Primeros auxilios

Medicina. Cruz Roja. Accidentes. Primeros auxilios. Asfixia. Reanimación cardiopulmonar. Envenenamiento. Quemaduras. Golpes de calor. Lipotimia. Esguinces. Mordeduras. Productos tecnológicos

  • Enviado por: Luis Lamas
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 14 páginas
publicidad
cursos destacados
Aprende Productos Notables, fácil y ahora! Nivel 1
Aprende Productos Notables, fácil y ahora! Nivel 1
Aprende como trabajar con los tres Productos Notables iniciales de forma fácil y divertida. 

Ver más información

PREICFES SABER 11 Sociales y Ciudadanas v. 2014
PREICFES SABER 11 Sociales y Ciudadanas v. 2014
NO TE PIERDAS EL MUNDIAL YENDO A UN PREICFES VACACIONAL TRADICIONAL, MEJOR ESTUDIA DESDE TU CELULAR...
Ver más información

publicidad

Descripción de la Necesidad.

Toda la comunidad académica necesita tener los conocimientos de primeros auxilios para estar preparados a enfretar situaciones en las que alguien sufra cualquier tipo de accidente.

Teniendo el conocimiento, es posible reaccionar de forma adecuada y proporcionar los cuidados necesarios al accidentado para que no se agrave su lesión, o en el peor de los casos que el accidentado pierda la vida.

  • Perfil del usuario final:

El usuario es todo aquel que caresca del conocimiento de primeros auxilios y por lo tanto, es quien no está capacitado para proporcionar la adecuada atención a aquel individuo que haya o hubiere tenido un accidente.

  • Restricciones:

  • Humanas: Se requiere de gente, que previamente, posea el conocimiento de primeros auxilios.

  • Técnicas : Es necesario el conocimiento de primeros auxilios y el de una base de anatomía.

  • Físicas : Es necesario un espacio en el que se pueda impartir un taller de enfermería, con acústica y espacio adecuados para dicho propósito.

  • Económicas:

  • Referencia histórica del área

    Medicina en la antigüedad

    Medicina Egipcia

    En Egipto se disciernen dos tendencias, la mágico-religiosa que abarcaba elementos primitivos, y la empírico-racional, basada en la experiencia y observación y sin características místicas. Las    enfermedades mas frecuentes de los ojos y de la piel eran tratadas racionalmente por los médicos, por su localización favorable; las menos accesibles seguían siendo tratadas por medio de conjuros y encantamientos del mago-sacerdote. En la 3ra Dinastía el medico surge como una forma primitiva del científico, un tipo distinto del medico-brujo. El mas conocido de ellos cuyo nombre llego a nuestros días lo fue IMHOTEP (Apogeo 2725 BC), reconocido igualmente como visir del faraón, constructor de pirámides, y astrólogo. El médico normalmente pasaba años de arduo entrenamiento en las escuelas de los templos en las artes de interrogación, inspección y palpación (examinar el cuerpo por medio de la palpación) . Las recetas contenían algunos medicamentos cuyo ha perdurado al través de los siglos. Los laxantes favoritos eran higos, dátiles, y aceite de castor. El ácido tánico, extraído principalmente de la nuez de la acacia, era de gran valor en el tratamiento de las quemaduras. Aunque los Egipcios practicaban el embalsamamiento, su conocimiento anatómico permaneció en un nivel bajo; A consecuencia de esto solo realizaban procedimientos quirúrgicos menores, salvo la práctica de la trepanación. de acuerdo con HERÓDOTO el historiador griego, los antiguos egipcios reconocían la odontología como una importante especialidad quirúrgica. Existe cierta evidencia de estudios de fisiología y patología, basada en los trabajos de IMHOTEP, y mas tarde la vivisección de criminales por el Anatomista y cirujano Herófilo puede haber sido influenciada por el filósofo Tales de Mileto el cual se sabe que viajó a Egipto en el siglo 7mo a C.

    Mesopotamia

    Debido al sistema teocrático prevaleciente en Asiria y Babilonia, la medicina podía salir de la influencia de la demonología y prácticas mágicas. Tabletas cuneiformes que han llegado hasta hoy día nos presentan casos de historias bien clasificadas. Modelos en arcilla extraordinariamente exactos, en aquel entonces considerado el alojamiento del alma, indicando la importancia dedicada al estudio de dicho órgano al determinar las intenciones de los dioses. Los sueños eran otras formas de saber las intenciones de los dioses. Un gran numero de remedios eran usados, incluyendo mas de 500 drogas, algunas de las cuales eran de origen mineral. Los encantamientos cantados por los sacerdotes, a menudo eran una forma afectiva de psicoterapia .

    India

    La práctica de los antiguos hindúes o medicina Vedija (1500 - 1000 AC) son descritas en los trabajos de dos médicos mas tarde Charaka (Siglo II EC.) y Susruta (Siglo IV EC). Susruta dio descripciones reconocibles de la Malaria, Tuberculosis y Diabetes. Además escribió acerca de las hierbas cannabis y hemhane, Hyocrycimus para inducir anestesia e incluía antídotos específicos y tratamientos altamente específicos para mordedura de serpientes venenosas. Una antigua droga hindú obtenida de la planta Rawolfia Serpentina fue la fuente del primer tranquilizante moderno. En el campo de cirugía operativa son reconocidos como los de mayor habilidad en toda la antigüedad, fueron probablemente los primeros en realizar transplantes de piel y cirugía de nariz. Con el auge del budismo el estudio de la anatomía fue prohibido y en la conquista musulmana el campo de la medicina declinó y se estancó. A pesar de esto muchos conocimientos de valor respecto a la higiene, dieta y eugenesia se transmiten al Occidente a través de los tratados de AVICENA y otros.

