Primera Guerra Mundial

Historia contemporánea siglo XX. Conflicto armado. Gran Guerra. Europa. Imperialismo. Triple Alianza

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 13 páginas
publicidad

LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL

  • Europa en 1914: Las potencias europeas en 1914, las alianzar rivales y la crisis de los Balcanes.

La etapa anterior a la guerra parecía marcada por un alto grado de estabilidad política y social que se rompió con la gran guerra, por esto a esta etapa anterior se le llamo belle epoque.

En 1870 con la cesión de Alsacia y Lorena, Francia alimentó su deseo de revancha, y para ello necesitaba aliados, pero Bismarck se había dedicado a dejar aislada a Francia con tratados o con ayudas a los demás países.

Gran Bretaña, por el contrario, se había sumido voluntariamente en un aislacionismo diplomático que solo se salto en 1902 para firmar un tratado con Japón.

Los únicos aliados que Francia podía encontrar eran Rusia y Austria-Hungría, los dos países que están enfrentados entre si por el futuro de los Balcanes.

Poco a poco los acuerdos entre los países europeos van alcanzando una gran complejidad. Estos tratados tenían una corta duración y había que hacer continuas renovaciones, además estaban basados en supuestos que se podían romper con gran facilidad.

Bismarck firmó una alianza con Rusia y luego creo la Triple Alianza con Austria-Hungría e Italia, así Francia quedaba totalmente aislada política y geográficamente.

Francia se dio cuanta de todo lo que estaba pasando, y accedió a dar grandes sumas de dinero a Rusia como inversión a la industrialización tan necesaria de esa potencia y de las alianzas económicas a las políticas hay un paso, lo que dio lugar al fin del aislacionismo francés.

El imperio alemán por otra parte quería impulsar la creación de barcos acorazados, para garantizar el imperio colonial a Alemania, en igual con Inglaterra, y eso Gran Bretaña no lo podía permitir, intento negociar con Alemania pero no se consiguió nada, así que se alió con Francia con la firma de un tratado en 1904 de la Entente cordiale y en 1907 se unió Rusia y se llamó La Triple Entente.

La responsabilidad de la guerra puede que no estuviera en el sistema de alianzas, al fin y al cabo, ninguna potencia cuando comenzó el conflicto, actuó de acuerdo con sus compromisos firmados.

Los rusos quisieron salvaguardar el paso libre por los estrechos.

Los franceses querían evitar el aislamiento y lograr seguridad gracias a la Entente.

Los ingleses no podían permitir que Alemania ocupara Amberes, rompiendo la neutralidad de los Holanda y Bélgica.

Alemania estaba obligada a ir a la guerra si Rusia atacaba a Austria-Hungría(luego el ataque alemán se anticipó a cualquier declaración rusa de guerra).

Italia, cuando comienza la guerra se hace neutral, pero casi al final de la guerra se pone del bando de Francia e Inglaterra por intereses territoriales.

Con todo esto esta claro que el polvorín balcánico no fue suficiente para que se diera esta gran guerra..

El 28 de junio de 1914, fue asesinado en Sarajevo, el heredero a la corona Austro-Húngara, Francisco Fernando y su mujer. El gobierno austriaco que cree en la responsabilidad de Belgrado, quiere aprovechar la ocasión para anular a Servia (que apoya a los eslavos del sur) como país. Este imperio lo que hizo fue forzar a Servia a una guerra mandando un ultimátum que el país era incapaz de cumplir, y el 28 de Julio de 1914 Austria declara la guerra y el 29 bombardea Belgrado.

Ante esto Rusia, que pretendía defender su tradicional libertad en los Balcanes para el uso de sus estrechos, y su idea de expandir su influencia por el Lejano Oriente, lanza el 30 su declaración de guerra, de este modo se aceleran los acontecimientos y el conflicto ya es europeo.

El 1 de Agosto Guillermo II declara la guerra a Rusia y el día 3 a Francia. El día 4 los Alemanes invaden Bélgica, saltándose la neutralidad de ese país, y si poder entrar en Francia por un flanco que Francia no esperaba.

Ante esta invasión de Bélgica, Gran Bretaña con grandes intereses comerciales con estas ciudades y preocupado de la creciente periodo industrial y naval de Alemania y del acercamiento al canal de La Mancha, declara la guerra el día 4 de Agosto.

  • La guerra patriótica.

