Prehistoria. Edad Antigua

Historia Universal. Paleolítico. Mesolítico. Neolítico. Edad de los Metales. Fenicios. Griegos. Cartagineses. Hispania Romana. Reino Visigodo. Atapuerca

  • Enviado por: Elizabeth
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 14 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información


TEMA 2. LAS RAÍCES. LA HISPANIA ROMANA.

INTRODUCCIÓN

En este tema analizaremos el período cronológico más amplio de nuestra historia ya que abarca la Prehistoria y la Edad Antigua, incluyendo en esta etapa el período visigodo porque, en el caso de la historia peninsular, se prefiere iniciar la Edad Media con la llegada de los árabes en el año 711, incluyendo la época visigoda en la llamada Antigüedad Tardía.

Por otra parte, los hallazgos, relativamente recientes, de fosiles humanos en el yacimiento burgalés de Atapuerca han otorgado gran protagonismo a la prehistoria peninsular en relación con esta etapa en la Historia de Europa e incluso en relación con el proceso de evolución humana; no obstante, interpretamos que en el apartado correspondiente se debe analizar, aunque sea brevemente, toda la prehistoria peninsular, incluyendo el Neolítico y la Edad de los Metales. Ya dentro de las etapas históricas tanto las colonizaciones como las diferentes formas de organización de los pueblos prerromanos ponen de manifiesto la diversidad que caracteriza a los pueblos que habitan en la Península. La época romana ha dejado innumerables huellas que han llegado hasta el momento actual comenzando por el propio nombre de España derivado del Hispania con que los romanos conocen la Península Ibérica y continuando por aquellas lenguas que derivan del latín o por la influencia del Derecho Romano; finalmente, la llegada de pueblos germanos otorgará protagonismo a los visigodos que organizarán un estado con centro político en Toledo, estado que será destruido con la llegada de los árabes en el año 711.

I.- EL PROCESO DE HOMINIZACIÓN EN LA PENÍNSULA IBÉRICA: NUEVOS HALLAZGOS. ATAPUERCA. (La prehistoria peninsular).

a. El proceso de hominización. Por proceso de hominización entendemos el desarrollo evolutivo del hombre desde que se documenta la existencia del género Homo hasta el Homo Sapiens Sapiens, señalando aquellas especies o estadios que marcan ese proceso que de forma muy resumida, partiendo de que en torno a los 2800000 años de antigüedad se produce en el Rift africano un cambio climático que da lugar a una reducción de bosques y selvas tropicales dando paso a sabanas arbóreas o arbustivas que es el medio natural en el que hacia el 2400000 aparece el género Homo, son los siguientes:

2400000…Homo Hábilis (primer estadio). Cultura olduvayense: cantos trabajados.

1800000…Homo Ergaster (2º estadio): Forma primitiva africana de Homo Erectus. Hacia 1700000 se dispersa fuera de África, hacia Europa y hacia Asia.

800000…Homo antecesor en Europa: ATAPUERCA (España). Ceprano (Italia) restos fosiles de H. erectus.

500000…Homo Heidelbergensis (Anteneanderthal)

200000…Derivado del anterior, Homo Sapiens Neanderthalensis (H. de Neandertal). (Tercer estadio)

100000…Coexistencia en O. Próximo de Neandertales y Homo Sapiens Sapiens (Cuarto estadio).

40000… En Europa coexisten ambos al menos hasta el 35000/30000, que es cuando desaparecen los Neandertales, mientras que el segundo marca el proceso evolutivo hacia el hombre actual.

Este proceso general se puede apreciar en el cuadro adjunto en el que se incluyen las novedades que ha aportado Atapuerca a este proceso.

Hay que tener presente que el origen del hombre se sitúa en el continente africano y que los datos más antiguos encontrados en Europa hasta el momento actual son los que han permitido definir la especie Homo antecesor (780000 años de antigüedad); por tanto, dentro del proceso de hominización en la Península Ibérica no se documenta la existencia de restos de Homo Hábilis, mientras que el Homo antecessor, derivando del Homo ergaster sería paralelo al Homo erectus africano o asiático. A partir de ahí los dos estadios siguientes serían el Homo Sapiens Neanderthalensis y el Homo Sapiens Sapiens.

1) Las características del Homo antecessor, nos sitúan ante unos seres bípedos, con una capacidad craneal en torno a los 1000 cm3, que vivían en bandas poco numerosas; anatómicamente presenta rasgos muy arcaicos en dientes (tres raíces en los premolares) y cráneo /robusto torus supraorbital), junto con una cara muy moderna. Ha sido definido por Juan Luis Arsuaga como el último antepasado común de neandertales y humanos modernos. Eran cazadores-recolectores que practicaban el canibalismo; practicaban el nomadismo en campamentos estacionales y provenían de la cuenca del Mediterráneo oriental, habiendo llegado a Europa en torno al millón de años de antigüedad o antes; entrarían por el corredor de Palestina; de ahí la importancia que se otorga al yacimiento de Dmanisi (restos a los que se atribuye una antigüedad de 1´7 millones de años)en Georgia, aunque existen otros posibles lugares de paso, bien a través del Mar Rojo, del estrecho de los Dardanelos o del estrecho de Ormuz.

2. El Homo Heildelbergensis cuyo principal resto fósil había sido la mandíbula de Mauer (Alemania), viene representado por numerosos restos fosiles hallados en Atapuerca (Sima de los Huesos). Características: capacidad craneal en torno a 1100/1300 cm3, muy robusto, mandíbulas sin mentón, torus supraorbital desarrollado y frontal inclinado. Se considera como un antecedente del hombre de Neandertal.

3) El Homo Neanderthalensis. Los restos más importantes han aparecido en Gibraltar, la Carigüela (Granada) y Cova Negra (Valencia). Tenía una elevada capacidad craneal (1450 cm3, brazos alargados, acusado prognatismo, torus supraorbital y dolicocefalia. En Europa se extinguió hace unos 30000 años.

4) El Homo Sapiens Sapiens. Surge en África Oriental y sus restos han aparecido en numerosos yacimientos peninsulares, aunque poco significativos, destacando el de cueva Morín (Cantabria). Se caracteriza por una mayor estatura que el anterior, por su cráneo redondeado, la frente vertical, la existencia de mentón y un rostro plano sin protuberancias. En el área anglosajona, desde los años 90 del siglo XX se prefiere utilizar la denominación Hombres Anatómicamente Modernos (HAM)

b. Atapuerca: los nuevos hallazgos y su incidencia en la evolución humana. La Sierra de Atapuerca es una estribación montañosa (alt. máx.: 1079 m.) que se extiende de NO a SE en el valle del río Arlanzón, a unos 14 Kms. de la ciudad de Burgos, en el borde de lo que se denomina “corredor de la Bureba” que conecta las cuencas del Duero y del Ebro. A finales del siglo XIX se construyó una línea de ferrocarril que atravesó la sierra y que dejó al descubierto los yacimientos arqueológicos, aunque la empresa que la explotaba desapareció en 1917. Aunque algunas de las cuevas (Cueva Mayor) ya se conocían desde al menos el siglo XVI y en 1910 se descubre un yacimiento de la Edad del Bronce con pinturas rupestres, sin embargo no volvió a producirse actividad arqueológica hasta los años 50 del siglo XX cuando el grupo de espeleología Edelweis comenzó a catalogar y a cartografíar las cuevas de la región. En los años 70 se inician nuevos estudios que tienen por objeto restos fósiles de osos que denotan gran antigüedad, aunque también se extrajeron restos craneales de homínidos de la Sima de los Huesos. En el año 1978 el profesor Emiliano Aguirre organizó las primeras excavaciones en los yacimientos de la Trinchera del Ferrocarril en el marco de un proyecto de investigación codirigido desde 1991 por Juan Luis Arsuaga, José Mª Bermúdez de Castro y Eudald Carbonell.

