Presidencia argentina de Avellaneda

Políticos y gobernantes argentinos. Política de Argentina. Presidentes del Gobierno. Avellaneda y la Conciliación nacional. Política temperante de Avellaneda

  • Enviado por: Gaston
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
publicidad

Indice.

I- Introduccion. Pag.3.

II- Avellaneda: La conciliacion.

A- Algo sobre su politica temperante. Pag.

B- Antes de la conciliacion. Pag.

C- Principios de la nueva politica. Pag.

D- La politica de conciliacion. Pag.

E- La opinion de Sarmiento. Pag.

F- El despues de esta politica. Pag.

III- Conclusion. Pag.

IV- Citas bibliograficas. Pag.

V- Bibliografia. Pag.

VI- Apendice. Pag.

I- Introduccion:

Presidencia de Avellaneda(1874-1880)

Los mitristas se levantaron en armas acusando al gobierno de fraude. Pero fueron derrotados en La Verde y Junin por las fuerzas nacionales; Mitre se entrego prisionero.

El presidente Avellaneda, que ocupaba el cargo desde octubre de 1874, inicio el año 75 sin problemas de guerra interna. Si bien pudo sentirse libre de luchas internas y externas, su gobierno nofue facil y los problemas economicos le exigieron toda su atencion.

Los bienes de la nacion habian mermado a causa de los gastos de la lucha con el Paraguay y en el interior; a estas perdidas se las provocadas por las sequias repetidas, por los malones y por la epidemia de fiebre amarilla.

La situacion se agravo porque a las dificultades locales se agrego la crisis que en ese momento vivia Europa.

Para las obras publicas, los gobiernos pidieron dinero prestado sobre todo a banqueros ingleses. Avellaneda prefirio tomar medidas severas de ahorro antes que comprometer la posibilidad de creditos futuros.

Para facilitar la llegada y la radicacion de inmigrantes se sanciono durante este periodo la Ley de Inmigracion (1876). La cual no aseguraba la posesion de la tierra a quienes estuvieran dispuestos a trabajarla. A pesar de esto, aunmentaba el cultivo de los campos.

Argentina se combirtio en exportadora de trigo. Comenzaba nuestro pais a ser "el granero del mundo " y agregar los cereales a sus productos tradicionales de exportacion. Se intento emviar a Europa carnes congeladas y enfriadas. La lana Seguia siendo la principal sostenedora de nuestro comercio exterior. A cambio de ella llegaban al pais las manofacturas inglesas.

Se volcaron fuertes recursos para tomar posesion de los extensos campos ocupados por los indios.

El partido nacionalista preparaba la revolucion, y el presidente era un poco pricionero de los alsinistas. La conciliacion al incorporar los mitristas al gobiernos, eliminaria el peligro revolucionarios, liberaria al presidente y lo levantaria por arriba de los partidos. Otra crisis era la cuention Capital

Demostrare que la conciliacion fue un gran exito de Avellaneda y no un "contubernio" entre bastidodores, ni un pacto inmoral, sino un noble plan politico de pacificacion nacional que Avellaneda habia preparado despues de vencida la revolucion, con la evocacion consagratoria de las glorias nacionales como San Martin, Rivadavia y Moreno, que sirvio de laso de union entre las desidencias, por el culto comun a los grandes muertos; y con una labor perseverante, y tuvo dos objetos capitales: impedir en lo sucesivo las revoluciones y afirmar sobre los partidos la autoridad presidencial. Aunque no duraria mucho, ni lograria todos sus objetivos.

II- Avellaneda: La conciliacion.

A- Algo sobre su politica temperante.

A pesar de los pesares y de la literatura durante el gobierno de Avellaneda, se anduvo por aquellos caminos de don Domingo, que el gustaba adornar con unos arcos imaginarios de palma y de laurel, enmarcando la palabra que entonces parecia magica: Progreso.

El ejemplo de Rivadavia debio dar a Avellaneda, en muy diversas ocaciones, fuerzas para continuar. En ambos, la tristeza fue el estado habitual del espiritu. Avellaneda termino de consolidar el orden nacional, que era cuanto podia pasarse por entonces, y en politica, procuro ser temperante, "ser la razon y no la fuerza."

Traia Avellaneda en la sangre la aristocracia de la cultura. Avellaneda sabia cerrar los ojos para no ver, taparse los oidos para no oir. Consiguio de esa manera formarce una atmosfera intima.

Las ideas fundamentales de Avellaneda, pertenecian al pensamiento europeo de los primeros lustros del siglo XIX.

A no ser por la muy atenuada tonada provinciana, el eco lejano de alguna palabra del altiplano, Avellaneda era ya de la ciudad del Plata; irreconocible como provinciano. El era de la provincia de Tucuman. Era discipulo de Sarmiento, y creia que la lectura conducia al bienestar.

Avellaneda fue un hombre prudente, e fastidiaban los hombres agresivos y barulleros.

B- Antes de la conciliacion.

La oposicion mitrista al gobierno de Avellaneda aprovecha todas las cartas posibles en juegos, aun el prestigio de Lopez Jordan, quien hacia noviembre de 1876 invade desde la Banda Oriental la provincia de Entre Rios.

El intento cae en el vacio. Apenas siguen al caudillo unos 400 paisanos. Avanzando desde Parana en cumplimiento de instrucciones presidenciales, el general Juan Ayala esta el 7 de diciembre en Alcaracito, donde alcanza a Lopez Jordan derrotandolo sin mayor apremio. Poco despues, en proximidades del arroyo Tuna, el entrerriano es detenido mientras dormia, siendo puesto a disposicion del juez federal de Parana, bajo causa de sedicion.

Este levantamiento y la muerte de Rosas en Inglaterra, alientan una politica de conciliacion que no tendra futuro.

C- Principios de la nueva politica.

Mientras se realizaba la campaña del desierto, hizo Avellaneda un esfuerzo para lograr el acercamiento de los partidos en pugna.

Por iniciativa del gobernador de Buenos Aires Carlos Casares y la mediacion personal de Jose Maria Moreno, se establecio contacto con Mitre y se echaron las base de una politica de conciliacion. Mitre concreto en un documento los compromisos adquiridos: la rectificacion del sistema imperante de presion electoral por el gobernador de Buenos Aires; una politica presidencial de grandes actos que pacificara por el olvido y abandonara el campo electoral al movimiento de los partidos.

Avellaneda se propuso privar a los vencidos de todo pretexto para nuevas subverciones y se dedico a remover los obstaculos que se oponian a un acercamiento.

Para resolver en definitiva la conciliacion se consulto con el jefe del partido autonomista, Adolfo Alsina, que se habia instalado en el campamento de Carhue. Alsina no opuso resistencia a esa idea.