cobarde”. Ahora sabemos con certeza que decir NO es un acto de fortaleza y no de cobardía.

La medicina, la psiquiatría y la sicología han estudiado la enfermedad del alcoholismo y han propuesto formas de tratarlo: psicoterapia, medicamentos, terapias de grupo, ocupacionales y de otros tipos. Estos tratamientos han dado resultados favorables, sin embargo la experiencia profesional ha demostrado que el trabajo en los grupos de Alcohólicos Anónimos ha sido, y es, el tratamiento eficaz y duradero, y el que ha ayudado a mas personas.

Drogadicción:

El abuso de drogas puede convertirse en adicción, una enfermedad crónica, recurrente y tratable. La drogadicción es un problema de salud pública que afecta a muchas personas y tiene amplias repercusiones sociales.

La drogadicción sí comienza con el abuso de drogas, cuando un individuo decide conscientemente usar drogas. Pero la adicción no es solamente "mucho uso de drogas".
Estudios científicos recientes proveen pruebas abrumadoras de que las drogas no solo interfieren con el funcionamiento normal del cerebro al crear fuertes sentimientos de placer, sino también tienen efectos duraderos sobre el metabolismo y la actividad del cerebro. En algún momento, ocurren cambios en el cerebro que pueden convertir al abuso de drogas en adicción. Los drogadictos sufren de ansias y uso compulsivos de la droga, y no pueden dejar de usarla por sí mismos. Necesitan un tratamiento para poder terminar con este comportamiento compulsivo.

La explicación del abuso de drogas también ayuda a entender cómo prevenir su uso en primer lugar. Los resultados de una investigación sobre prevención financiada por el NIDA han mostrado que los programas integrales de prevención que involucran a la familia, las escuelas, las comunidades y los medios de divulgación son eficaces en reducir el abuso de drogas. Es necesario seguir divulgando el mensaje de que es mejor nunca comenzar a usar drogas que tener que entrar en rehabilitación si se manifiesta la adicción.

Los adolescentes: El alcohol y otras drogas.

La mayoría de los adolescentes han tenido alguna experiencia con bebidas alcohólicas y con otras drogas. La mayoría experimenta un poco y deja de usarlas, o las usa ocasionalmente sin tener problemas significativos. Algunos seguirán usándolas regularmente con varios niveles de problemas físicos, emocionales y sociales. Algunos desarrollarán una dependencia y actuarán por años de manera destructiva hacia sí mismos y hacia otros.

Algunos eventualmente dejan de usar el alcohol y las otras drogas. Como no se puede predecir quiénes desarrollarán problemas serios, se debe considerar que todo uso es peligroso. El saber rechazar es parte de la solución, pero el "decir no" no es suficiente.

Algunos jóvenes están en "mayor riesgo" que otros de desarrollar problemas relacionados con el alcohol y las drogas. Encabezan la lista aquellos cuyas familias tienen ya un historial de Abuso de Substancias.

Los productos legalmente disponibles incluyen las bebidas alcohólicas (para los mayores de 21), el tabaco (la edad legal varía), algunos medicamentos por receta médica, inhalantes y medicinas de venta libre para la tos, la gripe, el insomnio y para adelgazar. Las drogas ilegales incluyen la mariguana, la cocaína/"crack", LSD, PCP, los derivados del opio, la heroína y las "drogas diseñadas."

Aunque el uso de algunas drogas se ha mantenido constante recientemente, el uso de otras está en aumento. En particular, el uso de las bebidas alcohólicas, los cigarrillos y el "crack" continúan siendo áreas de gran preocupación.

Los adolescentes que comienzan a fumar o a beber desde temprana edad corren un grave riesgo. Estas substancias son típicamente las "drogas del umbral" que llevan a la mariguana y de ahí a otras drogas ilícitas. La mayor parte de estos adolescentes siguen usando las primeras drogas que probaron en adición a las otras.

Las señales principales del abuso de drogas por los adolescentes pueden incluir:

  • Físicas: fatiga constante, quejas acerca de su salud, ojos enrojecidos y sin brillo y una tos persistente.

  • Emocionales: cambios en la personalidad, cambios rápidos de humor, comportamiento irresponsable, poco amor propio, depresión y una falta general de interés.

  • Familia: el comenzar argumentos, desobedecer las reglas o el dejar de comunicarse con la familia.

  • Escuela: calificaciones bajas, ausencias frecuentes y problemas de disciplina.

  • Problemas Sociales: amigos nuevos a quienes no les interesan las actividades normales de la casa y de la escuela, problemas con la ley y el cambio hacia estilos poco convencionales en el vestir y en la música.

Algunas de estas señales de aviso pueden también ser señales indicativas de otros problemas. Los padres pueden reconocer las señales de problemas pero no se espera de ellos que hagan el diagnóstico. Una manera eficaz para los padres demostrar su preocupación y afecto por el adolescente es discutir francamente con éste el uso y abuso de las bebidas alcohólicas y de otras drogas. El primer paso que los padres deben de dar es el consultar con un médico para estar seguros de que las señales que descubren no tengan causas físicas. Esto debe de ser acompañado o seguido por una evaluación comprensiva por un psiquiatra de niños y adolescentes

Embarazo en adolescentes y el aborto:

Las causas del embarazo en la adolescencia son políticamente discutibles, de gran carga emocional, y numerosas.