- Yacimientos-

En la llamada Trinchera del Ferrocarril destacan los de Gran Dolina, Galería-Covacha de los Zarpazos y la Cueva del Elefante y en la Cueva Mayor la Sima de los Huesos. Por la trascendencia de los restos hallados es necesario destacar el yacimiento de Gran Dolina, compuesto por 11 niveles comprendidos entre los 350000 años (nivel 11) y quizá el millón de años de antigüedad (nivel 1). En el nivel 6, con una antigüedad superior a 780000 años se ha encontrado la más importante colección de fosiles humanos del pleistoceno inferior de toda Europa ya que entre 1994 y 1996 fueron localizados más de 80 fosiles humanos pertenecientes a 6 individuos que han permitido definir una nueva especie: el HOMO ANTECCESOR (el descubridor de Europa) cuyas características ya hemos analizado. En el nivel 10 han aparecido numerosos restos líticos relacionados con el Musteriense (Paleol. Medio) sin que hasta el momento se hayan localizado restos fosiles. Igualmente hay que destacar la Sima de los Huesos donde se han encontrado más de 2000 restos humanos pertenecientes a 32 individuos de los que sólo 3 superaban los 35 años a su muerte. No fue un lugar de habitación y se considera que fueron introducidos intencionadamente por su congéneres con fines de enterramiento?. Todos ellos pertenecen a la especie Homo Heidelbergensis, antecesor de los Neandertales. Finalmente, la Cueva Mayor aporta datos sobre la última fase de la evolución humana (entre 127000 y 11000 años), fundamentalmente sobre Neandertales y Cromañones, aunque en el momento actual todavía no se ha llegado a excavar esos niveles de ocupación. Además hay otros yacimientos como la Cueva del Mirador que registra ocupaciones desde los neandertales a la época medieval.

-Atapuerca y la evolución humana-

La verdadera importancia y trascendencia de los hallazgos de Atapuerca se pueden resumir en:

- Han cambiado no sólo la percepción sobre el Paleolítico Inferior y Medio en la Península Ibérica y en Europa, sino incluso el propio proceso de evolución a partir del 2º estadio en el proceso de hominización. El proceso evolutivo seguía el siguiente esquema: Homo ergaster….Homo Heidelbergensis (Europa), Homo Erectus (Asia) y Homo Sapiens. Los dos primeros habrían evolucionado de forma independiente en sus continentes para acabar siendo desplazados por el último. Para ver la situación actual, vid. cuadro que aparece en el tema.

- Antes de 1994 no se tenían pruebas evidentes de presencia humana en Europa con un antigüedad de más de 500000 años lo que contrastaba con la importancia de los restos líticos conocidos a partir de esa fecha lo que hacía pensar que Europa había sido poblada por esas fechas por gentes procedentes del exterior que portaban la tecnología achelense. Los hallazgos de la Gran Dolina cambiaron totalmente este panorama pues la especie Homo antecessor ya poblaba Europa antes del 780000, siendo el último antepasado común de Neandertales y Homo Sapiens Sapiens.

- La calidad y cantidad de los restos encontrados han permitido abordar investigaciones hasta ahora impensables: dimorfismo sexual, enfermedades, dieta, lenguaje…etc.

- Finalmente hay que tener en cuenta que aún no se han iniciado las excavaciones en los niveles de ocupación de Neandertales y Homo Sapiens Sapiens. En este sentido Atapuerca se han convertido en el yacimiento más importante de Europa y en uno de los de mayor relieve a nivel mundial y, sin duda proporcionará información a lo largo de todo el siglo XXI, marcando probablemente un antes y un después en el estudio de la evolución humana.

c) El paleolítico peninsular: yacimientos, culturas materiales y modo de vida. Para su estudio y teniendo en cuenta las diversas culturas materiales, el Paleolítico se divide en tres etapas: Inferior, Medio y Superior.

1. Paleolítico Inferior (800000-150000): Hasta los hallazgos de Atapuerca los únicos restos fosiles que se podían citar eran los de Orce (Granada) que aún en el momento actual son objeto de controversia. En cambio, son numerosos los yacimientos que aportan instrumental lítico, destacando los de Torralba y Ambrona (Soria), Pinedo (Toledo), Aculadero (Cádiz) además de los que se localizan en terrazas fluviales (Jarama-Manzanares, Tormes, Guadiana…). Los instrumentos más comunes son los cantos tallados por un solo lado (Choppers) o en zonas contiguas de los dos lados (choping tools) y, sobre todo la denominada Industria ACHELENSE, caracterizada por la presencia de hachas bifaces en las que se ha tallado la mayoría de la piedra que suele ser de silex, cuarzo, cuarcita…etc.

2. Paleolítico Medio (150000-30000) Restos fosiles en Gibraltar (cráneo y mandíbula) o Carigüela. Yacimientos muy abundantes destacando el de la Cova Negra (Valencia), Carigüela (Granada), Abric Romaní (Barcelona), pero también en la desembocadura del Tajo, en la provincia de Cádiz, en la región franco cantábrica…etc. La industria asociada al Hombre de Neandertal es el MUSTERIENSE, industria lítica, que se elabora a partir de lascas, en la que destaca la presencia de raederas y raspadores.

3. Paleolítico Superior (30000-11000). Aunque los restos humanos fosiles no son muy abundantes, existen yacimientos a lo largo de toda la Península, diferenciándose dos grandes áreas: la cantábrica con yacimientos que van desde Guipúzcoa hasta el oeste de Asturias (Santimamiñe, El Castillo, Las Monedas. Altamira, Tito Bustillo, Candamo…) y la zona mediterránea. En relación con el instrumental se produce una gran diversificación tanto en relación con la materia prima ya que, además de la piedra se utiliza el hueso y las astas de los animales y se supone que también la madera, como con los tipos de instrumentos: puntas de flecha, agujas, azagayas, arpones… Esta diversificación ha dado lugar a la configuración de diferentes etapas dentro de este período: Auriñaciense, perigordiense, solutrense, magdaleniense…etc.

- Modo de vida en el Paleolítico: Las principales características las han aportado las excavaciones realizadas en Atapuerca, de tal forma que en estos momentos es uno de los períodos de los que tenemos un mejor conocimiento en la Península. Remitimos a lo ya explicado sobre el hombre antecessor.

En el Paleolítico Medio destacamos que los lugares de ocupación son al aire libre y también en cuevas; gran importancia de la caza y de la recolección con un importante consumo de vegetales y posibles actuaciones antropofágicas y existencia de enterramientos.

Para el Paleolítico Superior se ha calculado la existencia de unas 30000 personas en el territorio peninsular que ocupan fundamentalmente cuevas y abrigos debido a los rigores del clima (glaciación Wurm). Enorme importancia de la caza que abarca desde los grandes animales (uros, bisontes, caballos…), pasando por los ciervos o incluyendo a los vertebrados mas pequeños (conejos, liebres…).También consumen moluscos y pescado. En todo el paleolítico está presente el nomadismo lo que no excluye la existencia de campamentos estacionales, mientras que la probable organización social estaría en función de las necesidades alimenticias con la existencia de bandas que conseguirían los alimentos para el grupo. En el Paleolítico Superior algunos creen ver en los llamados “bastones de mando” una muestra de una primera jerarquización política y social.

Finalmente, debemos señalar que el hombre del Paleolítico Superior es el inventor del arte, diferenciándose entre arte mobiliar (plaquetas, “bastones de mando”, huesos decorados…) y el arte rupestre o parietal (pinturas y esculturas de las cuevas). La Península Ibérica ofrece algunas de las mejores muestras de este tipo de arte, ejemplificadas sobre todo en la Cueva de Altamira, pero también en todas las otras de la zona franco-cantábrica. Principales características: temáticamente se representan animales, signos o manos en negativo (nunca al hombre, en todo caso alguna forma antropomórfica), se localizan en lo más profundo de las cuevas, son polícromas (negros, rojos, ocres, amarillo…) y se asocian a ritos mágico-religiosos relacionados con la caza. Se realizaron en el período magdaleniense.

d. El Epipaleolítico o Mesolítico: culturas materiales. Es un período de transición entre el Paleolítico y el Neolítico que se inicia cuando los cazadores-recolectores del magdaleniense sufrieron las consecuencias de unos cambios climáticos iniciados hacia el 11000/10000 (final de la última glaciación dando paso a situaciones que llevan al clima actual), que les obligaron a reorientar sus hábitos alimenticios. Cronológicamente abarca de forma aproximada el período comprendido entre el 9500 y el 6500 a. C. En él se incluyen culturas diferentes que se caracterizan por una cierta tendencia al asentamiento de poblaciones en territorios concretos y por la diversificación en los recursos alimenticios (animales menores, recursos acuáticos, recolección de frutos…); entre esas culturas destacamos el Aziliense cantábrico que muestra una importante microlitización (puntas azilienses, raspadores) y una clara reducción de los útiles en hueso. Uno de los principales yacimientos es la cueva de Los Azules. En el área mediterránea se diferencian el Epipaleolítico microlaminar y el geométrico con características similares al anterior, mientras que el Asturiense (E. de Asturias y O. de Cantabria) es la única cultura que utiliza instrumentos líticos grandes ejemplificados en el pico asturiense adaptado a la explotación de recursos costeros: moluscos y mariscos.

