Primera Guerra Mundial como proceso histórico

Historia universal contemporánea. Siglo XX

  • Enviado por: Irene Castillo
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

¿La primera Guerra Mundial es culminación de un proceso histórico?

Si es así, describa las etapas de ese proceso; si no lo considera así, describa los contenidos históricos que lo constituyen y explique qué componentes de ese contenido pueden considerarse manifiestos y cuales ocultos.

La Historia está constituida por procesos, y entre estos hay que tener en cuenta tres aspectos: la historia cuantitativa, la estructural (que trata las relaciones políticas, económicas, intelectuales, culturales y sociales entre los hombres), y la historia de las mentalidades. La primera Guerra Mundial fue un acontecimiento que provocó cambios en todos estos, hasta tal punto que para muchos, constituye el final del siglo XIX, y tras ella comienza el siglo XX. Es por todo esto que, - y a continuación expondré las razones -, pienso que corresponde a la culminación de un proceso histórico, un punto máximo en el desarrollo, la evolución de las fases sucesivas de ésta.

* * *

En agosto de 1914 debuta "la Gran Guerra", un conflicto intereuropeo que se transforma, por la llamada a los civiles de todos los países beligerantes y de sus imperios, en un formidable enfrentamiento militar, económico, ideológico, de dimensiones totales, que revoluciona el mundo en múltiples aspectos.

En cuanto a la historia numérica, la primera Guerra Mundial implica un cambio radical, para empezar en el modo de ver los conflictos. Se trata de la primera guerra total, de tales dimensiones ocurrida en toda la historia de la humanidad: 9 millones de muertos, la mayoría civiles vestidos de uniforme, 17 millones de heridos... un desastre demográfico para los países, sobre todo, europeos. Esto se debe al carácter mortífero de esta guerra: el empleo de nuevas técnicas como el empleo de gas asfixiante a partir de 1915, las ametralladoras, etc. Un conflicto así no se olvida fácilmente, ya que la población bajó considerablemente para los países beligerantes (debido a la cantidad de bajas masculinas jóvenes en el campo de batalla) y envejeció; pero también por el hecho de que esta guerra fue la causante en parte de la segunda Guerra Mundial y en la que se reflejan en cierta manera los conflictos y problemas que ocurren en el mundo en nuestro siglo.

La primera Guerra Mundial ha revolucionado también la política mundial. A raíz de este conflicto los países sufren grandes cambios importantes: se asiste a la caída de cuatro grandes imperios seculares: el ruso, el austro-húngaro, el alemán y el otomano, potencias que fueron en el siglo XIX de las más destacadas del mundo; Europa pierde peso en el plano internacional, ya que sale de la guerra desangrada en el plano humano y económico. En efecto, es la primera Guerra Mundial se desarrolla exclusivamente en este continente, y las pérdidas materiales y humanas junto con el desorden político debido a la situación bélica hacen que se encuentre desorientada y débil después de la contienda.

Mientras tanto, Estados Unidos, que por primera vez sale de su aislamiento para intervenir en Europa, va aumentando en importancia hasta convertirse en la primera potencia mundial, todo esto en detrimento del antiguo continente. Es así como la guerra provoca todo un cambio en las relaciones internacionales, y en el orden internacional de las potencias.

Por otro lado, parece que tiene lugar una victoria mundial política: la de la democracia parlamentaria. Después de la guerra parece que esta es la que sale vencedora, por lo que de alguna manera triunfa en todo el globo.

Pero el aspecto más importante que destaca en el plano político y que demuestra que la guerra supone la culminación de un proceso histórico es el hecho de que a raíz de ella se produjera l principio de la desaparición de los imperios coloniales que poseían las grandes potencias en aquella época. En efecto, durante la guerra las potencias imperialistas hicieron una llamada a sus colonias para que les proporcionaran recursos humanos y económicos, y en efecto constituyeron una gran ayuda para ellas. Pero a la hora de firmar los tratados de paz en 1918, se basaron estos en los "14 puntos de Wilson" (presidente americano), que preconizaban, entre otras cosas, el respeto de las nacionalidades y el derecho de los pueblos a disponer de ellos mismos. Esto hizo que nacieran una serie de nuevos Estados en Europa, pero las colonias también quisieron (y muy lógicamente) ponerlo en práctica para independizarse de sus colonizadores. Este hecho no se hace completamente realidad hasta alrededor de medio siglo después, pero la guerra marcó el principio.

