Prehistoria

Paleolítico. Neolítico. Homo Sapiens. Caza. Recolección. Agricultura

  • Enviado por: Caroluj
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 5 páginas
publicidad

PREHISTORIA

El concepto de Prehistoria:

Etimológicamente PREHISTORIA significa lo que ha acontecido antes de la historia, pero en ella nos referimos a las sociedades forjadas por homínidos emparentados con nosotros y a cuyo conocimiento accedemos gracias a los objetos manufacturados o manipulados que nos han legado y que nos proporcionan una información valiosa sobre su forma de vida, sus actividades artísticas, espirituales, económicas, etcétera. Se trata de la época mas dilatada de la aventura humana, cuyos perfiles son a menudo oscuros y extremadamente variados en el espacio y tiempo, y cuyo estudio precisa a múltiples ciencias auxiliares como arqueología, edafología, geología, botánica, paleontología, antropología, física, químicas y matemáticas, entre otras.

En un momento de la historia que se situaría entre 8 y 5 millones de años atrás, la evolución del ser humano y de otros grandes primates, como el gorila o el chimpancé, tomó rumbos distintos. Aquí parecen encontrarse las raíces de nuestra especie.

El Homo sapiens, nombre con el que se conoce científicamente a nuestra especie, es el resultado de un largo proceso evolutivo que se inició en ÄFRICA a finales de la era terciaria y que, pese a los numerosos estudios realizados, sigue siendo poco conocido. Cada nuevo hallazgo de restos fósiles introduce cambios en el árbol que explica el proceso de la evolución humana y , de esta manera, resulta muy difícil trazar un esquema único y que sea universalmente aceptado.

Entonces la PREHISTORIA se inicia con las primeras evidencias de la actividad humana y concluyó cuando aparecieron los primeros textos escritos. Es la etapa más larga de la historia de la humanidad, pero la documentación para reconstruirla no es mucha. En algunos casos sólo se tienen algunos instrumentos de piedra y, en el mejor de los casos los restos de los animales que servían de alimento. Por lo que muchas veces la información es muy escasa.

La división de la Prehistoria:

Un periodo de tiempo tan largo y tan variado en sus manifestaciones, como consecuencia de la evolución cultural humana, ha necesitado una división en fases y también en etapas culturales.

La etapa más antigua de la prehistoria es el PALEOLITICO, el NEOLITICO LE SIGUE A ESTA ETAPA.

En la evolución de la actividad humana se utiliza como criterio para diferenciar dos grandes etapas, la de los predadores, cuyas actividades de subsistencia eran la caza, la pesca y la recolección de frutos y la de los productores, que desarrollan la agricultura y la ganadería.

ESQUEMA DE LA DIVISION DE LA PREHISTORIA

 

 

INFERIOR

Complejo industrial de los Cantos trabajados

 

 

 

Complejo industrial achelense

CAZADORES Y

 

MEDIO

Musteriense

RECOLECTORES

PALEOLITICO

 

Auriñacense

(Predadores)

 

SUPERIOR

Perigordiense

 

 

 

Solutrense

 

 

 

Magdaleniense

 

EPIPALEOLITICO

 

 

 

MESOLITICO

 

 

 

NEOLITICO

 

 

 

CALCIOLITICO

 

 

PASTORES Y

 

Antiguo

 

AGICULTORES

BRONCE

Pleno

 

(Productores)

 

Final

 

 

HIERRO

 

 

PALEOLITICO

El paleolítico, o EDAD DE PIEDRA ANTIGUA, es el período más largo de la historia del hombre. Cronológicamente ocupa el 99,7% del desarrollo de nuestra especie, puesto que corresponde a las culturas que hubo en el planeta desde la aparición de los primeros representantes del género HOMO (2,8 m.a.) hasta el holoceno (hace 10000 años).

Se acepta que hacia la mitad de la era cuaternaria, el hombre había iniciado ya su camino como fabricante de utensilios y herramientas: básicamente hachas de mano (bifaces) y toscos guijarros tallados de un modo rudimentario, que se utilizaban para la caza y la defensa personal.

El hombre paleolítico no sólo fabrico instrumentos más o menos sofisticados, sino que dominó el fuego, inventó la navegación, construyó las primeras viviendas, practicó ritos religiosos, creó algunas obras maestras del arte universal y desarrolló el lenguaje hablado. En definitiva, todas las constantes de la humanidad aparecieron durante el Paleolítico, por lo que está considerada la etapa más crucial de la historia.

