Pro Milone; Marco Tulio Cicerón

Filosofía. Retórica. Latín. Derecho Romano. Argumento. Clásicos

  • Enviado por: Ana Gil Mur
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 8 páginas
publicidad

CICERÓN

PRO MILONE

INTRODUCCION A LA RETORICA DE CICERÓN

Los primeros manuales latinos de que disponemos son la “Retórica a Herennio” y su contemporánea “De inventione”, el primer manual escrito por Cicerón; ninguno de ellos introduce novedades, son básicamente griegos por su contenido.

Son obras que estudian detenidamente las actividades que lleva a cabo un orador para preparar y pronunciar un discurso, es decir, los oratoris officia: la inventio o búsqueda de argumentos, la dispositio u ordenación del material, la elocutio o forma verbal del contenido, la memoria o reglamentación mnemotécnica y la pronuntiatio guía para el embellecimiento del discurso mediante la voz y el gesto. Siguiendo la tradición aristotélica ya mencionada, establecen tres tipos de discurso o genera causarum. El genus demonstrativum y deliberativum.

El carácter estrictamente técnico de estos manuales evoluciona de la mano de Cicerón hacia tratados teóricos que profundizan en las cuestiones retóricas desde nuevos puntos de vista.

Surge una teoría sobre el estilo que Cicerón expondrá en el Orador y que establece tres genera dicendi: grandiloquens, médium y tenue, delineando una forma de adecuación entre el estilo y el contenido.

La formación de Cicerón tiene una base griega. Cicerón se siente atraído por los sistemas que colocan la retórica como la disciplina propia del sabio. Las enseñanzas directas de Antonio y Craso, así como sus actuaciones, contempladas el joven alumno marcarán la postura ciceroniana de forma importante.

Tras su educación romana marchará a Grecia para perfeccionar sus estudios. Allí conoce todas las tendencias y visita las diferentes escuelas. Vuelve a Roma, donde el género oratorio no es sino una actividad práctica y útil en la que las condiciones socio-políticas añaden un nuevo punto de vista al contenido teórico.

Sus conocimientos de retórica previos al viaje a Grecia habían quedado plasmados en un manual de juventud absolutamente técnico, fruto de las enseñanzas de sus profesores de elocuencia romanos.

Estudiando por orden cronológico los tratados que Cicerón escribió a lo largo de su vida se produce una cierta evolución a lo largo de su vida.

Cicerón exige junto al conocimiento de las cosas el splendor verborum y justificará tal equilibrio entre pensamiento y lenguaje en la estética del universo, modelo de integración de utilidad y belleza. En definitiva, justificaba la función del delectare en la oratoria como en cualquier otro género literario desde tales presupuestos. Testimonio de ello es haber introducido tal función entre las competencias del orador.

ESTRUCTURA DEL PRO MILONE

El proceso de elaboración del discurso se inicia con la materia bruta que se va elaborando hasta llegar a la declamación en público del discurso. En este proceso se distinguen cinco fases: invención, disposición, elocución, memoria y pronunciación o acción.

El discurso consta del objeto que se trata (res) y de su expresión por el lenguaje (verba).

Los dos elementos constitutivos y las cinco fases de la elaboración que se les aplican se hallan al servicio de la persuasión. La persuasión del oyente que se puede dividir en tres grados: docere, delectare y movere. El accomodate dicere implica la virtus de lo aptum.

El docere es el camino intelectual de la persuatio, de especial aplicación en la narratio y en la argumentatio. Hay, pues, dos formas en el docere: el relato narrativo y la argumentación

El delectare suscita la voluptas, la delectatio y de esta manera la simpatía del público hacia el objeto del discurso y hacia el orador mismo.

El movere origina una conmoción psíquica del público en el sentido que tome partido a favor de la causa defendida por el orador.

Lo conveniente es la armónica concordancia de todos los elementos que componen el discurso o guardan alguna relación con él: la utilitas de la causa, los interesados en el discurso (orador, asunto, público), las cinco fases de la elaboración entre sí y con el público.

La Inventio

Es el “encuentro o hallazgo” de las ideas. Es un proceso productivo creador: consiste en extraer las posibilidades de desarrollo de las ideas contenidas más o menos ocultamente en la res. Naturalmente, es un proceso parcial: se extrae de la res aquello que favorece a la propia causa.

El que busca algo debe antes saber grosso modo hacia donde debe dirigir sus investigaciones. El ars trata de eliminar la presencia del azar y lleva a la elaboración de una doctrina acerca de “donde” se ha de buscar.

Las ideas que hay que buscar y encontrar deben en cada caso ajustarse al grado de desarrollo del hilo de los pensamientos en el conjunto del discurso. Las partes del discurso, partes orationis, son siempre la base de la producción de las ideas en la inventio.