Con este período, y extendiéndose a todo el Neolítico, se relacionan las muestras de pinturas rupestres del área levantina caracterizadas por encontrarse en abrigos rocosos o a la entrada de las cuevas, su carácter monócromo, su tendencia al esquematismo y la representación de auténticas escenas en las que el hombre figura con mucha frecuencia.

e. El Neolítico: características y culturas materiales. (6000-2250 a. C.) La principal novedad que aporta el Neolítico es el dominio de la agricultura y de la ganadería por parte del hombre, es decir, en este período se produce el paso de una economía de cazadores-recolectores a una economía de base agrícola-ganadera. Este cambio es de una trascendencia histórica indudable y ha sido calificado como “Revolución Neolítica” por G. Childe.

Las consecuencias de ese cambio son múltiples y caracterizan a este período; entre ellas destacamos: cambios económicos en la relación entre el hombre y el medio (roturaciones, trabajo de la tierra…), cambios tecnológicos (piedra pulida y cerámica), nuevas formas de vida (sedentarismo con el establecimiento de poblados estables próximos a lugares fértiles), estructuras sociales más complejas y nuevas creencias religiosas.

En cuanto al origen del Neolítico peninsular, aunque existen diversas teorías, la relación más evidente es la que parece existir con Oriente Medio, uno de los centros originarios del Neolítico.

Aunque existe una gran diversidad cultural, se diferencian tres fases:

1. El primer neolítico se desarrolla a lo largo de toda la vertiente mediterránea, desde Barcelona a Málaga, y presenta como elemento más característico la existencia de Cerámica cardial (decorada con Cardium). También hachas pulimentadas, silex en el corte de hoces y utensilios domésticos relacionados con la nueva alimentación. Los cultivos son de trigo y cebada mezclados, preparándose la tierra mediante rozas que se quemaban, obteniendo tierra y fertilizante fácilmente; los principales animales domésticos son oveja, cabra, vaca y cerdo, por este orden. Se sigue practicando la caza y viviendo en cuevas. Un buen yacimiento es Cova de L´or en Valencia.

2. 2ª fase: Cultura de los Sepulcros de Fosa.- Comienza a mediados del 4º milenio a. C. Se identifica por enterramientos en fosas excavadas en el suelo en las que se colocan uno o dos individuos en posición fetal; suele aparecer un ajuar compuesto por cuentas de collar, brazaletes, colgantes. Está muy bien representada en Cataluña y Aragón en las cuencas de los ríos Ebro, Segre, Ter y Llobregat. Existe actividad minera en busca de una piedra de color verde conocida como calaíta para adornos. Parece ser que la población se agrupaba en pequeñas familias sin que aparezcan rasgos de autoridad. Población claramente sedentaria.

3. 3ª fase: Cultura de Almería. Esta cultura señala el final del Neolítico, aunque cada vez se considera como más característica del Calcolítico (Cobre), siendo propiamente neolítica en el ámbito andaluz, la Cultura de las Cuevas.

También hay yacimientos neolíticos más secundarios en la Meseta, en el País Vasco y Navarra.

En relación con las nuevas creencias se sitúa la aparición de ídolos y continúan las pinturas esquemáticas.

f. Edad de los Metales y Tartessos.

1. Edad de los Metales. Diferenciamos entre Calcolítico (Cobre), Bronce y Hierro. Dentro del Bronce se habla de al menos tres períodos (Bronce I, II y III), coincidiendo la etapa final con Tartessos y las colonizaciones fenicia y griega, y en cuanto al Hierro se diferencian dos (Primera y Segunda Edad del Hierro); esta última es claramente coincidente con los pueblos prerromanos.

- Calcolítico: Su estudio se ha centrado en dos áreas; el sureste, ejemplificado en el poblado de Los Millares y la Extremadura portuguesa con el yacimiento de Vila Nova de Sao Pedro. Nosotros nos vamos a referir a la Cultura de Los Millares desarrollada en las actuales provincias de Almería, sur de Murcia y este de Granada, entre el 2700 y el 1800 a. C. Se caracteriza por: existencia de poblados fortificados (murallas de piedra y fortines aislados para control del territorio) con viviendas de planta circular u oval de piedra con cubierta vegetal; importancia de la agricultura y de la ganadería, siendo la minería una actividad secundaria, tumbas de corredor con falsa cúpula, cerámica, ídolos y objetos de cobre. Tradicionalmente se había unido esta cultura a la llegada de gentes de oriente en busca de metales, aunque hoy día se considera más probable una evolución interna propia de las poblaciones indígenas situadas en Andalucía y Portugal.

Unidos a esta etapa se plantea el Megalitismo (Arquitectura), manifestación general a toda Europa y relacionada con monumentos funerarios de tipo colectivo (Menhir, dolmen, cromlech…) y el vaso campaniforme, cerámica mayoritariamente de carácter funerario en cuanto que muestra de riqueza depositada en las tumbas, aunque puede tener otras connotaciones; también aparece en el resto de Europa.

E. del Bronce.- En sus diferentes etapas se desarrolla a lo largo del segundo milenio y principios del primero. El Bronce pleno (1900-1300 a. C.) se identifica en la península con:

- Cultura del Argar (poblado de Almería), el Bronce valenciano, Cultura de las Motillas en La Mancha y la Cultura del Bronce meridional portugués. Aunque presentan algunas características diferenciadas, los rasgos comunes son: Asentamientos en cerros fáciles de defender, metalurgia del bronce y también objetos de oro y plata, importancia de las armas y gran importancia de la agricultura y de la ganadería. Los enterramientos pueden ser en el interior de los poblados e incluso de las casas (Argar) o en cuevas naturales (Valencia), siendo de carácter individual o de 2 ó 3 individuos.

El Bronce Final (en torno al año 1000 a. C) significa una gran diversificación cultural y la expansión del bronce hacia el interior peninsular. Un buen ejemplo lo constituye el yacimiento de Las Cogotas (Ávila), pero también hay en Asturias, Cantabria, Extremadura… En las Islas Baleares se produce la llamada Cultura Talayótica.

A partir del año 700 a. C. se produce la denominada 1ª Edad del Hierro que está representada por procesos de incineración tradicionalmente unidos a la llegada de gentes indoeuropeas y muy bien representados por sepulcros tipo túmulo y, sobre todo, por los campos de urnas en Cataluña y el valle del Ebro; también por la Cultura de Soto de Medinilla en la Meseta. En ambos casos la utilización del hierro es escasa y las últimas investigaciones unen estas manifestaciones también al Bronce Final; las características son la utilización de la cremación, la existencia de asentamientos estables con casas rectangulares y una economía de autoabastecimiento de base agrícola-ganadero. Un buen ejemplo es el yacimiento de Esl Villars (Lérida). Se consideran como el resultado de la llegada de gentes foráneas de origen centroeuropeo, aunque las investigaciones arqueológicas más recientes desechan las llamadas invasiones indoeuropeas, tesis mantenida hasta la década de los 80 del siglo XX. En cambio, en el valle del Guadalquivir el Bronce Final da paso a una importante organización política que es la primera que conocemos en la Península: Tartessos.

2. Tartessos.

Tartessos ha sido considerado como el primer estado de cuya existencia tenemos noticia en la Península. En el momento actual más que de un estado se habla de una cultura eminentemente atlántica que cristalizó en los siglos VIII y VII a. C. como consecuencia del impacto colonial fenicio y mediterráneo. Fuentes escritas: citas del A. Testamento (aparece hasta en 21 pasajes); referencias griegas (Herodoto: Colaios de Samos); referencias mitológicas (bueyes de Gerion). Concretamente las referencias más antiguas recogidas por las fuentes clásicas relacionan Tartessos con una región de riquezas fabulosas situada al final del mundo conocido, es decir, al oeste del estrecho de Gibraltar, habitada por un pueblo culto que poseía escritura y leyes milenarias (Estrabón), pero hay que tener en cuenta que cuando escriben, Tartessos ya había desaparecido y de ahí lo confusos que son los datos; no se sabe si se refieren a una región, a un reino, a un río o a una ciudad. En cualquier caso, todas las evidencias arqueológicas lo sitúan en la región del Bajo Guadalquivir y en Huelva antes del siglo VI a. C. Hay que tener en cuenta que la costa ha sufrido importantes transformaciones siendo muy diferente en el momento actual a la del I milenio a. C. cuando el río Guadalquivir desembocaba cerca de Sevilla, en un extenso lago o bahía, situándose el mundo tartésico en torno a ese lago.