    China

    En la china antigua, las prohibiciones contra la disección resultaron en un inadecuado conocimiento del cuerpo, su estructura y función. Como consecuencia de la técnica quirúrgica permaneció elemental. Tratamientos externos incluían masajes, tazas secas, una forma de eliminar irritación en la que la sangre se hace llegar a la superficie de la piel al aplicar una ventosa de la cual se ha extraído parcialmente el aire creando un vacío. Dos formas especiales de contra-irritación se usaron en reumatismo y otras enfermedades , eran la acupuntura, o sea punción de piel por agujas para aliviar dolor y congestión ; y el cauterio o secado de la piel aplicando moxas ardiendo (una preparación de hojas inmersas en aceite de gusano de madera chino).

    Grecia

    La medicina griega mas antigua dependía en magia y encantamientos Homero consideraba a Apolo el dios de la curación. Sin embargo La Ilíada de Homero revela un considerable conocimiento del tratamiento de las heridas y otras lesiones por cirugía, la cual era reconocida como una especialidad distinta de la medicina interna.

    Esculapio subsecuentemente suplanto a Apolo como el dios de la curación, y sus sacerdotes practicaban el are de la curación en sus templos. Mas tarde una secta semi-sacerdotal los Asclepiades, aduciendo ser descendientes del dios de la medicina practicaban una forma de psicoterapia llamada incubación.

    Por el siglo VI AC la medicina griega se había transformado casi en su totalidad en una disciplina secular, reforzando la observación y experiencia.

    En la colonia griega de Crotona el biólogo Alcemos (Apogeo 6to siglo AC) identificó el cerebro como el asiento de los sentidos. El filósofo griego Empedocles desarrollo el concepto de que la enfermedad es primariamente una manifestación de un desequilibrio en la armonía perfecta de los cuatro elementos - fuego, aire, agua, y tierra - y formuló una teoría rudimentaria de la evolución.

    Kos y Cnidus eran las escuelas griegas mas famosas que florecieron en el siglo 5to a.C., bajo los asclepíades. Los estudiantes de ambas escuelas probablemente contribuyeron al Corpus Hippocraticum (Colección Hipocrática), la cual es una antología de los escritos de varios autores aunque popularmente se le atribuye a Hipócrates de Kos, conocido como el padre de la medicina. Ninguno de estos trabajos menciona curas supernaturales. Los más altos estándares fueron impuestos a los médicos, quienes tomaban el tan celebrado juramento atribuido a Hipócrates y aun en uso hoy en día (Juramento Hipocrático ).

    El conocimiento de la anatomía humana se basaba principalmente en la disección de animales. La fisiología se basaba en los cuatro humores cardinales, o fluidos, del cuerpo: Este concepto fue derivado de la teoría de Empedocles de los cuatro elementos el cual se usaba para atribuir el dolor y enfermedad.

    Aunque Aristóteles el filósofo griego no era un médico, él contribuyó grandemente al desarrollo de la medicina por sus disecciones de numerosos animales. Se le conoce como el fundador de la anatomía comparativa.

    Alrededor del siglo tercero AC en Egipto, Alejandría el asiento de una forma escuela de medicina y biblioteca establecida firmemente como centro de la ciencia griega.

    En Alejandría el Anatomista Herófilo realizo la primera disección pública y el fisiólogo Erasistrato hizo trabajos importantes sobre la anatomía del cerebro, nervios venas y arterias. Los seguidores de ambos formaron sectas que discutían entre si. La mas notable fue la de los empiristas los cuales basaban su doctrina en la experiencia adquirida prueba y error . Los empiristas se destacaron en cirugía y farmacología; un estudiante real el rey de Pontus Mitridates VI Eupator desarrollo el concepto inducir la tolerancia de veneno por administración gradual de dosis in crescendo.

    Medicina medieval

    Grecorromana

    La medicina Greco-alejandrina influencia a Roma a pesar de la resistencia inicial de los romanos. Asclepiades de Bytinia fue importante en el establecimiento de la medicina griega de Roma en el siglo 1ero E. C. Opuesto a la teoría de los humores Asclepiades enseñaba que el cuerpo estaba compuesto de partículas desconectadas o átomos separados por poros. La enfermedad era causada por la restricción de los movimientos ordenados de los átomos o por el bloqueo de los poros, lo que el intentaba curar con ejercicio, baños, dieta y variaciones en la dieta más que por medicamentos.

    Esta teoría fue remedada en varias ocasiones y en varias formas hasta el siglo XVIII.

    Los mas prominentes de los médicos escritores de los siglos segundo y tercero AD fueron Galeno De Pérgamo, Aulus Cornelius Celsius, romano el cual escribió una enciclopedia de la medicina y el griego Pedanius Discordes, el primer medico botánico. El griego Arteo de Cappadocia (Siglo II) discípulo de Hipocrates, el Anatomista Rufo de Efeso conocido por sus investigaciones del ojo y el corazón, y Sorano De Efeso el cual registro información en Obstetricia y Ginecología, aparentemente basado en disecciones humanas. Aunque era seguidor de Asclepiades distinguió entre enfermedades, sus síntomas y su curso.