El exordio

Es la parte inicial del discurso. El objetivo del exordio es ganarse la simpatía del juez hacia el asunto del discurso. Ese objetivo e encuentra al servicio del decorum, en lo que descansa la coherencia de los distintos elementos implicados en el hecho retórico. El exordio proporciona la primera ocasión que tiene el orador de influir en el público y de captar su voluntad.

La simpatía del juez depende del grado de defensa de la causa defendida.

La falsa modestia:

En la introducción el orador debe ganarse la benevolencia, la atención y la docilidad de sus oyentes. Para lograrlo necesita una presentación modesta pero como el orador mismo tiene que poner de relieve esa modestia, acaba por hacerse afectada. Según Cicerón, es conveniente que el orador se presente en una actitud humilde y suplicante. La alusión del orador a su propia debilidad, a su escasa preparación, proviene del discurso forense, donde tiene por objeto “captar” la benevolencia del juez;

A menudo se vincula la fórmula de modestia con la afirmación de que el autor sólo se atreve a coger la pluma porque un amigo, protector o superior se lo ha sugerido, pedido o mandado.

La refutación previa

Se muestran las pruebas de que Milón no es culpable por una serie de motivos. Y la defensa y amparo de la ley que no establece condena alguna por la legítima defensa

La Narratio

La narración es la exposición de hechos como han ocurrido o como se supone que han ocurrido. Como Milón no había premeditado el homicidio sino que cayó por una emboscada.

Por su contenido se distinguen varios narrationun genera.

  • La descripción o exposición parcial del estado de la causa ante el tribunal

  • La narración cono digresión en el discurso forense. Entra aquí, principalmente, la narración de ejemplos.

  • La narración literaria, cuyo tratamiento pertenece propiamente a la ars poetica y que se utiliza como ejercicio en la formación del orador.

  • En este caso se trata de la primera ya que Cicerón expone la causa completa frente al tribunal.

    • La narración de cosas y procesos que se subdivide en tres subespecies:

  • Fábula (el relato legendario): narra hechos ni verdaderos no verosímiles. A estas materias suministradas por la tradición poética primitiva (Homero) les falta la virtud de la narratio probabilis. Su fin es el delectare.

  • Historia: hechos reales alejados de nuestra época. El fin de la historia es el docere. La historia es verdadera pero necesita para su exposición literaria los medios de la narratio verosimilis.

  • Ficción: hechos imaginados pero que pudieran ocurrir. Estas materias o asuntos tienen la virtud de la narratio probabilis y su fin es el delectare.

  • Como podemos observar de estos tres tipos, el que usa Cicerón para defender a Milón es la narratio verosimilis.

    • La narración que se refiere a las personas la realiza de modo tal que junto a los propios hechos sea posible advertir el lenguaje y el carácter de los personajes. Esta forma de narración es entretenida y recurre a la variedad de hechos, a la diversidad de sentimientos, a los cambios de fortuna…

    La narración tiene tres requisitos: breve, clara y verosímil.

    Es breve si la hacemos comenzar en el punto preciso, es decir, si no nos remontamos a los acontecimientos más lejanos.

    La narración es clara si presentamos los acontecimientos en el orden en que sucedieron; si mantenemos el orden cronológico de los hechos de manera que se presenten tal como ocurrieron o como creemos que pudieron ocurrir. Deberemos tener especial cuidado en evitar el desorden y la confusión, no saltar de un tema a otro, no remontarnos a los hechos más lejanos ni llegar hasta los últimos y no omitir nada de lo que convenga a la causa.

    La narración es verosímil si en ella aparecen las características de la vida real; si se respeta el rango propio de los personajes, se explican las causas de los acontecimientos, se señala que aparentemente hubo ocasión para cometer los hechos y se muestra que las circunstancias eran favorables, el tiempo suficiente y el lugar oportuno para los hechos que se narran; si los hechos se ajustan a la índole de los participantes, al opinión pública y los sentimientos de los oyentes. Podremos asegurar la verosimilitud siguiendo estos principios.

    En este caso la narración es clara, breve y verosímil. En este caso, en el pro milone

    La Argumentatio

    La argumentatio consiste en la presentación de las pruebas pertinentes a la utilidad de la causa, esto es, favorables desde la perspectiva de la posición del orador y también en la destrucción de las pruebas de la parte contraria.

    Dicha presentación de pruebas propias es la confirmatio de causa y la compensatio extra causam.

    La argumentación es el centro del discurso: el exordio y la narración tienen como finalidad la preparación del destinatario y la presentación al mismo de informaciones en función de la aceptación por parte de este de la posición argumentativa que establece el orador. Dicha posición consiste en la afirmación de determinadas pruebas, que favorecen a la causa y en la negación de otras, las que se oponen a la causa, y para que esa posición pueda ser aceptada son necesarios un exordio adecuado y una narración convincente como pasos previos a una argumentación sólida. Por todo ello, la argumentatio es, “la parte nuclear y decisiva del discurso”.