1914:

La guerra comenzó con el entusiasmo de muchos jóvenes y de parte de las clases urbanas y de los intelectuales, se veía como un acontecimiento capaz de despertar fuertes emociones y romper la atmósfera mediocre de la vida burguesa. Se alzó la solidaridad nacional, por encima de las teorías del internacionalismo socialista, los partidos socialdemócratas apoyaron la participación en la guerra en sus propios estados y abandonaron la oposición activa a la guerra que antes habían tenido.

Dos años después de la guerra el entusiasmo del principio había desaparecido, y se daban resistencias abiertas, verdaderos motines que provocaron crisis políticas y conciencia. En Italia Paolo Boselli sustituyo a Salandra. En Gran Bretaña, Asquith dejó su ligar a Lloyd George. En Francia Nivelle fue sustituido por Petain , que llevó la guerra mas prudentemente, se dio un periodo de inestabilidad y Clemenceau asumió la presidencia. En la Alemania empezaban a destecar los generales Hindemburg y Ludendorff y el canciller fue sustituido por una dictadura militar. En Austria el heredero Carlos dio paso a las ilusiones de independencia de partes del Imperio. En Rusia las masas se movilizaron dando lugar a la revolución, cayendo así la dinastía de los Romanov.

Al principio de la guerra la superioridad en población era de los aliados, también tenían mayor acceso a las rutas marítimas y por lo tanto a materias primas pero los Imperios tenían a su favor la gran industria alemana, y de un plan bélico preparado por Alemania desde 1905, el plan Schlienffen, este es el nombre del jefe del estado mayor que planteaba invadir los países neutrales de Bélgica y Luxemburgo y así atacar la desguarnecida frontera norte de Francia. El 6 de septiembre de 1914 comenzaba la campaña, que se iniciaba con los éxitos alemanes, se pretendía una batalla muy rápida, para entrar en Francia y tomar Paris. Al principio los éxitos eran para los alemanes, ya que muchísimos parisinos abandonaron la capital porque parecía que Paris estaba a punto de ser tomada por los germanos y además el gobierno con el mismo temor huyo a Burdeos. El general Joffre consiguió reorganizar las tropas francesas y el pequeño cuerpo ingles y luchar con los alemanes en el río Marne. El 10 de Septiembre la batalla había acabado, se frenó el ataque alemán, pero para los dos bandos las perdidas humanas habían sido demasiadas.

Posteriormente se dieron varias batallas, en Ypres por ejemplo, donde se quedaron los dos frentes, los británicos querían que los alemanes retrocedieran y expulsarlos de Bélgica mientras que los germanos querían seguir avanzando y conseguir las posiciones antes conseguidas y llegar a Paris, olvidarse de ese frente occidental lo mas rápido posible y dedicarse mas fuertemente al oriental, donde tenían que vérselas con Rusia. El ejercito alemán no consiguió romper las líneas británicas que se habían instalado en Ypres. En esta ciudad se libraron varias batallas, donde el ejercito alemán usó por primera vez el gas como arma militar, esperaron a que el viento fuera hacia el frente enemigo y dejaron suelto el gas, acabó con una gran matanza, pero este gas no se uso mucho en la guerra, mas tarde en la misma ciudad si que se uso el gas mostaza que también acabó con una gran matanza en los dos bandos, pero no se volvió a usar en toda la guerra y tampoco fue un factor muy importante para la victoria en las batallas.

Mientras en el frente oriental: los austriacos no habían conseguido nada en Servia y el equilibrio de ambas fuerzas obligo a los dos a las relaciones diplomáticas en busca de alianzas que rompieran el estancamiento. Los imperios centrales consiguieron que Turquía entrara en el conflicto a su lado, en otoño de 1914.

En Rusia los alemanes consiguen parar el avance en la batalla de Tannenberg en agosto de 1914. Nada mas comenzar la guerra, el general ruso Samsonov atacó Prusia oriental. Los iniciales éxitos rusos llevaron al alto mando como generales a Hindemburg y a Ludendorff para hacer frente a la invasión rusa. La torpeza del general ruso hizo que los alemanes rodearan a su ejercito y el desastre fue enorme. Pero los rusos si que avanzaban por el frente Austro-Húngaro.

1915:

Churuchill propuso atacar Turquía que era el mas débil supuestamente y así distraer a la Alianza del frente occidental. Esta campaña se inicio en los Dardanelos en marzo de 1915 y posteriormente continuada en el desembarco de la península de Gallipoli que acabó en un completo desastre para la Entente.

