Primera Guerra Mundial: consecuencias

Historia universal contemporánea. Siglo XX. Tratados de paz

  • Enviado por: Gerardo Bex
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

La Primera guerra mundial. Consecuencias. Los Tratados de Paz.

Desde el asesinato del archiduque austríaco hasta la generalización de la guerra transcurrió escasamente un mes. Desde el principio se temió la invasión de Servia por los austríacos, así que durante el mes de julio se reforzaron las alianzas. El 23 de julio los austríacos lanzaban un ultimátum a Servia, declarando la guerra el 28 del mismo mes. Para el 11 de agosto los países de la entente más Servia y las potencias centrales (Austria-Hungría y Alemania) se habían declarado mutuamente la guerra. El único país que al principio dudaba fue Gran Bretaña, si bien después del ataque alemán a Bélgica (neutral) su entrada fue inmediata.

Así pues la guerra se iniciaba como un conflicto entre seis Estados europeos, aunque con una trascendencia mundial al aumentar el número de beligerantes y también al trascender la guerra a las colonias (donde eran superiores los países de la Entente). Fuera de Europa Japón que tenían importantes intereses en la expansión por el Pacífico, vio los archipiélagos alemanes como una presa fácil por lo que optó por declarar la guerra a Alemania (23 de agosto).

Por otra parte, los frentes en Europa fueron aumentando ante la entrada de Turquía y Bulgaria , junto a las potencias centrales. Bulgaria se sentía enfrentada a Servia y a las influencias rusas en los Balcanes. Italia, Rumania y Grecia se pusieron al lado de la Entente. La entrada de Grecia en la guerra fue fundamental pues supuso la reapertura del frente de los Balcanes cuando parecía que el triunfo de las potencias centrales era total en esta zona.

La intervención de Estados Unidos y algunos países latinoamericanos ampliaba el conflicto y desequilibraba la balanza a favor de la Entente. La entrada de EEUU era debida a sus relaciones económicas con Inglaterra.

Observando esta evolución se llega a la conclusión de que las fuerzas, salvo en las colonias y en los mares, eran muy equilibradas al comienzo de la guerra. Aunque la población de los aliados era muy superior, los ejércitos disponibles no variaban tanto; en artillería pesada y red de transportes era superior Alemania.

Por otra parte, el abastecimiento colonial (en productos y hombres) beneficiaba a los países de la Entente.

1. La Primera guerra mundial. Operaciones militares.

Nadie esperaba una guerra prolongada; el plan francés intentaba un avance en Lorena, concentrando allí todas sus fuerzas. Los alemanes buscaban la rápida derrota de los franceses para poder atacar luego a los rusos. Ambos planes fracasan y el frente se estabiliza en una línea de trincheras.

Los alemanes contaban con un plan de guerra (Plan Schlieffen) que consistía en estabilizar el frente oriental y un rápido avance por Francia desde Bélgica hacia París. Entrados en París el ejército se trasladaría a Rusia. La guerra según esta planificación sería breve: su fracaso y la estabilización de las fronteras (las armas predominantes eran de defensa) alargarían la guerra durante cuatro años.

La táctica empleada hasta 1916 será el intento de romper las líneas enemigas concentrando en un punto la mayor cantidad de fuerzas. En Verdún los alemanes pretenden causar un elevado número de bajas que desmoralice al enemigo, pero las pérdidas son excesivamente altas para los dos ejércitos (más de 300.000 en cada bando). La situación permanece estacionaria hasta 1917 con ofensivas y contraofensivas que no alteran los frentes.

En el frente oriental, después de las primeras victorias rusas en 1914, se mantiene relativamente estable hasta 1917.

En los Balcanes, Serbia es ocupada en 1915, y la mayor parte de Rumania, en 1916. El frente de Macedonia permanecerá inalterable hasta el final de la guerra, al igual que el frente italiano. Turquía consigue mantener el control de los Dardanelos a pesar de los ataques aliados, pero tendrá que retroceder en Mesopotamia, Palestina y Siria ante los ingleses.

Los alemanes pierden todas sus colonias excepto Tanganica al quedar aisladas de la metrópoli.

Los alemanes intensifican la guerra submarina iniciando sus ataques contra los mercantes británicos y continuando contra los barcos de cualquier país que se dirija a Inglaterra. Esto provocará la entrada en la guerra de los Estados Unidos en abril de 1917.

2. La economía de guerra.

La guerra prolongada impuso la necesidad de autoabastecimiento y racionalización de la economía en los países beligerantes, tomando los gobiernos la iniciativa empresarial o , al menos, centralizándola.

En septiembre de 1914 todos los ejércitos se ven alarmantemente desprovistos de municiones debido a las enormes pérdidas. La industria bélica adquiere un gran desarrollo, absorbiendo la mayor parte de los recursos y de la mano de obra, utilizándose por primera vez mano de obra femenina , además de los trabajadores coloniales y los prisioneros.

Los enormes gastos de la guerra obligan a préstamos cada vez mayores, aumentando el déficit de las balanzas de pagos y beneficiando a los países neutrales y a los Estados Unidos.

3. Dificultades sociales durante la guerra.

Todos los políticos y la población civil se unen en cada uno de los países al inicio de la guerra. Este entusiasmo inicial irá mermando conforme la guerra se hace larga y penosa para toda la población, incluidos los no combatientes.

En todos los países afectados por la guerra se impone el estado de sitio, que suprime las libertades individuales, impone censura previa a la prensa, tribunales militares, el derecho de requisa,etc. desposeyendo a los Parlamentos de sus atribuciones y creándose un poder ejecutivo muy restringido con amplísimas atribuciones. La actuación autoritaria de los gobiernos, junto a los estragos de la guerra, `provocarán, en 1915, un movimiento cada vez mayor a favor de la paz, especialmente en las zonas industrializadas y entre los soldados que están en el frente. Estos movimientos se harán más fuertes a lo largo de 1917 y 1918 precipitando el final de la guerra.

En Rusia la revolución se inicia no sólo por el pan y la tierra, sino también por la paz.

El final de la guerra no se produjo , por tanto, gracias a una victoria militar aliada, sino más bien porque en los imperios centrales las contradicciones sociales y las injusticias provocaron revoluciones internas. En los países aliados se produjeron también movimiento revolucionarios similares, pero fueron sofocados aprovechando el ambiente de euforia conseguido por la victoria.

Vídeos relacionados