Primeros Auxilios

Socorrismo. Auxilio víctimas. Hemorragias. Fracturas. Quemaduras. Ahogamientos. Maniobra de Heimlich

  • Enviado por: Rubo
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas

publicidad

La continua evolución sociológica hace imprescindible que la actuación ante situaciones de emergencia o catástrofe sea del todo eficaz para paliar o controlar la situación antes de que esta alcance grandes magnitudes.

Para conseguir esto, es necesario que existan personas entrenadas y capacitadas para que, de una manera organizada, acudan en pronto auxilio de las víctimas o de sus bienes sabiendo cada uno de los miembros o entidades intervinientes cual es su cometido para no interferir o duplicar medios y esfuerzos.

Así, en el campo de la asistencia sanitaria, cuando algo va mal, no basta con improvisar o leer precipitadamente el manual de "primeros auxilios" que suele acompañar a los botiquines. Toda la población debería tener unas nociones mínimas para prestar los primeros cuidados a las víctimas de cualquier accidente o enfermedad repentina hasta la llegada de los equipos asistenciales basándose siempre en la premisa P.A.S., es decir: PROTEGER, ALERTAR, SOCORRER:

PROTEGER y asegurar el lugar de los hechos, con el fin de evitar que se produzcan nuevos accidentes o se agraven los ya ocurridos. Para ello se asegurará o señalará convenientemente la zona y se controlará o evitará el riesgo de incendio, electrocución, caída, desprendimiento, etc., que pudiera afectar a las víctimas e, incluso, a los auxiliadores.

ALERTAR a los equipos de socorro, autoridades, etc., por el medio más rápido posible, indicando:

  • Lugar o localización del accidente.

  • Tipo de accidente o suceso.

  • Número aproximado de heridos.

  • Estado o lesiones de los heridos, si se conocen.

  • Circunstancias o peligros que puedan agravar la situación.

Si la petición de socorro se realiza desde algún teléfono, procurar facilitar el número desde el que se llama con el fin de poder establecer un contacto posterior para informar o recabar más datos. Las llamadas anónimas o desde teléfonos sin identificar no inspiran confianza.

SOCORRER al accidentado o enfermo repentino "in situ", prestándole unos primeros cuidados hasta la llegada de personal especializado que complete la asistencia, procurando así no agravar su estado.

Ante un accidente, por ejemplo, debemos seguir estas pautas:

  • Actuar rápidamente pero manteniendo la calma.

  • Hacer un recuento de víctimas, pensando en la posibilidad de la existencia de víctimas ocultas.

  • No atender al primer accidentado que nos encontremos o al que más grite, sino siguiendo un orden de prioridades.

  • Efectuar "in situ" la evaluación inicial de los heridos.

  • Extremar las medidas de precaución en el manejo del accidentado, en esta fase en la que todavía no sabemos con certeza lo que tiene.

Pero, aún siendo importante saber lo que hay que hacer, es muy importante saber lo que no debemos hacer y, por tanto, sólo se hará aquello de lo que se esté seguro. De estos primeros cuidados depende la posterior evolución de los afectados.

Evidentemente, estos primeros cuidados pueden ser prestados por distintas personas más o menos cualificadas. Estos primeros intervinientes pueden ser profesionales de la sanidad (médicos, ATS, DUE, etc.), colectivos especializados en este tipo de intervenciones (SOS Emergencias, Cruz Roja, DYA, etc.) o puede tratarse de cualquier miembro de la población en general.

Por tanto, estos primeros auxilios pueden ser diferentes según la asistencia prestada perdiendo el nombre genérico de PRIMEROS AUXILIOS para pasar al término del correspondiente grado asistencial cuando estas labores se realizan aplicando ciertas técnicas o maniobras (sanitarias o médicas) encaminadas a paliar la situación o el agravamiento desde el primer contacto con la víctima.

En el caso de colectivos entrenados para intervenir en las situaciones de catástrofe o emergencia, el comportamiento ha de ser profesional, dividiendo cada tarea en fases y adquiriendo los conocimientos y adiestramientos necesarios para efectuar correctamente cada una de dichas tareas.
Tres parámetros han de ser conocidos o identificados rápidamente para poder paliar con eficacia el daño de las cosas y, sobre todo, las lesiones de los afectados:Conocer el medio o el agente agresor.

  • Conocer o identificar las lesiones.

  • Conocer los recursos necesarios y los disponibles.


En función de esto se han de resaltar 3 tipos de lesiones o daño;hemorragias,fracturas y quemaduras.