    Por su parte Galeno de Pérgamo fue el mas importante de este período siendo solo superado por Hipocrates en la historia de la época antigua de la medicina, gracias a su indiscutida autoridad en la medicina de la Edad Media. Galeno describió los cuatro síntomas clásicos de la inflamación y añadió mucho al conocimiento de las enfermedades infecciosas y la farmacología. Su conocimiento Anatómico humano era defectuoso por que se basaba en la disección de monos. Su teoría de que la sangre llevaba el pneuma o espíritu de vida, que era lo que le daba el color rojo, retrasó bastante el progreso de la medicina. Esto asociado a la errónea noción de que la sangre pasaba por una pared porosa entre los ventrículos del corazón retrasó bastante el conocimiento de la circulación y además desanimó a muchos investigadores de la fisiología. Sin embargo su trabajo más importante fue el relacionado con la forma y función de los músculos y la función de la médula espinal. Además era excelente en el diagnostico y pronóstico.

    La importancia del trabajo de Galeno no puede ser sobrestimada, ya que a través de sus escritos el conocimiento de la medicina griega, fue subsecuentemente transmitido al mundo occidental por los Árabes.

    Romana

    La contribución mas original de la medicina romana fue hecha en los campos de la salud publica y la higiene. En la organización de la limpieza de las calles, suministro de agua, y los hospitales públicos, los métodos usados por los Romanos no fueron sobrepasados hasta la época actual.

    En el siglo 7mo una gran parte del mundo occidental estaba dominada por los conquistadores árabes. En Persia, los árabes aprendieron medicina griega por medio de los cristianos nestorianos (nestorianismo), una secta en el exilio del Imperio Bizantino. Dichas escuelas habían conservado muchos textos perdidos en la destrucción de la biblioteca de Alejandría traducidos del griego siendo instrumentos en el desarrollo de un renacimiento científico y un sistema árabe de medicina basado en el pensamiento griego y romano través del mundo árabe.

    Sus seguidores se conocieron como los Arabistas. Entre ellos se destacaron médicos como al-Razi, un famoso clínico y escritor, que fue el primero en identificar la viruela y el sarampión en el año 910, sugiriendo que la sangre era la causa de las enfermedades infecciosas; Isaac Judaeus, el autor de el primer libro dedicado por completo a la dietética y Avicena, cuyo famoso Canon ha permanecido como la síntesis estándar de las doctrinas de Hipócrates, Aristóteles y Galeno.

    Los Arabistas del siglo 12avo incluyen a Avenzoar, el cual fue el primero en describir el parásito sarcoptes scabiaes que produce la escabiasis y fue de los primeros en cuestionar la autoridad de Galeno; Averroës, es reconocido como el mas grande comentarista de Aristóteles. El alumno de Averroës, Maimónides, cuyos tratados de dieta, higiene, y toxicología fueron ampliamente leídos y Al-Quarashi, también conocido como Ibn al-Nafis, que escribió comentarios sobre los escritos de Hipocrates y escribió tratados sobre dietas y enfermedades del ojo y lo más importante fue el primero en pregonar el transito sanguíneo por los pulmones de izquierda a derecha por medio del ventrículo izquierdo.

    Los Arabistas hicieron mucho para elevar los estándares profesionales al insistir en examinar a los médicos para darles la licencia. Ellos introdujeron numerosas substancias químicas terapéuticas, fueron excelentes en los campos de la oftalmología e higiene publica que los hacían superiores a los médicos de la Europa medieval.

    Europa

    Al iniciar la Edad Media en Europa ocurre una desorganización completa en la fraternidad del área de la medicina. Para compensar la creciente necesidad de cuidados médicos surgió una forma de medicina eclesiástica que surgió de las enfermerías monásticas y rápidamente se difundió rápidamente para separar las instituciones caritativas diseñadas para el cuidado de los muchos enfermos de lepra y otras enfermedades.

    Los monjes Benedictinos se destacaron mucho en este campo, recolectando y estudiando textos médicos antiguos en su biblioteca de Monte Casino, Italia. S. Benedicto de Nursia, el fundador de la orden, obligaba a sus miembros a estudiar las ciencias, especialmente medicina. El abate de Monte Casino, Bertharius, era él mismo un mérdico famoso.

    Bajo la dirección de el teólogo francés Rabanus Maurus, Fulda se convirtió en un famoso centro de enseñanza medica en Alemania. Por esfuerzos de Carlomagno el emperador del Sacro imperio romano la medicina se incluyo en el curriculum de las escuelas que funcionaban en las catedrales. Por el contrario el eclesiástico francés S. Bernardo de Clairvaux les prohibió a los monjes Cistercienses estudiar textos médicos y el uso de cualquier otro remedio que no fuere la oración.

    En los siglos 9no y 10mo el antiguo lugar de descanso en Salerno, localizado cerca de Monte Casino, se convirtió gradualmente en un reconocido centro de actividad médica. Al inicio del siglo 11 Salerno se convierte en la primera escuela de medicina occidental. La enseñanza era estrictamente secular en el tono y enfatizaba en la dieta y la higiene personal.

    El traductor y médico Constantino El Africano, el cual se convirtió en un monje Benedictino y se retiro a la abadía de Monte Casino donde preparo traducciones al latín de la versión Arabe de muchos clásicos griegos, para los estudiantes en ambos lugares Salerno y Monte Casino.

    En el siglo 12 la enseñanza medica se había transformando cada vez mas en teórica y escolástica, habiendo llegado hasta la escuela médica de Montpellier y más tarde a las universidades de París, Oxford, y Bologna. Al final del siglo 12 el resurgimiento de la medicina alternativa y las restricciones para ejercer fuera de los claustros produjeron la caída de la medicina monástica, pero llenaron su cometido y cumplieron una función invaluable al preservar las tradiciones del aprendizaje médico.

    Historia de la cruz roja.

