Presión arterial

Arterias. Esfigmomanómetro. Circulación sanguínea. Hipertensión

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 8 páginas

publicidad
cursos destacados
Transformada de Laplace
Transformada de Laplace
En este curso aprenderás todo lo relacionado con la transformada de Laplace. Los temas a grandes rasgos son: 1....
Ver más información

Química Orgánica
Química Orgánica
En este curso de Química Orgánica o también conocida como Química del Carbono, nos...
Ver más información


¿QUÉ ES LA PRESIÓN ARTERIAL?

La presión arterial es la presión necesaria para circular un suministro de sangre adecuado a través de las arterias a todas las partes del cuerpo, incluyendo los órganos claves. La presión arterial fluctúa según ciertos factores corporales. Después de dormir, la presión arterial es más baja; después de esfuerzos físicos y durante los momentos de ansiedad, la presión arterial tiende a ser mayor. También se ha sabido que el estrés y el ruido elevan la presión arterial en algunas personas.


¿CÓMO SE MIDE LA PRESIÓN ARTERIAL?

La lectura de la presión arterial, tomada con un instrumento llamado un esfigmomanómetro, está compuesta de dos números. El número de arriba, llamado sistólico, es una medición de la máxima presión dentro de las arterias cuando el corazón bombea la sangre. El número de abajo, llamado diastólico, es una medición de la presión inferior dentro de las arterias cuando el corazón se relaja entre contracciones. La lectura sistólica es siempre un número mayor que la lectura diastólica.

En general, una lectura de la presión arterial de 120/80 (sistólico/diastólico) se considera "normal". Una lectura diastólica sostenida entre 90 y 104 se considera hipertensión "leve" y una lectura diastólica sostenida de más de 104 se considera "alta".

Cuando la presión diastólica (el número de abajo) es normal pero la presión sistólica (el número de arriba) es alta (160 o más), se denomina hipertensión sistólica aislada (ISH, isolated systolic hypertension). Esta enfermedad, que afecta a dos tercios de los individuos hipertensivos de 60 años o más, se pensaba era relativamente inofensiva hasta que un estudio quinquenal publicado en junio de 1991 indicó que el tratamiento de ISH puede ayudar a prevenir el accidente cerebrovascular y los problemas cardiovasculares severos.

La presión arterial también puede estar por debajo de lo normal. Esta enfermedad, conocida como hipotensión, generalmente no es nociva.

El término "hipertensión de chaqueta blanca" [white-coat hypertension] describe un fenómeno en el que la presión arterial de una persona momentáneamente asciende cuando es medida por un profesional de atención de la salud en un ambiente médico. Para determinar una lectura sostenida veraz de la presión arterial, el paciente quizá tenga que tomarse mediciones periódicas de su presión arterial en el hogar.

Poco se conoce acerca de la causa o del efecto (si existe alguno) de la hipertensión de chaqueta blanca. Algunos expertos formulan una hipótesis en la que las personas con hipertensión de chaqueta blanca pueden experimentar un ascenso temporal en la presión arterial durante cualquier tipo de situación que ellos consideran incómoda o estresante. Si, como algunos expertos creen, la hipertensión de chaqueta blanca es una respuesta condicionada a un suceso, o sucesos, específico(s) y aislado(s) (como la toma de la presión arterial), quizá no se necesite de tratamiento.

La hipertensión maligna (no relacionada con el cáncer), el tipo de presión arterial alta más rara y más grave, ocurre cuando la presión arterial se eleva repentinamente a un nivel peligroso y permanece allí. Requiere manejo médico agresivo.


¿QUE ES LA PRESIÓN ALTA O HIPERTENSIÓN?

Presión sistólica, mide la presión que se produce en sus arterias mientras late su corazón.

Presión diastólica, mide la presión mientras su corazón descansa entre latidos.

La presión normal, debería ser 130/85 si usted es adulto. Si su presión sube por encima de este límite, usted tiene la presión alta.

Su presión puede cambiar de un momento a otro, con cambios de posición, con ejercicio o mientras duerme.

La presión alta no es "Tensión nerviosa" la gente con presión alta no tiene que ser exageradamente ansiosa, compulsiva o "nerviosa". De hecho usted puede tener la presión arterial alta y no saberlo. La presión arterial alta usualmente no presenta síntomas. Por eso la llaman "la muerte silenciosa"

¿QUÉ CAUSA LA PRESIÓN ARTERIAL ALTA?

La causa o las causas de la presión arterial alta no siempre pueden identificarse. Cuando una causa no puede ser determinada, lo cual sucede en cerca del 90 por ciento de los casos, la enfermedad se llama hipertensión primaria (a veces llamada "esencial"). Si se puede determinar una causa, la enfermedad se denomina hipertensión secundaria. Las causas comunes de la hipertensión secundaria incluyen la enfermedad renal, los trastornos hormonales, el embarazo y los anticonceptivos orales.

Se han encontrado otros factores que aumentan la posibilidad de que una persona desarrolle presión alta. A esto se le llama factores de riesgo

FACTORES CONTROLABLES

Obesidad

Consumir demasiada sal

Alcohol

Falta de ejercicio

Estrés

FACTORES NO CONTROLABLES

Raza

Herencia

Edad


¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DE LA PRESIÓN ARTERIAL ALTA?