Los antecedentes más remotos llevan a la Edad del Bronce, con cambios importantes a partir del 900 a. C. y un período de apogeo entre los siglos VIII y VII a. C. cuando el área tartésica se convierte en el núcleo más avanzado de toda la Península, debido fundamentalmente al contacto con los colonizadores fenicios; las consecuencias de esos contactos son una intensificación de la producción agrícola-ganadera. La introducción de nuevos cultivos (vid y olivo), nuevas tecnologías en la explotación de las minas de cobre y plata de las minas de Huelva….Esta etapa se conoce con el nombre de período orientalizante, influencia que se ve incluso en las manifestaciones artísticas. Las evidencias arqueológicas nos sitúan ante unos núcleos de población de carácter urbano, con lujosas viviendas rectangulares con zócalos de piedra y paredes de adobe, y calles, plazas y espacios abiertos; gran importancia de la agricultura y de la ganadería, pero sobre todo de la metalurgia, a veces con poblados dedicados exclusivamente a esas labores, además de tener un comercio muy floreciente inicialmente con los fenicios y ya en el siglo VI con los griegos (foceos); aunque en una primera etapa, los enterramientos eran colectivos utilizando la incineración, en el período más floreciente son individuales y con un riquísimo ajuar (tesoro del Carambolo) practicando la inhumación. Todos los datos apuntan a que nos encontramos ante una sociedad pacífica organizada en clanes, con grupos que destacan enormemente y que la forma de organización política era la monarquía, pero existiendo varios reyes o régulos, al mismo tiempo, destacando uno de ellos sobre los demás. En torno al 600-550 a. C. su extraordinario desarrollo económico y artístico comienza a decaer por causas que no están claras; tradicionalmente se atribuyen a la crisis del comercio fenicio (caída de Tiro en 573 a. C.) y su sustitución por los cartagineses tras su derrota ante los romanos (batalla de Alalia en 535 a. C.) que acabarían con Tartessos; sin embargo las excavaciones arqueológicas no constatan esta violencia externa, sino una importante crisis interna incluso con alguna referencia mitológica al rey tartésico Theron que intentó conquistar Cádiz.

II. COLONIZACIONES HISTÓRICAS: FENICIOS, GRIEGOS Y CARTAGINESES.

En el transcurso de la primera mitad del I milenio a. C. todo el mediterráneo occidental en general, y las costas de la Península Ibérica en particular, conocieron el establecimiento de ciudades, pero sobre todo de asentamientos o factorías estables (colonias) por parte de gentes provenientes inicialmente de la zona oriental del Mediterráneo, más concretamente fenicios (Tiro), que son los primeros colonizadores históricos de la península y griegos (Focea). En el siglo III a. C. serán los cartagineses quienes sustituyan a los anteriores, aunque esta colonización es cualitativamente distinta de las anteriores ya que se trata de un sometimiento que podemos considerar de tipo imperialista, similar al posterior de los romanos.

a. Colonización fenicia. Aunque existen datos sobre la fundación mitológica de Gadir (Cádiz) en torno al 1104/1103 a. C. la arqueología y las dataciones de C14 sitúan la llegada de los fenicios al Mediterráneo occidental entre el 810 y el 750 a. C. siendo la protagonista la ciudad de Tiro (actual Líbano). Los yacimientos más antiguos son los de Morro de Mezquitilla (Málaga) y Castillo de Doña Blanca (Cádiz). La primera de las colonias citadas se funda hacia el 770 a. C y presenta las características que presentan todos estos asentamientos: promontorio de una isla o península que permita la existencia de un puerto seguro, facilidad de acceso al interior a través de un río y existencia de una zona próxima propicia para la agricultura. Las necrópolis o lugares de enterramiento se sitúan en la orilla opuesta del río. Gádir (Cádiz), que se convertirá en una verdadera ciudad, es fundada hacia el 760 a. C. En el período 750-700 a. C. se fundan la mayoría de las colonias: Toscanos, Chorreras, Sexi (Almuñecar), Cerro del Villar (posible antigua Mainake), Abdera (Adra), Villaricos… , colonias del bajo valle del Segura e Ibiza (Sa Caleta) que es de origen fenicio, aunque tendrá más importancia como establecimiento cartaginés. Los últimos descubrimientos arqueológicos demuestran una importantísima concentración de colonias fenicias entre el estrecho de Gibraltar y Alicante (sirva de ejemplo que en un tramo de 13 Kms. en la costa de Málaga entre los ríos Vélez y Algarrobo se han documentado tres colonias). En esos asentamientos residieron prósperos mercaderes que comerciaban con las comunidades indígenas del interior; destacan por la sólida base agrícola-ganadera, por las actividades metalúrgicas, siendo los introductores del hierro en la península, la producción de la cerámica con torno y la introducción de nuevos cultivos (vid y olivo) y la probable producción de púrpura a partir de moluscos así como por la comercialización de todos estos productos, de estaño y de metales preciosos.

A partir del s. VI a. C. (entre el 600 y el 550 a. C.) desaparecen o entran en declive la mayoría de las colonias fenicias; la causa parece ser la caída de Tiro y su sustitución en occidente por una de sus antiguas colonias: Cartago.

b. Colonización griega. En el año 640-630 a. C. sitúa Herodoto el viaje casual de Colaios de Samos a Tartessos y hacia el 600 a. C. se producen importantes relaciones comerciales entre los griegos de Focea y el rey de Tartessos Argantonio, contactos comerciales basados en los intercambios de cerámica de lujo por plata que continúan todo el siglo VI a. C. hasta el 520 a. C., sin que existan colonias o fundaciones griegas. Por esos mismo años los foceos fundaron una importante colonia en las proximidades de la desembocadura del Ródano: Massalia (Marsella) y en el 575 a. C. fundan un centro comercial en el golfo de Rosas: Emporion (Ampurias y más concretamente la llamada Palaiápolis, frente a la Neápolis de época romana) que será la más importante colonia griega en la península. Otros centros que se citan son los de Rhode (Rosas) y Ullastret (Gerona), sin que existan tantas evidencias como en Ampurias y no existen datos arqueológicos que constaten la existencia de otras colonias que citan las fuentes: Hemeroscopion (Denia?), Alonis (Santa Pola), Akra Leuke (Alicante) o Arse (Sagunto). La influencia de los griegos se deja sentir en la utilización de la moneda, acuñada en Ampurias, y tanto la de fenicios como la de griegos en todas las características sociales, políticas y culturales del área ibérica.

c. Colonización cartaginesa. Aunque no se conoce muy bien el período de transición de la colonización fenicia a la cartaginesa, las relaciones de estos últimos con la Península Ibérica son un fenómeno histórico de extraordinaria importancia porque a partir de la conquista iniciada por Amílcar Barca en el año 273 a. C. la península adquiere un nuevo protagonismo en el momento en que se enfrentan Roma y Cartago lo que llevará al inicio de la conquista definitiva por Roma. Antes de esa fecha habían existido relaciones comerciales e incluso se había fundado algún establecimiento que son continuidad de los fenicios como el de Baria (Villaricos -Almería-), pero lo que se va a tratar de hacer a partir de la fecha citada es establecer una especie de dominio imperialista sobre la península; para entender todo esto debemos situarnos en el contexto de las Guerras Púnicas.