1- Paleolítico Inferior: Comprende desde la aparición de los primeros instrumentos hasta el inicio de las diversificaciones regionales en su manufactura. Es la etapa más larga de la evolución, ya que dura desde finales del Plioceno hasta el Pleistoceno medio avanzado. Se caracteriza por la convivencia, al menos en Africa oriental, de tipos distintos de homínidos y termina con la aparición de los primeros Homo sapiens arcaicos.

2- Paleolítico Medio: Es la fase en la que se se desarrollan las primeras tradiciones culturales sincrónicas, detectadas en complejos industriales compuestos por los primeros instrumentos estandarizados y por técnicas especiales en su manufactura que implican estrategias definidas. Se extiende en Europa desde finales del Pleistoceno medio hasta la mitad de la últma glaciación (200.000-35.000 b.p.) y en el coexistieron distintas subespecies de Homo Sapiens.

En esta etapa se detectan las primeras manifestaciones religiosas en forma de enterramientos.

Durante el Paleolítico medio, la industria lítica se perfecciona sensiblemente, al tiempo que se reduce el tamaño. Este progreso técnico viene representado por la cultura musteriense, que se extendió por parte de Europa y Asia y el norte de África. Ligado estrechamente al Musteriense se desarrolla un homínido, el Homo sapiens neanderthalis u hombre de Neandertal (80000-35000 a.C.), que ha sido calificado como paleoántotropo, porque presenta rasgos evolutivos superiores respecto a los homínidos anteriores, y que habría dado paso al hombre moderno, el Homo sapiens, en pleno paleolítico superior.

Los neandertales vivían agrupados en hordas y se dedicaban a la caza, la pesca y la recolección de frutos de árboles y plantas silvestres, y también de granos de gramíneas no cultivadas.

Sin embargo, estaban mejor armados que sus predecesores y pronto empezaron a dominar el medio que los rodeaba, así como a enterrar a sus muertos, practicando formas de enterramiento muy elaboradas que hacen suponer complejos cultos ceremoniales.

3- Paleolítico Superior: Se coresponde con el desarrollo de las últimas sociedades del cuaternario (35.000-10.000 b.p.) compuesta por hombres anatómicamente modernos.

Estos grupos comparten rasgos comunes: creencias religiosas, manifestaciones artísticas, adornos personales, instrumentos líticos y óseos especializados, herramientas compuestas y nuevas técnicas de manufactura. En esta fase el hombre coloniza Oceanía y América.

Muy avanzada ya la última glaciación se sitúa el Paleolítico Superior. El continente europeo fue invadido por tribus asiáticas que, fundiéndose con el sustrato humano anterior, imprimieron un cambio trascendental a la cultura y a la población. La nueva oleada de pobladores trajo consigo técnicas distintas en el trabajo de la industria LÏTICA (hojas, puntas, raspadores y buriles) que cada vez era más pequeña, aunque más eficaz.

Pero, quizás, la mayor innovación fue el trabajo del hueso y el asta de venado. Las nuevas técnicas son características de la etapa final del Paleolítico Superior y sus ejecutores son los representantes de un nuevo homínido, el de Cromagnon, que se considera un neántropo, un Homo

sapiens sapiens, bastante semejante al hombre actual. Estos pueblos tenían la culturas de cazadores de caballos, renos, ciervos, mamuts y bisontes.

Durante el paleolítico superior se desarrollan las primeras expresiones artísticas, consistentes en representaciones de personas, animales y signos que, mediante pintura o grabado aparecen en los objetos y las cuevas visitadas o habitadas por el hombre.

Cada una de estas etapas está compuesta por un número variable de complejos industriales, verdaderas unidades sobre las que se efectúan las reconstrucciones culturales. Estas industrias son asociaciones recurrentes de instrumentos que tienen un significado espacial y cronológico lo suficientemente definido como para poder identificarlos con grandes tradiciones culturales.

Los materiales que el hombre del paleolítico utilizó para fabricar sus herramientas pertenecen a un conjunto de rocas y minerales que presentan propiedades muy ventajosas: duros, tenaces, relativamente frágiles y de fractura concoidea. Se trata de variedades silíceas abundantes en todo el planeta, sobre todo en forma de canto rodados en los aluviones de los ríos<; en las zonas donde estas rocas no eran accesibles se tallo la piedra caliza, que presenta propiedades parecidas.

Una vez obtenidos los nódulos de materias primas, eran trabajados mediante talla por percusión directa, por percusión indirecta (con cincel) o por presión hasta obtener productos de la talla (lascas o láminas) que podían utilizarse en bruto, gracias a sus filos cortantes, o podían ser transformados, mediante retoques en los bordes, en instrumentos más elaborados.. Esta técnica denominada “de talla” se trata de pautas que necesitan ser aprendidas.