-Hemorragias:
La hemorragia es la salida de sangre de los vasos sanguíneos como consecuencia de la rotura de los mismos.Los primeros auxilios a seguir en caso de hemorragias externas son:

Asegurar la permeabilidad de las vías aéreas.Valoración de respiración y circulación.Aconsejar y ayudar a tumbar a la víctima en prevención de lipotimia.Presión directa en la herida con apósitos.Elevación del miembro afectado.Si no cesa la hemorragia, compresión arterial.Prevenir el shock hemorrágico o hipovolémico. En último extremo aplicar torniquete, con indicación de la hora de aplicación.

-Fracturas:
Una fractura es la pérdida de continuidad en la estructura normal de un hueso, sumado al trauma y la alteración del tejido blando y los tejidos neurovasculares circundantes.
Las fracturas son causadas, en su mayoría, por etiologías traumáticas, o mejor dicho, a traumas severos, es decir un impacto fuerte en el hueso; aunque hay también fracturas patológicas que no son causadas por traumas severos sino que son alteraciones propias del hueso que lo hacen propenso para que, con traumas menores, se produzcan las fracturas. Cuando una persona se encuentre ante un caso de fractura o, la sospecha de que pueda existir, lo primero que debe hacer es inmovilizar el miembro o la parte afectada con el fin de mantener los fragmentos en los que se rompió el hueso controlados para que no afecten más a los tejidos circundantes y, de esta manera, evitar que el hematoma que se forma alrededor de la fractura sea mayor. Además, la inmovilización también disminuye el dolor que produce el roce de los fragmentos entre sí y la elongación de los músculos. Allí radica la importancia de que inmediatamente, exista o no personal especializado, la primera medida sea la inmovilización del paciente en la parte afectada.
Para transportarlo a un centro asistencial se debe tener en cuenta el sitio de la fractura. Por ejemplo; cuando existe un trauma múltiple donde cabe la posibilidad de que se hayan afectado los ejes axiales o raquídeos de la persona, es decir, cuando existe la posibilidad que la columna esté involucrada, se debe transportar al paciente inmovilizado sobre una superficie plana que no permita angulaciones de la columna. De esta manera se pueden evitar alteraciones neurológicas que no se hayan presentado por el mismo trauma. Una alteración neurológica quiere decir, un daño a nivel de la columna, que es la protección ósea de la médula que es la conexión nerviosa más grande que tenemos para comunicarnos con las extremidades y demás lugares de nuestro cuerpo. Por consiguiente, un daño en la columna puede involucrar la médula y generar una alteración neurológica grave, por lo cual es muy importante que cuando exista la posibilidad de daño en la columna, se impida todo movimiento de ella, para evitar que sufra la médula espinal un daño superior.
Pero los daños neurológicos no son exclusivos de las fracturas de columna; incluso en fracturas lejanas al eje del cuerpo se pueden afectar nervios adyacentes que pueden causar un déficit en la movilidad posterior del miembro afectado. También, los hematomas causados por las fracturas pueden llegar a causar alteraciones nerviosas; por eso la inmovilización es fundamental para evitar que el problema se complique. La inmovilización se debe intentar hacer en una posición anatómica, pero si no existe conocimiento de cual es la posición anatómica del miembro afectado, lo más correcto es inmovilizar en la posición en que se encuentra el paciente en ese momento.

-Quemaduras:
Una quemadura se produce cuando el cuerpo recibe mas energía de la que puede absorber sin sufrir daños. Esta energía puede ser calórica química o eléctrica.
Cuando el cuerpo recibe de la misma forma una exposición peligrosa al frío, hablamos de un “sabañón”
Precisamente por las causas anteriores se clasifican los tipos de quemaduras.