    Henry Dunant

    A los 31 años, Henry Dunant descubrió los horrores de la guerra y decidió fundar la Cruz Roja. A los 73, fue uno de los primeros galardonados con el Premio Nobel de la Paz. Humanista y pacifista lúcido, Dunant supo situar la tradición de solidaridad internacional de Ginebra en muy alto nivel. Un largo camino trazado por Marc Descombes de la juventud a los negocios y a la especulación colonial, el período fascinante de la fundación de la Cruz Roja. Henry Dunant terminó su camino en Heiden, en el olvido casi total, antes de que se le adjudicara el primer Premio Nobel de la Paz.

    Análisis de alternativas estudiadas

    Primeros auxilios son medidas terapéuticas urgentes que se aplican a las víctimas de accidentes o enfermedades repentinas hasta disponer de tratamiento especializado. El propósito de los primeros auxilios es aliviar el dolor y la ansiedad del herido o enfermo y evitar el agravamiento de su estado. En casos extremos estas primeras medidas son necesarias para evitar la muerte hasta que se consigue asistencia médica.

    Los primeros auxilios varían según las necesidades de la víctima y según los conocimientos del socorrista. Saber lo que no se debe hacer es tan importante como saber qué hacer, porque una medida terapéutica mal aplicada puede producir complicaciones graves. Por ejemplo, en una apendicitis aguda un laxante suave puede poner en peligro la vida del paciente.

    En todos los pacientes, sea cual sea su lesión, deben aplicarse una serie de normas generales. Siempre hay que evitar el pánico y la precipitación. A no ser que la colocación de la víctima lo exponga a lesiones adicionales, deben evitarse los cambios de posición hasta que se determine la naturaleza del proceso. Un socorrista entrenado ha de examinar al accidentado para valorar las heridas, quemaduras y fracturas. Se tranquiliza a la víctima explicándole que ya ha sido solicitada ayuda médica. La cabeza debe mantenerse al mismo nivel que el tronco excepto cuando exista dificultad respiratoria. En ausencia de lesiones craneales o cervicales se pueden elevar ligeramente los hombros y la cabeza para mayor comodidad. Si se producen náuseas o vómitos debe girarse la cabeza hacia un lado para evitar aspiraciones. Nunca se deben administrar alimentos o bebidas (si el paciente va a requerir cirugía hay que esperar hasta que se vacíe el estómago), y mucho menos en el paciente inconsciente. La primera actuación, más inmediata, debe ser procurar al paciente una respiración aceptable: conseguir la permeabilidad de la vía aérea para evitar la asfixia, extrayendo los cuerpos extraños —sólidos o líquidos— y retirando la lengua caída hacia atrás. Si el paciente no respira por sí sólo habrá que ventilarlo desde el exterior mediante respiración boca a boca hasta disponer de un dispositivo mecánico.

    Cualesquiera que sean las lesiones, el segundo aspecto a corregir es el referente al sistema circulatorio, para evitar el shock. Se deben valorar la frecuencia cardiaca y la tensión arterial. Una valoración inicial se obtiene mediante el pulso: permite valorar la frecuencia y ritmo cardiaco, y su “fortaleza” o “pulso lleno” nos indican una adecuada tensión arterial. El shock supone la depresión de muchas funciones orgánicas debido al defecto de perfusión de sangre (por insuficiente tensión arterial). Los signos característicos del shock son la piel fría y húmeda, los labios cianóticos (azulados), la taquicardia y la hipotensión arterial (pulso débil y rápido), la respiración superficial y las náuseas. Estos síntomas no son inmediatos; el shock puede desarrollarse varias horas después del accidente. Para evitarlo debe mantenerse abrigado al paciente e iniciar lo antes posible la perfusión de líquidos y electrolitos por vía intravenosa. Está prohibido administrar fármacos estimulantes y alcohol.

    Las urgencias que requieren primeros auxilios con más frecuencia son los accidentes en los que se produce asfixia, parada e infarto cardiacos, sangrado grave, envenenamiento, quemaduras, golpe de calor e insolación, desvanecimiento, coma, esguinces, fracturas y mordeduras de animales.

    Asfixia

    En la asfixia, el aire no puede entrar en los pulmones y el oxígeno no llega a la sangre circulante. Entre las causas de asfixia se encuentran el ahogamiento, el envenenamiento por gases, la sobredosis de narcóticos, la electrocución, la obstrucción de la vía aérea por cuerpos extraños y la estrangulación. Para evitar un daño cerebral irreparable al detenerse la oxigenación tisular, se debe instaurar inmediatamente algún tipo de respiración artificial. La mayoría de las personas mueren tras 4 o 6 minutos de parada respiratoria si no se les ventila de forma artificial.

    Se han diseñado muchas formas de respiración artificial. La más práctica para la reanimación de urgencia es el procedimiento boca a boca: el reanimador sopla aire a presión en la boca de la víctima para llenarle los pulmones. Antes de ello, debe retirarse cualquier cuerpo extraño que se encuentre en la vía aérea. La cabeza de la víctima debe ser inclinada hacia atrás para evitar que la caída de la lengua obstruya la laringe; para ello se tira hacia arriba de la barbilla con una mano mientras con la otra se empuja hacia atrás la frente. El reanimador obtura los orificios nasales pinzándolos con los dedos, inspira profundamente, aplica su boca a la de la víctima, y sopla con fuerza hasta ver llenarse el tórax; después retira su boca y comprueba cómo la víctima exhala el aire. Este proceso se repite 12 veces por minuto en un adulto y 20 veces por minuto en un niño.