En la 1ª Guerra Púnica (262-241 a. C). Sicilia, abandonada por Cartago, pasa a Roma: en el 238 a. C. Cartago pierde Cerdeña. Ante estas pérdidas territoriales y buscando ingresos para poder pagar la enorme indemnización monetaria que tiene que pagar Cartago, Amílcar Barca es enviado a la península; a partir de esos momentos se va a producir el sometimiento de los pueblos del sur y este peninsular (237-206 a. C.), característica claramente diferente a la de las colonizaciones anteriores, basada en las relaciones pacíficas. Asdrúbal, sucesor del anterior, fundará el enclave cartaginés más importante: Kart Hadasht, la nueva ciudad, conocida por los romanos como Cartago Nova (Cartagena). Ante esta importante presencia cartaginesa, se firmará un tratado con Roma en el año 226 a.C. (Tratado del Ebro) que sitúa al río Ebro como límite entre ambas potencias, lo que nos coloca en la antesala del inicio de la conquista romana que trataremos en el apartado correspondiente. Otro importante centro cartaginés fue Ibiza; como características de la colonización cartaginesa, además de la explotación agrícola, minera, salinera y de las actividades comerciales, hay que citar los ingresos tributarios como consecuencia del dominio logrado.

III. LOS PUEBLOS PRERROMANOS.

Bajo este epígrafe pretendemos analizar las características que presentan los pueblos peninsulares a partir de mediados del primer milenio a. C., en el período conocido como 2ª Edad del Hierro, hasta los inicios de la era cristiana, al menos en algunos casos. El hecho de que muchos de ellos los conozcamos por fuentes documentales relacionadas con la conquista romana y con la inserción de estos pueblos en el mundo romano, justifica el nombre de pueblos prerromanos. Un punto de partida básico es la consideración de que en aquellos momentos la península carece de unidad, existiendo enormes diferencias de tipo económico, social, político y cultura de unas regiones respecto a otras; tales diferencias son fruto de la evolución interna de cada uno de los pueblos y de las influencias externas que reciben: colonizaciones mediterráneas, influencias atlánticas o influencia céltica. Por otra parte, incluso en el momento actual, el conocimiento que tenemos de estos pueblos disminuye de este a oeste y de sur a norte. Podemos considerar que desde el bronce final las influencias exteriores citadas son las tres grandes corrientes culturales e incluso, en cierta medida, étnicas, que afectan a la península. Por este motivo, el análisis histórico de estos pueblos, a pesar de presentar diferencias entre sí, dentro de cada área cultural, lo vamos a realizar en base a tres grandes áreas culturales:

a. Cultura y pueblos ibéricos. Incluimos los pueblos situados desde la Baja Andalucía, continuando por el Levante hasta el sur de Francia ocupando igualmente buena parte de la submeseta sur y el valle del Ebro, aproximadamente hasta la altura de Zaragoza. Destacan turdetanos, bastetanos, oretanos, mastienos, contestanos, edetanos, ilergavones, cesetanos, layetanos, indicetes, ausetanos, ilergetes, oscetanos y sedetanos, entre otros (Localización: mapa). Los rasgos comunes los podemos resumir en:

- Agricultura y ganadería como pilares económicos básicos. Cereales de secano (trigo y cebada) y ganadería basada en cabra, oveja y cerdo.

- Desarrollo de una importante metalurgia del hierro (nuevo utillaje agrícola y nuevas armas), sin que desaparezca el bronce. Importancia de la minería y de la cerámica (torno del alfarero) y de la monetarización.

- Sociedad claramente jerarquizada, con una clase regia, aunque no necesariamente, encargada del poder político. A continuación se situaba la nobleza guerrera, seguida por artesanos, campesinos, comerciantes, mineros. Finalmente, los esclavos, producto de botines de guerra y objeto de comercialización.

- A nivel político parecen existir diferencias entre algunos pueblos del este con una organización inspirada en las polis griegas (especie de senado -consejo de ancianos- y magistrados) y los pueblos del sur y sureste en los que existen reyes o régulos sin que se puedan asimilar a los tartésicos ni siquiera a los turdetanos, puesto que parecen ser mucho más efímeros.

- A nivel cultural, conocieron y utilizaron la escritura (escritura ibérica) y sus manifestaciones artísticas se incluyen en el llamado Arte Ibérico en el que se sintetizan magníficamente las influencias orientales aportadas por fenicios, griegos y púnicos con magníficas esculturas como las diferentes “Damas” (Dama de Elche, Dama de Baza, Dama del Cerro de los Santos, numerosos exvotos en bronce…etc.) que constituyen una muestra no sólo de su arte sino también de sus creencias religiosas con la existencia de santuarios, pues la escultura tiene un carácter religioso (santuarios) o funerario.

- Por otra parte, su núcleo básico de organización es la ciudad, aunque el grado de urbanización era distinto localizándose los núcleos de población en cerros y rodeados de murallas, mientras que las necrópolis son de diferentes tipos.

En todo caso para entender los componentes fundamentales del mundo ibérico, hay que tener en cuenta el contacto con los pueblos colonizadores y la influencia de Tartessos.

b. Cultura y pueblos celtibéricos. Se considera como área celtibérica la situada en torno al Sistema Ibérico y en la submeseta norte, es decir lo que tradicionalmente se ha considerado como pueblos del centro y del oeste peninsular. Destacan los celtíberos, arévacos, lusones, pelendones, vettones, vaceos y lusitanos.

El sustrato común que da unidad a estos pueblos es un proceso de celtización atribuido no a las invasiones indoeuropeas (tesis tradicional), sino a la llegada de pequeñas élites guerreras célticas.

- A nivel económico, aunque la agricultura es importante sobre todo entre los vaceos, el elemento económico diferenciador es la gran importancia que tiene la ganadería de ovicápridos, vacuna y caballar.

-Socialmente, nos hallamos ante una sociedad patriarcal cuyo elemento organizativo fundamental son las gentilidades o grupos suprafamiliares (teóricamente los descendientes de un patriarca común). Estas gentilidades se agrupaban en poblados que estaban en proceso de jerarquización cuando se enfrentan al mundo romano. Es ante todo una sociedad pastoril y guerrera con gran importancia de los jefes militares.

- Políticamente existían instituciones que los romanos asimilaron a los magistrados, a los prefectos, al senado o consejo de ancianos y a la asamblea del pueblo.

La organización territorial y política se basaba en la existencia de grandes oppida amurallados como por ejemplo Numancia o las grandes ciudades de los Vaceos, mientras que, al mismo tiempo, es una zona en el que se deja sentir la influencia de la cultura ibérica: torno del alfarero, molino circular, existencia de un alfabeto, circulación de moneda e incluso existencia de leyes escritas. A nivel religioso existían cultos naturalistas o divinidades perfectamente configuradas como Lug (máxima deidad), Epona (diosa de los caballos), o las Matres que eran diosas de la fecundidad.

Constituyen particularidades el llamado “comunismo primitivo vaceo” (organización agraria colectiva caracterizadora de este pueblo en la que anualmente se repartían los campos de cultivo y la producción se ponía en común, aunque sabemos que existían claras diferencias sociales), o el llamado “bandolerismo lusitano” (jóvenes lusitanos que se reunían e iban a luchar lejos de sus tribus lo que nos habla de la tradición guerrera de estos pueblos). A nivel artístico, destacan las representaciones escultóricas de toros y cerdos, denominadas verracos, a las que se atribuye una función funeraria y de defensa de sus ganados. Ej Toros de Guisando.

c. Los Pueblos del Norte. De oeste a este: Galaicos, astures, cántabros, austrigones, carisias, várdulos y vascones.

- Galaicos, astures y cántabros se corresponden con lo que llamamos Cultura Castreña, que toma este nombre de los lugares de poblamiento, normalmente fortificados, conocidos como castros y que se caracteriza por ser asentamientos estables, localizados en alto y con sistemas defensivos artificiales (murallas y fosos), viviendas circulares, cuadradas o rectangulares con las esquinas redondeadas; se considera que el número de habitantes no superaría las 200 personas. Su economía se basaba en la recolección (bellotas para elaborar harina) y en la agricultura de azada (no de arado), teniendo la ganadería un carácter complementario. Se trata de una economía autosuficiente. Se ha detectado una cierta preeminencia de la mujer interpretada por algunos historiadores como matriarcado y su organización social predominan las estructuras familiares, probablemente integradas en unidades gentilicias de mayor amplitud como el castellum, la gens y el populus, aunque en el momento actual se considera que es fácil que esos tipos de organización pudieron ser impuestos por Roma, siendo fácil que no existiesen formas de integración política por encima de la comunidad de cada castro. A nivel religioso, es una religión en la que tienen gran importancia los elementos naturales; algunos de sus dioses los conocemos por lápidas de época romana: Bodo, Degante, Mandica, Cossue… La celtización de estos pueblos es tardía y se ve interrumpida por la conquista romana.

