Primera Guerra Mundial

Historia. Imperialismos. Nacionalismos. Tratado de Versalles. Diplomacia. Política

  • Enviado por: Rodrigo5331
  • Idioma: castellano
  • País: Uruguay Uruguay
  • 5 páginas
publicidad
publicidad

PRIMER GUERRA MUNDIAL

Introducción:

La Primera Guerra Mundial fue un conflicto armado a escala mundial desarrollado entre 1914 y 1918. Originado en Europa, por la rivalidad entre las potencias imperialistas, se transformó en el primero en cubrir más de la mitad del planeta. Participaron casi la mayoría de los países del mundo, solamente cerca de un 8% de la población del globo pudo mantenerse fuera de esta guerra. Los principales países neutrales fueron: Suecia, Noruega, Holanda, Suiza, España, Argentina, Chile, Colombia, México, y Venezuela. Más de 65.000.000 de hombres estuvieron sobre las armas, 8.500.000 murieron, y 21.000.000 resultaron heridos. El costo de la guerra, de acuerdo con los presupuestos de los estados beligerantes, pasó de los 80.000.000 de dólares.

Causas:

La causa inmediata que provocó el estallido de la primera guerra mundial fue el asesinato del archiduque de Austria-Hungría, Francisco Fernando, en Sarajevo Serbia, el 28 de Junio de 1914. Los verdaderos factores que desencadenaron la I Guerra Mundial fueron el intenso espíritu nacionalista que se extendió por Europa a lo largo del siglo XIX y comienzos del XX, la rivalidad económica y política entre las distintas naciones y el proceso de militarización y de vertiginosa carrera armamentística que caracterizó a la sociedad internacional durante el último tercio del siglo XIX, a partir de la creación de dos sistemas de alianzas enfrentadas.

El nacionalismo: La Revolución Francesa y las Guerras Napoleónicas habían difundido por la mayor parte del continente europeo el concepto de democracia, extendiéndose así la idea de que las poblaciones que compartían un origen étnico, una lengua y unos mismos ideales políticos tenían derecho a formar estados independientes. Sin embargo, el principio de la autodeterminación nacional fue totalmente ignorado por las fuerzas dinásticas y reaccionarias que decidieron el destino de los asuntos europeos en el Congreso de Viena (1815). Muchos de los pueblos que deseaban su autonomía quedaron sometidos a dinastías locales o a otras naciones. Por ejemplo, los estados alemanes, integrados en la Confederación Germánica, quedaron divididos en numerosos ducados, principados y reinos de acuerdo con los términos del Congreso de Viena; Italia también fue repartida en varias unidades políticas, algunas de las cuales estaban bajo control extranjero; los belgas flamencos y franceses de los Países Bajos austriacos quedaron supeditados al dominio holandés por decisión del Congreso. Las revoluciones y los fuertes movimientos nacionalistas del siglo XIX consiguieron anular gran parte de las imposiciones reaccionarias acordadas en Viena. Bélgica obtuvo la independencia de los Países Bajos en 1830; la unificación de Italia fue culminada a cabo en 1861, y la de Alemania en 1871. Sin embargo, los conflictos nacionalistas seguían sin resolverse en otras áreas de Europa a comienzos del siglo XX, lo que provocó tensiones en las regiones implicadas y entre diversas naciones europeas. Una de las más importantes corrientes nacionalistas, el paneslavismo, desempeñó un papel fundamental en los acontecimientos que precedieron a la guerra.

El imperialismo: El espíritu nacionalista también se puso de manifiesto en el terreno económico. La Revolución Industrial, iniciada en Gran Bretaña a finales del siglo XVIII, en Francia a comienzos del XIX y en Alemania a partir de 1870, provocó un gran incremento de productos manufacturados, por lo que estos países se vieron obligados a buscar nuevos mercados en el exterior. El área en la que se desarrolló principalmente la política europea de expansión económica fue África, donde los respectivos intereses coloniales entraron en conflicto con cierta frecuencia. La rivalidad económica por el dominio del territorio africano entre Francia, Alemania y Gran Bretaña estuvo a punto, desde 1898 hasta 1914, de provocar una guerra en Europa en varias ocasiones.