    Si la vía aérea no está despejada, debe comprobarse la posición de la cabeza de la víctima. Si todavía no se consigue permeabilidad se rota el cuerpo hacia la posición de decúbito lateral y se golpea entre los omóplatos para desatascar los bronquios. Después se vuelve a la respiración boca a boca. Si todavía no se consigue, se realiza la maniobra de Heimlich (“abrazo del oso”) con la víctima en decúbito.

    Una vez iniciada, la respiración artificial no debe suspenderse hasta que el enfermo empiece a respirar por sí solo o un médico diagnostique la muerte del paciente. Cuando empieza a respirar espontáneamente no debe ser desatendido: puede detenerse de nuevo la respiración de forma súbita o presentarse irregularidades respiratorias. En casos de ahogamiento siempre hay que intentar la respiración artificial, incluso aunque el paciente haya presentado signos de muerte durante varios minutos. Se han descrito varios casos de pacientes sumergidos durante más de media hora, cianóticos y sin posibilidades de reanimación, que respondieron a los primeros intentos del socorrista. Una respuesta refleja, el llamado “reflejo de zambullida de los mamíferos”; es la explicación.

    En los últimos años se ha desarrollado una técnica para tratar a los pacientes con vía aérea obstruida por un cuerpo extraño. Inventada por el médico estadounidense Henry Jay Heimlich, se llama maniobra de Heimlich o abrazo de oso, y consiste en la aplicación súbita de una presión sobre el abdomen de la víctima. El aumento de presión abdominal comprime el diafragma, éste a los pulmones, que expulsan aire a alta velocidad y presión, despejando la vía aérea.

    La maniobra se realiza situándose tras el paciente, rodeando su cintura con los brazos y entrelazando las manos, situando éstas entre el ombligo y el reborde torácico, y presionando fuerte y de forma brusca hacia atrás y arriba. Si la víctima está en posición horizontal, se presiona sobre el abdomen con el “talón” de una mano. Debe evitarse presionar sobre las costillas, pues se pueden romper, sobre todo en niños y ancianos.

    Reanimación cardiopulmonar

    La reanimación del paciente con parada cardiaca está muy relacionada con la reanimación respiratoria. Ha de aplicarse masaje cardiaco externo para mantener el flujo sanguíneo y combinarlo con las técnicas descritas de respiración artificial. Se sitúa a la víctima sobre una superficie firme y se confirma la permeabilidad de su vía aérea. El reanimador sitúa sus manos sobre el esternón del paciente; éste se deprime 5 cm, por lo que se comprime el corazón y fuerza a la sangre a salir por las arterias. Cuando se afloja la presión, el corazón se expande y vuelve a llenarse de sangre procedente de las venas. El masaje se aplica en forma de compresiones cortas y rítmicas de 1 segundo de duración. Se aplica una respiración boca a boca cada cinco golpes cardiacos. Para esta operación son ideales dos reanimadores. Si sólo hay uno se aplican dos respiraciones boca a boca cada 15 compresiones cardiacas. El procedimiento debe aplicarse, aunque no haya signos de vida, hasta conseguir ayuda médica.

    Hemorragia

    El sangrado “en surtidor”, “a chorro” o “a golpes” es signo inequívoco de hemorragia grave. La simple presencia de sangre sobre una superficie corporal grande no es signo de hemorragia. Puede haber salido sangre de múltiples heridas pequeñas, o puede haberse extendido. La cantidad de sangre que se pierde por una herida depende del tamaño y clase de los vasos lesionados. La lesión de una arteria produce sangre roja brillante que fluye a borbotones, mientras que la lesión de una vena produce un flujo continuo de sangre roja oscura. Si se rompe una arteria principal, el paciente puede morir desangrado en un minuto. Las lesiones de arterias de calibre medio y las lesiones venosas son menos críticas, pero si no se tratan también pueden ser fatales. Una complicación grave de la hemorragia es el shock hipovolémico, que debe ser prevenido y tratado lo antes posible.

    El procedimiento a utilizar para detener la hemorragia (hemostasia) depende del tamaño de la herida y de la disponibilidad de material sanitario. El mejor método es la aplicación de presión sobre la herida y la elevación del miembro. Esto es suficiente en lesiones de vasos de calibre medio. Lo ideal es utilizar compresas quirúrgicas estériles, o en su defecto ropas limpias, sobre la herida y aplicar encima un vendaje compresivo. Cuando este apósito se empapa de sangre no debe ser retirado: se aplican sobre él más compresas y más vendaje compresivo. Si el sangrado de una extremidad es muy abundante se puede aplicar presión sobre el tronco arterial principal para comprimirlo sobre el hueso y detener la hemorragia.

    La arteria braquial, que irriga la extremidad superior, debe ser comprimida en una zona intermedia entre el codo y la axila en la cara medial (interna) del brazo. La arteria femoral, que irriga la extremidad inferior, puede ser comprimida en el centro del pliegue inguinal, donde la arteria cruza sobre el hueso pélvico.

    Envenenamiento

    Una sustancia venenosa por vía oral produce náuseas, vómitos y calambres abdominales. Los venenos ingeridos por accidente o con fines suicidas incluyen: medicaciones a dosis tóxicas, herbicidas, insecticidas, matarratas y desinfectantes domésticos.

    Para atender a una persona envenenada es primordial la identificación del tóxico, preguntando a la víctima o buscando indicios como, por ejemplo, envases vacíos; muchos envases mencionan la lista de antídotos en su etiqueta. Las quemaduras, las manchas o un olor característico también pueden servir para identificar el veneno.

    La primera medida es diluir la sustancia tóxica haciendo beber a la víctima una gran cantidad de leche, agua o ambas. La dilución retrasa la absorción y la difusión del veneno a los órganos vitales.