La posición de Italia en la Triple Alianza había sido cada vez mas incomoda por su situación de enemistad con Austria-Hungría, los dos países querían la hegemonía en el adriático e Italia aspiraba a territorios poblados por italianos bajo el dominio de Viena. Tras declararse neutral el 3 de agosto de 1914, el gobierno italiano inicia una negociación con las dos alianzas y finalmente en abril de 1915 firma el tratado secreto de Londres con la Triple Entente, en el se promete a Italia la anexión tras el fin de la guerra de Trentino, el Tirol meridional, Istria, parte de Dalmacia... Las prometidas anexiones de este tratado no se mencionaran en el tratado de París de 1919, lo que dará lugar a un descontento nacionalista en Italia.

A favor de la intervención estaban también grupos de intelectuales y políticos demócratas y social reformistas que veían en la lucha contra los imperios la oportunidad para derrotar a los regímenes autoritarios y militaristas. Uno de los grupos intervensionistas mas influyentes recogía las tradiciones del resurgimiento y analizaba la posición de Italia entre las grandes potencias, como portavoz a Albertini que interpretaba el ala liberal-conservadora del panorama político, enemiga de Giolitti y cercana Sonnino. El primero representaba a una amplia capa de la población contraria a la guerra y el segundo fue el que firmo el pacto de Londres.

Italia, pues, entraba en la guerra, cuando ya se habían dado las primeras carnicerías y se había perdido la idea de una guerra corta.

En este momento se están dando pequeños avances del ejercito turco en el Caucaso contra los rusos. Los británicos inicial su avance desde Egipto, conquistando Palestina. Japón entra en la guerra y se anexiona Tsingao que era una posesión alemana en China. Bulgaria entra en la guerra junto a los Imperios centrales en octubre de 1915. Los franceses desembarcan en Grecia en 1915.

1916:

Tras dos años de guerra, se exige el trasvase de dinero estatal a favor de la economía de guerra incapaz de sustentarse con las reservas nacionales. La perspectiva de una guerra larga descubre los graves problemas que se avecinan, la industria de guerra, de material y de munición, asegurar alimentos ala población, nuevas formas para suplir la escasez de mano de obra ya que la población activa esta en los frentes.

La economía de guerra se da a expensas de los países neutrales. La guerra supuso, por ejemplo para Alemania, una privación de sus importaciones, sucesivos racionamientos de artículos alimenticios, pero para los aliados no fue tan duro porque contaban con la ayuda de los Estados Unidos. La posibilidad de ejercer el bloqueo de los Estados centrales y de someter a los navíos mercantes de pabellón neutral a un “derecho de visita” en alta mar, de modo que quedase embargada la mercancía destinada al enemigo y la réplica alemana de una guerra de corso llevada a cabo por los submarinos, resultó especialmente perjudicial para Alemania. A partir del verano de 1916 Francia y Gran Bretaña agravaron el bloqueo.

A finales del mismo año los Imperios centrales seguían buscando nuevos métodos para obtener para obtener la decisión final. Los gobiernos sintieron la urgencia de llegar a un acuerdo al par que los pueblos también empezaron a preguntarse sobre el sentido y eficacia de un esfuerzo cuyo final no se oteaba.

La guerra de movimientos se había acabado, tras la batalla del Marne los soldados tenían que refugiarse, arrastrarse por el barro, cavar cada vez más complejos sistemas de trincheras para sobrevivir al fuego enemigo. Desde el Mar del Norte hasta Suiza, miles de kilómetros de trincheras enfrentaron a millones de hombres en el frente de occidental. Anegadas de barro, infectadas de ratas, las trincheras se convirtieron en el hogar de unos soldados que sufrieron lo indecible.

El ataque franco-británico, planeado con anterioridad, se convirtió tras la ofensiva de Falkenhayn en Verdún en una gran maniobra para aliviar la posición de la ciudad fortificada de Verdún. El primer día del ataque, el 1º de julio, el ejército británico sufrió 58.000 bajas, de ellas casi 20.000 muertos. Fue el peor masacre sufrida por este centenario ejército en toda su historia. Tras varios meses de batallas, las primeras nevadas de noviembre precipitaron el fin de la ofensiva. A cambio de escasos avances de no más de 12 kilómetros, los británicos tuvieron 420.000 bajas, los franceses 200.000 y los alemanes en torno a medio millón. La batalla del Somme de 1916 fue una de las mas largas y sangrientas de la I Guerra Mundial, con más de un millón de bajas entre ambos bandos. Las fuerzas británicas y francesas intentaron romper las líneas alemanas a lo largo de un frente de 40 km al norte y al sur del río Somme, en el norte de Francia. El principal propósito de la batalla era distraer a las tropas germanas de la batalla de Verdún; sin embargo, las bajas de la batalla del Somme terminaron siendo superiores a las de esta ultima.