- Los pueblos vasco-pirenaicos ocupan el territorio comprendido entre el límite oriental de Cantabria y la vertiente meridional de los Pirineos. Su base económica era el pastoreo y su hábitat y enterramiento se mantuvo largo tiempo en cuevas. Muestran una creciente influencia celtibérica en algunas zonas.

IV. LA ROMANIZACIÓN DE LA PENÍNSULA IBÉRICA. HISPANIA ROMANA.

La 2ª Guerra Púnica tuvo consecuencias decisivas para la Península Ibérica, ya que los pueblos que la ocupaban (pueblos prerromanos) van a ser sometidos a Roma, en un proceso que dura aproximadamente dos siglos, y de esta forma pasan a integrarse en un nuevo contexto económico, social, político y cultural, proceso que se ha denominado Romanización.

a. La conquista de Hispania (218 a. C- 19 a. C.). La conquista de Hispania por Roma se sitúa claramente en el contexto de la expansión histórica de Roma y el de la rivalidad existente con Cartago que les lleva a enfrentarse en las llamadas Guerras Púnicas, a la 1ª de las cuales ya nos hemos referido al analizar la colonización cartaginesa. Recordemos simplemente que Cartago, sustituta de los intereses de Tiro (fenicios) en el Mediterráneo occidental, tras las pérdidas sufridas en ese enfrentamiento y en los momentos posteriores, había decidido ocupar y dominar militarmente el sur y el sureste peninsular; recordemos igualmente que en el 226 a. C. ambas potencias habían firmado el Tratado del Ebro que establecía en este río el límite en las áreas de influencia de ambas.

En el largo proceso de conquista podemos distinguir 4 grandes fases:

1ª: 2ª Guerra Púnica (218-206 a. C.). En el año 219 a. C. Aníbal, sucesor de Asdrúbal e hijo de Amílcar Barca, atacó Sagunto y ese ataque es la causa que alega Roma para declarar la guerra a Cartago. (Problemática, pues Sagunto está al sur del Ebro, teórico ámbito de influencia cartaginés). Esta guerra se desarrolla fundamentalmente en tres ámbitos geográficos: Hispania, Italia y África. En el primer caso, en el año 218 a. C. los romanos desembarcan en Emporion y poco después ocuparán Tarraco; en el 209 a. C. Escipión “el Africano” toma Cartago Nova y cuatro años más tarde termina el dominio púnico sobre una parte de la península. Tras obtener la derrota definitiva de Aníbal (batalla de Zama -202 a.C.) Roma decide continuar la conquista de Hispania. Al final de esta fase gran parte del sur peninsular (Andalucía), parte del valle del Ebro y toda la franja costera del este habían pasado a depender de Roma.

2ª: Guerras Lusitanas (155 a. C- 139 a. C.) y Celtibéricas (153 a. C.-133 a. C.). En realidad casi todo el s. II a. C. es un período de conflictos como la revuelta generalizada del 197 a.C. dominada por M. Porcio Catón. En los años posteriores a la presencia de Tiberio Sempronio Graco (180/179 a.C.) se suceden unos años de paz, pero en los acuerdos logrados se había prohibido a los indígenas que construyesen nuevas ciudades, se les obligaba a pagar tributos y a colaborar como tropas auxiliares en las guerras sostenidas por Roma. Precisamente el teórico incumplimiento de la primera de las obligaciones fue la causa alegado por Roma en su guerra contra los celtíberos que ha dejado como principal episodio el sitio y toma de Numancia, ciudad principal de los Arévacos. En el caso de la guerra contra los lusitanos destaca la traición cometida por los generales de Viriato. En ambos casos, una vez finalizadas, gran parte de la submeseta norte queda en poder de Roma, que en el 123 a.C. ocupa las Islas Baleares y unos años antes inicia la ocupación de Galicia culminada en el 96 a. C.

3ª: Período de Guerras Civiles de finales de la República. Hispania fue escenario de las guerras que enfrentaron primero a Mario y a Sila (guerra sertoriana) y después de Pompeyo y César. En el contexto de las mismas Roma consolidó y amplió ligeramente sus fronteras en Hispania, aunque las consecuencias territoriales fueron mínimas.

4ª: Guerras contra Cántabros y Astures (29 a. C.-19 a. C.) Resueltos los conflictos y con Augusto en el poder como dueño del Imperio, se comienza a prestar atención a los territorios fronterizos amenazados (germanos, pueblos situados en los Alpes…) y en ese contexto el enfrentamiento contra cántabros y astures trata de buscar unas fronteras naturales y mucho más seguras para el Imperio. Terminadas estas guerras todo el territorio peninsular se integra en el Imperio romano.

b. Organización político-administrativa.

1. La administración provincial: Las provincias romanas en su origen eran el territorio cuyo mando militar se confería a los magistrados romanos y así ocurrió también en Hispania al configurarse dos territorios, uno en el valle del Guadalquivir y otro próximo al valle del Ebro. Eso da lugar a que en el año 197 a. C. se creen dos provincias: Provincia Hispania Citerior (parte oriental, hasta el sur de Cartagena) y Provincia Hispania Ulterior (territorios al sur de Sierra Morena).

Entre el año 27 y el 14 a.C. Augusto dividió el Imperio en provincias imperiales y provincias senatoriales. En la península, la antigua provincia Ulterior se dividió en dos: la Ulterior Baetica (Corduba) (senatorial) y la Ulterior Lusitana (Emérita Augusta -Mérida-) que, junto con la Citerior, llamada Tarraconense (Tarraco), eran imperiales, es decir dependían directamente del Emperador.

Con el emperador Caracalla, (211-217 d. C.) se separa el Noroeste del resto de la Tarraconense dando lugar a la Provincia Hispania Antoniana, también conocida como Gallaecia.

Hacia el 293 a.C., con el emperador Diocleciano se produce una profunda reorganización del Imperio y cuatro años más tarde la Diócesis de Hispania comprendía seis provincias: Bética, Lusitania, Cartaginense, Gallaecia, Tarraconense y Mauritana Tangitana y en el siglo IV, hacia el 385 d. C. se cita una nueva: la Provincia Baleárica. En todo caso, es posible que coyunturalmente pudiesen existir otras provincias como la Transduriana citada en el decreto de Augusto conocido como Bronce de Bembibre.

2. El Conventus. Las provincias hispanas fueron divididas en distritos judiciales en cuyas capitales los gobernadores administraban justicia, presentando también carácter administrativo e incluso religioso pues se relacionaban con el culto al emperador. Algunos conventus de la Citerior eran Bracara Augusta, Lucus Augusti, Asturica Augusta y Clunia.

3. La ciudad. Además de las provincias y conventus, la unidad político-administrativa existente en la Hispania romana era la ciudad que podía tener diferentes status jurídico: colonia, municipio (estatus privilegiados), ciudad libre, federada (antiguas ciudades indígenas con dominio sobre sus territorios y exentas de impuestos como tales ciudades), estipendaria (sometidas a Roma sin condiciones por la conquista militar)… También se mantuvieron otro tipo de organizaciones como los populi en el noroeste peninsular. Ej. El conventus Asturum estaba formado por 22 populi.

c. El Alto Imperio. Características.

Dado que hasta la época imperial no concluye la conquista de Hispania, parece lógico que nos centremos sobre todo en ese período, aunque se debe entender que aquí también incluimos la etapa republicana; por otra parte, todo los historiadores coinciden en señalar que en el siglo III d. C. se produce una importante crisis que permite subdividir el Imperio en Alto y Bajo.

1. Características económicas: Las fuentes de riqueza fundamentales eran la agricultura, la ganadería, la pesca y la minería; igualmente cobran importancia las actividades artesanales y el comercio.

Los principales espacios agrícolas de Hispania fueron el valle del Guadalquivir, el valle inferior del Tajo, la franja levantina y catalana y el valle medio e inferior del Ebro. Los principales productos fueron los cereales (trigo y cebada), con un fuerte impulso en época romana cultivándose nuevas tierras, mejorando el instrumental (arado, trillo, molinos), los métodos de cultivo, así como de almacenamiento y las infraestructuras. El olivo y la producción de aceite tenía enorme importancia en el valle del Guadalquivir, recaudando el Estado, al igual que ocurre con los cereales, una parte importante en concepto de tributación. La vid era importante en el área gaditana, Cataluña y Baleares. Además se cultivaba lino (Levante) y esparto (región de Cartagena).