    Excepto en los casos de ácidos o bases fuertes, estricnina o queroseno, la medida siguiente es inducir el vómito para eliminar la mayor cantidad posible de tóxico antes de que se absorba. Se puede inducir haciendo beber a la víctima una mezcla de medio vaso de agua y varias cucharadas de bicarbonato de sodio o magnesia, o introduciendo los dedos o una cuchara hasta estimular el velo del paladar y conseguir la regurgitación. Se debe repetir este procedimiento hasta vaciar el estómago. Después conviene administrar un laxante suave.

    El veneno se debe contrarrestar con un antídoto. Algunos de ellos aíslan la sustancia tóxica de las mucosas sensibles; otros reaccionan químicamente con el veneno y lo transforman; otros estimulan al organismo a contrarrestar la acción del tóxico. Si el antídoto específico no está disponible se utiliza uno universal que contrarresta la mayoría de los venenos. Un antídoto universal sencillo se puede obtener mezclando una parte de té fuerte, una parte de magnesia y dos partes de polvillo de pan quemado. Este antídoto también está disponible en los comercios.

    Cuando el veneno es un ácido corrosivo (clorhídrico, nítrico, sulfúrico), una base fuerte (sosa cáustica) o amoníaco, no se debe estimular el vómito, pues se dañarían más aún los tejidos de la boca, faringe y esófago. Para intoxicaciones por ácidos se puede utilizar como antídoto una base débil, como la magnesia o el bicarbonato de sodio. Para intoxicaciones por bases son útiles los ácidos débiles, como el limón o el vinagre diluido. Tras su ingestión debe administrarse aceite de oliva o clara de huevo. En intoxicaciones por estricnina o queroseno se debe ingerir abundante agua o leche y después aceite de oliva o clara de huevo, sin provocar el vómito.

    Quemaduras

    Se producen por exposición a la llama del fuego, a metales calientes, a radiación, a sustancias químicas cáusticas o a la electricidad. Las quemaduras se clasifican según la profundidad del tejido dañado y según la extensión del área afectada. Una quemadura de primer grado, que sólo afecta a la capa superficial de la piel, se caracteriza por el enrojecimiento. Una quemadura de segundo grado presenta formación de flictenas (ampollas), y una de tercer grado afecta al tejido subcutáneo, músculo y hueso produciendo una necrosis. La gravedad de una quemadura también depende de su extensión. Ésta se mide en porcentajes de la superficie corporal. Las quemaduras graves producen shock y gran pérdida de líquidos. Un paciente con quemaduras de tercer grado que ocupen más del 10% de la superficie corporal debe ser hospitalizado lo antes posible.

    La finalidad de los primeros auxilios en los quemados es prevenir el shock, la contaminación de las zonas lesionadas y el dolor. La aplicación de bolsas de hielo o la inmersión en agua helada disminuye el dolor. Después se ha de cubrir la zona con un apósito grueso que evite la contaminación. No se deben utilizar curas húmedas, pomadas o ungüentos, y hay que acudir al especialista médico inmediatamente.

    Las quemaduras del sol pueden ser de primer o de segundo grado. Sus casos leves se pueden tratar con una crema fría o un aceite vegetal. Los casos graves conviene que sean atendidos por un especialista. Las quemaduras químicas deben ser lavadas inmediata y profusamente para diluir al máximo la sustancia corrosiva. Las lesiones dérmicas de las quemaduras eléctricas se tratan como las de exposición a la llama y, además, deben ser controladas en un centro hospitalario para valorar posibles lesiones cardiacas o nerviosas.

    Golpe de calor y deshidratación por calor

    El golpe de calor y la deshidratación por el calor están causados por un exceso de calor, pero sus síntomas son tan dispares que es muy difícil confundirlos. El golpe de calor, producido por un mal funcionamiento de los centros reguladores del calor, es una patología más grave que afecta principalmente a los ancianos. Sus síntomas son la piel caliente y enrojecida, la ausencia de sudoración, el pulso fuerte y contundente, la respiración dificultosa, las pupilas dilatadas y la temperatura corporal extremadamente alta. El paciente se encuentra mareado y puede perder la consciencia. La deshidratación por calor se debe a una pérdida excesiva de líquidos y electrolitos en el organismo. La piel está pálida y húmeda, la sudoración es profusa, el pulso débil y la respiración superficial, pero las pupilas y la temperatura corporal son normales. Pueden producirse cefaleas y vómitos.

    Los primeros auxilios necesarios para el golpe de calor y para la deshidratación por el calor también difieren. La víctima de un golpe de calor debe ser transportada a un lugar fresco a la sombra, y allí debe guardar reposo con la cabeza elevada. Se debe humedecer el cuerpo con alcohol o agua fría para bajar la temperatura. Debe ser trasladado a un hospital de inmediato. El paciente con deshidratación por el calor también debe guardar reposo, pero con la cabeza más baja que el cuerpo; conviene proporcionarle abrigo o calor. Al principio puede presentar náuseas, pero tras un tiempo de descanso puede ingerir líquidos: se ha de beber 4 vasos de agua con una tableta o media cucharadita de sal diluidas, a intervalos de 15 minutos. Después debería beber zumos (jugos) de frutas para recuperar otros electrolitos. Si se produce una postración importante conviene buscar ayuda médica.

    Lipotimia y coma

    La sudoración fría y la palidez son típicas de la lipotimia, desmayo o desvanecimiento. Se produce por un aporte insuficiente de sangre al cerebro y es temporal. Para restaurar la circulación cerebral se elevan los miembros inferiores o se sitúa la cabeza más baja que el corazón. Es necesario evitar que la víctima se enfríe. Tras la reanimación conviene que tome té o café caliente.