La expansión militar: Como consecuencia de estas tensiones, las naciones europeas adoptaron medidas tanto en política interior como exterior entre 1871 y 1914 que, a su vez, aumentaron el peligro de un conflicto; mantuvieron numerosos ejércitos permanentes, que ampliaban constantemente mediante reclutamientos realizados en tiempo de paz, y construyeron naves de mayor tamaño. Gran Bretaña, influida por el desarrollo de la Armada alemana, que se inició en 1900, y por el curso de la Guerra Ruso-japonesa, modernizó su flota bajo la dirección del almirante sir John Fisher. El conflicto bélico que tuvo lugar entre Rusia y Japón había demostrado la eficacia del armamento naval de largo alcance. Los avances en otras áreas de la tecnología y organización militar estimularon la constitución de estados mayores capaces de elaborar planes de movilización y ataque muy precisos, integrados a menudo en programas que no podían anularse una vez iniciados.

Los dirigentes de todos los países tomaron conciencia de que los crecientes gastos de armamento desembocarían con el tiempo en quiebras nacionales o en una guerra; por este motivo, se intentó favorecer el desarme mundial en varias ocasiones, especialmente en las Conferencias de La Haya de 1899 y 1907. Sin embargo, la rivalidad internacional había llegado a tal punto que no fue posible alcanzar ningún acuerdo efectivo para decidir el desarme internacional.

De forma paralela al proceso armamentístico, los Estados europeos establecieron alianzas con otras potencias para no quedar aisladas en el caso de que estallara una guerra. Esta actitud generó un fenómeno que, en sí mismo, incrementó enormemente las posibilidades de un conflicto generalizado: el alineamiento de las grandes potencias europeas en dos alianzas militares hostiles, la Triple Alianza, formada por Alemania, Austria-Hungría e Italia, y la Triple Entente, integrada por Gran Bretaña, Francia y Rusia. Los propios cambios que se produjeron en el seno de estas asociaciones contribuyeron a crear una atmósfera de crisis latente, por la cual el periodo fue denominado 'Paz Armada'

Entrada de EE.UU a la guerra:

El hecho de mayor importancia de 1917 fue la entrada de los E.U.A en el conflicto armado. En 1914 el presidente Wilson había declarado que su país se mantendría neutral, pero, como suele suceder, surgieron problemas de tráfico marítimo ocasionados por el bloqueo ingles. Inglaterra había extendido el bloqueo a ciertos países neutrales, como Holanda, Suecia y Noruega. Aspiraba a limitar el comercio de los mismos, por el temor de que las mercancías pudieran llegar a Alemania. Los E.U.A consideraron esta medida como una violación de la neutralidad, y protestaron ante Inglaterra. Este país podía mantener la efectividad del bloqueo debido a su gran superioridad naval. Alemania solo contaba con una poderosa flota de submarinos, y comenzó a atacar a los barcos mercantes aliados. Según las leyes de la guerra, Alemania tenía derecho a atacar a los barcos mercantes de bandera enemiga. Estas leyes disponen, sin embargo, que los atacantes deben facilitar el salvamento de las tripulaciones antes de hundir el barco. Los alemanes hacían caso omiso de dicha disposición y torpedeaban barcos sin previo aviso.

En mayo de 1915 un submarino alemán hundió, sin previo aviso, el gran trasatlántico ingles Lusitania. En este ataque perecieron 1.198 personas, entre las cuales se contaban 139 ciudadanos de los E.U.A. el gobierno norteamericano protesto energéticamente, y la opinión pública se torno hostil a Alemania. El káiser ofreció observar las leyes en lo futuro. Sin embargo, en enero de 1917, anuncio que iba a intensificar la campaña submarina y que continuarían los ataques sin previo aviso. El presidente Wilson pidió que se retirara el embajador alemán de Washington, y las relaciones entre los E.U.A y Alemania se hicieron muy tirantes.

El 25 de febrero torpedearon los alemanes el barco ingles Laconia, y en el naufrago aparecieron dos ciudadanos norteamericanos. En marzo repitieron ataques similares, y el día 6 de abril el congreso de los E.U.A declaro la guerra a Alemania.