El 4 de junio de 1916, sin previo aviso, un vasto ejercito ruso, mandado por el general Brusilov, abrió una ofensiva en el frente de Galitzi, este grandioso asalto denominado ofensiva Brusilov, tuvo la fuerza de una avalancha, la potente apisonadora rusa barrió todo a su paso. Los soldados austrohúngaros desertaban o huían a millares, además se unieron los checos, con armas, ofreciéndose a luchas contra sus opresores los austriacos. Las tropas rusas se infiltraron por las brechas de la frontera, pero la ofensiva no pudo acabar con éxito porque muchas de las tropas que podrían haberle sido útiles estaban en los pantanos de Pripet atrincherados luchando contra los alemanes. En agosto el ataque había sido frenado con numerosas tropas llevadas desde el frente italiano.

1917

La entrada en la guerra de los EEUU se debe a varios factores, entre ellos el bloqueo naval británico. Esto impedía a los norteamericanos comerciar con Alemania, la demanda de los países de la Entente podía ser atendida holgadamente. La decisión de permitir a los bancos estadounidenses conceder prestamos a ambos beligerantes fue muy importante, aunque los mas beneficiados fueran los países de la Entente. De haber mantenido una conducta diplomáticas más prudente Alemania quizás hubiera podido evitar la intervención directa norteamericana, aunque ya era evidente que éstos se inclinaban a favor de la Entente. El bloqueo naval británico y su incidencia en el hambre de la población germana hizo que los mandos militares confiaran en la guerra submarina como el mejor medio de represalia. Pero el 7 de mayo de 1915 submarinos alemanes hundieron el transatlántico Lusitania y el gobierno de Washington protestó enérgicamente. El canciller Bethmann-Hollweg opto por moderar los ataques, pero los militares alemanes no estaban de acuerdo con esta prudencia y no cesaron de pedir una guerra submarina sin limites. Finalmente, el 1 de febrero de 1917, Alemania declaró la guerra submarina total, los primeros meses fueron enormemente dañinos para los barcos que iban y venían a Inglaterra y a Francia. El resultado fue muy distinto a lo que esperan los alemanes. Los británicos organizaron a partir de abril sistemas de convoyes en los que barcos de guerra escoltaban a los buques y redujeron de forma significativa las pérdidas. Además, y esto fue lo más importante, la guerra submarina perjudicó seriamente a los productores y exportadores americanos, lo que precipitó la entrada en la guerra de Estados Unidos.

En el enfoque del presidente Wilson, se debía construir la paz, sin diplomacia secreta, afirmar el principio de autodeterminación de los pueblos y dar una solución pacifica a los conflictos por medio de una organización internacional, pero en este terreno hubo grandes desilusiones. En general el estancamiento de las operaciones militares y el cansancio de los combatientes y la población civil reforzaban las propuestas de una paz sin vencedores ni vencidos. Wilson intento en vano, en los últimos meses de 1916, que los beligerantes aclararan cueles eran los blancos militares. El llamamiento del papa Benedicto XV, en agosto de 1917, que reclamaba el cese de la guerra tampoco tuvo mucha suerte.