Los adolescentes de hoy crecen rodeados de una cultura donde compañeros, televisión, cine, música, y revistas transmiten frecuentemente mensajes manifiestos o secretos en los cuales las relaciones sexuales sin estar casados (especialmente aquellas que involucran a adolescentes) son comunes, aceptadas y, a veces, esperadas.

Normalmente no se ofrece en el hogar, la escuela o la comunidad educación sobre el comportamiento sexual responsable e información clara específica sobre las consecuencias del intercambio sexual (incluyendo el embarazo, enfermedades de transmisión sexual y efectos psico-sociales). Por lo tanto, gran parte de la "educación sexual" que los adolescentes reciben viene a través de filtros desinformados o compañeros sin formar.

Son muchas las cosas que impulsan a las jóvenes que quedan embarazadas a llegar al aborto, aunque ninguna justifica el quitarle la vida a un ser, entre estas cosas están: el miedo a la respuesta ante esto de los padres, miedo a lo que diga la sociedad, temor a no poder cuidar al bebe, que la pareja de la joven le diga que no lo tenga, entre otras razones sin lógica.

Cualquier interrupción provocada de este proceso de vida, sin importar que sea al principio, al medio o al final, debe considerarse un atentado contra la vida y, por tanto una grave violación de la ley de Dios.

Esta doctrina la proclama la Iglesia, ha sido expuesta desde siempre por los papas, obispos, los sacerdotes, maestros y seguidores de la fe basados en la moral de Jesús y sostenida por el mandamiento de “No matarás”.

El Concilio Vaticano II es categórico ante el aborto. Dice:

Para un auténtico cristiano no debe bastar el rechazar y no ejecutar el aborto, provocado, debe, además, denunciar las contradicciones e incoherencias en que vivimos.

Tenemos una sociedad que es muy sensible ante la moral de la tortura, la mutilación, la pena de muerte, la guerra, la violación de los Derechos Humanos..., pero está indiferente ante miles de millones de fetos que no se sabe donde están.

Además, es necesario enfrentar la manipulación de los llamados progresistas, quienes en aras de una falsa felicidad, realización personal y desarrollo promueven la interrupción involuntaria del embarazo para dar muerte a un niño o niña antes de nacer. Personas que no aceptan llamar interrupción y privación de la vida si ésta se le quita a alguien ya nacido, como si en esencia no fuese exactamente lo mismo, en el orden moral de cualquier cultura o creencia que luche por la vida.

El aborto es una señal, que realmente se desvía de otros males. Por eso es importante no fijarse tanto en su manifestación, sino en ir a las raíces y encontrar las causas que lo están provocando.

Respuesta que da la Iglesia ante la problemática juvenil:

El interés de la Iglesia por los problemas sociales, se encamina a defender la dignidad de la persona humana, ya que el deterioro de las condiciones humanas de vida, le impiden su realización personal, el desarrollo de su vocación y pone en peligro su Salvación.

La Iglesia está poniendo en practica una pastoral activa, dando respuestas y tomando en cuenta la realidad social que nos rodea.

En el caso concreto de América Latina, Continente que vive una alarmante situación de opresión, miseria y dependencia (a pesar de sus grandes recursos naturales y humanos), se requiere una acción firme y radical por parte de la Iglesia.

Afortunadamente, las Conferencias Generales del Episcopado Latinoamericano (Río de Janeiro 1955, Medellín, 1968, Puebla, 1979 y Santo Domingo, 1992) han formulado una opción clara por los pobres y marginados. Prueba de ello es la gran cantidad de cristianos y cristianas que han entregado su vida, en América Latina, por la causa de Cristo pobre y oprimido.

Testigo de esto son estas palabras pronunciadas por Mons. Oscar Arnulfo Romero, asesinado en San Salvador el 24 de marzo de 1980:

“Mi muerte, si es aceptada por Dios, sea por la liberación de mi pueblo y como un testimonio de esperanza en el futuro. Un obispo morirá pero la Iglesia de Dios, que es el pueblo, no perecerá jamás”.

En la IV Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, celebrada en Santo Domingo en 1992, los obispos trazan líneas de acción encaminadas a mejorar la problemática social de nuestros pueblos latinoamericanos.

Entre ellas se destacan:

  • Robustecer el conocimiento, difusión y puesta en practica de la Doctrina Social de la Iglesia en los distintos ambientes. (No. 200).

  • Promover, de modo eficaz y valiente, los Derechos Humanos, desde el Evangelio y la Doctrina Social de la Iglesia, con la palabra, la acción y la colaboración comprometiéndose en la defensa de los derechos individuales y sociales del hombre. (No. 168).

  • Promover la justicia y la participación en el interior de nuestras naciones, educando en dichos valores, denunciando situaciones que las contradicen y dando testimonio de una relación fraterna. (No. 209).