En relación con la ganadería destacan el ganado lanar en la meseta, el vacuno y lanar en el valle del Guadalquivir y el caballar en la meseta y en Lusitania.

Las actividades pesqueras cobraron gran importancia por la producción de salazones (antecedentes con fenicios y púnicos), sobre todo la producción de garum (vísceras maceradas de atún o caballa). Arqueológicamente han aparecido numerosas fábricas entre Cartago Nova y Gades.

Las actividades mineras se centran en la explotación de oro (Sierra Morena y otras zonas del sur, pero sobre todo en el Noroeste peninsular constituyendo Las Médulas la mayor muestra de explotación minera de Hispania), y la plata en la región minera de Cartagena y en Sierra Morena. Además, cobre, hierro, plomo…etc. El dueño de las explotaciones mineras era el Estado romano, aunque no siempre ejerció un control directo que lo efectuaban los censores o compañías de publicani o de negotiatiores.

Las actividades artesanales se localizaban sobre todo en las ciudades, especialmente en las de la Bética y en la parte oriental de la Tarraconense. Destacan las fábricas de cerámica, la transformación de piedra y mármol y la fabricación textil (lana y lino). Por otra parte, a nivel comercial, Hispania se integró plenamente en los circuitos comerciales del Mediterráneo, y aunque en un primer momento se importaban productos de Italia, posteriormente Hispania se convierte ante todo en abastecedora de Roma.

No hay que olvidar las infraestructuras viarias creadas que facilitan los intercambios y la actividad económica (Vías Romanas) y que después de la conquista, las tierras se integraban en el Ager publicus, es decir pertenecían al pueblo romano, pero, con frecuencia se produjeron repartos de tierras en la fundación de colonias, expandiéndose las formas privadas de propiedad e incluso de la gran propiedad.

2. Características sociales. La sociedad romana, de forma general, se hallaba dividida en dos grupos fundamentales -hombres libres y esclavos- división que tenía carácter jurídico, económico y político. En general se puede considerar que la estructura económica y social del Imperio se sustentaba en el esclavismo, aunque existiesen otras formas de dependencia; las conquistas iban normalmente acompañadas de una esclavización de las poblaciones y los esclavos eran sumamente importantes tanto en las labores agrícolas como mineras, (no en Las Médulas, aunque los trabajadores estaban sometidos a Roma). En todo caso, la situación de los pueblos prerromanos no era idéntica y algunos ya conocían la esclavitud lo que también dio lugar a situaciones diferentes tras la conquista como el mantenimiento de formas de organización social indígenas (heterogeneidad). A nivel meramente descriptivo, dentro de los hombres libres se encuadraban los distintos órdenes: senatorial (unido a la ciudad de Roma y al gobierno de la República y del Imperio), ecuestre (eran también un grupo privilegiado), decurional (los más ricos de los municipios) y la plebe -el resto de los hombres libres-. Además existían también los libertos que eran esclavos manumitidos, pero con vínculos de dependencia hacia su antiguo dueño.

3. Aspectos culturales. Uno de los cambios fundamentales que produce la inserción de Hispania en el mundo romano es el de su latinización, es decir el proceso de desaparición de las lenguas que se utilizaban en la península antes de la llegada de los romanos y su progresiva sustitución por el Latín; este proceso fue largo y no había terminado en los años finales del Imperio romano de Occidente, a pesar que desde época del emperador Claudio el conocimiento de la lengua latina era un requisito para poder recibir el derecho de ciudadanía. Igualmente se produjo una utilización y un uso progresivo del Derecho Romano.

En relación con los aspectos religiosos, el número considerable de dioses que conocemos en este período se pueden incluir en tres grandes bloques: el indígena, el romano, el oriental y, dentro de éste, el cristianismo. En general, Roma respetó las creencias religiosas indígenas en cuanto que no atentaban contra su poder político, aunque se esforzó para que tanto los indígenas como los romano-itálicos aceptaran los cultos de las divinidades oficiales romanas. En cuanto a las religiones indígenas su mayor permanencia se produjo en el área de impronta céltica y en los pueblos del norte, a veces asimilando las divinidades indígenas a las romanas. Por su parte, la religión romana exigía sobre todo el culto a las divinidades oficiales del Estado romano: la Tríada Capitolina (Júpiter, Juno, Minerva), la diosa Roma y el culto al Emperador, estos dos últimos, en ocasiones, unidos y que se inician en época de Augusto. El ámbito de esta religión fue ante todo el mundo urbano. En cuanto al cristianismo en Hispania, tradicionalmente se plantean dos tesis en relación con su origen: el origen apostólico (sin base histórica) y el origen africano (el más probable); las primeras comunidades cristianas se formaron en los núcleos urbanos más romanizados.

Intelectuales hispanorromanos (Séneca, Lucano, Columela, Marcial) y arte Hispanorromano.

Una vez expuestas las características más importantes de la Hispania romana consideramos necesario efectuar una breve reflexión sobre la Romanización,; tradicionalmente se llegó a entender como la asimilación de las formas de vida romanas por los indígenas (construcción de edificios públicos, vías de comunicación, extensión del derecho romano, uso del latín y pérdida de las lenguas prerromanas, el nacimiento de emperadores o de pensadores en Hispania…) e incluso casi como un “intercambio”. La romanización así entendida sería un fenómeno exclusivamente cultural, pero el proceso de romanización es algo mucho más profundo que afecta a las estructuras mismas de Hispania; consiste, ante todo, en la sustitución de las estructuras económico-sociales, político-jurídicas e ideológicas que existían en la península por las estructuras romanas, teniendo en cuenta que el mundo prerromano no era uniforme y que la conquista no es idéntica ni sincrónica para toda la península por lo que es normal que unas áreas alcanzasen mayor grado de romanización.

d. El Bajo Imperio. Características. En el siglo III d. C. se inicia una crisis que supone una profunda transformación del Imperio y que caracterizará sus años finales con una doble vertiente; por una parte, hay que hablar de las transformaciones internas y por otra de la presión bárbara y de las invasiones, siendo el primer factor el que impide que el imperio pueda hacer frente al segundo.

- Los aprovechamientos agrícola-ganaderos siguen siendo los más importantes en la economía hispano romano, pero ahora se inician unos cambios que llevan a la sustitución del régimen esclavista por el régimen de colonato, entendiendo por colono la persona jurídicamente libre, pero dependiente de su señor que es el propietario de la tierra, a quien paga en especie o en dinero o la cultiva bajo un acuerdo de reparto del producto. En este sentido, aunque la esclavitud sigue existiendo, la producción basada en ella y en los pequeños propietarios libres cada vez tiene menos importancia a partir del siglo III.

- Aunque ya existían grandes propiedades, ahora se produce una mayor concentración, creándose grandes latifundios en manos privadas o en manos del emperador. El proceso culminó en los siglos IV y V y se relaciona con la aparición de fundus y villae.

- La función económica de las ciudades cada vez es menor (algunas llegan a desaparecer) quedando como meros centros administrativos y religiosos.

- Se produce una disminución general de las actividades artesanales y comerciales, y una progresiva ruralización.

- Socialmente, debido a las dificultades económicas y a las formas que iba adoptando la propiedad se produce una polarización en dos grupos muy diferenciados: los Honestiores (senadores, decurionales, curiales) y Humiliores (plebe de las ciudades y colonos), que tenían derechos y obligaciones diferentes.

- Finalmente, se produce una importante conflictividad social, ejemplificadas en sublevaciones de campesinos en los siglos IV y V que reciben el nombre de Bagaudas, llegando a formar verdaderos ejércitos que se oponen, a veces con éxito, a las tropas imperiales y el estado romano se ve obligado a recurrir a tropas extranjeras firmando tratados como ocurre con los visigodos.

En resumen, el Imperio Romano atraviesa a partir del siglo III por una crisis profunda que afectó a todos los niveles de su organización y que a medio plazo hará posible la ruptura de sus fronteras por los pueblos germánicos desde comienzos del siglo V, aunque el imperio continúe hasta el año 476, cuando es asesinado el último emperador romano de occidente.

