Primera Guerra Mundial

Causas. Detonante. Guerra Rapda. Guerra de Posiciones. Guerra de Desgaste. Intervención Estadounidense. Revolución Rusa. Fin de la Guerra. Tratados. Consecuencias

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad
publicidad

Causas de la gran guerra:

La causa inmediata que provocó el estallido de la primera guerra mundial fue, como ya sé mencionó, el asesinato del archiduque de Austria-Hungría, Francisco Fernando, en Sarajevo Serbia, el 28 de Junio de 1914.

Los verdaderos factores que desencadenaron la I Guerra Mundial fueron el intenso espíritu nacionalista que se extendió por Europa a lo largo del siglo XIX y comienzos del XX, la rivalidad económica y política entre las distintas naciones y el proceso de militarización y de vertiginosa carrera armamentística que caracterizó a la sociedad internacional durante el último tercio del siglo XIX, a partir de la creación de dos sistemas de alianzas enfrentadas.

El enfrentamiento territorial entre Alemania y Francia, las diferencias económicas y políticas entre Reino Unido y Alemania, y los intereses contrapuestos de Austria-Hungría y Rusia en los Balcanes eran los grandes problemas internacionales que contribuían al estado prebélico en los años anteriores a 1914.

Alemania se convirtió en la primera potencia del continente, situación que se reafirmo en 1882, al construir la Triple alianza con Austria-Hungría, el socio con el que firmo su propia alianza en 1892. El equilibrio europeo dependía de lo que hicieran os británicos. Las diferencias económicas entre Reino Unido y Alemania se pusieron en manifiesto a principios del siglo xx. En 1907 firmo un acuerdo con Francia y Rusia, la triple entente, que se convertiría, posteriormente, en una alianza militar. Una vez formados los bloques, cualquier tropiezo podía provocar el conflicto bélico. Y el detonante fue la situación existente en los Balcanes.

La creciente tensión propicio que los grandes estados europeos iniciaran la llamada “carrera de armamento” con el fin de aumentar su potencia militar. Alemania y Reino Unido disputaban sobre quien tuviera la flota mas poderosa, y todas las grandes potencias se preparaban para la guerra.

El conflicto en la región de los Balcanes estaba causado por el choque de interés entre Austria- Hungría, que deseaba ampliar sus fronteras, Rusia, que quería controlar el paso de los de los estrechos para que su flota pudiera navegar libremente.

La primera guerra balcánica, entre la Liga y el imperio Otomano duró tres meses y acabó con la derrota turca. La segunda guerra Balcánica surgió por las diferencias entre los miembros de la Liga Balcánica.

En vísperas de 1914, Serbia no ocultaba su deseo de crear una Yugoslavia que agrupase a todos los serbios y a los otros pueblos eslavos que estaban bajo dominio de Austria. Estos conflictos balcánicos agravaron las tensiones en Europa..

Las pequeñas nacionalidades, que revindicaban su independencia, eran numerosas y se encontraban, sobre todo, en los Imperios Astro- Húngaro, Ruso y Otomano. Mientras, en los grandes Estados cristalizaron los nacionalismos exaltados contra los presuntos enemigos. Ambos tipos de nacionalismos crearon en el continente europeo un ambiente general de tensiones, que facilitó el camino hacia la guerra.

El estallido de la guerra:

La chispa que encendió el conflicto bélico fue el asesinato del heredero al trono del Imperio Astro- Húngaro. El archiduque Francisco Fernando de Hansburgo y su esposa Sofía, fueron asesinados en Sarajevo. El asesino era un nacionalista bosnio y la investigación descubrió que formaba parte de una organización terrorista.

Aunque transcurrió casi un mes y medio entre el atentado de Sarajevo y el comienzo de la primera guerra mundial, el desarrollo de los acontecimientos lo hizo inevitable. Tanto Austria - Hungría como su aliada alemana estaban convencidos que la guerra se delimitaría a los Balcanes.

Las cinco mayores potencias europeas se vieron involucradas en el conflicto, así como la mayor parte de los estados europeos, excepto España, Suiza, los paises bajos, y los estados escandinavos. El sistema de las alianzas funcionó en lo que respecta a la triple entente, pero falló la triple alianza, ya que Italia optó por la neutralidad. Los paises de la triple entente duplicaban en población al conjunto Austroalemán y disponían de un ejercito con doscientas divisiones.