    El coma es un estado de falta de respuesta a estímulos externos. Viene provocado por una enfermedad o un traumatismo. El paciente comatoso sólo responde a determinados estímulos intensos; en el coma profundo no responde siquiera al dolor. Puede ser debido a un fallo cardiaco, a una hemorragia cerebral, a una epilepsia, a una descompensación diabética, a una fractura craneal, o a muchas otras situaciones urgentes. Los primeros auxilios se deben limitar a mantener tranquilo y cómodo al enfermo, aflojándole sus vestimentas y buscando ayuda médica. Si la cara enrojece, se pueden elevar ligeramente la cabeza y los hombros, y si palidece se pueden elevar los miembros inferiores. En la epilepsia hay que evitar las autolesiones (mordeduras de lengua) y los traumatismos. Si por cualquier motivo cesa la respiración se debe aplicar respiración artificial. Los diabéticos a menudo portan tarjetas de identificación que permiten identificar la posible causa del coma.

    Esguinces y fracturas

    Tanto el esguince como la fractura se acompañan de gran dolor e inflamación, pero la impotencia funcional (incapacidad para mover la zona afectada) y la deformidad son propias de las lesiones óseas. Hasta que se descarte una fractura, los esguinces graves se deben tratar como lesiones óseas; sólo la radiografía puede confirmar el diagnóstico.

    En la fractura, el hueso absorbe la energía del traumatismo, perdiendo su integridad estructural. En el esguince el traumatismo es absorbido por una articulación, distendiéndose o rompiéndose las fibras de un ligamento o la cápsula articular. Como un movimiento muy leve produce dolor intenso, no se debe manipular la extremidad afectada ni intentar “enderezarla” ni corregir la deformidad. Esto, además, puede aumentar la lesión de partes blandas, producidas por los extremos óseos fracturados al moverse; este fenómeno cobra especial importancia en el caso de los vasos y los nervios. La incorrecta manipulación de un miembro fracturado puede hacer que los picos y biseles de la fractura desgarren arterias, venas o nervios. Sólo se debe inmovilizar el miembro en la posición en que se encuentra, preferiblemente con férulas. Éstas se pueden improvisar con tablas o cartón y afianzarlas al miembro con tiras de tela.

    Si la cabeza o el tronco de la víctima se encuentran doblados o torsionados en posición antinatural se debe sospechar inmediatamente de una fractura o luxación de la columna vertebral. De ningún modo se debe intentar corregir la deformidad o mover el tronco. Otros síntomas de lesión vertebral son el dolor agudo en la espalda o el cuello y la parálisis en las extremidades inferiores. Todo accidentado sospechoso de presentar una lesión vertebral debe ser manejado en estricta inmovilidad, transportado “en tabla”, preferiblemente por varios socorristas, y mejor aún sobre una superficie dura y plana (una puerta, una banqueta trasera de coche,...).

    Mordeduras

    Las mordeduras más frecuentes son de perros, gatos, serpientes y pequeños roedores como las ratas y las ardillas. También se ven en ocasiones mordeduras humanas.

    Las mordeduras de serpientes no venenosas no requieren más que el tratamiento habitual de las mordeduras: no suturarlas, limpieza e irrigación, aplicación de antisépticos, profilaxis antitetánica y la vigilancia de la herida. Como cualquier mordedura puede infectarse, es recomendable en ellas la profilaxis antibiótica. Las mordeduras de serpientes venenosas requieren primeros auxilios y atención hospitalaria de la máxima urgencia.

    Los síntomas de una mordedura de serpiente venenosa dependen de la especie del reptil. Los crótalos, la Agkistrodon contortis y la Agkistrodon piscivorus, inyectan un veneno que destruye los vasos sanguíneos; la herida desarrolla inmediatamente un dolor intenso e inflamación. Si la cantidad de veneno es grande la hinchazón llega a ser tan pronunciada que rompe la piel. La decoloración de los tejidos circundantes es un signo patognomónico de mordedura por estas serpientes. El paciente se siente mareado y con náuseas y puede desarrollar un shock. La mordedura de las serpientes del género Micrurus no causa dolor inmediato, pero su veneno ataca el sistema nervioso central paralizando órganos vitales como los pulmones. La identificación del tipo de serpiente es muy útil para administrar la antitoxina o suero anti-mordedura correspondiente.

    El objetivo del socorrista es evitar la difusión del veneno. Es necesario mantener inmóvil al paciente para evitar el aumento de la circulación local o sistémica. Si la mordedura se halla en una extremidad, se debe aplicar un torniquete de 5 a 8 cm por encima de la mordedura. Este torniquete no debe ser demasiado compresivo, pues es importante que la sangre siga manando de la mordedura en pequeñas cantidades.

    Otro método para retardar la circulación del veneno es mantener en declive la parte mordida. Para aliviar el dolor se puede aplicar sobre la herida hielo o agua fría. La herida debe lavarse con abundante agua y jabón y secarse con mucho cuidado. Después debe aplicarse un apósito estéril o, en su defecto, limpio. Lo ideal es la inyección precoz de la antitoxina correspondiente.

    Análisis gral. Y de costo de productos tecnológicos que intervienen en el servicio.

    'Primeros auxilios'
    Un estetoscopio.

    El estetoscopio es un instrumento que sirve para la auscultación indirecta. Consta de unacampana que posee una membrana que se aplica directamente sobre la zona a explorar, las vibraciones captadas, son enviadas al oído por medio de dos tubos de goma.