La mayoría de las personas con hipertensión no tienen síntomas. Dado que la enfermedad a menudo permanece sin ser detectada hasta que causa enfermedades graves o la muerte, la presión arterial alta a menudo se denomina "el asesino silencioso". Como se indicó anteriormente, cerca de 30,000 estadounidenses tienen presión arterial alta pero no lo saben.


¿CUÁLES SON LOS PELIGROS DE LA HIPERTENSIÓN?

La presión arterial alta no tratada plantea muchos problemas de salud debido a la tensión agregada colocada en todo el aparato circulatorio.

Cuando la hipertensión está presente, el corazón debe funcionar mucho más para bombear la misma cantidad de sangre.

Este esfuerzo extra puede causar que el corazón se agrande y se vuelva incapaz de bombear la sangre adecuadamente. La hipertensión también contribuye a la arteriosclerosis (el espesamiento y endurecimiento de los vasos sanguíneos), a la arteroesclerosis (la acumulación de depósitos grasos en las paredes de los vasos sanguíneos) y al aneurisma (debilitación y engrandecimiento de los vasos sanguíneos). Tal daño puede conducir a un ataque cardíaco, a un accidente cerebrovascular, a enfermedad renal y a problemas de la vista.

La presión arterial alta no tratada es particularmente peligrosa para las personas con diabetes, niveles de colesterol altos, cardiopatía, para las personas con sobrepeso y para las mujeres embarazadas.


¿QUIÉN CORRE RIESGO DE UNA PRESIÓN ARTERIAL ALTA?

Cualquier persona puede contraer la presión arterial alta. Las personas tienden a asociar la enfermedad con personas ansiosas y de sobrepeso, pero la persona más calmada y más delgada puede ser hipertensiva. (La palabra "tensión" en hipertensión se refiere a la presión dentro de las arterias, no al estado mental de la persona que padece la enfermedad).

La hipertensión tiende a ser hereditaria, pero esto no ocurre en todos los casos. La enfermedad también tiende a ser más prevalente en ciertos grupos de población, particularmente en los hombres negros.


¿CUÁL ES EL TRATAMIENTO PARA LA PRESIÓN ARTERIAL ALTA?

Mayor conocimiento de la presión arterial alta y de los métodos de tratamiento más eficaces han contribuido a una disminución del 50 por ciento en la incidencia del accidente cerebrovascular y a la disminución del 35 por ciento en la coronariopatía desde 1972.

Se calcula que una cuarta parte de las personas con hipertensión podría disminuir la presión arterial a un nivel normal realizando cambios permanentes en su modo de vida, según los consejos de un médico. Estos métodos, así como los medicamentos prescritos con frecuencia para tratar la hipertensión, se tratan a continuación.

Si usted tiene presión arterial alta, su médico querrá vigilar su condición regularmente para medir el éxito del plan de tratamiento, y puede recomendar que usted aprenda las técnicas para vigilar la presión arterial en casa.

EL PESO

El peso está más vinculado con la presión arterial que cualquier otro factor. Las personas obesas a menudo experimentan disminuciones notables en la presión arterial después de una pérdida de peso significativa (quizá dentro de 15 por ciento del peso deseado para la edad, el sexo y la estatura). Hasta la pérdida de unas cuantas libras extras puede bajar la presión arterial.

LA SAL

No está claro si el sodio, un mineral que ayuda a reglamentar el equilibrio de líquidos en el cuerpo, en realidad causa hipertensión. Lo que sí se sabe es que aproximadamente la mitad de las personas con hipertensión pueden reducir la presión arterial consumiendo menos sodio alimenticio. Muchas personas, especialmente las mayores, son "sensibles al sodio", lo cual implica que la presión arterial sube y baja como resultado directo de la cantidad de sodio que consumen.

El estadounidense típico consume entre 5,000 y 7,000 mg de sodio al día, mucho más de lo que el cuerpo en realidad requiere (200 mg) y más del doble del máximo de 2,500 mg a menudo recomendado para las personas con presión arterial alta.

EL ALCOHOL

Ya que las bebidas alcohólicas pueden elevar la presión arterial, los médicos a menudo recomiendan que los individuos hipertensivos se abstengan de beber o limiten su consumo de alcohol (quizás a una onza de etanol al día, equivalente a dos onzas de whisky de 100 por ciento [100 proof], ocho onzas de vino o 24 onzas de cerveza).

LOS EJERCICIOS

Los ejercicios aeróbicos -el tipo de ejercicios que acelera el ritmo cardíaco- pueden reducir la presión arterial alta significativamente si se hacen regularmente (quizás tres veces a la semana o más durante 20 minutos cada sesión). Consulte a su médico principal antes de realizar cualquier tipo de ejercicio que sea diferente de lo que ha hecho usted normalmente en el pasado.