El desarrollo:

La guerra rápida: 1914

En el primer momento de la guerra, los alemanes para evitar la lucha en dos frentes, se mantuvieron a la defensiva en Rusia e invadieron Bélgica para ocupar y aniquilar a Francia. La maniobra dio resultados: los ejércitos alemanes llegaron a 25 Km de París; el gobierno francés se trasladó a Burdeos; el ejército francés de Joffre bloqueó el avance alemán en el Marne y rechazó a los alemanes hacia el Aisne y el Vesle. En el frente oriental, los rusos sufrieron una grave derrota en la batalla de Tannenberg. A finales de 1914, los alemanes no habían cumplido su objetivo de aniquilar Francia, pero su territorio se había visto libre de la invasión. Francia, aunque logró evitar la invasión de Alemania, sufrió la ocupación de una parte importante de su territorio y graves pérdidas humanas. En el Pacífico, la flota japonesa se apoderó de posesiones alemanas.

La guerra de posiciones: 1915

En 1915 entraron en guerra otros dos países, Italia, que rompió definitivamente la Triple Alianza para unirse a la Entente y Bulgaria, que se integró en la Alianza de las Potencias Centrales, creando para los aliados una situación difícil en los Balcanes.

En los primeros meses de 1915 Alemania se mantuvo a la defensiva en el frente oeste, dejando que los aliados se desgastaran en ataques, y centró todos sus esfuerzos en el frente oriental, obligando a los rusos a replegarse casi 500 Km.

La derrota de las tropas aliadas en Gallipoli, en los Dardanelos, frente a Turquía dejó a los rusos aislados del resto de aliados.

La guerra de desgaste: 1916

Otros dos países entraron en guerra en 1916: Rumania y Portugal, en el grupo de los aliados. La intervención de Rumania, que se pretendía sirviera de apoyo a Rusia tras la entrada en conflicto con Bulgaria, resultó un fracaso: su territorio fue rápidamente invadido por los alemanes y les proporcionó abundantes recursos de trigo y petróleo.

En la primavera de este año tuvo lugar la importante batalla de Verdún, planeada por los alemanes para romper el frente francés. Los ejércitos alemanes estaban mandados por el general Erich von Falkenhayn y los franceses por el general Pétain. La larga batalla de Verdún causó la muerte de 240.000 alemanes y 275.000 franceses. A pesar de la impresionante ofensiva alemana los franceses no retrocedieron. Verdún supuso un importante fracaso moral para los alemanes y cambió el curso de la guerra.

Las flotas sólo se enfrentaron en una batalla importante, la de Jutlandia, pero el bloqueo marítimo provocó una gran escasez de alimentos en Alemania, que se tradujo en movimientos de protesta.

La intervención de la EEUU y la revolución Rusa: 1917

A partir de enero del 1917 los alemanes emprendieron una guerra submarina indiscriminada, que llevó al hundimiento de numerosos barcos comerciales de los Estados Unidos y originó su entrada en la guerra: el 2 de abril el Congreso de los Estados Unidos decidió declarar la guerra a las potencias centrales. En este mismo año tuvo lugar la Revolución Rusa, que provocó la abdicación del zar Nicolás II; el nuevo gobierno comunista solicitó un armisticio con las Potencias Centrales para retirarse de la guerra y llevar a cabo la revolución social interna; el armisticio se vio ratificado en 1918 con la firma de Paz de Brest-Litovsk, que supuso el fin de la guerra para Rusia y la independencia de Finlandia, Estonia, Letonia, Lituania, Polonia y Ucrania, condición impuesta por Alemania para firmar el armisticio.

El fin de la guerra: 1918

Tras al firma de las paces de Brest-Litovsk con los rusos y la de Bucarest con los rumanos los alemanes prepararon un fuerte ofensiva en el frente occidental. En octubre los italianos sufrieron la gran derrota de Caporetto, que supuso prácticamente su apartamiento de la guerra. En Francia, los ejércitos alemanes, mandados por Ludenforff, llegaron de nuevo al Marne. Pero la intervención de los Estados Unidos supuso un importante refuerzo para los aliados. Las tropas franco-británico-americanas, al mando de Foch, obligaron a los alemanes a retroceder en la segunda batalla de Marne. El ataque conjunto y concéntrico de los 12 ejércitos aliados obligó a los alemanes a retirarse hacia la línea Sigfrido y a reconocer su derrota. En noviembre se abdicó el emperador Guillermo II y se proclamó la república de Alemania; los alemanes firmaron el armisticio en Compiègne. Tras una ofensiva aliada, Austria-Hungría se rindió también el mismo mes. La guerra había terminado.

Las consecuencias:

En 1919 comenzó en el palacio de Versalles la Conferencia de París para fijar las condiciones de paz; en ella participaron las potencias vencedoras junto a delegados del resto de los países aliados con la Entente. Los llamados `cuatro grandes' de la Conferencia fueron los representantes de Francia.