  • Empeñarse firmemente, a la luz de los valores evangélicos, en la superación de toda injusta discriminación por razón de razas, nacionalismos, culturas, sexos y credos. (No. 168).

  • Impulsar una promoción que lleve al hombre y a la mujer a pasar condiciones menos humanas a condiciones cada vez más humanas. (No. 162).

  • Asumir con decisión renovada la opción evangélica y preferencial por los pobres, siguiendo el ejemplo y las palabras del Señor Jesús, con plena confianza en Dios, austeridad de vida y participación de bienes. (No. 180).

  • Promover la participación social ante el Estado, reclamando leyes que defiendan los derechos de los pobres. (No. 180).

  • Apoyar y estimular las organizaciones de economía solidaria con las cuales nuestros pueblos tratan de responder a las angustiosas situaciones de pobreza. (No. 181).

En relación con el grave problema del comercio de drogas, la Iglesia en América puede colaborar eficazmente con los responsables de las naciones, los directivos de empresas privadas, las organizaciones no gubernamentales y las instancias internacionales, para desarrollar proyectos que eliminen este comercio que amenaza la integridad de los pueblos en América. Esta colaboración debe extenderse a los órganos legislativos, apoyando las iniciativas que impidan el <<blanqueo de dinero>>, favorezcan el control de los bienes de quienes están implicados en este tráfico y vigilen que la producción y comercio de las sustancias químicas para la elaboración de drogas se realicen según las normas legales. La urgencia y gravedad del problema hacen apremiante un llamado a los diversos ambientes y grupos de la sociedad civil para luchar unidos contra el comercio de la droga. Por lo que respecta específicamente a los obispos, es necesario, según una sugerencia de los padres sinodales, que ellos mismos, como pastores del pueblo de Dios, denuncien con valentía y con fuerza el hedonismo, el materialismo y los estilos de vida que llevan fácilmente a la droga.

Hay que tener también presente que se debe ayudar a los agricultores pobres para que no caigan en le tentación de obtener dinero fácil con el cultivo de las plantas de las que se extraen las drogas. A este respecto, las organizaciones internacionales pueden prestar una colaboración preciosa a los Gobiernos nacionales favoreciendo, con incentivos diversos, las producciones agrícolas alternativas. Se ha de alentar también la acción de quienes se esfuerzan en sacar de la droga a los que la consumen, dedicando una atención pastoral a las víctimas de la drogadicción. Tiene una importancia fundamental ofrecer el verdadero “sentido de la vida” a las nuevas generaciones, que, por carencia del mismo, acaban por caer frecuentemente en la espiral perversa de los estupefacientes. Este trabajo de recuperación y rehabilitación social puede ser también una verdadera y propia tarea de evangelización.

INTRODUCCION

La siguiente investigación ha sido elaborada con el fin de exponer los problemas que actualmente nos afectan a todos los jóvenes.

Podemos observar la forma en que nos afectan algunos o todos los problemas, como son el alcoholismo, las drogas, el suicidio, y otros tantos que tienen solución pero a veces no sabemos como pedirla a nuestros padres, amigos, profesores, etc.

Nuestro objetivo es que a través de esta investigación, nosotros, como jóvenes con problemas e inquietudes, nos demos cuenta de que hay cosas que son normales y otras que no y lo que parece no tener solución o respuesta, la tiene.

Contamos con la respuesta que nos brinda la Iglesia, preocupada por el futuro de los jóvenes como forjadores del mismo.

Esperamos que este estudio sea del agrado de ustedes y les ayude a orientarse mejor de todas estas problemáticas.

CONCLUSION

Al realizar esta investigación nos pudimos dar cuenta de que los problemas que se presentan en la juventud, son, en su mayoría, consecuencia del tipo de vida familiar y social que lleven. La mayoría de los problemas provienen de la poca atención de los padres hacia sus hijos.

Para estos hay soluciones, la Iglesia nos presenta muchas como son los grupos de oración, los grupos juveniles de apoyo personal, presentan soluciones para estos por medio de las conferencias, etc.

Pero no tan solo la Iglesia, también la sociedad preocupada por esto hoy día ofrece muchas opciones para la solución de estos problemas.

Este trabajo nos ayudó a ir mas a fondo y darnos cuenta de que no son pocas las problemáticas que tenemos hoy día.

Esperamos que nuestra investigación haya sido del agrado de ustedes y que hayan comprendido tanto como nosotras el tema.

Primeramente agradecemos a Dios Padre por darnos la capacidad para desarrollar este trabajo, a nuestra profesora y a nuestras compañeras por su atención.

BIBLIOGRAFIA

  • Periódico Listín Diario - La Vida - lunes, 4 de Dic. del 2000.

  • Educación Sexual para la vida y el amor - 4 Nivel Medio

  • Revista Tu - México - Diciembre 2000 > Pág. 84-85

  • Jesús, Amor y Libertad - 3 Nivel Medio

  • En Internet:

    http://www.salud.com

    http://www.salutia.com

    http://www.familymanagement.com/facts/spanish/apuntes10.html

    http://www.familymanagement.com/facts/spanish/apuntes03.html