EL TABAQUISMO

La relación entre el tabaquismo y la presión arterial alta está clara. El tabaquismo eleva la presión arterial. Ya que la presión arterial alta es un factor de riesgo para la cardiopatía y el fumar aumenta el riesgo, parecería prudente para los individuos hipertensivos el dejar de fumar.

MEDICACIÓN

Ha existido una inconformidad durante muchos años entre los expertos médicos en cuanto a si los pacientes con hipertensión leve (diastólico de 90-104) deberán administrarse la medicación cuando los cambios del modo de vida dejan de disminuir la presión al nivel deseado.

Estudios recientes indican que la hipertensión aún leve, sin tratamiento, aumenta el riesgo de un ataque cardíaco, de un accidente cerebrovascular y de insuficiencia renal posteriormente en la vida. Este conocimiento puede conducir al tratamiento medicinal más generalizado de la hipertensión leve.

Muchos tipos de medicamentos pueden prescribirse para tratar la hipertensión. Las cuatro clases más comunes de medicamento son:

Los diuréticos Los bloqueadores beta Los bloqueadores del canal de calcio y Los inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina (eca, angiotensin-converting enzyme, ace en inglés).

No todos los medicamentos son eficaces en tratar a todos los pacientes hipertensivos. El plan de tratamiento de un paciente puede cambiarse varias veces antes de que el medicamento óptimo (o una combinación de medicamentos) y la dosificación óptima se encuentran.

La farmacoterapia también puede cambiarse para reducir, y posiblemente eliminar, cualquier efecto colateral que el paciente puede estar experimentando a causa de la medicación. Las reacciones secundarias y adversas comunes de diversas drogas consumidas para tratar la hipertensión incluyen: mayor urinación y disfunción sexual (por los diuréticos); fatiga y disfunción sexual (por los bloqueadores de beta); piernas hinchadas (por los bloqueadores del canal de calcio); erupción de la piel y tos (por los inhibidores ECA).

La medicación para la presión arterial alta deberá tomarse continuamente, según se prescriba, para que sea eficaz, y no deberá discontinuarse al menos que así lo disponga un médico. Se calcula que la mitad de todos los individuos hipertensivos no siguen el asesoramiento de su médico en lo que respecta a la toma de su medicación. Si su médico le receta una medicación, asegúrese de tomarla según las instrucciones de su médico.

Notifique todo efecto colateral con prontitud. También asegúrese de cumplir las citas con su médico para que él o ella pueda vigilar su condición según el calendario apropiado a sus necesidades médicas.

OTROS CAMBIOS DEL MODO DE VIDA

Los investigadores siguen examinando la relación entre la presión arterial y numerosos otros factores, incluyendo la cafeína y los minerales como el calcio y el potasio. Estos resultados de investigación todavía están siendo debatidos por expertos médicos. Algunos médicos creen que estos resultados son lo bastante concluyentes como para basar las recomendaciones para cambios del modo de vida adicionales con el fin de prevenir o controlar la enfermedad hipertensiva. Para obtener asesoramiento adicional en esta área, converse con su médico.



AQUÍ ESTÁN ALGUNOS CONSEJOS PARA REDUCIR LA INGESTA TOTAL DE SODIO

  • No le agregue sal a los alimentos. (Si está considerando un sustituto de sal, consulte a su médico principal).

  • Chequée las etiquetas alimentarias para averiguar el contenido de sodio por porción (serving). Por ley, esta información deberá aparecer en todas las etiquetas de nutrición. Los productos marcados "sin sodio" ("sodium-free") deberán tener menos de 5 mg de sodio; "sodio bajo" ("low sodium") significa 140 mg o menos; "sodio muy bajo" ("very low sodium") significa 35 mg o menos; "sodio reducido" ("reduced sodium") significa que el contenido de sal del producto ha sido reducido por lo menos 75 por ciento; y "no salado" ("unsalted") significa que no se ha agregado nada de sodio al producto (sin embargo, los alimentos pueden contener sal naturalmente). Recuerde que el sodio está presente en otras formas, incluyendo bicarbonato de soda, la levadura en polvo, el glutamato monosódico, la mayoría de los preservativos y cualquier ingrediente que comience con la palabra "sodio".

  • Los alimentos típicamente altos en sal incluyen: el jamón, el tocino, las carnes del almuerzo, las sopas enlatadas, el queso, los productos de queso procesados, las cenas congeladas, la comida rápida y los condimentos, como la catsup (ketchup o salsa de tomate), la mostaza, la salsa de soja y la salsa para bifes o bistec.

CONCLUSIÓN

Como conclusión, para poder tener una presión normal, se debe, reducir al mínimo la sal de cocina en la preparación de comidas y evitar alimentos procesados con alto contenido en sodio (sal). Se debe vigilar constantemente el peso y mantener un bajo porcentaje de grasa en el Cuerpo, disminuyendo a lo necesario la ingesta de calorías. Y, por supuesto, hay que hacer ejercicios cardiovasculares aeróbicos en forma regular. Estas son modificaciones muy sencillas al estilo de vida, que no van a representar mucha diferencia con lo que uno hace hasta hoy, pero que afectarán en forma positiva a la calidad y cantidad de la vida de lo que debe ser tan preciado para uno...¡El propio cuerpo!