La transformación de estos elementos en utensilios proporciona otro criterio de diferenciación cultural.

NEOLITICO

Periodo Neolítico o edad de Piedra Nueva, definen a la segunda gran etapa de la Prehistoria. La cultura neolítica se caracteriza por la aparición de una serie de rasgos que suponen un cambio sustancial respecto a los anteriores modos de vida.

Estas transformaciones incluyen tanto la adquisición de nuevas técnicas e instrumentos (pulimiento de la piedra, tejido, cerámica) como cambios de tipo económico y social, como la domesticación de plantas y animales y la sedentarización de las poblaciones.

No todos estos caracteres se adoptan de forma simultánea ni todos son igualmente representativos de una sociedad neolítica, definida por un sistema económico agrario y ganadero frente a los usos cazadores y recolectores del Paleolítico.

Este cambio ha sido considerad un avance de la humanidad hacia la plena civilización, pero se debe entender como la única adaptación posible a un mundo afectado por los cambios ambientales y con una población en constante cambio.

Lo que en esencia caracteriza al Neolítico y que supone un cambio radical en relación con las bases económicas del Paleolítico, es el aprendizaje de técnicas que permiten al ser humano producir alimentos para su subsistencia. De esta manera, el hombre abandonó se estrategia adaptativa predadora del entorno, basada en la simple recolección de plantas y frutos silvestres. A pesar de que se usa el nombre de Revolución Neolítica, no se trata de una ruptura con el orden anterior, sino más bien lo que se produce es un largo proceso en el que coexisten, incluso en un mismo espacio, formas de explotación basadas en la caza y la recolección, con el aprendizaje de técnicas de producción y mejora de cultivos, especialmente de gramíneas, y con la domesticación de animales. Este proceso cambia de sentido cuando en una región determinada las nuevas formas agrícolas y ganaderas, combinadas con la producción artesanal y una cierta diferenciación de funciones entre los sexos, dan lugar al surgimiento de categorías sociales responsables de la organización de la producción y de las ceremonias de culto.

Los cambios económicos se concentran en la domesticación de plantas y animales, Se cree que el primer animal domesticado fue el perro, auxiliar del cazador, al que seguirían otros: el buey,

el caballo, el asno, la cabra, la oveja, y el cerdo, que convirtieron al cazador paleolítico en pastor, todo este proceso hunde sus raíces en la caza y recolección especializada del mesolítico y que avanzará hacia técnicas de intensificación en las edades de Bronce y hierro hasta las revoluciones industriales del siglo XVIII.

El hombre, al domesticar el trigo y la cebada, modifica su estructura seleccionando tanto las espigas de más tamaño y con mayor número de granos como los tallos más flexibles de forma que conserven el fruto hasta la recolección. También buscará aquellas variedades que sean más resistentes a las enfermedades y que tengan mayor uniformidad en el tiempo de maduración. Así, la planta depende del hombre y el hombre de la planta y se establece, como en el caso de los animales, una simbiosis para conseguir la supervivencia.

A su vez los animales también sufren un proceso de manipulación por parte del hombre, que busca modificar no sólo su físico, favoreciendo los ejemplares más rentables, sino también su adaptación al convivencia con la población humana. El aprovechamiento de los animales y las necesidades alimentarias que éstos presentan obligan al hombre a escoger entre dos estrategias: moverse con el ganado para buscar alimento (pastoreo nómada) o producir un excedente alimentario que permita la estabilización.

El proceso de domesticación animal seguiría una serie de pasos que llevarían al hombre a practicar una caza controlada, aprovechando los animales de más edad y los machos que no fueran imprescindibles para la producción de rebaños, al que se protegería de la acción de otros depredadores. Surgiría una fase de custodia, en la que se capturarían animales salvajes para guardarlos en corrales y aprovecharlos poco a poco, en lo que se puede considerar un almacenamiento de la caza. Por último, se influiría en la reproducción de los rebaños promoviendo aquellas variedades con más rendimiento, ya sea de materia prima (lana) o de alimento (carne y leche).

Entre los animales domésticos destacan las vacas que descienden del toro salvaje, este último representado en las cuevas paleolíticas con arte rupestre, era de gran tamaño y ocupaba casi todo el hemisferio norte. Con su domesticación el tamaño descendió y se utilizó más para tracción que para alimento.