Al principio la participación de los E.U.A fue más bien una ayuda económica y moral que militar para sus aliados. La nación tenía que improvisar un ejército y necesitaba tiempo. Contribuyo solo con dinero y materiales de guerra por algunos meses. La escuadra norteamericana se unio a la inglesa para patrullar los mares y facilitar la llegada de subsistencias al teatro de la guerra. El gobierno aprobó una ley de servicio militar obligatorio y preparo la movilización general. La industria de aprestó a cooperar, y comenzó la manufactura de armamentos y de barcos mercantes que Inglaterra necesitaba con urgencia.

Salida de Rusia de la guerra:

Al comienzo del ataque de Rusia a Austria, las fuerzas rusas se componían de 136 divisiones, que luchaban con 40 austriacas y 46 alemanas. Al principio tuvieron éxito, y los austriacos se replegaron y dejaron millares de prisioneros. Mas tarde, la falta de material de guerra y la llegada de refuerzos alemanes determinaron que esta campaña se convirtiera en una derrota rusa. Dicho ataque fue el último esfuerzo militar de importancia que realizara Rusia en la guerra: tuvo éste, a pesar de su fracaso, consecuencias de gran relieve. Obligo a Falkenhayn a retirar tropas del frente occidental y éste dio cierto respiro a los defensores de Verdun. Los alemanes se vieron obligados, a abandonar un plan de ataque contra los ingleses en el Somme. Falkenhayn fue destituido como jefe del estado mayor y reemplazado por von Hindenburg. El ataque ruso produjo, indirectamente, desastrosas consecuencias para Rumania. Esta nación, que creía inminente una derrota austriaca, entro en guerra junto a los aliados. Fuerzas combinadas de Austria, Alemania y Bulgaria cayeron sobre Rumania y la conquistaron fácilmente.

Durante el invierno de 1916-17 Rusia dio señales de agotamiento. La ineficiencia de la oficialidad y la pésima administración del gobierno zarista hicieron inminente un cambio revolucionario. Las tropas, mal equipadas y alimentadas, se amotinaron en el frente y, en marzo de 1917, la insurrección derroco al gobierno de los Romanof. Se constituyo un gobierno provisional que expreso los deseos de continuar la guerra, pero el país estaba en revolución. Estas condiciones prepararon el camino para la captura del poder por los bolcheviques en noviembre del propio año.

Participación de Wilson y los 14 puntos Wilson:

Woodrow Wilson fue el 28º presidente de Estados Unidos. Se le considera como una de las figuras más destacadas de la historia de su país. Antes de ser presidente, dirigió la Universidad de Princeton y más tarde desempeñó el cargo de gobernador de Nueva Jersey. En enero de 1918, Wilson esbozó su programa de paz en los denominados Catorce puntos, que pedían la autodeterminación nacional, el fin del colonialismo y una Sociedad de Naciones como organismo internacional mantenedor de la paz. Los Catorce puntos no sólo despertaron las esperanzas de los liberales en todo el mundo, sino que además contribuyeron a finalizar la guerra, al procurar las condiciones bajo las cuales Alemania pidió en noviembre de 1918 el armisticio.

Inicialmente neutral en el conflicto armado de la Primera Guerra Mundial, no realizó el primer gesto de condena del régimen alemán hasta el hundimiento del barco británico RMS Lusitania el 7 de mayo de 1915, donde murieron 114 norteamericanos. No fue hasta el 2 de abril de 1917 cuando Wilson pidió al Congreso la intervención de su país en el conflicto armado europeo. El 8 de enero de 1918, Wilson pronunció en el Congreso de su país la Lista de 14 puntos de Wilson, con el objetivo de la obtención de la paz:

  • El final de la diplomacia secreta

  • La libertad de navegación y comercio

  • La desaparición de las barreras económicas

  • La reducción de los armamentos militares

  • Reglamentación de las rivalidades coloniales

  • La evacuación de Rusia

  • La restitución de la soberanía en Bélgica

  • La restitución de Alsacia y Lorena a Francia

  • El reajuste de las fronteras de Italia

  • La autonomía de los pueblos del Imperio Austrohúngaro

  • La evacuación de Rumanía, Serbia y Montenegro

  • La autonomía de los pueblos del Imperio Otomaní

  • La restitución de la soberanía de Polonia

  • La creación de una Liga de Naciones, claro antecedente de la Sociedad de Naciones.

