Principales efectos de la Publicidad en México

Efectos ideológicos. Efectos nocivos. Anuncios publicitarios

  • Enviado por: Omar
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 4 páginas
publicidad
publicidad

PRINCIPALES EFECTOS DE LA PUBLICIDAD

Por medio de las imágenes tiene sobre los espectadores, tratan de inducir en su público una adhesión a cierto número de creencias respecto de la vida y la conducta humana.

Es de esta manera como las imágenes transmitidas llegan a tener efectos nocivos sobre los espectadores, quienes lo reflejan en el momento de convivencia con los demás miembros de su entorno social.

efectos nocivos:

* Provoca una actitud pasiva, pues al ser una actividad meramente receptiva no supone ningún esfuerzo y anula la iniciativa del espectador.

*La televisión presenta estereotipos como los de los diferentes papeles sexuales del hombre y la mujer porque limitan la percepción de la realidad y restringe los puntos de vista.

*La publicidad es nociva porque manipula las imágenes y la forma de presentar los productos, logra que el espectador desee el producto anunciado sin que se este consiente de esto.

Podemos comprobar con los resultados de los cuestionarios realizados que la publicidad realmente influye; ya que las marcas anunciadas en televisión son las que la audiencia prefiere y a su vez consume, pensando que tienen mayor calidad, prestigio y al mismo tiempo status.

Los espectadores imitan lo que ven en televisión, ya que se muestran constantemente modelos de comportamiento y estereotipos a seguir. Los resultados de los cuestionarios realizados nos indican que un porcentaje mayoritario de las conductas, comportamientos, maneras de pensar e ideologías de sus personajes favoritos coinciden con los encuestados.

Así, los espectadores que ven programas violentos y van a dormir inmediatamente después de verlos, tienden a resolver sus problemas con agresividad.

En efecto, un conjunto compuesto por las imágenes identificadas anteriormente contiene básicamente los elementos que van a continuación.

Individualismo Aventurerismo Providencialismo

Elitismo Conservadorismo Autoritarismo

Racismo Conformismo Romanticismo

Materialismo Auto derrotismo Agresividad

Más que todo sobre la base de la forma como estas imágenes se presentan, ellas se pueden definir de la siguiente manera:

Individualismo: La creencia de que las necesidades y aspiraciones del individuo predominan sobre las de las comunidades de las cuales él forma parte.

Elitismo: La creencia de que el orden social natural requiere el predominio de unos pocos, mejor dotados que los demás.

Racismo: La creencia de que la raza blanca caucásica es biológicamente superior a todas las demás.

Materialismo: La creencia de que las metas más importantes de los seres humanos son la adquisición de la riqueza, la acumulación de bienes materiales, el disfrute de servicios y el logro del bienestar en general.

Aventurerismo: La creencia de que el éxito en la vida del individuo está basado sustancialmente en la osadía, el oportunismo, la viveza y la rudeza empleados para tomar ventaja sobre los otros.

Conservadorismo: La creencia de que las estructuras socioeconómicas características del capitalismo constituye el único orden natural social deseable y que, como tal, debe permanecer indefinidamente inalterado para el bien de todos.

Conformismo: La creencia de que el estado actual de la sociedad debe aceptarse con resignación debido a que, aunque no es justo para algunos, no se debería intentar cambiarlo puesto que está determinado por el destino y, por lo tanto, es inmutable.

Auto derrotismo: La creencia que tienen algunos miembros de los estados sociales más bajos de que ellos resultan ser, real, intrínseca y abismalmente inferiores a los de los estratos superiores y de que dicha inferioridad es irrevocable y, por tanto, los hace definitivamente perdedores.

Providencialismo: La creencia de que los miembros no privilegiados de la sociedad no necesitan intentar superar sus desventajas ni por si mismos ni por medio de una acción social solidaria puesto que, al final, fuerzas externas sobrenaturales intervendrán para hacerles prodigiosamente justicia y concederles felicidad.

Autoritarismo: La creencia de que el comportamiento humano debe ser controlado verticalmente en el sentido de que los que no tienen poder deben obedecer de manera ciega a quienes lo detentan.

Romanticismo: La creencia de que el amor constituye una solución mágica a los problemas socioeconómicos y culturales que afectan a muchas personas.

Agresividad: La creencia de que la violencia no es necesariamente un recurso ilícito e indeseable para lograr éxito en la vida.

Si las categorías básicas, en efecto, son conglomerados y si, además, están verdaderamente interrelacionados en forma estrecha, entonces podrían equivaler a un subsistema de creencias dentro del sistema general de creencias que cada cual supone tiene en su mente. Y si son sistemáticas- es decir, jurisdiccionalmente definidas y funcionalmente vinculadas- se podría esperar de ellas un impacto tal que los haga efectivamente capaces de inculcar en la gente un “estilo general de vida” o “una Ideología”.

Si nos atenemos a la programación que viene repitiéndose desde que fue creada la televisión en México, nos enseña que:

  • Se violan cotidianamente los derechos fundamentales del ser humano, y la soberanía nacional de cualquier país.

  • Cualquier cosa puede ser comprada si se tiene suficiente dinero sin importar como fue conseguido este.

  • Existe una profunda y extendida corrupción que llega a los altos niveles de poder político, militar y económico del gobierno, de las empresas y de la policía.

  • Las desviaciones y conductas anti-sociales conducen frecuentemente a la riqueza pero continuamente también arrastran al vicio, a la desesperación y el suicidio.

Los medios publicitarios han invadido prácticamente todo los medios de comunicación. El comportamiento de la actividad publicitaria en México no es diferente a la de otros países durante dificultades económicas en las que hay una tendencia a la disminución de los gastos en publicidad de las medianas y algunas grandes empresas, lo que deja disponibilidad de tiempo y espacio y con ello la desaparición de centenares de firmas comercializadoras y empresas productoras.

Durante la crisis se ha dado un reacomodo publicitario con determinadas características como son: ascendente irracionalidad social de la publicidad de mercancías a los que solo pueden acceder cada vez grupos económicos pequeños (automóviles, perfumes importados, viajes y hasta diamantes). Ante las dificultades de realización de inventarios como una respuesta a la contracción de la demanda se presentan varios fenómenos:

-La venta directa del fabricante en un afán de eliminar intermediarios y aprovechar al máximo la influencia de la publicidad en los grandes medios como vendedores directos.

-El incremento de la publicidad centros y plazas comerciales.

-El reforzamiento del poder persuasivo del anuncio con la inclusión de figuras de gran popularidad, actores reconocidos, cantantes, boxeadores, corredores, futbolistas y otros personajes que habiendo ganado fama y prestigio por otro tipo de méritos, son comprados a elevados costos por agencias y empresas.

-El ascenso en la promoción de bienes tangibles como el turismo, el cine, el teatro y otros espectáculos bajo el patrocinio de determinadas televisoras, cabe mencionar dueñas de estos bienes, con baja cobertura social de estos mensajes ya que solo van dirigidos a estratos con ingresos medios o altos.

-La transmisión de campañas “institucionales” publicas y privadas en aras de objetivos claramente ideológico-político, esencialmente enfocadas a la conservación del status quo y la aceptación de medidas anti populares del régimen.

La televisión sigue siendo el instrumento preferido para la manipulación informativa y propagandística de los intereses conjuntos de la población mexicana aunque el acceso a ella continúa vedado para quienes mas necesitan que su voz, sus argumentos y necesidades sean escuchados.