1917:el año de la crisis. A finales de 1916, frente a la situación de la opinión publica dividida entre la duda y la impaciencia, el impulso patriótico y la solidaridad de los combatientes parecían continuar intactos. Pero los gobiernos tenían conciencia de las divisiones internas capaces de poner en peligro la unión nacional y de la necesidad de iniciar alguna forma de negociación a través de la cual pudieran concentrarse las reivindicaciones en presencia. Durante 1917 se produjeron protestas de soldados y mandos que derivaron en auténticos motines, duramente reprimidos. La unidad política comenzó a resquebrajarse en el seno de cada una de las potencias y se alzaron voces contrarias a la guerra y favorables a una paz negociada. En Francia la lucha en las trincheras era muy dura, la escasez de víveres y pertrechos militares condujo a huelgas en la industria metalúrgica y una serie de motines entre las tropas. El general Neville fue sustituido por Petain y el gobierno fue asumido por Clemenceau. En Gran Bretaña se sucedieron numerosas huelgas y se hizo cargo del gobierno Lloyd George que era partidario de continuar la guerra e impulsor de mediadas para incrementar la eficacia del ejercito. En Alemania se dieron luchas políticas entre los partidarios de seguir combatiendo y los que deseaban poner fin a la guerra, se impusieron los primeros, representados por Hindenburg y Ludendorff, que estaban de acuerdo en seguir con la guerra submarina. En Austria-Hungría el ejercito dio signos de desplome a lo que se unió la escasez de abastecimientos y los descontentos crecieron y se transformaron en reivindicaciones nacionalistas de húngaros, checos y polacos. En Italia, que había sufrido numerosas derrotas, fue necesario el envió de tropas aliadas para evitar el derrumbe militar. En Turquía, se perdió Palestina y Mesopotamia a manos de los británicos y la situación comenzó a hacerse insostenible. Sin duda el escenario con mayores convulsiones fue Rusia. El descontento ante la escasez y las continuas derrotas, sufrió unos motines que desembocaron en la revolución, en febrero de 1917. El zar se vió obligado a abdicar, se dio un gobierno provisional que continuo con la guerra pero en octubre se dio otra revolución don de los seguidores de Lenin consiguieron el poder y se acabó con la guerra, con el Tratado de Brest-Litovsk en marzo de 1918, por el cual Rusia perdía numerosos territorios.

La I Guerra Mundial estimuló enormemente la fabricación de aeronaves, con fines militares. Los aviones se crearon para dos tipos de misiones, la observación y el bombardeo. La exploración de los frentes de batalla y para observar la posición de las tropas y defensas del enemigo y bombardear sus líneas. Los alemanes bombardearon por primera vez París desde el aire y luego Dover (GB). Los dirigibles alemanes, conocidos como zeppelines, atacaron el este de Inglaterra y Londres en sesenta ocasiones. Los alemanes disfrutaron de su supremacía aérea en el frente occidental desde octubre de 1915 hasta julio de 1916, año en el que los británicos demostraron su superioridad.

En las colonias, los británicos intentaron conquistar Gaza en dos ocasiones. Al final consiguieron atravesar las líneas turcas en noviembre de 1917 obligándoles a evacuar Gaza, el 9 de diciembre tomaron Jerusalén y ese mismo año un general británico dirigió la rebelión árabe contra los turcos y así el ejercito turco tenia menos posibilidades de reacción. También vencieron los británicos en Mesopotamia, conquistaron Bagdad en marzo. Las fuerzas destacadas en las colonias alemanas de África y el océano pacifico lucharon a la defensiva la mayor parte del tiempo y fueron derrotadas con rapidez, prácticamente todas se habían rendido a los aliados hacia el final de la guerra. Los territorios africanos colonizados por los alemanes en 1914 eran Togo, Camerún, el África Suroccidental Alemana y el África Oriental Alemana. Una fuerza anglo-francesa tomó posesión de Togo, también invadieron Camerún y la resistencia alemana fue superada. El África Suroccidental Alemana fue conquistada y la mas importantes de las posesiones alemanas, el África Oriental Alemana, fue la que mas oposición ofreció a los aliados. Las fuerzas alemanas iniciaron una ofensiva a finales de 1917. Cuando se firmó el armisticio en Europa en 1918, las tropas alemanas del África Occidental Alemán seguían luchando, a pesar de que la mayor parte de la colonia se encontraba en poder de los aliados.

La batalla de Caporetto, tuvo lugar desde el 24 de octubre hasta el 9 de noviembre de 1917. El combate tuvo lugar en las cercanías de Caporetto, en la frontera austro-italiana. Las tropas austro-húngaras, reforzadas con efectivos alemanes, rompieron el frente italiano, dispersando al ejercito italiano. Las fuerzas austro-germanas avanzaron más de 100 kilómetros en dirección Venecia, pero fueron incapaces de cruzar el río Piave, donde los italianos (con importante ayuda de sus aliados franceses, británicos y estadounidenses) habían establecido una nueva línea defensiva, que se mantuvo durante el resto de la guerra.

