Problema del crecimiento económico en Argentina

Globalización. Banco Central argentino. Macroeconomía. Teorías keynesianas. Ley de oferta y demanda. Capitalismo. Inflación. Capital Financiero. Países desarrollados. Países del Sur. Pobreza. Recursos. Ricos. Precios

  • Enviado por: Nanu
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 4 páginas
publicidad
publicidad

El Crecimiento económico,

un problema macro que afecta a todos.

A partir del descubrimiento de América cuando se comenzó con el intercambio de bienes se dio origen al proceso de Globalización. Este fenómeno, por el cual las economías nacionales se integran en la economía mundial, de modo que su evolución depende cada vez mas de los mercados internacionales de bienes, servicios y factores de producción; se fue acrecentando a causa de la Revolución Tecnológica, donde la información se comienza a difundir de manera mucho mas rápida y homogénea que en épocas anteriores. Por lo que desde la década del '70 en adelante se logra la transnacionalización de los capitales financieros y de la economía en sí.

Si bien esto favorecía a ciertos países, dejaba de lado a otros que no contaban con las mismas riquezas que los primeros.

En el siguiente informe se intentará demostrar que la brecha que separa a los países desarrollados y subdesarrollados es cada vez más grande.

En la actualidad, el sistema económico mundial se encuentra constituido por oferentes y demandantes de capitales financieros. La demanda de estos es para llevar a cabo transacciones, inversiones en la producción o de tipo especulativo.

Para mediar entre ambos agentes existen intermediarios financieros quienes son los encargados de crear dinero. Uno de estos son los bancos que atraen el ahorro de las familias para que sea depositado en las entidades financieras y pagarles a cambio una tasa de interés (denominada pasiva).

Ellos son controlados por el Banco Central y este, a su vez, sigue las políticas económicas establecidas por el gobierno de cada país regulando las políticas monetarias para lograr influir en la actividad económica de un Estado. Éstas últimas nombradas consisten en controlar el dinero circulante que determinara el consumo de las familias; el tipo de interés que será un factor determinante a tener en cuenta por las empresas ante futuras inversiones (si es mayor la tasa, menor serán las inversiones); y las condiciones crediticias.

La influencia en la actividad económica varía de acuerdo al tipo de políticas que se implementen en cada país, ya sean expansivas o restrictivas. Independientemente por cual se opte, se deben utilizar distintos instrumentos: Encajes bancarios, redescuentos y operaciones de pase; y por ultimo, operaciones de mercado abierto.

Dicha utilización será para incidir en la demanda agregada, la inflación y la cotización del peso.

Al incrementarse la oferta monetaria y disminuir la tasa de interés, induce a un aumento en la demanda agregada, lo que produce, también, un incremento del Crecimiento económico definido como un proceso sostenido a lo largo del tiempo en el que los niveles de la actividad económica aumentan constantemente de manera tal que el producto crece mas que lo que crece la población.

Este razonamiento nació a partir del pensador Keynes, quien sostenía que los gestores de la política económica cuentan con dos herramientas para influir en la economía: la política monetaria y la política fiscal. Con relación a la monetaria, el gobierno, en general a través de los Bancos Centrales, pueden hacer variar la cantidad de dinero, o bien la tasa de interés con la que presta dinero a los bancos. En caso de encontrarse en una situación de desempleo, Keynes recomienda lanzar dinero al mercado a los efectos de lograr bajar la tasa de interés y por lo tanto, hacer viable una mayor cantidad de nuevos proyectos de inversión.

En el extremo opuesto a las teorías Keynesianas se encuentran los Monetaristas quienes sostenían que el Estado debe mantenerse completamente alejado de los asuntos económicos, por lo que su función debe ser la de un simple veedor de las relaciones entre los particulares que mueven la economía, dejando en libertad las fuerzas del mercado y regulando la emisión de dinero. Para los Monetaristas, las variaciones en la cantidad de dinero circulante son la causa esencial del problema económico y de la inflación. Como la oferta del dinero depende del número de transacciones y del nivel general de precios, en la economía debe mantenerse una cantidad de dinero que permita mantener esas transacciones. Por esto, la oferta se basa en los cálculos del Banco Central.

Si bien, pensadores como Smith y Ricardo insistían en que si cada país se especializaba en hacer aquellos bienes en los que tenían ventajas comparativas para la producción, el resultado sería que todos los países, sin excepción, podrían entrar en el sendero del crecimiento y la modernización.

