Primeros Auxilos

Manual. Ayuda urgente. Reanimación. Atención de accidentados. Accidentes. Curas

  • Enviado por: Tati Canela Ramirez
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 8 páginas
publicidad
publicidad

Los primeros auxilios:

Definimos como primeros auxilios a las técnicas terapéuticas no profesionales urgentes aplicadas a una víctima de accidente o enfermedad repentina, en tanto llega el tratamiento especializado. Estas medidas tienen como objeto la atención primaria del enfermo o herido, para evitar su agravamiento, hasta el momento en que pueda ser atendido por un médico.

No es suficiente tener buena voluntad para ayudar en estos casos, es necesario poseer nociones elementales de las técnicas médicas, para actuar con rapidez y eficacia en la atención del
herido o enfermo.
Las técnicas a aplicar son diferentes en cada caso, dependiendo de las necesidades de la víctima. Es necesario saber que hacer y que no.


Para qué son los primeros auxilios:
El objetivo de los primeros auxilios es:

Conservar
la vida.


Evitar complicaciones, tanto físicas como psicológicas.
Ayudar en la recuperación de la víctima.
Asegurar el traslado de las víctimas a un centro de asistencia.


Cómo actuar en caso de que se requieran primeros auxilios:
Ante un caso de accidente o enfermedad repentina, hay una serie de pasos que deben seguirse para una correcta asistencia
a la víctima:

• Es preferible no hacer nada cuando no se tiene conocimiento de los procedimientos de primeros auxilios. El desconocimiento puede llevar a tomar acciones que agraven
la situación.

• Conservar siempre la calma, actuar rápida y tranquilamente, para no perturbar al lesionado.

• Nunca deje sola a una víctima. Solicite ayuda y el transporte
necesarios.


• Realice una inspección en busca de heridas o lesiones que
no haya visto en primera instancia.

• A menos que sea necesario, es preferible dejar a la víctima en la misma
posición.

• Si es necesario, proporcionar respiración artificial a la víctima.
• En caso de hemorragias graves, intentar detenerlas comprimiendo la herida con vendajes o torniquetes, según el
caso.

Hay ciertas acciones que nunca deben tomarse en caso de accidentes o
enfermedades repentinas:

• No tocar las heridas con materiales sin esterilizar. Tampoco deben
soplarse.


• No hay que lavar heridas profundas o fracturas expuestas. Simplemente se las cubrirá con apósitos estériles.

• Las heridas se limpian hacia afuera, nunca hacia adentro.


• No colocar algodón directamente sobre las heridas o quemaduras.


• No aplicar tela adhesiva directamente sobre heridas o quemaduras.


• Los vendajes no deben colocarse ni demasiado ajustados ni demasiado
flojos.

• No dar de comer o beber a una víctima.


Es conveniente poseer nociones de primeros auxilios, y de cuáles son las maniobras que determinan la evolución de un accidentado. Los primeros momentos luego de un accidente y su atención, son decisivos en la evolución posterior de la víctima.
Existen varias técnicas de auxilio para casos de emergencia, dependiendo de
la situación particular de cada caso.

Tipos de accidentes y los primeros auxilios adecuados:

• Cuando estamos ante un caso de obstrucción incompleta y obstrucción completa, en adultos o niños pequeños, etc. La técnica adecuada es la maniobra Heimlich, que consiste en la compresión abdominal realizada para desobstruir el conducto respiratorio cuando está bloqueado por la presencia de un objeto extraño.

La maniobra se realiza colocándose detrás de la persona que está asfixiándose, luego se rodea el tórax con los brazos y se colocan ambas manos debajo del diafragma. La mano que apoya en el diafragma va cerrada y la otra la comprime. Esto comprime los pulmones, ejerciendo presión sobre el objeto que está trabado en la tráquea, con lo cual será expulsado


• Reanimación cardio-pulmonar: es un conjunto de maniobras de primeros auxilios que buscan restablecer la respiración y los movimientos del corazón, en caso de que no estuvieran presentes. El método consta de dos maniobras principales, la respiración artificial y el masaje cardiaco
izquierdo.


• Respiración artificial: existen varios métodos para dar respiración artificial, pero el más eficaz sin lugar a dudas es la respiración de boca a boca. El método boca a boca consta de dos tiempos:

1. Preparación
para la respiración


2.
Respiración

1. Preparación para la respiración:

o Colocar a la víctima boca arriba, con la espalda plana, sin almohadas. En cas
o de que la persona vomite agua o alimentos, giraremos la cabeza hacia el costado para que pueda devolver sin dificultad.

o Aflojar los ropajes que pudieran comprimir la garganta, el tórax o el abdomen de la víctima.
o Verificar que no hay objetos extraños en la boca, de haberlos, retirarlos (tambié
n las dentaduras postizas).

2. Respiración:

o De rodillas junto a la víctima, se coloca una mano debajo de la nuca y la otra en la frente, colocando la cabeza en posición para q
ue la tráquea quede abierta.

Luego con la mano que estaba sobre la frente, se aprieta la nariz como con una pinza, de modo que el aire no se escape por las narinas. Con la otra mano, sujete la lengua para que no se introduzca en la garganta. Inspire hasta llenar completamente los pulmones y luego vacíe el aire en la boca de la víctima.

El aire debe introducirse lentamente. Verificaremos que entra aire, observando el pecho de la víctima, debe hincharse.

o Retirar la boca para inhalar nuevamente, mientras se comprueba si sale aire por la boca de la víctima. Las insuflaciones deben repetirse entre 12 y 14 veces por minuto.

o A medida que el accidentado comienza a recuperarse, haremos que las insuflaciones se acompasen con la respiración.

• Masaje cardiaco externo: cuando el accidentado no muestra pulso en la muñeca o el cuello, si además tiene las pupilas dilatadas, ni se oyen los latidos del corazón, es necesario practicar el masaje cardiaco externo, además de la respiración artificial.

Arrodillarse al costado de la víctima acostada boca arriba y presionar con ambas manos sobre el esternón, 4 o 5 centímetros sobre la boca del estómago. Se presiona de manera firme y vertical una 60-80 veces por minuto. Se presiona y deja de presionar para que la caja torácica vuelva a su lugar.

Es preferible que dos personas brinden la resucitación simultáneamente, una para el masaje y la otra para la respiración. En este caso, se realizan 5 presiones y una insuflación.