El caballo desciende del EQUUS Ferus y aunque no es desconocido en el neolítico, se empleará desde la edad de los Metales para tracción, carga y monta. Otro animal de suma utilidad fue el cerdo, descendiente del jabalí del que se aprovechaban su carne y sus materias primas.

El perro desciende del Lobo, y es tal vez el animal de domesticación más temprana, puesto que aparece ya en los niveles mesolíticos del Oriente próximo y dl norte de Europa. Su acoplamiento a las sociedades humanas es propio, por tanto de sociedades que desean practicar una caza más eficaz y tener buenos guardianes de lo rebaños.

El peso de la primera domesticación animal recaerá sin embargo sobre la cabra y la oveja, ambas especies están acostumbradas a medios no excesivamente ricos, pero su rendimiento es grande.

La concurrencia simultánea de estos procesos permitirá a su vez el establecimiento sedentario permanente a un número cada vez mayor de habitantes. Aparecen aldeas, poblados, ciudades y se desarrollan una serie de técnicas como la cerámica, el tejido, la rueda, el palo cavador y, finalmente la metalurgia.

Entre las novedades técnicas destaca la aparición de la cerámica, que constituye la primera transformación química utilizada conscientemente por el hombre, pues su manufactura requiere un proceso complejo que durante el neolítico y la edad de Bronce será realizada exclusivamente a mano. La decoración, mediante incisiones o impresiones, o el pulimiento de la superficie para darle un tono brillante, fueron sistemas que el hombre empleó desde fecha temprana.

Junto a la cerámica puede situarse el empleo de una nueva técnica del trabajo de la piedra, que consiste en fabricar útiles pesados, en rocas duras, y trabajar su superficie mediante pulimento hasta conseguir hachas, azuelas y morteros. La técnica revela nuevas ocupaciones que necesitan un utilaje también nuevo y, con él otras formas de intercambio. Así, la identificación de las rocas sobre las que están hechas estas piezas y la localización de su origen permiten conocer la distribución geográfica de estos productos.

Finalmente el tejido es la tercera gran técnica innovadora del Neolítico, aunque su fecha de aparición no es segura debido a que se necesitan condiciones especiales para su conservación. En el final del neolítico está constatado el uso de vestido de Lana y Lino en Egipto y el Oriente próximo lo que implica el empleo de un instrumental también especializado, como husos, lanzaderas, y pesas de telar.

La adaptación a la vida sedentaria, mientras que durante la etapa más larga de la historia de la humanidad el Paleolítico, se había seguido una estrategia móvil, en el neolítico las sociedades se harán sedentarias debido a que el aumento de la población había reducido las posibilidades de desplazamiento y a que las condiciones climáticas y la eficacia de los instrumentos habían reducido los recursos cinegéticos.

Por ello, y tras un proceso iniciado en el mesolítico, se pasa de los campamentos a los poblados estables a través de fórmulas intermedias, en la que un grupo semi sedentario viviría en un mismo lugar durante 10 o 15 años.

Esta distinción es importante, puesto que los pueblos plenamente sedentarios deben adoptar medidas económicas y técnicas para aprovechar su territorio sin tener que emigrar, mientras que los semi sedentarios ocupan un lugar hasta que el entorno se agote y entonces se desplazan en búsqueda de otros campos y es espera de la regeneración del primero.

El sedentarismo promueve el aumento de población: mientras que en los grupos nómades las mujeres deben viajar y recolectar, y los niños son una carga para el grupo durante largo tiempo, en los poblados estables las primeras pueden simultanear las tareas familiares y las domésticas y los niños se hacen útiles a edad más temprana. El incremento de población impone un aumento de producción y ambos factores inciden en el desarrollo demográfico.

Los grupos sedentarios se hacen mayores que los nómadas, pero ocupan un territorio más pequeño, lo que conducen al almacenaje y nuevas relaciones sociales. Surgen las primeras organizaciones internas, la jerarquía progresiva y los rituales como reafirmación de la estructura social.

La mayor densidad de población en los lugares delimitados promoverá la existencia de organizaciones sociales y estructuras económicas más complejas que permitan alimentar a una población creciente, afrontar mayores riesgos ligados a la limitación geográfica y solucionar las tensiones entre los miembros del grupo.

Bibliografía:

  • Enciclopedia universal de los Conocimientos. Tomo 3

  • Historia de la humanidad. Tomo 1. Enciclopedia escolar para toda la familia. Genios

  • Historia Universal, Espasa siglo XXI, Prehistoria y primeras civilizaciones. Tomo 1.

  • 2