    Los precios de un estetoscopio fluctúan radicalmente dependiendo de su marca o calidad, pero el estetoscopio con menor precio que se puede encontrar es desde un estetoscopio de campana simple en $6500 hasta uno de campana dible que bordea los $ 55000.

    Un esfigmomanómetro.

    'Primeros auxilios'

    El esfigmomanómetro es un aparato compuesto de un manómetro de aire o de una columna de mercurio, que se usa para tomar la presión arterial. Existen varios modelos: Aneroide, de mercurio, electrónicoEl esfigmomanómetro aneroide consta de un manguito con una cámara hinchable, un manómetro esferoide graduado de 0 a 300 mm Hg., una aguja que marca los valores de la presión arterial, un tubo que conecta el manómetro a una pera de goma y una válvula que controla la salida de aire.
    El esfigmomanómetro de mercurio esta compuesto por un armazón de aluminio que protege una columna de vidrio con mercurio graduada de 0 a 300 mm Hg., un manguito y una pera de goma con su respectiva válvula. Algunos modelos pueden ir colgados a la pared y otros son de sobremesa, pero todos deben leerse a la altura de la vista.
    El esfigmomanómetro electrónico consta de un manguito, un micrófono, un traductor (que hace la función del estetoscopio), un tubo de goma conectado al aparato registrador, el cual posee unos interruptores, para el encendido y apagado y para activar
    el insuflado, (también los hay con pera de goma para realizar un insuflado manual).
    Existen unos aparatos para realizar un control continuo (durante 24 horas) de la
    presión arterial de forma ambulatoria (Monitorización Ambulatoria de la Presión Arterial). Constan de un brazal de medidas estándar, con tubos de goma (mucho más largos que los del brazo, porque han de hacer un mayor recorrido) conectados a un pequeño aparato de registro, que realizara diversas tomas de presión en unas fracciones de tiempo programado.

    El manguito esta compuesto de una bolsa de goma rectangular hinchable recubierta por otra de tela, dos tubos de goma uno para la conexión con la bolsa y otro para la conexión con una pera de goma que permite insuflar aire.
    Existen varios tamaños estandarizados:

    Extremidad superior persona adulta peso normal 13x33cm.
    Extremidad superior persona adulta obesa 14x40cm.
    Extremidad superior niños peso normal 8cm.
    Extremidad inferior persona adulta peso normal 18x24cm.

    Condiciones previas: Para tomar la presión debemos escoger un lugar en donde haya una temperatura agradable. La persona a la que se le vaya a tomar la presión arterial deberá estar acostada o sentada con el brazo desprovisto de ropa, apoyado en alguna superficie que quede a la altura del corazón.
    Es importante que antes de efectuar la medición haya descansado entre quince o veinte minutos. Es conveniente que la primera determinación se efectúe en ambos brazos para escoger como referencia el brazo en el cual las cifras sean mas altas.


    Técnica

    - Enrollar el manguito alrededor del brazo a unos 2 ó 3 cm por encima de la fosa antecubital (pliegue entre brazo y antebrazo)

    con los tubos de goma encima de la arteria braquial.
    - Cerciorarse que la válvula de la pera de goma este bien cerrada.
    - Palpar la arteria braquial. Inflar el manguito rápidamente hasta que ya no se pueda sentir su latido y observar el valor en este momento. Desinflar el manguito y esperar de treinta a sesenta segundos a fin de que el flujo sanguíneo se recupere. Colocarse el estetoscopio y situar su membrana bien plana sobre la arteria. Insuflar de nuevo el aire rápidamente hasta 20-30 mm Hg. por encima de la presión arterial sistólica palpada anteriormente.
    - Dejar escapar el aire lentamente (2 a 4 mm Hg. /segundo) desenroscando la válvula.
    - El primer ruido percibido corresponde al valor de la presión arterial sistólica.
    - La desaparición del sonido corresponde a presión arterial diastólica. En algunas personas hay una persistencia de dicho sonido, entonces se toma como referencia la disminución de la intensidad y el cambio de tono del ruido.
    - Desinflar hasta cero.
    - Si existe duda y se quiere efectuar otra medición deberemos esperar por lo menos un minuto para dejar circular otra vez el flujo sanguíneo.

    Si los sonidos son poco audibles, antes de volver a inflar el manguito es conveniente levantar la extremidad para enlentecer el flujo sanguíneo y poder percibirlo mejor. Una vez inflado hay que bajar otra vez la extremidad y si aún así no podemos oírlos hay que medir la presión sistólica por palpación.
    - Para tomar la presión arterial en la extremidad inferior usaremos un manguito apto para este fin y lo colocaremos sobre el muslo con las gomas encima de la arteria poplítea.

    En las farmacias, el esfingomanómetro más barato es de $ 35.000 y el más caro puede llegar a costar hasta $ 60.000. En una tienda especializada los precios fluctúan entre los $ 10.000 de un esfingomanómetro no digital, hasta unos $ 64.000 uno digital con insuflación automática.

    Respirador

    La selección del respirador apropiado para una indespensable exposición es crítica. Si el pesticida al que Ud. está expuesto es un irritante para los ojos, nariz o garganta, se debería de utilizar un respirador de cara completa. Para respiradores purificadores de aire, el filtro o cartucho del purificador de aire tiene que ser aprobado por el NIOSH/MSHA para uso contra un peligro específico. Las etiquetas del producto de pesticida son la fuente principal de información sobre qué tipo de protección respiratoria que es necesaria usarse con ese producto. Los precios de respiradores artificiales son muy variados, pero len general fluctúan entre $ 150.000 y $ 600.000.