V. EL FIN DEL IMPERIO Y LAS INVASIONES BÁRBARAS.

A comienzos del siglo V (septiembre-octubre del 409) llegan a Hispania grupos de pueblos bárbaros (germanos), concretamente, Alanos, Vándalos (Hasdingos y Silingos) y Suevos. Previamente habían atravesado el Rhin (último día del año 406) y la Galia. El contexto en el que deben analizarse estas invasiones, en relación con Hispania, debe tener en cuenta fundamentalmente dos factores:

- La importante crisis económico-social, ejemplificada en los movimientos bagaúdicos que a mediados del siglo V asolan la Tarraconense o en la existencia de movimientos religiosos de carácter herético como el priscilianismo.

- La crisis política que caracteriza la parte occidental del imperio romano en los años finales de la llamada dinastía teodosiana, con continuas usurpaciones.

En el año 411, tras un período de desorden, los invasores se repartieron el territorio peninsular de tal forma, que suevos y vándalos asdingos se asientan en Gallaecia, los alanos en Lusitania y el oeste de la Cartaginense y los vándalos silingos en la Bética.

Desde comienzos del siglo V, los visigodos, que se habían establecido pacíficamente en el Imperio mediante acuerdos con los romanos, defenderán los intereses romanos en Hispania, emprendiendo expediciones militares en el año 418 que aniquilarán a los vándalos silingos y a los alanos como pueblos independientes. Al año siguiente se enfrentan vándalos asdingos y suevos, siendo derrotados estos últimos, pero la intervención de un comes Hispaniarum (romano?) obliga a los vándalos asdingos a trasladarse a la Bética desde donde pasaron al norte de África. A partir de esos momentos los suevos quedan como único pueblo germánico en Gallaecia, estableciéndose así el Reino Suevo que permanecerá hasta el año 585, cuando Leovigildo, rey de los visigodos, lo integra en su reino. Previamente, en el año 455, los suevos fueron derrotados por los visigodos, de nuevo al servicio de Roma, en la batalla del Órbigo, momento a partir del cual comienzan los asentamientos visigodos en la península.

En estas circunstancias, que en el año 476 fuese asesinado el último emperador romano de occidente no deja de ser algo anecdótico en relación con Hispania, pues hacía tiempo que los intereses de Roma eran defendidos por los visigodos.

VI. EL REINO VISIGODO.

1. Establecimiento de los visigodos en la Península Ibérica. La formación del nuevo estado. El establecimiento definitivo de los visigodos en la península y la creación de un nuevo estado, conocido como reino de Toledo, se produce de forma progresiva a partir de la derrota que sufren en Vouillé (año 507) ante los francos, lo que significó el hundimiento definitivo del reino de Tolosa (Toulouse). Pero el contacto de los visigodos con el Imperio romano es muy anterior existiendo también antecedentes de incursiones y asentamientos en la península con anterioridad a la fecha citada.

Su entrada en el imperio como foederati (aliados) se produce en el último tercio del siglo IV con el emperador Valente al que posteriormente derrotarán en el 378 en Adrianópolis (Turquía), desde donde se desplazarán hacia occidente, firmando nuevos tratados en momentos posteriores. A principios del siglo V, con Ataulfo como rey, se sitúan en el sureste de la Galia y penetran momentáneamente en Hispania y ya en el año 418 firman un foedus (foedus de Valia) en el que, a cambio de combatir a los demás pueblos bárbaros que habían entrado en la península, el emperador romano, Honorio, les permite su asentamiento en el sureste de la Galia en régimen de hospitalidad entregándoles tierras, naciendo así el reino de Tolosa. A partir de ese momento se suceden las incursiones en la Península para mantener el orden romano, y se producen los primeros asentamientos, antecedentes de su instalación definitiva (454 con Teodorico II; 468: toma de Mérida; 472: ocupación de la Tarraconense…etc.), aunque a lo largo de casi todo el siglo V no existe dominación visigoda en Hispania que sigue siendo una provincia romana, pero sometida en algunas zonas a pueblos bárbaros, como ya hemos visto. La instalación más importante se producirá en el reinado de Eurico (466-484), que será definitiva a partir del 507, en la que salvo el noroeste peninsular (reino suevo hasta el 585), el sureste (bizantinos entre el 552 y el 622) y el área cántabro-vascona (contra la que se sucederán campañas militares) el resto de la península quedó bajo su dominio estableciéndose así el estado visigodo de Toledo, que permanecerá hasta el año 711 cuando se produce la invasión árabe.

2. Características económicas. Los siglos VI y VII son una prolongación de los últimos siglos bajoimperiales. Aumenta la concentración de la propiedad de la tierra en pocas manos (nobles visigodos, hispanorromanos y, a partir del 589, monasterios y sedes episcopales). Agricultura y ganadería constituyen las bases económicas fundamentales; aunque todavía existen las excelentes vías romanas, parece existir una decadencia del comercio y de la artesanía. La circulación monetaria se basa en el monometalismo de oro con dos monedas, el sueldo y el triente. Los latifundios son trabajados mayoritariamente por un campesinado adscrito a la tierra de forma progresiva, vitalicia y hereditaria que obtenía protección y seguridad de una minoría aristocrática que era la propietaria y que recibían contribuciones en dinero o especie además de prestaciones militares.

3. Características sociales. Se configura una sociedad claramente estratificada y con grandes diferencias entre los grupos sociales, continuadora de la de época bajoimperial. Sólo una minoría aristocrática gozaba de entera libertad (potentes, seniores, maiores loci), minoría encabezada por el Rey, acompañado por los altos cargos de la administración (duces y comites), dignatarios de menor categoría (gardingi) y grandes propietarios (laicos o eclesiásticos). Además de ser libres tenían privilegios sociales, económicos, judiciales y religiosos.

El resto de los habitantes (pequeños propietarios, colonos, libertos, siervos, esclavos) que constituyen la fuerza de trabajo fundamental y son dependientes. Con estas características económico-sociales no resulta extraño que muchos historiadores hablen de un claro proceso de feudalización.

La zona norte siempre presentó diferencias plasmadas en forma de conflictos sociales (vascones), y hay movimientos religiosos heréticos con claros componentes sociales (el priscilianismo pervive hasta el siglo VIII); finalmente, los judíos constituyeron una minoría objeto de continuas restricciones a partir de la conversión de Recaredo del año 589.

4. Organización política. La forma de organización política del estado visigodo fue una monarquía hereditaria pero utilizando un sistema electivo sacralizado por la unción, es decir, el rey solía asociar al trono a uno de sus hijos, pero a partir del IV Concilio de Toledo, el rey debía ser elegido por obispos y aristocracia laica que debían jurarle fidelidad al ser ungido como tal.

En la evolución política se suelen distinguir dos etapas; la primera entre el 507 y el 588, cuando Leovigildo consigue una cierta unidad peninsular, y la segunda entre el 588 y el 711 que es el momento de apogeo del reino, configurándose así un aparato político-administrativo (Oficium Palatinum, Aula Regia), mientras que las provincias, a cuyo frente se encontraban los duces, suelen coincidir al principio con las antiguas provincias romanas.

En el año 711, las propias dificultades internas del reino derivadas sobre todo de las enormes desigualdades sociales y de rivalidades políticas, y la expansión del Islam por el norte de África son los factores que explican la derrota de los visigodos en la batalla de Guadalete y el inicio de una nueva etapa en la historia de la península.

5. Aspectos culturales: Las expresiones culturales muestran una síntesis entre la herencia hispanorromana, la influencia del Norte de África y las influencias bizantinas. La lengua sigue siendo el Latín y se produce una importante labor legislativa (Ej. Liber iudiciorum de Recesvinto del año 654). Por su labor intelectual destaca San Isidoro de Sevilla o San Fructuoso en relación con el monacato. Las principales manifestaciones artísticas que han llegado hasta nuestros días son iglesias como las de S. Juan de Baños (Palencia) o S. Pedro de la Nave (Zamora)…, así como trabajos en orfebrería como el Tesoro de Guarrazar.

Términos susceptibles de ser puestos en el examen de Selectividad (relacionados con este tema): Atapuerca, Homo Antecesor, Arte rupestre, Altamira, Los Millares, Argar, Tartessos, Guerras Púnicas, Arte Ibérico, Castros/Cultura Castreña, Romanización, Numancia, Viriato, Conventus, Reino Suevo….

Cuestiones susceptibles de ser puestas en Selectividad (en relación con este tema):

  • Atapuerca.

  • El Arte Rupestre en la Península Ibérica

  • Tartessos

  • Las Colonizaciones Históricas en la Península Ibérica.

  • La conquista de Hispania por Roma.

  • El Reino Visigodo.

14

Vídeos relacionados