  • LA RESOLUCIÓN DE LA GUERRA

A partir de mediados de julio, el cambio de giro de los ejércitos aliados de una actitud defensiva a una ofensiva, facilitada con la incorporación de los estados unidos, dará lugar a en los últimos días de septiembre, se den tres grandes ofensivas en el frente occidental, lo que precipitará la caída de este frente y las primeras peticiones de armisticio. Estos derrumbamientos, se dan en el Imperio alemán y también en el Imperio austro-húngaro por su disgregación. Unos meses antes había sido Rusia, por las causas ideológicas y sociales que facilitaron el triunfo de la revolución bolchevique.

El 24 de octubre, el ataque de los aliados precipita la solicitud imperial de armisticio, firmado por el emperador el 3 de noviembre, lo que da lugar a una explosión nacionalista, los checos, yugoslavos, eslavos, rumanos de transilvania y magiares proclaman su independencia. La derrota alemana resultó distinta. Alemania hubiera deseado tener la indulgencia americana, pero la petición de armisticio al presidente de los Estados Unidos, el día 29 de septiembre supuso la confesión de derrota y encontró una respuesta dura y exigente. La aceptación alemana sin condiciones evitó la invasión, la evacuación de los territorios se le exige además de toda la orilla izquierda del Rhin… El día 9 de noviembre se proclama la republica y el día 11, en Rethndes, la delegación alemana allí enviada firma el armisticio, corroborando la derrota y evitando el desgaste más completo.

La única limitación formal al establecimiento de la paz entre los vencedores y los vencidos era la promesa obtenida por Wilson en los 14 puntos, estos dominaron la marcha de los debates. Pero había otras dos tesis: la francesa, impulsada por la preferencia en dar seguridad a su propio territorio impidiendo una posterior revancha alemana y la segunda tesis, impulsada por el respeto a los compromisos adquiridos durante la guerra por determinados países, que vieron en la victoria y en la imposición de la paz el mejor y más seguro cauce para el logro de sus objetivos territoriales, económicos y de prestigio internacional. Gran Bretaña mantenía su prevención ante cualquier hegemonía continental y esperaba la recuperación de sus mercados y sus adquisiciones en África y Oriente Próximo.

Cuatro hombres de Estado llevaron personalmente durante más de doscientas reuniones y a puerta cerrada el análisis de los informes técnicos y cuentas sugerencias se ofrecían para la toma de una decisión. Wilson, testigo y protagonista de los intereses norteamericanos, desconocedor de los problemas europeos y de las dificultades de un programa de paz basado en el principio de la libre determinación y de la expresión nacional, e interesado en evitar al máximo las frustraciones de los vencidos. Clemenceau buscaba las mejores garantías físicas y diplomáticas para Francia y exigía de los aliados el reconocimiento de la frontera militar del Rhin, la ocupación permanente de la ribera izquierda y la formación en la orilla derecha de un conjunto de Estados renanos separados de Alemania y controlados por la Sociedad de Naciones. Lloyd George estaba atento a lo de impedir una hegemonía francesa en Europa y evitar las posibilidades del comunismo con el mantenimiento de una Alemania fuerte. Orlando intervino modestamente ya que las promesas hechas por los aliados a Italia no recibieron la conformidad del presidente Wilson, creando en Italia un resentimiento contra los aliados.

La conferencia se abre en París el día 12 de enero de 1919, pero la inauguración oficial no tuvo lugar hasta el 18 de con la ausencia real y representativa de los países vencidos. Fue elegido presidente de la misma Clemenceau y fueron impuestas unas reglas de procedimiento redactadas por las grandes potencias que aseguraban el control de la Conferencia y de sus decisiones. El Consejo de los Diez planteo las bases de la paz, cuando se hizo imposible el acuerdo entre los mismos en torno a cuestiones territoriales y problemas militares el Consejo fue sustituido por el Consejo de los Cuatro que desde marzo se dedicó a la elaboración del tratado de paz con Alemania.

La paz de París aspiró a organizar la vida internacional en torno a dos ideas: la de democracia y la de las nacionalidades, el sujeto de la vida internacional seria en adelante el Estado, moralmente justificado por su conformidad con una nación, y responsable de la seguridad colectiva mediante la renuncia a parte de su soberanía en pro de la salvaguardia de la paz, la primicia del derecho internacional publico sobre el derecho nacional quedaba asegurado y también el poder de las grandes potencias y de sus intereses nacionales.