El primer paso para auxiliar a alguien con quemaduras es asegurarse de que el sitio en donde esta la víctima sea seguro. Evitar ser el héroe del día exponiendo inútilmente la vida. Revisar en un incendio que el fuego se haya extinguido y que la estructura (sí es en una edificación)sea segura.
Quien vaya a auxiliar a la víctima debe protegerse del fuego, los gases químicos o la fuente de electricidad que haya producido el accidente.No utilizar agua para apagar incendios químicos o eléctricos, pues puede aumentar la acción del fuego
Si la ropa esta en llamas, abrazar los brazos al tórax, tírarse al suelo y rodar. Esto apaga el fuego. Para apagar la ropa de la víctima, ponerla en el suelo y envolverla con una manta. Es importante que la persona esté acostada, de lo contrario, los gases calientes y las llamas se dirigirán a la cara, y si se inhala el aire caliente los pulmones pueden sufrir quemaduras. No apagar la ropa con fuertes chorros de agua, pues esto solo aumentara el dolor de la víctima y la podría llevar a un estado de shock.
Cuando se esté en un lugar seguro después de retirar a la víctima de la zona de peligro, lo primero es quitar la ropa, pues esta se puede pegar a las heridas haciendo más difícil el tratamiento. Para esto, con mucho cuidado,se deben quitar todos los elementos como joyas o brazaletes que puedan hacer presión. La ropa debe cortarse con mucho cuidado con tijeras tratando de no hacer mover al paciente y de no tocarlo con las tijeras.
Cubrir la zona afectada con una sabana o toalla limpia empapada en agua. No hacer vendajes ni torniquetes,Solo cubrir la zona afectada. No aplicar ningún tipo de crema, pomada, aceite o ungüento pues esto solo genera infecciones en la herida y obstaculiza la labor del medico.
Hay que recordar que las ampollas son una defensa natural del cuerpo, así que no se han de reventar hasta llegar a un centro de atención.
Lo más importante: llevar inmediatamente al paciente al centro de atención medica más cercano evitando el pánico durante el camino, manejando prudentemente y sin presionar al personal medico.

  • También existen otros riesgos como el atragantamiento debido a la entrada de cuerpos extraños en la via respiratoria desde la boca,siendo necesaria la utilización de otros medios como la maniobra de Heimlich.

-Maniobra de Heimlich:


Es una técnica de emergencia para prevenir la asfixia cuando se bloquean las vías respiratorias de una persona con un pedazo de alimento o cualquier otro objeto. Se puede utilizar de manera segura tanto en niños como adultos, aunque muchos expertos no la recomiendan para bebés menores de un año. La misma víctima se puede administrar la técnica así misma.

En caso de que la víctima esté consciente sentada o parada, la persona que realiza la maniobra se ubica por detrás de la víctima y coloca sus brazos alrededor de su cintura. Luego, coloca su puño, con el pulgar hacia adentro, justo por debajo del ombligo de la víctima, agarrando el puño firmemente con la otra mano. Se hala el puño con fuerza y abruptamente hacia la parte superior y hacia adentro para aumentar la presión aérea por detrás del objeto causante de la obstrucción y forzarlo a salir de las vías respiratorias. Es posible que se deba repetir el procedimiento varias veces antes de lograr desalojar el objeto. Para las víctimas que se encuentran inconscientes, existe otra técnica. Si no se libera con intentos repetidos, puede que sea necesario hacer una incisión de emergencia en la tráquea

En caso de inconsciencia de la victima se ha de recurrir a otra técnica tal como la de la respiración Rcp.

-Respiración RCP:

Para llevar a cabo esta maniobra de reanimacion se ha de:

DETERMINAR LA FALTA DE RESPUESTA
Sacudir a la víctima por los hombros y pregúntat en voz alta: ¿ESTA UD. BIEN?
'Primeros Auxilios'

Si la víctima no responde, colocarla boca arriba sobre una superficie dura y plana y PEDIR AYUDA

A) Apertura de la vía aérea
En la víctima relajada, la lengua impide la entrada y salida de aire.
Abrir la vía aérea extendiendo la cabeza hacia atrás, colocando una mano en la frente y otra en en mentón.

Acercar el oído a la boca de la víctima. MIRAR si se eleva el pecho. ESCUCHAR si entra y sale el aire. SENTIR en la cara el aire exalado.

B)Respiración de boca a boca
Ocluir las fosas nasales. Manteniendo el sello entre mi boca y la de la víctima.

'Primeros Auxilios'

Soplar (como para inflar un globo) dos veces. Se debe lograr que el pecho se eleve con cada soplido.

C)Circulación
Luego de las dos respiraciones buscar el pulso en el cuello. Para ubicarlo, colocar los dos dedos sobre la nuez de Adán y deslizarlos hasta mi lado.
'Primeros Auxilios'

Tomese cinco segundos para ESTAR SEGURO QUE NO HAY PULSO.

SI NO HAY PULSO: INICIAR LA REANIMACION
Ubicar el borde inferior de las costillas y recórrerlas hasta donde se unen con el esternón. Señalar el lugar con los dedos. Colocar la otra mano a continuación de de los dedos.Poner una sobre la otra. Apoyar sólo el talón de la mano.Iniciar las compresiones empujando el esternón hacia abajo de 4 a 5 centímetros.

'Primeros Auxilios'

No flexionar los brazos. Mantenerlos perpendicularmente sobre el esternón Alternar 15 compresiones con dos respiraciones a un ritmo de 80 a 100 por minuto.
'Primeros Auxilios'

No se debe interrumpir esta maniobra,hay que esperar a la asistencia medica realizando este ejercicio.