Pero en 1949, tras aproximadamente 80 años de seguir ese paradigma, se comprobó que el crecimiento y el beneficio no se daba para todos por igual sino que los países centrales habían crecido y avanzado especializándose en la industria; mientras que el mundo subdesarrollado (integrado por países subdesarrollados especialmente), produciendo y exportando bienes primarios, no lograba superar sus trabas para salir del atraso. Ya sea por debilidades del sector público cuyo sistema financiero frecuentemente se caracteriza por una eficacia limitada y por no garantizar una recaudación suficiente; o por determinados factores sociales y políticos que dificultan la aplicación de medidas económicas tales como el efecto demostración internacional que experimenta la población de estos países al demandar productos que disfrutan las economías desarrolladas, y pueden distorsionar la asignación de recursos y el buen funcionamiento de los mecanismos en las economías de los países en cuestión.

Es por esto que se describe a la situación de estos últimos con el nombre de subdesarrollados, quienes tienen una escasa capacidad de producir riqueza. Además, la falta de capital es una constante en estos países, e impide la implementación de nuevas actividades o la mejora de las existencias. Conlleva, también, a un acceso restringido a nuevas tecnologías. En estos países, la atención de la salud y el acceso a la educación no están garantizados para todos y, en los casos más extremos, solo las minorías mas ricas pueden acceder a ellos. La inseguridad política, la violencia y el deterioro ambiental (por ejemplo, el agotamiento de los recursos y la contaminación del ambiente) también son muy frecuentes.

Se produce una relación entre condiciones de vida y actividad económica de sentido contrario respecto de los países desarrollados.

Éstos se caracterizan por el hecho de que la mayoría de su población disfruta de un alto nivel de bienestar, es decir, pueden satisfacer una amplia gama de necesidades. Esto significa que no sólo acceden a un elevado consumo de bienes, sino también a variados y eficientes servicios de salud, educación o recreación. Además, poseen buenos sistemas de administración de justicia y de seguridad pública, y acceso a condiciones ambientales adecuadas. Aunque cabe destacar que los países industrializados son los que más contaminan porque se establecen como objetivo un crecimiento económico elevado y aspiran a una cierta calidad de vida, a costa de males irreparables al medio ambiente que origina desequilibrios ecológicos de alcance imprevisible.

Estas buenas condiciones de vida se sustentan en sus actividades económicas, que se destacan por su diversidad y su eficacia, es decir, por su gran capacidad de generar riquezas. Estas actividades económicas, por otro lado, tienen la capacidad de generar productos de alto valor que se destinarán a la exportación. En gran medida, esto es posible por el alto desarrollo tecnológico y por la disponibilidad del capital necesario para realizar complejas actividades.

Entre las buenas condiciones de vida de la población y las actividades económicas se establecen relaciones positivas que sostienen el crecimiento económico y el desarrollo de estas sociedades. La buena educación implica una alta calificación laboral que redunda en mejoras respecto de la actividad económica, al mismo tiempo que éstas ponen a disposición de los países una mayor cantidad de recursos que se vuelcan, en gran parte, en medidas orientadas a mejorar las condiciones de vida de la población.

En conclusión, en el planeta, el quinto más rico de la población dispone del 80% de los recursos, mientras que el quinto más pobre dispone de menos del 0.5%. ...El número de personas que viven en la pobreza es más grande que nunca y la distancia en términos relativos entre los países desarrollados y subdesarrollados nunca fue más importante. La fosa que separa el Norte del Sur es hoy tan grande, que resulta difícil imaginar cómo podría desaparecer.

Es por esto que a continuación se sugieren estrategias para superar la situación de subdesarrollo: Como principal medida a tomar es la de mejorar la calidad de las políticas públicas y de las instituciones ya sea limitando el rango de actividades en las que participa el Estado, para lograr desplegar sus escasos recursos con eficacia; o imponiendo límites a sus propias acciones para convencer de manera creíble a los ciudadanos de que no se cometerán abusos políticos, sociales ni económicos.

Una vez ya regularizado el Poder Publico, éste podrá brindar apoyo a la industrialización y a la defensa del mercado interno mediante la sustitución de importaciones que consisten en reemplazar parte de las importaciones por producción nacional, para lo que se recurrirá al establecimiento de aranceles y contingencias.

Y como último curso de acción, se propone hacer tomar conciencia a la población para que tome una actitud no resignada ante el subdesarrollo, y así lograr una estructura mínimamente equilibrada e incrementar las oportunidades de desarrollo.