Se firma el tratado de paz con Alemania, el Tratado de Versalles, el día 28 de junio de 1919. Fue el mas importante por estar dedicado a la mas fuerte de las potencias vencidas y porque enuncia los principios que imperarían de los demás tratados. Las condiciones más importantes impuestas a los alemanes eran de tres tipos: territoriales, militares y económico-financieros. Alemania devolvía Alsacia y Lorena a Francia, gran parte de Posnania y Prusia a Polonia; Memel y Dantzig adquirían un estatuto de ciudades libres; un corredor polaco que permitía la salida de Polonia al mar, y mediante plebiscitos se decidiría el futuro de Alta Silesia, Schleswig y el Sarre. Los franceses recibían las minas de carbón del Sarre a modo de compensación reparatoria; y las colonias alemanas pasarían a los vencedores bajo el nuevo estatuto jurídico de mandatos de la Sociedad de Naciones. Las cláusulas militares limitaban las fuerzas armadas y el armamento; la flota pasaba a los aliados; y la orilla izquierda del Rhin quedaba ocupada por los aliados y la derecha desmilitarizada en una profundidad de 50 km. Las cláusulas económicas partían de la consideración moral de la guerra como responsabilidad alemana y en función de esto Alemania debía de pagar reparaciones, cuya suma se comunicaría mas tarde una vez establecida la Comisión de Reparaciones. Mientras tanto, el coste de la ocupación del Rhin sería por cuenta de Alemania, además de otro conjunto de cargas. En el verano de 1919 se ajustan definitivamente las fronteras de los Estados sucesores, Austria con la firma del Tratado de Saint-Germain reducía la región alpina y una pequeña parte de la llanura danubiana. Su ejercito no podría pasar de 30000 hombres y una indemnización de guerra quedaría posteriormente fijada por la comisión correspondiente. El tratado con Hungría desmembrada de Austria por libre determinación de sus pueblos, se dio el 4 de junio de 1920 en el palacio de Trianon, supuso la perdida de sus territorios no magiares y la limitación de sus ejercito a 35000 hombres. Estos tratados con Austria y con Hungría provocó el reconocimiento del nuevo reparto de Europa central: Checoslovaquia y Yugoslavia nacen como estados sucesores; Polonia, renacía en Brest-Litovsk, se anexiona Galitzia; Transilvania es entregada a Rumania; los territorios de Istria y el Trentino se incorporan a Italia. El Tratado de Sevres, con Turquía el 10 de agosto de 1920 hizo que ésta quedara reducida al Asia Menor y al pequeño territorio en torno a Estambul, el Imperio otomano quedo desmembrado en cuatro mandatos: Arabia, bajo administración de la Sociedad de Naciones; Siria, bajo administración francesa, Palestina y Mesopotamia bajo administración inglesa ( la consolidación inglesa en Oriente Próximo quedaba asegurada). Finalmente, Bulgaria con el Tratado de Neuilly, debió de renunciar a sus conquistas prebélicas y demás ventajas balcánicas, debió de pagar reparaciones y también debía de reducir su ejercito a 33000 hombres.

El nuevo mapa resultó ser un mapa disparatado, excesivamente condicionado por la inflación de fronteras y pendientes de un fraccionamiento antieconómico, carente de vías para responder a los problemáticos sentimientos nacionales. Y por ultimo, los intereses europeos en el Pacifico y en el Lejano Oriente experimentaron un declive sobre todo a partir del predominio japonés. Las colonias alemanas del Pacifico fueron en París adjudicadas a Japón bajo mandato.

Durante los años 20, los llamados años felices, países con Inglaterra o Francia, estaban llevando a cabo una recuperación asombrosa, pero mientras en Italia, la crisis económica y social lleva o impone una solución dictatorial, de la que participan el conjunto de los Estados mediterráneos. Se deciden por una contrarrevolución general y configuran unas gormas de poder que controlan los resortes de la producción y de la organización social desde una política con frecuencia exaltada y contradictoria, pero siempre firme y respaldada en un constante monolitismo ideológico. En Alemania, la consolidación económica se logró en torno a 1925 y 1929, gracias en parte a los capitales llegados del extranjero y a pesar del pago de las reparaciones y el endeudamiento. Las consecuencias de la crisis fueron especialmente grave para los rentistas, y a la vez demostraron la fragilidad económica de las amplias clases medias cuya importancia en la aparición de nazismo, es bastante probable.

BIBLIOGRAFIA:

13