Los acuerdos no fueron fáciles por las ambiciones de cada una de las potencias. Gran Bretaña se consideraba satisfecha con la rendición de las tropas alemanas y a la ocupación británica de la mayoría de sus colonias. Japón se quedó con las concesiones alemanas de Shantung. Pero Francia quería garantizar mediante los tratados de paz la aniquilación definitiva de Alemania como gran potencia e Italia pretendía la disolución de Austria-Hungría. Los Estados Unidos, a través de su representante, estuvieron en desacuerdo con muchos aspectos exigidos por Francia y ello les llevó a retrasar su entrada en la Sociedad de Naciones.

Las propuestas y los tratados de paz.

El Tratado de Versalles, la propuesta aliada para la paz, fue firmado por los alemanes el 28 de junio de 1919. Posteriormente Austria firmó el Tratado de Saint-Germain, Bulgaria el Tratado de Neuilly y Turquía el Tratado de Sèvres.

El Tratado de Versalles supuso la confirmación de la derrota de Alemania: perdió importantes territorios. La Sociedad de Naciones, organismo internacional creado para garantizar la paz, se encargaba de la administración del Sarre y Francia ocuparía durante 15 años la orilla izquierda del Rhin. Dantzig fue clarada ciudad libre y Prusia oriental quedaba separada del resto de Alemania por el `corredor polaco'. Alemania perdió su imperio colonial, fue sometida a severas medidas de desarme, tuvo que entregar a los aliados una gran parte de su flota mercante y pagar una indemnización de guerra.

Austria perdió su anterior imperio y se le prohibió toda alianza con Alemania, Hungría se independizó y se quedó sólo con los territorios magiares; nacieron nuevos estados. Austria y Hungría fueron también obligadas al pago de reparaciones de guerra y a la reducción de armamentos. El imperio turco-otomano se desintegró y Turquía quedó reducida a su territorio de Asia Menor y el extremo sudoriental de Europa.

Los tratados de paz no sirvieron para solucionar los problemas que habían llevado a la guerra y dejaron planteados problemas nuevos, originados sobre todo por el resentimiento alemán y la falta de respeto a los nacionalismos que llevó a dividir una misma nacionalidad entre varios países. Todos estos problemas se manifestaron en el periodo de entreguerras y llevaron a una nueva guerra mundial. Las graves pérdidas humanas y económicas ocasionadas por la guerra, la destrucción de los medios de producción hicieron larga y difícil la recuperación europea.

La sociedad de naciones.

La Sociedad de Naciones (SDN) fue un organismo internacional creado por el Tratado de Versalles, el 28 de junio de 1919. Se proponía implementar las bases para la paz y la reorganización de las relaciones internacionales una vez finalizada la Primera Guerra Mundial.

La SDN se basó en los principios de la cooperación internacional, arbitraje de los conflictos y la seguridad colectiva. El Pacto de la SDN (los 26 primeros artículos del Tratado de Versalles) fue redactado en las primeras sesiones de la Conferencia de París por iniciativa del Presidente de los Estados Unidos, Woodrow Wilson.

El 15 de noviembre de 1920 se celebró en Ginebra la primera asamblea de la sociedad, con la participación de 42 países

La creación de la Sociedad de Naciones fue la reacción de las diferentes naciones contra los horrores que provocó la Primera Guerra Mundial.[3] Millones de muertos, inválidos, población civil desplazada, pobreza, deuda de guerra, la caída de cuatro imperios -el alemán, el austrohúngaro, el ruso y el otomano- que a su vez provocó inestabilidad política. La Sociedad de Naciones pretendía impedir una repetición de los hechos que dieron lugar a la guerra, como la falta de cooperación, la existencia de pactos secretos entre estados o la ignorancia de los pactos internacionales. Por eso se quiso crear un organismo a través del cual las naciones pudiesen resolver sus disputas por medios pacíficos en lugar de militares, evitando aquellas causas que llevaron a la guerra.

Los países que fundaron la sociedad de naciones fueron: Argentina, Australia, Bélgica, Bolivia, Brasil, Canadá, Checoslovaquia, Chile, China, Colombia, Cuba, Dinamarca, El Salvador, España, Francia, Grecia, Guatemala, Haití, Honduras, India, Italia, Japón, Liberia, Nicaragua, Nueva Zelanda, Países Bajos, Panamá, Paraguay, Persia, Perú, Portugal, Reino de Yugoslavia, Reino Unido, Rumanía, Siam, Suecia, Suiza, Sudafrica, Uruguay y Venezuela.

1920-1930: Abisinia, Albania, Alemania, Austria, Bulgaria, Costa Rica, Estonia, Finlandia, Hungría, Irlanda, Letonia, Lituania, Luxemburgo y República Dominicana.

1930-1940: Ecuador, México, Egipto, Irak, Turquía y URSS

Bibliografía:

  • Joaquín Prats y otros; Historia del mundo contemporáneo. Edición Anaya, Madrid 2008.

  • Enciclopedia wikipedia.

Vídeos relacionados