Tratado de Versalles:

El Tratado de Versalles (1919) fue el acuerdo de paz firmado al concluir la Iª Guerra Mundial entre Alemania y las potencias aliadas vencedoras. Fue negociado durante la Conferencia de Paz celebrada en Versalles, que comenzó el 18 de enero de 1919. En ella se hallaban representados Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia e Italia; Alemania, que había adoptado un régimen republicano tras la disolución del Imperio al finalizar la guerra, quedó excluída de las conversaciones. La primera sección del Tratado recogía el Pacto de la Sociedad de Naciones, cuyo objetivo era garantizar el cumplimiento de los convenios acordados después de la Iª Guerra Mundial con el fin de lograr una paz duradera. El Tratado se firmó en la Galería de los Espejos del Palacio de Versalles, próximo a París, el 28 de junio de 1919. Estados Unidos no lo ratificó, pero firmó con Alemania por separado el 2 de julio de 1921 el Tratado de Berlín.

Las disposiciones del Tratado de Versalles, como veremos más adelante, obligaban a Alemania a proceder al desarme, a ceder multitud de territorios (71.000 km2) y al pago de reparaciones de guerra en concepto de compensación. Además los territorios alemanes al oeste del Rhin serían ocupados por tropas aliadas durante 15 años.

Versalles fue completado con otros tratados firmados con las potencias vencidas. Además de los pagos por reparaciones de guerra y de otras condiciones muy duras para los vencidos, estos tratados dieron lugar a la aparición de una serie de nuevos estados (Polonia, Checoslovaquia, Yugoslavia, Austria, Hungría, Rumania, Turquía) en Europa, y otros en Oriente Próximo (Siria, Palestina, Irak), tutelados éstos por Francia y Gran Bretaña.

Consecuencias:

-La muerte de mas de 12 millones de personas, equivalente a casi la mitad de los habitantes de Venezuela, y varios millones de heridos, en su mayoría jóvenes, principalmente de Rusia, Alemania, Francia y el Reino Unido.

-Las perdidas materiales fueron enormes se supone que sobrepasó los 186.000 millones de dólares.

-En tan solo las tres primeras semanas de la guerra, los alemanes perdieron 600.000 hombres

-El territorio de Turquía se redujo. El imperio austro-húngaro desapareció y dio lugar a cuatro nuevos territorios: Austria, Checoslovaquia, Hungría y Yugoslavia.

-La Primera Guerra Mundial marco el fin de la supremacía de las potencias de Europa y fortaleció la posición de los Estados Unidos y de Japón.

-En casi toda Europa los medios de comunicación, el transporte, los cultivos, los edificios, etc. quedaron destruidos.

-Todas las perdidas ocasionaron una disminución de la producción industrial y agrícola. Las reservas de oro y las inversiones se redujeron, toda Europa entro en una grave crisis económica.

-Por el contrario, la contienda genero un intenso desarrollo de los instrumentos y técnicas de guerra: fusiles de repetición, ametralladoras, gases asfixiantes dando origen a la guerra biológica y química, hubo tanques, dirigibles y aviones, también se practicaron los bombardeos a las ciudades. La artillería multiplico calibres, aumento el alcance y mejoro los métodos de corrección. El transporte motorizado se generalizo.

-Hubo una intensa participación de la sociedad civil implicándose en operaciones bélicas. De igual forma participaron instituciones como la Cruz Roja donde la mujer desempeño una gran labor. A pesar de la labor desempeñada por la Cruz Roja se desataron grandes epidemias de enfermedades infectocontagiosas.

- La acción de los submarinos alemanes provoco el hundimiento de las naves aliadas causando un gran número de bajas: el abandonarse el principio por el cual se permitía la evacuación de las naves civiles antes de su hundimiento.

-A pesar de los esfuerzos realizados para provocar la paz mundial con el Tratado de Versalles las potencias vencedoras permitieron que se incumplieran algunos de los términos establecidos lo que provoco el resurgimiento del militarismo y del nacionalismo agresivo de Alemania y de los desordenes sociales en gran parte de Europa. Agudizo la crisis económica, hubo una fuerte agitación social y hubo el resurgimiento de movimientos bélicos producto de graves disputas que quedaron sin resolver.