Los aspectos económicos también sufrieron grandes cambios a raíz de la "Gran Guerra", que determinarán el orden económico mundial posteriormente: Estados Unidos se va convirtiendo desde ese momento en la primera potencia económica, ya que durante el conflicto se enriqueció considerablemente, y no sufrió daños materiales al no haberse luchado en tierras de este país. Sin embargo a los países de Europa les ocurre todo lo contrario: la economía queda devastada por el esfuerzo de guerra y la destrucción, existen deudas importantes con respecto a Estados Unidos, y se sufre mucho más la crisis a causa de la inflación, que será el daño por excelencia de la economía del siglo XX.

La sociedad también sufre cambios decisivos: la guerra mundial hace que comience la emancipación de la mujer. Fueron ellas las que sustituyeron a los hombres que marcharon al frente en las industrias, trabajaron y desempeñaron el mismo estatuto que ellos en tiempos de la contienda, por lo que cuando todo acabó, se negaron a volver a su antiguo estatuto de ama de casa dominada por el marido. Esta evolución fue iniciada por la adquisición del derecho al voto en 1919 de las mujeres inglesas.

Finalmente, la primera Guerra Mundial supone un cambio definitivo en la forma de pensar del hombre. Su mentalidad durante el conflicto será la que dominará a lo largo de todo nuestro siglo: el nacionalismo y el patriotismo. En efecto, la guerra se convirtió en total en cierta manera por los nacionalismos de los diferentes países; hoy, salvo algunas excepciones, la mayoría de los conflictos siguen siendo por esta causa. Pero aún así es una época en la que comienza a atenuarse la mentalidad racista. Esto se debe a la integración, como ocurrió en Francia, de nativos de las colonias de en la sociedad laboral y el campo de batalla junto con la población colonizadora. También la ayuda prestada por las naciones colonizadas (económica y humana) hizo que se comenzaran a ver con mejores ojos.

* * *

Como podemos ver, la primera Guerra Mundial es un acontecimiento que culmina, bajo mi punto de vista, un proceso histórico, teniendo lugar a raíz de esta una serie de cambios y de acontecimientos que corresponden a una evolución revolucionadora en cierta manera de la historia. Pero esta no sólo anuncia y conoce cambios en la historia humana, también conoce algunos aspectos que permanecen aún en la sociedad del hombre. Por esto no vamos a decir que ya no se pueda tratar de la culminación de un proceso histórico, ya que en la historia siempre hay dos factores: los que permanecen y los que cambian. La historia es una continuidad hecha discontinuidad, y como podemos ver si analizamos la situación mundial de hoy en día, podemos ver que hay factores que no han cambiado en absoluto desde mucho antes de que ocurriera este conflicto.

Esto lo podemos ver nada más analizar el hecho de que después de una horrible experiencia de guerra como esta, jamás vivida igual hasta entonces, las mismas tensiones, problemas y situaciones que llevaron a la guerra persistieran y fueran las que provocaran la segunda Guerra Mundial, una veintena de años más tarde. Podríamos decir entonces que, según Pío Cardenal, las razones por las que las naciones actúan en la política mundial y por las que van a la guerra siempre han sido y seguirán siendo las mismas: el afán de poder de unos pocos poderosos, casi siempre ocultos, que en el caso del siglo XX, va representado por la energía: el petróleo. Cosa que sigue ocurriendo hoy, no hay nada más que pensar en las causas de que la guerra del Golfo Pérsico, que estuvo a punto de convertirse en lo que podría haber sido la tercera Guerra Mundial.

Por otra parte, en el plano político, la democracia no durará en muchos países en desaparecer para dar paso de nuevo a regímenes autoritarios, como pueden ser los nazi, fascista o comunista.

Finalmente, tampoco podemos decir que la guerra mundial hubiera sido el principio del fin del imperialismo por parte de las grande potencias con respecto a los países pobres, ya que, aunque sea verdad que el colonialismo desapareció por completo en 1975 con la independencia de las colonias portuguesas, la dominación de unos sobre otros aún persiste de manera muy clara, no de forma política sino económica, en lo que respecta las relaciones comerciales y económicas.

Vídeos relacionados