    La peroración

    Esta parte se desarrolla al final del discurso donde Cicerón expone por último sus razones finales para que el juez absuelva, en este caso a Milón y cuenta al jurado y a os jueces como imaginaría a Milón si lo exiliasen, e incluso llora para pedir la compasión de los jueces.

    PRINCIPIOS JURÍDICOS Y AFORISMOS DEL PRO MILONE

    • SILENT LEGS INTER ARMA

    Entre las armas las leyes enmudecen

    • LA LEY ES, LA DISTINCION DE LAS COSAS JUSTAS E INJUSTAS, EXPRESADA CON ARREGLO A AQUELLA PRIMERA NATURALEZA DE LAS COSAS

    • Uno de los temas que se tratan en este texto son las LAGUNAS DE LA LEY al afirmar que no hay ley fijada para la materia de los asesinatos que no son cometidos con conciencia de ello.

    • Un principio tratado aquí es la LEGITIMA DEFENSA que va dirigida a Milón. Ya que éste asegura haber matado a Clodio por defensa de sí mismo porque Clodio quería matarlo a él.

    • Se habla también de SUFRAGIO POPULAR principio de derecho constitucional o político.

    • ACTO CONTRA REM PUBLICA, considera Cicerón querer asesinar Clodio a Milón. “Acto contra la República”

    • ACUSATIO DE VI

    Significa una acusación por la fuerza sin poder defenderse de ninguna manera, cosa que en este caso no ocurre.

    • CIVITAS SINE SUFFRAGIO

    Ciudadanos sin sufragio, sin derecho a voto.

    • AUREA MEDIOCRITAS

    Dorada medianía

    • LA LEGISLACION ROMANA PROHÍBE A LOS ESCLAVOS TESTIFICAR EN CONTRA DE SUS DUEÑOS

    RESUMEN DEL PRO MILONE

    A continuación procederé a hacer la recensión del texto de una manera breve y concisa.

    Este texto es evidentemente judicial, ya que Cicerón hace de “abogado” de Milón delante de los jueces del tribunal, expone su defensa y ruega que absuelvan a Milón.

    Cicerón piensa que el proceso es excepcional, por el hecho de que la muerte no ha sido causa por Milón; el piensa que puede expresar con claridad y libertad sus ideas al tribunal y a los jueces y está convencido de que cuenta con el apoyode todos los ciudadanos que piensan al igual que él que es inocente. Cicerón basa su acusación a una emboscada preparada por Clodio, para matar a Milón ya que él había sido un obstáculo constante en su vida política y le tenía un odio pronunciado.

    Después Cicerón alega que la muerte de Clodio no es motivo de la condena de Milón. Alega legítima defensa para Milón porque ese asesinato fue exclusivamente para no caer en lo que hubiera sido una muerte segura a manos de su enemigo Clodio, que sin duda quería matarlo. Así, lo que pide es que no se le juzgue por asesinato, sino que los jueces deberán averiguar cuál de los dos preparo la emboscada al otro.

    Justo despues cuenta como Clodio quiso evitar la carrera política de Milón y que se mostró dispuesto a que Milón no fuera elegido cónsul y habla como no, de los hechos en la Vía Aspia y consigue esbozar lo que sería una conclusión: Milón no puedo ser el que preparó la emboscada porque hubiera arriesgado la vida de su esposa y Milón era un hombre con muchos principios.

    Cicerón como no tiene pruebas directas de que Milón es inocente lleva a cabo una confirmación de causa para presumir que Clodio era el mayor beneficiario de la muerte de Milón y siempre había recurrido al uso bruto de la fuerza y Milón nunca había aprovechado sus ocasiones de poder vengarse de su contrincante, además añade que Milón nunca lo habría matado porque supondría una influencia muy mala para su candidatura como cónsul. Con esto consigue desmentir la acusación de Milón de que había liberado a sus esclavos, que habían estado en el incidente de Vía Aspia para que no contaran la verdad, alegando que fueron liberados por su fidelidad a su dueño, además de contar con la ley de que un esclavo nunca puede declarar contra su dueño. Termina aclarando que Milón volvió tranquilo a Roma porque tenía la conciencia tranquila ya que el lo hizo por defensa propia.

    Finalmente, en el final de su discurso, hace un poco uso de la dramatización para conseguir la absolución de los jueces, ya que solicita la compasión de los jueces frente a Milón y hace imaginar a los jueces lo que supondría para él ser exiliado, dejando atrás todos sus sacrificios y familia, e incluso expone el dolor que le produciría a él que lo exiliasen, ya que Milón y él son muy buenos amigos desde siempre, y para terminar hace referencia a la creencia que tiene en los tribunales y en la justicia y que espera que funcione como el pensaba.

    3